Hola, soy yo de nuevo, antes que me maten, quiero aclarar que esta historia no es mia. Una amiga la esta escribiendo y me pidio que se la publicara ya que no tiene cuenta en fanficction, artisticamente se hace llamar Yorouichi Granger y es la primera vez que escribe algo en su vida. sin mas preámbulos los dejo con el primer capitulo el cual es una especie de abre bocas. :D


LEYENDO ENTRE MIRADAS

(By Yoruichi Granger)

Lo que Ron no sabía era que con aquellas palabras había firmado una sentencia –Draco y Hermione estarían juntos- después de todo era inconcebible que la bruja más inteligente de todo Hogwarts recibiera órdenes, y ella haría justo lo contrario de lo que el le había dicho…


1. Cambios

Al fin había terminado todo, al fin había paz, la guerra había llegado a su fin y los que la vivieron y lucharon estaban de vuelta en Hogwarts cursando su último año.

No puedo cree que estemos en Hogwarts otra vez- dijo Hermione mientras observaba el cielo acostada sobre el pasto. Era su primer fin de semana en Hogwarts después de haber pasado un año huyendo y el verano recuperándose. Estaba tan feliz que en lugar de caminar quería saltar por los pasillos.

Parece un sueño- respondió Ron mientras asentía y cerraba los ojos sintiendo la brisa otoñal acariciar su cabello.

Harry ni siquiera hablaba, estar de nuevo en su único y verdadero hogar desde que tenía memoria era algo que no se podía expresar con palabras, mucho menos después de lo que habían vivido. El aire fresco llenaba sus pulmones y la euforia parecía querer romperle las costillas, la guerra trajo pérdidas, pero la cálida mano que sostenía la suya le recordaba que había recibido de vuelta mucho más, y es que por haberse atrasado un año ahora estaban en el mismo curso que Ginny, y podía estar con su novia todo el día y todos los días.

Sin embargo estaban empezando de nuevo, casi todos los de su generación se habían graduado, excepto los mestizos que estuvieron escondiéndose, y él… Sí, Draco Malfoy todavía estaba allí, pero muchas cosas habían cambiado, durante el corto reinado de Lord Voldemort quedó demostrado que Draco no era un asesino, mucho menos malo, y a pesar de que su padre estaba en Azkaban, la comunidad mágica había aceptado a Draco y a Narcissa de vuelta, al menos en apariencia, por lo que Draco ya no era despreciado abiertamente, pero su profesor favorito y uno de sus amigos habían muerto y se había distanciado del resto para limpiar su reputación, en fin, su planeta había inclinado su eje hacia el lado incorrecto y giraba en sentido contrario. Nunca nada volvería a ser igual. Pero el no tenía idea de los cambios que se aproximaban.

Uno de los cambios más significativos era que Draco le debía la vida a Harry, y Harry se la debía a Narcissa, luego de la incomodidad inicial habían comenzado a tratarse, y más increíble aún, a soportarse. Harry sentía pena por Draco, ser hijo de un mortífago preso no era fácil, alumnos e incluso profesores lo evitaban y le temían en silencio, y al ser el único Slytherin que no se había graduado de su generación los únicos alumnos conocidos que no le temían eran el trío dorado, como llamaban ahora a Harry, Hermione y Ron.

Harry era, por segunda vez, el chico que vivió, había derrotado de una vez y para siempre a Lord Voldemort había traído paz al mundo mágico luego del daño que este causó en unos meses que parecieron décadas. Era un héroe, y todas sus acciones eran ovacionadas, así fue como, contra la voluntad de Ron y con el apoyo de Hermione había decidido incluir al rubio en el grupo, y desde entonces habían pasado algunos ratos con él.

Era en estos momentos que Hermione deseaba tener una bomba de oxígeno que la ayudara a respirar; Ron parecía exhalar mercurio, y el ambiente se volvía tan pesado que sentía como se le iba la vida sólo por estar allí.

¡Genial! - murmuró el pelirrojo con resentimiento.

Harry se incorporó lentamente y divisó a Draco acercándose al árbol, junto al lago donde se encontraban, y lo notó, el Slytherin estaba extraño, hacía tiempo que había abandonado aquel gesto de desprecio y superioridad con que solía mirar al mundo, pero su mirada estaba sombría, aunque su rostro estaba inexpresivo, como la mayor parte del tiempo.

- ¡Muy bien! Estamos todos- dijo Hermione extendiendo una sabana con la ayuda de Ginny.

- Aun falta Luna- replicó Ron, pero luego vio que venía a unos pocos metros del rubio, Hermione podía verla mejor desde donde estaba. Ella tampoco se molestó en corregirlo.

Ron y Hermione habían roto poco después de aquel impetuoso beso junto a la cámara de los secretos, la castaña prefería llevar el mundo por la lógica, y su sentido común le indicaba que ella necesitaba un hombre que la igualara intelectual y emocionalmente. Ron era una gran persona, pero su ímpetu desmedido y falta de madurez extrema lo hacían incompatible con ella. Por el bien de su amistad, le ayudo a comprender que no estaban hechos el uno para el otro, y en efecto así era.

- Buenas tardes- dijo Draco cortésmente, todos le respondieron excepto Ron, el seguía sin querer a Draco- He traído de la comida que mi madre suele enviarme.-

- Creo que hoy engordaremos bastante- dijo Ginny risueña.

- ¿Puedo preguntar que tienes?- dijo Harry con cautela dirigiendo una mirada significativa al rubio. Hermione lo miró también.

Draco hizo un gesto de incomodidad, Harry era observador y en poco tiempo había aprendido a reconocer sus estados de ánimo, y Hermione… Ella era una historia aparte, al ser tan lista parecía leerle el pensamiento, aunque prefería permanecer callada en su presencia, el aún no sabía porque.

- Mi madre me envió una carta. Los Greengrass le han comunicado que el compromiso entre Astoria y yo ha sido anulado- dijo el rubio con voz hueca.

- Lo siento, yo, no quise…- ¿? Pero Draco lo interrumpió:

- Bah, no importa, casarme con una niña a la que apenas conozco nunca me causó gran entusiasmo, y si sus padres piensan que no soy digno de ella entonces ella no es digna de mí, no voy a permitir que la sombra de mi padre me cubra, y aquellos incapaces de entender que las personas cambian y que crecí dejando que decidieran por mí pueden irse a la…

- ¡A comeeeer!- dijo Hermione alzando la voz para ahogar lo que sea que fuera a decir Draco. El era el segundo mejor estudiante de Hogwarts, y ella no concebía que alguien inteligente tuviera un vocabulario tan limitado como para usar malas palabras. El tiempo se iba a encargar de que Hermione Granger descubriera que el mundo lo era todo menos lógico.

Poco a poco el día llegó a su fin y cada uno se dirigió a su respectiva sala común, los Gryffindor hablando, Luna soñando, Draco pensando.

- Sinceramente no sé, a que jugamos- escupió Ron con un tono de niño malcriado, casi no había abierto la boca durante la tarde y cuando lo hacía sus comentarios eran odiosos, o como si Draco no hubiese estado allí. –No termino de confiarme de esa serpiente, no me gusta tenerlo cerca.

- No veo tu punto Ron, cuando hablas de él eres increíblemente venenoso- dijo Harry con doble intención, le irritaba un poco su actitud, pero no le daba mucha importancia, el pelirrojo tendría un año para comprobar si el rubio había cambiado o no, y el sabía que los golpes emocionales que había recibido lo habían transformado.

- Me pregunto ¿cuál es su verdadera opinión respecto a la pureza de la sangre? -intervino la castaña- se nota que ha cambiado, pero me cuesta creer quien me llamó sangre sucia durante 6 años de la noche a la mañana no me desprecie, me gustaría saber que piensa de mí realmente.

- Da igual lo que piense de ti- esta vez habló Ginny –nunca volverá a hacerte daño, y si lo intenta lo liquidaremos.

Todos rieron ante este último comentario, nunca olvidarían los tiempos oscuros, pero ahora la esperanza los abrigaba, y tenían cosas importantes de qué preocuparse, pronto dejarían Hogwarts y sus sueños y metas se harían realidad.

- Quién lo diría Draco Malfoy- pensaba el chico mientras caminaba –tú de amigo con Potter después de 6 años de estúpida enemistad causada por estúpidos prejuicios… Es obvio que Weasley no me traga, pero me causa curiosidad la expresión de Granger cuando me mira, parece una mezcla de temor e interés- había llegado a su habitación diciéndose esto.

- Cuando me mira percibo curiosidad, y ¿frustración?- pensaba la castaña mientras se acostaba.

- VOY A AVERIGÜAR QUE SIGNIFICA ESA MIRADA- Con este último pensamiento se fueron a dormir un león y una serpiente, hielo y fuego dispuestos a devorarse, dos polos opuestos destinados a atraerse.


CONTINUARA...


QUE LES PARECIÓ,¿ LES GUSTO O NO LES GUSTO? SE CUAL SEA LA RESPUESTA POR FAVOR DEJEN UN COMENTARIO O REVIEW. :d

pD: EL TITULO ES PROVISIONAL, Aun no es el definitivo, así que si tienen ideas de cual les gustaría mas no duden en proponerlas.

eLIZABETH bLACK mALFOY.