Los personajes son de Stephenie Meyer, la historia original es de kyla713 y tenemos toda su autorización para traducirla.


The Unknown
(El Desconocido)


EPOV

Finalmente en casa. Había elegido mi profesión para salvar vidas, y a cambio, se sentía como si estuviera sacrificando mi salud. Ser el jefe de la Sala de Emergencias no era fácil, nunca era lo que parecía, pero ese día en particular parecía de locos. Rodeado por internos que no parecían tener edad suficiente ni para haber salido del bachillerato, las enfermeras que hacían intentos nada sutiles por coquetear conmigo, y en la cima de todo, mi mejor amigo, Emmett, jodiéndome con que necesitaba salir y tener sexo. Él y yo habíamos sido amigos desde que yo era un interno y él estaba trabajando en la escuela de medicina como asistente. Eventualmente, él dejó la escuela de medicina y conservó el trabajo, y nosotros habíamos trabajado varios años juntos en Emergencias. Y yo había soportado todos esos años que él me molestara sobre mi mediocre vida sexual.

Para ser honesto, no podía estar totalmente en desacuerdo con él. La última vez que tuve sexo fue con Tanya seis meses antes de que la relación se esfumara, al igual que todo lo demás. Pero eso no había sido extremadamente gratificante; era muy rutinario y poco aventurero. Más allá de eso, era difícil encontrar a una mujer que tolerara las largas horas y lo difícil que era localizarme durante la noche, así que me había dado por vencido. Pero también me escapaba de los encuentros espontáneos. Necesitaba una conexión con una mujer, y por eso, Emmett me llamaba blando.

Me recosté de nuevo en mi sofá, disfrutando la sensación de finalmente recostarme en algún lugar que no fuera mi carro, y recargando mi cabeza hacia atrás. Metiendo la mano en el bolsillo delantero de mi uniforme para tomar mis cigarrillos, oí como se arrugaba un trozo de papel y caía a mi lado. Lo levanté y lo abrí, viendo inmediatamente la letra de Emmett y gimiendo.

Ed, enserio, hombre. Estás demasiado tenso últimamente. Si no vas a venir con los chicos, al menos prueba con esto. Quizás te relaje un poco.

Eché un rápido vistazo a la nota, donde estaba escrita la dirección de un sitio web de cibersexo y la dejé caer rápidamente, quedando al lado del sillón. Maldición, Emmett, gemí internamente, tirando mi paquete de cigarros en la mesa y optando mejor por una ducha.

Cuando más me duchaba, traté de concentrarme en los chorros calientes de agua que relajaban mi cuello. Pero pensamientos sobre ese bendito papel seguían rondando por mi mente, y antes de que me diera cuenta, estaba duro. ¿Estaba realmente así de desesperado?

Han sido seis meses, cantó mi voz interior. Incluso tu colección de porno se está quedando solitaria.

Mi colección de porno. Cortesía de Emmett, por supuesto. Sabía que tenía que liberarme, pero el porno simplemente no iba a hacerlo. Incluso en ese momento, parado bajo la ducha, bastante duro y tratando de llenar mi mente con imágenes de una húmeda y gimiente mujer, mientras me masturbaba, traté de encontrar alivio... pero no llegaba. Gemí de frustración y quité mi mano de mi palpitante polla, tratando de pensar en algo nada sexual que pudiera evocar. Fútbol… Mamá... La mamá de Emmett … mierda, dirección equivocada. La señora McCarty estaba buena, y hasta donde sabía, yo no debería de estar pensando de esa forma de la mamá de mi amigo. Me rendí y seguí bañándome para recuperarme de ésto.

Cuando por fin terminé de bañarme y agarré la Corona de la cocina, el arrugado pedazo de papel llamó mi atención cuando iba a checar mi correo. No estoy tan desesperado, me dije a mí mismo mientras agarraba mis cigarros y me sentaba en la silla de piel de mi escritorio. Abrí mi e-mail y encendí un cigarrillo, y luego comencé a ahogarme con la primera calada mientras leía el primer mensaje.

Asunto: Aumenta tu virilidad.

Tenla gritando toda la noche.

Maldito filtro de spam fallando de nuevo. Exactamente lo que no necesitaba tener en mi mente ahora. Estaba teniendo suficientes problemas con lo que tenía, como si necesitara otro doloroso recuerdo de esa presencia.

"Que mierda," gruñí, dejando mi cigarro en el cenicero y caminando hasta el sofá antes de que cambiara de opinión. Agarré la bola de papel y regresé a mi escritorio, aplanando el papel antes de escribir la dirección.

"Voy a matarte, Emmett," murmuré antes de apretar 'enter'.

Encuentra pareja para el sex chat, webcam sex, phone sex. ¡Hoy regístrate gratis!

"Mierda, no puedo creer que estoy hacienda ésto," me dije a mí mismo mientras arrastraba el cursor al link de '¡Regístrate ahora!', y empecé a llenarlo con mi información.

Elige un nickname

Ah, diablos.

Bueno, esas enfermeras e internas siempre comentan tus ojos, esa voz interna estaba hablando mucho para mi gusto.

"Docojiverde," lo leí en voz alta mientras lo escribía, y di click para comprobar disponibilidad. Y, naturalmente, ya estaba tomado… mierda.

Leí la lista de sugerencias y finalmente me decidí por una fácil de recordar. Como si estuviera planeando hacer esto de nuevo alguna vez; era únicamente para alejar a Emmett de mi culo. Grneyeddoc1981.

Escribí la contraseña y apreté el botón de enviar, oficialmente me había convertido en uno de esos chicos; recorriendo la red para encontrar un coño cuando no había ninguno a nivel local. Empecé mi búsqueda entre la lista de mujeres, la mayoría de ellas buscando sólo charlar. Pero algunas de ellas entraban en detalles más explícitos. Masturbación mutual por la webcam me prende. Mírame meterme un consolador de 9 pulgadas por….

Siguiente.

Okay, eso era algo que definitivamente quería evitar. Quizás debería ser más específico, incluso si se elimina mañana.

HBS (1) de 28 años, experimentando en algo nuevo. Escritor de ficción que doma leones en su tiempo libre. Aspirante a horticultor, el más votado por inducir ovulaciones espontáneas por el uso de su lengua.

Tontería completamente ridícula, obviamente. ¿De verdad quién creería toda esa basura? Y entonces, una ventana de chat apareció en la esquina de mi pantalla. BellaNova. Interesante.

BellaNova: Hola.

Tomé una profunda respiración y llevé mis manos al teclado de nuevo. Aquí vamos.

Grneyeddoc1981: hola

BellaNova: vi tu perfil. Agradable… ¿Nuevo en ésto también?

Grneyeddoc1981: ¿es obvio?

BellaNova: haha he estado aquí por unas pocas horas, y tú acabas de aparecer.

Grneyeddoc1981: tú dijiste 'también', ¿Así que tú también lo eres?

BellaNova: seee… de verdaaaaaaaaaaaaaaaad estoy caliente esta noche.

Mis ojos se ensancharon ante su atrevimiento. Pero entonces, rodé mis ojos. Por qué otra razón alguien estaría en este sitio, idiota.

BellaNova: ¿Estás?

Grneyeddoc1981: yo también

BellaNova: así que, doctor… ¿Asumo que realmente eres un doctor?

Grneyeddoc1981: quizás…

BellaNova: bromeas…

Grneyeddoc1981: Sí, soy doctor. ¿Por qué?

BellaNova: me gusta el uniforme… fácil acceso. ¿Qué quieres que haga para ti ahora mismo?

Bueno, esa era una pregunta intencionada. ¿Qué quería que me hiciera? Mirando hacia mi erección que empezaba a notarse a través de mis pantalones, sólo se me vino una cosa a la mente.

Grneyeddoc1981: quiero tu hermosa boca en mi polla

¡Bendita mierda! ¿Qué estaba mal conmigo? Nunca les hablé a las mujeres de esa manera, nunca; por no hablar de un desconocido. Me mantuve mirando la pantalla, esperando que ella se desconectara.

BellaNova: Sácala para mí

Sentí cómo mi polla se contraía cuando vi esas palabras, y cómo crecía increíblemente. Quizás, esto no era una total mala idea después de todo. Levanté mis caderas para bajar mis bóxers, liberando mi erección.

BellaNova: ¿Está afuera?

Grneyeddoc1981: sí

BellaNova: ¿Tienes algo de lubricante?

Grneyeddoc1981: sí

BellaNova: quiero que pongas algo en tu mano por mí…

Rápidamente agarré el lubricante que estaba al lado de mi cama y regresé al escritorio. No podía creer cuán excitado estaba por una mujer sin rostro, quien estaba haciendo que me pusiera más caliente que cualquier otra mujer con la que hubiera estado físicamente. Desenrosqué la tapa y puse un poco en mi mano.

Grneyeddoc1981: ok

BellaNova: ahora encierra tu polla en tu mano y deslízala muy lentamente por mí

Hice lo que ella me dijo, empuñando mi mano, colocando la punta en el borde de mi mano y lentamente deslizando mi pene en el espacio reducido. Era el cielo, y casi me venía en ese momento. El pensamiento de que se trataba de una mujer que me había enseñado otra manera de darme placer, era totalmente erótico.

Grneyeddoc1981: joder sí…

De alguna manera, me las arreglé para escribir con una mano, revelando la nueva situación encontrada.

BellaNova: ¿Te gusta mi boca en tu polla, Doctor Ojos Verdes?

Grneyeddoc1981: mmmm sí…

BellaNova: estoy tan jodidamente húmeda ahora mismo

Grneyeddoc1981: siéntete… dime cuán húmeda estás realmente

BellaNova: mis panties están empapadas, doctor… ¿Qué me prescribe?

Sonreí con satisfacción. Así que, estaba en el juego de roles, sentí que mi polla palpitaba ante tal pensamiento, y me acaricié un par de veces más antes de responder.

Grneyeddoc1981: quítatelas… ahora…

BellaNova: como el doctor desee…

Grneyeddoc1981: pon tus dedos dentro de ti, dime cuán húmeda estás para mi miembro

BellaNova: mmmm tan caliente y tan húmeda…

Grneyeddoc1981: quiero dos dedos ahí… mi polla es gruesa, te extendería…

Dejé de escribir por un momento y me concentré en mi mano trabajando en mi miembro. Cerré mis ojos e imagine unos húmedos y cálidos labios alrededor de mí, mamándomelo. Nunca me había masturbado de tal manera que estuviera tan cerca de venirme tan rápido. Para ese momento, su apariencia física no era importante; ella era una fantasía, lo que yo quería.

Grneyeddoc1981: ¿Se siente bien?

BellaNova: Tan bien… Necesito tanto tu polla dentro de mí…

Grneyeddoc1981: no aún… métete tus propios dedos…

BellaNova: mmmmmm tan cerca. Por favor…

Grneyeddoc1981: ahora detente… saca tus dedos

BellaNova: por favor… necesito venirme…

Grneyeddoc1981: pellizca tu clítoris

Vi el cursor parpadeando e la pantalla, esperando por su respuesta, y estaba a punto de escribir algo cuando su mensaje llegó.

BellaNova: Dios… por favor… tómame…

Grneyeddoc1981: ¿Qué tan cerca estás ahora?

BellaNova: muy cerca

Grneyeddoc1981: Bien…no te toques hasta que yo lo diga…

BellaNova: Joder… déjame venirme, dr…

Grneyeddoc1981: mierda, tu boca en mi polla se siente tan bien... palpitando con tanta fuerza

BellaNova: por favor no me provoques…

Empecé a pasar más rápidamente mi mano sobre mi miembro, deslizando mi pulgar en círculos sobre la punta. Estaba tan cerca, encontraba difícil escribir con una mano. Pero tampoco quería parar. Algo acerca de una mujer que no podía ver, escuchar o tocar estaba llevándome al borde del éxtasis. Nunca volvería a burlarme de un sitio de cibersexo de nuevo. Se estaba volviendo una de las experiencias más eróticas en toda mi vida.

Grneyeddoc1981: ¿Aún quieres mi pene dentro de ti?

BellaNova: por favor… jódeme duro… estoy tan mojada y lista para ti

Grneyeddoc1981: desliza tus dedos dentro de ti de nuevo e imagina que es mi larga y gruesa polla

BellaNova: ohhhhhhhhhhhhhhhh joder, dr

Grneyeddoc1981: más profundo… se siente tan bien… más adentro

BellaNova: más… diablos, dime más por favor

Grneyeddoc1981: ¿Cerca?

BellaNova: sí

Grneyeddoc1981: detente

BellaNova: no… Dios, por favor, no…

Grneyeddoc1981: ¿Qué tanto lo quieres?

BellaNova: más que cualquier cosa…

Grneyeddoc1981: chupa mi miembro de nuevo… pruébate a ti misma alrededor de mí

BellaNova: mmmmm

Grneyeddoc1981: dime cómo sabe

BellaNova: como el cielo…

Grneyeddoc1981: quiero mi polla de regreso dentro de ti

BellaNova: tómame… ahora…

Hizo que casi me viniera. Empecé a empujar mis caderas hacia mis manos, haciéndolas pasar por toda la longitud de mi miembro.

Grneyeddoc1981: me voy a venir…

BellaNova: yo también

Grneyeddoc1981: ¡Ahora!

BellaNova:¡Joder!

Mi longitud comenzó a palpitar en mi mano y solté un gemido mientras me venía fuertemente, más que cualquier otra vez que pudiera recordar. Me sentí mareado y sentí cómo mis caderas tenían voluntad propia mientras mi clímax se aligeraba, similar a algo más que un orgasmo. Cuando finalmente se calmó, me apoyé en la silla, jadeando fuertemente. Alguien acababa de hacer que me viniera con palabras… sólo palabras. Sin conexión ni física ni emocional. Simples palabras. Y me dio algo que nunca había creído que existiera, y me hizo darme cuenta de una fantasía de la que no sabía.

Cuando finalmente recuperé mi compostura, me levanté para coger una toalla, cuando escuché que mi computadora sonaba de nuevo. Rápidamente cogí la toalla de detrás de la puerta del baño y regresé a ver. Ella me había mandado un mensaje de nuevo.

BellaNova: mierda… ¿Estás ahí?

Con la toalla en una mano, limpiando mi silla y la otra respondiendo.

Grneyeddoc1981: sí. Sólo… wow.

BellaNova: me vine tan jodidamente fuerte. Estuviste increíble.

Mis cejas se levantaron mientras me ponía de nuevo los bóxers y me sentaba. Ella seguía siendo increíble, incluso después del acto, y eso era sorprendentemente sexy.

Grneyeddoc1981: También yo. Eres sorprendente. Diría que podríamos ir por la segunda ronda, pero tengo que estar de regreso en el hospital en seis horas.

BellaNova: que pena. Podría hacerlo toda la noche. ¿A qué hora sales?

Grneyeddoc1981: 6… Tiempo de Chicago… 18 horas a partir de ahora

BellaNova: ¿Quieres que volvamos a encontrarnos? Estoy en LA, así que ¿A las 9 de tu hora?

Reflexioné eso por un momento. ¿Realmente quería hacer un hábito de esto? Dos veces difícilmente es un 'hábito', me recordó mi voz interna. Y después de seis meses, una vez más, realmente no afectaría.

Grneyeddoc1981: Estaré aquí

BellaNova: Así que yo… estaré esperando. Será agradable y húmedo, esperar por ti

Grneyeddoc1981: mmm haré que te vengas aún más fuerte

BellaNova: ¿Lo prometes?

Grneyeddoc1981: Lo garantizo

BellaNova: ohhhhhh… buenas noches, Doc

Grneyeddoc1981: buenas noches, Bella…

Cerré la pantalla de la charla y salí del sitio, pero no hice un movimiento inmediato para ir a la cama. Encendí otro cigarrillo, girando sobre el eje de mi silla, perdido en mis pensamientos. Había tenido la más espectacular experiencia sexual de mi vida con una extraña. Nunca me había sentido más satisfecho que en ese momento. La manera en que hablaba, la manera en que yo hablé… y lo disfruté. Fluía en mí con tanta naturalidad, como si lo hubiera hecho siempre; cuando, antes de esta noche, no podía hablar de ese modo ni para salvar mi vida. Quizás era porque ella no estaba justo enfrente de mí, mirando directo a mi cara. Podía ser tan libre y abierto en la computadora, lo que no podía ser en la vida real. Era vigorizante.

Apagué mi cigarro y apagué la luz de la sala de estar, caminando rápidamente hacia mi habitación y durmiéndome rápidamente. Antes de que supiera, mi alarma estaba apagada y tenía que levantarme de nuevo. Pero esta vez, no me sentía agotado, como usualmente pasaba. Me sentía relajado y descansado. Quizás estos encuentros nocturnos eran algo bueno. Mientras me aseaba y rasuraba para el trabajo, hice una nota mental sobre agradecer a Emmett cuando lo viera.

Mientras caminaba en la Sala de Emergencias, inmediatamente vi a Emmett y su mandíbula se abrió. Rápidamente me siguió hacia la sala de doctores. "¡Has follado! ¿Fue la dulzura de Admisión? Oh, ¿Es esa Jessica, no? Bien, hombre."

"No… no… y no," respondí mientras me quitaba la chaqueta para colgarla y sacaba mi bata blanca, olvidando inmediatamente la idea de agradecerle. "Así que, ¿mañana ocupada hasta ahora?"

"Oh, diablos, no, Doc. Vas a soltar la sopa," Emmett contestó, agitando su cabeza y apoyándose en la mesa del centro de la sala.

"Bueno, parece que alguien dejó una nota de papel en la camisa de mi uniforme ayer, que se me ocurrió encontrar ayer en la noche cuando sacaba mis cigarros," contesté, lanzándole una mirada mientras cogía mi estetoscopio del armario.

"¡Santa Mierda! ¿En realidad fuiste a ese sitio? Pensé que lo ignorarías como todo lo demás. Tipo, estoy impresionado. ¡El niño se ha convertido en un hombre!" Emmett anunció con voz bulliciosa.

"Tacto, Emmett. Con cuidado," gruñí cuando cerré la puerta del locker. "Ahora, si me disculpas, necesito hacer mis rondas."

Caminé rápidamente y me dirigí al tablón, viendo que por una vez la Sala de Emergencias del University of Chicago Medical Center no estaba tan atestada como yo esperaba. No sólo le daría una oportunidad a Emmett para interrogarme sobre anoche, sino que también significaba que las próximas doce horas iba a estar arrastrándome hasta que pudiera ir a casa y conectarme de nuevo. No podía creer que estaba esperando más de masturbarme frente a una computadora. No porque mi vida sexual fuera espectacular anteriormente – lejos de eso. Y ciertamente nada alucinante como había sido la noche anterior. Tenía que hacerlo de nuevo; para asegurarme de que no era una casualidad, una cosa de una sola vez.

"Vamos, ¿Cómo era ella? ¿La viste?" Emmett comenzó de nuevo detrás de mí, mientras yo tomaba una tabla.

Rodé mis ojos y agité mi cabeza, negándome a mirarlo.

"No voy a discutir esto ahora, Emmett," contesté con voz desinteresada, mientras miraba sobre la tabla. "Estamos en el trabajo, por si no lo has notado. Tengo que ver a los pacientes, y esa mujer de ahí necesita ser llevada abajo a radiología."

Soltó un bufido mientras estampaba la tabla contra su pecho y lo dejaba atrás, yendo hacia una de las salas de exámenes. Necesitaba iniciar mi día con la menor cantidad posible de pensamientos sobre la mujer que había sacudido mis cimientos la noche anterior.

Pensé seriamente que el fin del día nunca llegaría, hasta que tres horas antes de que mi turno acabara, la Sala de Emergencias fue invadida debido a una carambola de seis coches. Fuimos afortunados al no tener ninguna lesión que amenazara vidas, pero algunas necesitaban bastante tratamiento. Así que para cuando por fin salí, tarde por una hora, a las siete, realmente necesitaba una ducha y un trago.

Y estaba sentado en mi escritorio, negándome a varias charlas… esperando a ella.

8:55

8:56

8:57

El tiempo es una cosa muy cruel.

8:58

8:59

9:00

Dejé escapar un suspiro mientras agitaba mi cabeza. Le daría unos cuantos minutos. Quizás surgió un imprevisto o se quedó atascada en el tráfico.

9:05

¿Por qué me siento como un patético perdedor, sentado aquí, esperando a una mujer que ni siquiera conozco?

9:15

Terminé mi cerveza y apagué mi cigarrillo, apagando mi lámpara de escritorio. Ella no se presentaría. Y cuando estaba a punto de cerrar ahí, llegó un familiar sonido.

BellaNova: ¿Estás ahí?


Sil

(1) HBS: Hombre Blanco Soltero

Así es. Es nuestro nuevo proyecto. Esperamos aplausos y tomatazos (?) :P

Dolce&Acide