Los personajes pertenecen a Naoko Takeuchi.

Serena se encontraba en la sala de su casa recostada en el mueble con la mirada perdida, tenía a su gatita durmiendo encima de ella.

-sabes luna, tengo mucho sueño-empezó a bostezar fingidamente, la gatita no hizo ningún ademan de moverse.

-luna, porfis ¿podrías quitarte de mi vientre?-pregunto insistente

Aun así la gatita no quería moverse, eso le estaba empezando a molestar a la rubia, tenía demasiadas ganas de salir a comer un helado, y Luna se la ponía muy difícil.

-¿Por qué no solo la levantas tantito y la recuestas en el mueble?-pregunto rini, entrando a la sala.

-¿no has visto como se pone Luna, si tan solo la muevo?-cuestiono enojada.

-no, la verdad…no-rini solo sonrió y disfruto del sufrimiento de Serena, se sentó en otro mueble y encendió la T.V.

¡Muchas gracias! pensó serena por sus adentros, sin ningún cuidado tomo a Luna, entonces esta despertó y la araño.

Rini solo observaba la patética escena, Serena gritando y llorando por dondequiera, y Luna al parecer en sus cinco sentidos arañándole la cara.

Seguro, ella es la futura reina de Tokio de cristal… ¡ja! Y pensar que es mi madre.

Dejo de ver la escena y siguió viendo su programa favorito.