Eres tú

Diclaimer: Personajes propiedad de Naoko Takeushi… utilizados para una historia más de esta maravillosa pareja Serena y Seiya… cualquier duda o comentario favor de dejarnos un lindo review :p historia basada en un original propiedad de MoonStar18 y Marie Choi Winchester Kou... disfrútenla…

Capitulo1

¿Cuánto tiempo había pasado desde que había estado en su hermoso país?, no lo recordaba… todo lucía como antes, pero los ojos que veían el hermoso paisaje no… ahora eran tristes… la decepción que había sufrido, el abandono del hombre que amaba y no saber nada de su paradero… lo único que quería era olvidar aunque en el fondo de su corazón tenía la esperanza de que algún día él la buscara y entonces pudiera ser feliz a su lado, pero ¿eso realmente ocurriría?, estaba completamente segura que no sería así… ella solo había sido un juguete para él, el trofeo que había logrado arrebatarle a su mejor amigo… lo que más deseaba en ese instante al ver el camino pasar que el dolor se fuera y que jamás tuviera que volver a sufrir por amor… en su mente las únicas palabras que estaban era "jamás volverme a enamorar" y tratar de olvidar lo que había sufrido.

En todo el camino no había pronunciado ni una sola palabra desde su llegada al aeropuerto, cuando su padre le pregunto si se encontraba bien ella solo había respondió con un escueto "si" y de ahí en fuera no había comentado casi nada, y su padre tampoco había querido preguntar ya nada, pues sabía lo que había pasado, lo que Serena no sabía era que en cuento llegara a su casa la estaría esperando una sorpresa y su vida comenzaría a tomar un nuevo giro, solo si ella estaba dispuesta a verdaderamente comenzar desde cero.

-Al menos espero descansar... -suspiro al entrar a la casa y observar como en ella no habían pasado los años y todo seguía en su lugar, los cuadros de artistas reconocidos, aquel florero que había roto cuando niña y que ella en su inocencia había pegado, sonrío al recordar que su padre lo había conservado como un dulce recuerdo, caminó hasta adentrarse más en la casa ya que su padre había ido a estacionar el auto, se encontraba parada frente al retrato de su madre y las lagrimas se hicieron presentes al estar en el lugar que consideraba el más seguro del mundo-

De la biblioteca salió un joven con papeles en mano, sus ojos negros se encontraban clavados en aquellos documentos, sus pasos silenciosos reflejaban el porte que tenía, iba algo distraído buscando en la mejor manera de solucionar algunos inconvenientes de negocios, cuando de pronto sintió como si alguien le dijera que levantara la vista en ese momento su mente se quedo congelada al ver a la chica que veía frente a él- ¡¿Serena? -pregunto más que sorprendido, pensando si no era un producto de su imaginación o quizá alguna linda chica que se le pareciera-

Las lagrimas había cesado para el momento en que escucho su nombre, de inmediato volteo a donde provenía la voz y se quedo sorprendida de verlo ahí- ¿Seiya... tu... que haces aquí? -pregunto confundida, después de tantos años de no verlo y de pronto encontrarlo en su propia casa-

Sin dudarlo se acerco con una enorme sonrisa al ver que no era producto de su imaginación- Serena que agradable sorpresa… ¿qué haces aquí? -dijo ignorando su pregunta ante el asombro aun y regresándosela-

-Ah veo que ya conociste a mi hija... -dijo el hombre al entrar a la casa deteniéndose junto a Serena rodeando su espalda- hija te presento a mi mano derecha Seiya...

-Señor disculpe tiene una llamada...-Interrumpió una empleada que en seguida se retiro del lugar-

-Ah ya voy gracias... –Después de darle un beso en la mejilla a su hija volteo a ver a Seiya- te la encargo... no tardo... -sin decir más se alejo dirigiéndose a su oficina-

Serena solo se quedo callada sin saber que decir, regresar y encontrarse con Seiya era algo que jamás se imagino y que ahora la tenia totalmente desconcertada, quizá no tardaba en comenzar con las preguntas, siendo que se había alejado para que fuera feliz a lado de "él" sobre todo después de que ella descubriera sus sentimientos.

Seiya que estaba tan sorprendido como Serena, no podía creer que el mundo fuera tan pequeño y que más aun siguiera aferrándose a acercarlo a la mujer que aun significaba tanto para él- No puedo creerlo, ¿eres la hija del Sr. Tsukino?

-Yo... si... -dijo un poco nerviosa- no pensé que tú fueras empleado de mi padre... sobre todo de mayor confianza-tratando de evitar verlo a la cara- es raro que no supieras que soy su hija…

-Vaya, esto sí que es extraño -sonrió felizmente- el Sr. Tsukino casi no habla de su familia… quizá por eso no sabía de ti… -pero esa sonrisa que tenia de volver a verla no duro mucho pues ella tenía un semblante preocupado- pero dime que te trae por aquí, viniste a visitar a tu padre... –pues aquello era lo más lógico ya que había comenzado una vida al lado de su mejor amigo lejos de su hogar-

-No… yo… vine a quedarme… -dijo con tristeza y al sospechar que después de eso vendrían un sinfín de preguntas prefería dejarlo solo- si me disculpas quiero ir a descansar... –después de decir eso comenzó a alejarse hacia las escaleras que la llevarían a su antigua habitación antes de que el dolor volviera a llenar sus ojos de lagrimas y peor aun delante de él-

-Eh claro... -Se quedo más que sorprendido al ver esos ojos que antes irradiaban alegría y felicidad ahora estaban llenos de tristeza que tanto lo conmovían, por lo que solo se limito a verla retirarse- bienvenida Serena... –murmuro al ver sus pasos tan débiles, ya tendría tiempo para averiguar qué es lo que había pasado entre ella y su mejor amigo-

X-X

Pero aquel tiempo que él necesitaba para hablar con ella y saber sobre lo ocurrido no llegaba, los días se había convertido en semanas y por más que buscaba una manera, un instante para estar cerca de ella Serena no se lo permitía con cualquier pretexto se iba dejándolo solo, aunque en el fondo intuía que es lo que había pasado, conociendo a su amigo sabía que las cosas con ella no serian distintas, aunque tenía la esperanza de que por ser una mujer tan diferente a todas las demás él de verdad llegara a tomarla en serio y ser fiel a sus promesas, pero estaba equivocado.

Seiya llego apresuradamente a la casa para dirigirse a tomar unos papeles que necesitaba, cuando su atención fue llamada por Serena que se encontraba en la sala, se quedo por un momento viéndola fijamente, y pensando que después de tantos meses seguía igual o más hermosa que antes, pero su atención fue mayor cuando se percato de las lagrimas que resbalaban por su mejilla, por lo que se tomo de valor y se acerco lentamente, para ver si podría ayudar en algo, aunque la comunicación entre ellos últimamente no era la misma que antes de su separación como amigos- Hola Serena... -dijo en voz baja-

Serena se encontraba sentada en la sala tratando de leer o al menos eso quería, pero después de los días que habían pasado su mente aun seguía repasando una y otra vez lo que había vivido, sin siquiera darse cuenta algunas lagrimas resbalaban por sus mejillas, pero aquella voz nuevamente la sacaba de sus pensamientos- Ah hola... -volteo el rostro e inmediatamente se limpio las lagrimas para evitar que él la viera de esa forma tan deprimente-

Suspiro un poco para darse valor mientras se acerco hasta quedar casi frente a ella- ¿Puedo? -pregunto, refiriéndose a si podría sentarse en el lugar que estaba a su lado en el amplio sofá-

-Eh si claro... -acomodándose para que él se sentara- ¿qué haces por aquí a estas horas?, pensé que estarías con mi padre... –dijo tratando de fingir que estaba bien-

-Vine por unos documento y tú, ¿como estas? -posando su mirada fijamente en la de ella-

-Bien... -sonrió ligeramente evitando su mirada la cual no pudo soportar por mucho tiempo-

-Estas mal... -dijo mas como afirmación que como simple opinión-

-Vaya, ahora soy una completa mentirosa... -dijo con algo de ironía, algo que antes jamás hubiera usado con él-

-Tal vez... eso dímelo tu... -dijo en voz tranquila aunque esa manera de hablarle le sorprendió, suavemente tomo su mentón para hacer que lo viera- pero de lo que estoy seguro es de que no estás bien, no lo estas desde que llegaste y no lo estarás hasta que no saques eso que te esta oprimiendo el alma -dijo mientras fijaba su mirada profunda en la de ella- desde cuando me perdiste la confianza, sabes que siempre puedes contar conmigo, siempre lo has hecho y no quiero que eso cambie...

-¿Para qué?, no quiero que me veas con lastima, ni tampoco quiero que me la tengas... -suspiro un poco molesta mas con ella misma que con él, ya que en un principio Seiya le había advertido que las cosas con Darien no funcionarían y ella se había aferrado a continuar con esa relación- porque tenías razón y yo no te quise creer... ¿para eso quieres que te tenga confianza?

-Sabes que eso no es verdad, sabes que nunca te he tenido lastima y nunca te la tendré... solo quiero que me dejes ayudarte, quiero que confíes en mi como antes, ayudarte en lo que pueda... -manteniendo su mirada fija en ella mientras la reacción de ella lo preocupaba un mas, quizá iba más allá de un simple engaño-

-Nadie puede ayudarme, ni siquiera tu... -murmuro con tristeza, sabía que era verdad, él jamás se atrevería a juzgarla- todo en mi es un fracaso y tengo miedo de que yo... -llevo su mano sin querer a su vientre- yo no sea suficiente...

-¿De qué tienes miedo?, ¿de que no te crees ser suficiente? -dijo tomando sus manos suavemente entre las suyas- por dios Serena no me digas que no puedo ayudarte cuando te veo cada día con esa mirada triste que nunca he soportado, necesito ayudarte, quiero ayudarte y sabes que no descansare hasta lograrlo, nunca te dejare sola...

-Seiya yo… -bajo su mirada para observar sus manos juntas sintiendo que efectivamente podía confiar en él y ser sincera- yo... -respiro profundamente y volvió su mirada a la de él- estoy embarazada… -dejando escapar algunas lagrimas-

Se quedo más que sorprendido al escucharla decir eso, cuando llego a Japón y supo por medio de algunas llamadas la razón por la cual había vuelto, sintió rabia al saber que Darien la había engañado con alguien tan insignificante que no tenia comparación alguna con Serena, pero ahora saber que lo hizo sin importarle su estado, lo frustro aun mas, estando ahí frente a la mujer que él aun amaba y viéndola derrumbarse por una felicidad que desde un principio estaba tan llena de obstáculos, la felicidad que ella deseaba, simplemente reacciono sin sabes que mas hacer, la tomo entre sus brazos atrayéndola hacia él suavemente- Mi bombón... -dijo aun sorprendido sin saber que hacer o decir-

Serena simplemente se soltó llorando como tantas noches lo había hecho en la soledad de su habitación, aferrándose al abrazo que Seiya le daba, a pesar de estar con su familia se sentía completamente sola y desprotegida, lo único que le hacía falta era Darien, pero él no estaba con ella y jamás lo estaría, ese pensamiento la hizo llorar más profundamente abrazándose a Seiya con más fuerza.

Seiya la dejo desahogarse por algunos minutos mientras la abrazaba y acariciaba sus cabellos dulcemente, sintiendo como su piel se estremecía ante cada lagrima- No estás sola, nunca has estado sola y jamás lo estarás... pero… -una parte dentro de él negaba tener que decir lo que era correcto pero lo sabía y lo haría- debes hablar con él, arreglen las cosas, él no puede simplemente dejarte así...

-Él se fue... -dijo entre el llanto para luego separarse de su abrazo- por favor no lo juzgues... él... no sabe de mi embarazo... y yo ya no quiero molestarlo...

-¿Como que no lo sabe? -pregunto más que sorprendido- y como no quieres que piense mal de él si se fue dejándote así...

-Yo no pude decírselo... -se puso de pie tratando de calmarse y acercándose a la chimenea- él no lo sabe quizá si lo hubiera sabido jamás me hubiera engañado y no se hubiera ido, pero ahora no sé dónde buscarlo... dejo en claro que no quería que nadie lo localizara… en especial yo…

-Pero él tiene que saberlo Serena, tenemos que localizarlo y hacer que él lo sepa, no me gusta verte así y si el que se entere de este embarazo te devuelve tu felicidad soy capaz de irlo a buscar yo mismo... y…

-No, tu no harás nada...-volteo inmediatamente a verlo con seguridad- él no quiere saber nada de mí, ni yo de él y eso es suficiente... quizá pienses que estoy haciendo las cosas equivocadamente, pero no importa, me engaño y yo no quiero obligarlo a que este conmigo solo por el hecho de que este embarazada... así que no intervengas por favor...

Seiya se puso de pie, avanzando hasta donde estaba ella- Esta bien, pero solo te pido que me dejes apoyarte, déjame ayudarte a superar esto Serena, somos amigos y recuerda que un día te prometí siempre estar junto a ti y apoyarte en todo lo que necesitaras -mientras la veía dulce pero decididamente, dispuesto a no darse por vencido el ayudarla a superar este trago amargo-

-De acuerdo... -sonrió ligeramente sintiéndose ya más tranquila de al menos desahogarse con su amigo aunque en el fondo sabía que aquello era un tanto incomodo para él-

X-X

Seiya había invitado a cenar a Serena al mejor restaurante de la ciudad, estaba feliz porque a pesar de todo, ella estaba más tranquila que antes ya que su padre sabía el verdadero motivo de su llegada y los problemas parecían ser menos evidentes, al menos a simple vista para los demás, él sabía que a pesar del tiempo seguía siendo difícil, pero el embarazo la hacía despejarse y concentrar su atención en cuidarse y preparar todo para la llegada de los bebes que sería en menos de dos meses, además de que él había cumplido en todo momento estaba a su lado, Seiya estaba más que feliz ante la emoción de la futura llegada de los bebés y tenia esta cena preparada desde hacía algunos meses pero creyó que era mejor postergarla un poco mas hasta que la fecha estuviera más próxima.

Después de haber llegado al hermoso restaurante y mientras disfrutaban de la deliciosa cena, Seiya no podía dejar de contemplar lo hermosa que se veía Serena con sus ojos que ahora eran brillantes que cautivarían a cualquiera, era ahora cuando comprendía aquel dicho de que las mujeres se veían aun más hermosas cuando estaban embarazadas- Te ves muy, muy linda -dijo con una sonrisa Seiya, pues con él paso de los días a su lado aquel amor que había tenido que guardar en lo más profundo de su corazón había salido a flote-

-Gracias... -dijo con una ligera sonrisa al continuar con su cena, aunque aun le costaba sonreír a él no podía negarle ninguna de ellas, se las merecía por estar a su lado en todo momento- me sorprendió esta invitación...

-Es que quería festejar contigo el buen adelanto del embarazo -sonrió- y como ya falta poco para que nazcan...

-Ah pues me gusta la idea... -sonrió mientras daba un sorbo a su vaso de agua- ya que dentro de poco no podre salir para nada... y es bueno salir ahora que puedo aunque los bebés se han portado muy bien... –dijo acariciando dulcemente su ya prominente vientre-

-Y se portaran aun mejor cuando nazcan, sabes muero de ganas por verlos -sonrió emocionado- de seguro serán igual de lindos que su mama…

-Imagínate como estoy yo... -sonrió observando un momento su abultado vientre- ya quiero conocerlos, tenerlos en mis brazos... –dijo tratando de pasar por desapercibido el comentario final de Seiya-

-Serás una excelente madre, de eso no tengo la menor duda... y sabes que además siempre podrás contar con mi apoyo... –Dijo un poco indeciso-

-Lo sé, gracias... -le sonrió con sinceridad- por estar apoyándome durante estos meses...

-No tienes nada que agradecer Serena, quisiera poder hacer mas -dijo fijando su vista en ella, algo nervioso- Serena, me gustaría que me permitieras se un apoyo más formal para ti y para los bebes... -dijo algo apenado pero de manera sincera y segura, mientras tomaba una de las manos de ella-

-¿Cómo? -pregunto un poco extrañada y algo de nerviosa-

-Se que no necesitas de un hombre para sacar a los bebés adelante, pero si sería un gran apoyo, y quiero yo brindarte ese apoyo… quiero que me permitas estar junto a ti como algo mas, tu sabes lo mucho que significas para mí y lo ilusionado que estoy con la llegada de los bebes…

-Seiya yo... –para ese momento ya se encontraba totalmente nerviosa al comprender las palabras de él- tú has sido un gran amigo, y un gran apoyo, pero no puedo dejarte hacer algo mas...

-Porque no Serena, no me pesa hacerlo, al contrario, nada me haría más feliz, no quiero que te vean sola, quiero ayudarte a sobrellevar esto –insistió mientras mantenía su mirada dulce sobre sus ojos-

-No Seiya, lo lamento, pero no podría aceptar tu ayuda de esa forma... comprende... –suspiro al no encontrar algunas palabras que no lo lastimaran, aunque cualquiera que usara sabía lo lastimarían- aun siento que todo esto es un sueño y que en cualquier momento... -se quedo callada pues en realidad ella misma sabía que cualquier ilusión que tuviera solo sería eso… en una fantasía que no se volvería realidad nunca-

-Y que en cualquier momento él regresara… –dijo en voz baja- ¿no es así? –pregunto sin saber si de verdad quería saber su respuesta, aun que era más que evidente, por lo que no espero y continuo- está bien Serena, no te voy a presionar, nunca lo he hecho y no lo hare ahora, solo quiero que lo pienses y si algún día cambias de opinión o estas lista quiero que me lo digas, mientras tanto yo no me alejare de ti... nunca me alejare de ti, eso lo sabes ¿verdad? –sonriéndole comprensivamente-

-Lo sé y gracias... -le sonrió con ternura- lo lamento de verdad, pero en este momento me quiero concentrar en recibir a mis bebes... así que por el momento ya no hablemos mas de ese tema... por favor… -tomó su mano oprimiéndola suavemente-

-Está bien, será como tú quieras, bueno mejor dime ¿ya has pensado en los nombres? –pregunto cambiando el tema para no hacerla sentir incomoda, aun que por dentro se sentía un poco decepcionado ante su reacción, llevaba pensando meses la manera de decírselo y de que ese día llegara y ahora confirmaba lo que tanto temía, que ella no estuviera lista aun, pero no se daría por vencido y no la dejaría sola-

-Mmm si… Eli y David... -dijo dejando por concluido el tema volviendo a comer, aunque le dolía tener que portarse de esa forma con él ya que no se lo merecía, de eso estaba consiente-

-Vaya serán unos lindos nombres, está muy bien Serena –sonrió, continuando después con su cena, de manera tranquila pero evitando tocar de nuevo el tema o cualquier acercamiento a este-

X-X

Si bien Seiya sabía perfectamente que Serena no era su esposa y los bebés no eran sus hijos, se sentía tan profundamente unido a ellos después de haber compartido todo el embarazo juntos que él no necesitaba en enlace sanguíneo para sentir un profundo cariño hacia ellos, ni que decir de Serena, que seguía siendo la mujer más importante en su vida y ese sentimiento iba incrementándose día a día y ese en especial, sabría que nunca lo olvidaría, ya todo estaba listo para la tan esperada llegada; Le había tocado quedarse en la sala de espera, donde caminaba como león enjaulado de los nervios que sentía, a pesar de haber insistido en estar durante el parto, el padre de ella no se lo permitió, ya que fue él quien estuvo presente. Al momento que llevaron a la feliz madre a su habitación, entro enseguida a verla, tomando su mano con mucha delicadeza, se veía más que hermosa, en seguida dos enfermeras entraron a la habitación donde se encontraban reunidos llevando consigo a los pequeños depositándolos entre los brazos de su madre; entre exclamaciones de alegría y sin poder evitar derramar algún par de lagrimas al ver el rostro de Serena inundado de felicidad y emoción al tener a su par de bebes mientras los besaba y los llamaba por sus lindos nombres, Eli y David. Seiya nunca pensó que a partir de ese día, ellos se convertirían en su principal razón de vivir cada día y de jamás darse por vencido para algún día poder ser parte de esa hermosa familia… ese día comenzaría su verdadera lucha por conquistar por completo el corazón de Serena y hacer que volviera a creer en el amor a su lado.

X-X

Ya habían pasado dos meses del nacimiento de los bebes y las cosas en la familia Tsukino transcurrían tranquilamente, Serena estaba feliz con los bebes y no había un solo segundo en que se despegara de ellos y Seiya por su parte tampoco lo hacía, lo cual ponía más que feliz al Señor Tsukino que poco a poco había conquistado aun mas su confianza al ver como Seiya procuraba tanto a su hija y sus adorados nietos que ahora eran la fascinación de todos en la casa. Así Seiya propuso que sería un buen momento para relajarse por unos días, tomando unas agradables y bien merecidas vacaciones en un lugar más cálido para los bebes y teniendo el apoyo del padre de Serena quien le ayudo a convencerla de aceptar.

Serena, los bebes y Seiya se fueron a pasar 15 hermosos días fuera de la ciudad tratando de olvidar cualquier presión y ayudando a Serena con los bebes para que ella pudiera relajarse un poco más, los días transcurrieron como lo planeado, todo era paz y tranquilidad, Seiya se sentía cada vez más identificado con los bebés y Serena se sentía más que agradecida por el hecho de siempre apoyarla cuando más lo necesitaba.

Ese día era el penúltimo que estaría ahí, antes de regresar de nuevo a la ciudad por lo que Seiya planeo hacerlo más relajante llevando a Serena y los bebés a un pequeño pic nic y disfrutar al máximo del día.

-¿Te la has pasado bien? -pregunto Seiya con una sonrisa mientras cargaba cariñosamente a la pequeña Eli y no le quitaba la vista de encima a la hermosa bebé quien dormía profundamente entre sus brazos-

-Si han sido unos días muy tranquilos, creo que ya me hacían falta unas vacaciones... -sonrió mientras dejaba con cuidado al pequeño David en el portabebés-

-Me alegra que las vacaciones hayan cumplido su cometido –volteo sonriéndole dulcemente- creo que a los bebes también les sentaron muy bien, no crees que han crecido en estos días mucho mas –mientras veía al pequeño Sam el cual respiraba profundamente-

-Si cada día están más grandes... -dijo observando a Eli primero y luego a David con dulzura- cada vez se parecen más a él... -pensó con algo de tristeza pero dejándola de lado rápidamente, pues ya se había hecho el propósito de no recordarlo mas aunque esto fuera muy difícil-

-Serena, se que nunca te he dicho esto, pero sabes tú y los bebes se han convertido en la parte más importante de mi vida, los quiero tanto a los tres, que los cuidare siempre, bueno al menos hasta el día que tú me lo permitas –sonrió a la joven y hermosa madre-

-Lo sé y te agradezco por todo el tiempo que nos has brindado, quizá has tenido cosas más importantes que hacer y por estar con nosotros no has podido atender... -dijo desviando la mirada mientras acomodaba el otro portabebés para Eli-

-Claro que no, para mí ya nada es más importante que ustedes -dijo para después dar un pequeño beso en la suave frente de la bebé y así dejarla en el portabebés- sabes Serena, hay algo que he querido comentarte desde que llegamos... -dijo un poco dudoso, mientras fijaba su vista en ella-

-¿Ah sí?, ¿y qué es eso que quieres comentarme? -pregunto mientras arropaba a la pequeña-

Esperó a que Serena terminara de arropar a la pequeña, para después tomar sus manos suavemente entre las de ella y cruzar sus miradas- Se que te dije que no iba a presionarte y que esperaría si algún día tu cambiabas de opinión y me lo dijeras, pero temo que ese día no llegue y no pueda escuchar de tu boca decirlo –hizo una pequeña pausa para ver por un segundo a los bebés y después continuar viéndola a ella- pero tú y los bebes se han convertido en mi familia, se que tal vez no debí encariñarme tanto con ustedes, pero no pude evitarlo Serena, amo a estos bebés, como te amo a ti y muero por qué me des la oportunidad de ayudarte a cuidar de ellos cada segundo, de que me permitas convertirte a ti y a los bebés en la familia que he soñado toda mi vida, sé que no es fácil para ti y no pretendo ocupar un papel que no me corresponde, solo quiero apoyarte y ser un apoyo para estos hermosos ángeles que hay iluminado mi vida… por favor Serena –suplico con voz dulce mientras acariciaba su mejilla- déjame estar cerca de ti como nunca antes…

-Seiya por favor... -nerviosa desvió la mirada tratando de soltarse de sus manos- siempre estaré agradecida por todo el apoyo que me has brindado, pero no sé si sería capaz de hacerte esto, sabes perfectamente que aunque tu estés en nuestras vidas no quiere decir que podamos llegar a ser una completa familia... sé que es duro todo lo que te estoy diciendo, pero aunque Darien no sepa de la existencia de los bebés tu y yo sabemos que son sus hijos y que quizá algún día él se enterara y no quiero que te perjudique a ti...

-Yo lo sé, yo sé que esto es difícil y también se el papel que estoy ocupando y no pretendo convertirme en su padre biológico, solo quiero poder cuidarlos a los tres, quiero que por una vez en tu vida me dejes apoyarte, cuidarte, consentirte, ser ese apoyo que necesitas aunque no lo digas y trates de ser fuerte, sé que si tomas mi mano esto será más fácil para ti y me harás muy feliz a mi… quiero que los bebés sepan quién es su padre, pero también quiero que sepan que los ame cada segundo sin importarme que no fueran parte de mi sangre porque el amor que siento por su madre es más fuerte que cualquier otra cosa en este mundo… -tomándola con sus manos de sus hombros para después colocarlas en su cuello y suavemente hacer que lo viera-

Se quedo callada un momento observando los ojos de ese hombre que estaba frente a ella, siempre sincero, siempre amándola- ¿Estás consiente que a pesar de todo él sigue estando en mis pensamientos? -suspiro y negó con la cabeza- no puedo orillarte a algo que quizá no funcione... no te lo mereces...

-Nada me lastima más que el hecho de tenerte a mi lado y no poderte amar, no poderte decir a cada segundo lo mucho que significas para mi… -decía decididamente con el corazón en la boca- por favor Serena, solo te pido que me des la oportunidad de hacerte feliz, no tienes nada que perder y mucho que ganar, quiero ayudarte a olvidar y sanar… sé que no soy el hombre de tu vida, pero sé que puedo llegar a hacerte sonreír de nuevo, recuerda los momentos que pasábamos juntos, piensa en todos estos meses que hemos estado cerca, tal vez no soy el hombre perfecto, pero si de algo estoy seguro es de lo que siento por ti y de lo que estoy dispuesto a luchar por ti y los bebés, solo dame la oportunidad de amarte y de no cerrarte a que algún día puedas llegar a sentir algo por mi…

-Pero Seiya si algo no llegara a funcionar no podríamos volver a una amistad y fingir que no paso nada, se que eres un hombre maravilloso y que siempre has estado conmigo en todo momento, ya no sería lo mismo... -suspiro mientras en sus ojos se contenían una lagrimas por estar tan conmovida por sus palabras y el amor que sentía en cada una de ellas- yo te quiero, y te quiero mucho y me dolería que incluso nuestra amistad terminara...

-Eso no va a pasar Serena, nunca te has puesto a pensar, que tan fuerte es nuestra amistad, el destino se aferra a seguirme manteniendo a tu lado, un día quise alejarme de ti y de nuevo volvimos a estar juntos y a lo que hemos llegado hasta ahora, una amistad incondicional es porque siempre hemos sido sinceros el uno con él otro, sabes de antemano que cada segundo he estado enamorado de ti como un loco, pero yo también se que no es a mí a quien tu amas de la misma manera, pero si los dos estamos juntos y somos sinceros en todo momento las cosas no pueden terminar mal, no lo han hecho en el pasado y creo que ahora no será la excepción… lo único que quiero saber es si estas dispuesta a dejar esa atadura que te impide ser feliz y darte la oportunidad de disfrutar de la vida, intentar ser feliz y tener una vida normal… junto a mi Serena…

Se mantuvo callada después de escuchar todo eso, observo a los bebés que dormían plácidamente, respiro y con una sonrisa ligera contesto- Quizá tienes razón, el destino se encargo de reunirnos de nueva cuenta y debe ser por algo... -suspiro- es hora de dejar el pasado atrás y continuar con mi vida a lado de mis bebés y... -acaricia su mejilla- de ti... -finalizo en un suave murmullo-

Seiya se sitio más que feliz al escucharla decir eso, desde el día que la vio entrar por primera vez en la casa de los Tsukino, añoro escucharla decir esas palabras y ahora que por fin lo había hecho, no iba a desperdiciar la oportunidad de ser feliz con la mujer que amaba con toda su alma y por quien estaría dispuesto a dar la vida sin pensarlo- Serena… mi hermosa Serena, no sabes lo feliz que me haces –dijo justo antes de tomarla entre sus brazos mientras hundía su rostro lleno de felicidad en su cuello-

-Seiya... solo una cosa -correspondió abrazando con algo de timidez cerrando sus ojos para evitar que algunas lagrimas escaparan- tu lo dijiste los niños sabrán quien es su padre a su debido tiempo, y sé que te has encariñado con ellos, pero aun así no... -un poco temerosa- no quiero que seas la figura paterna al menos no al 100%, espero que me comprendas... sería un golpe muy fuerte para los niños... -aun sin separarse del abrazo, esperando la reacción de Seiya-

Seiya se sorprendió un poco ante la petición de ella, pero no quería arruinar ese momento tan esperado para él, así que trato de entenderla y no darle mucha importancia- Esta bien, será como tú quieras- tomándola de la barbilla suavemente- Gracias Serena, te amo- dijo mientras lentamente acercaba su rostro al de ella, una vez que estuvo tan cerca de ella como para sentir el aire cálido que emanaba, cerros su ojos lentamente al sentir sus suaves labios que había añorado durante tantos años, iniciando así un nuevo plan de vida para ambos.

Continuara…

SyS

Notas de Autoras por Marie:

Bueno pues aquí dejando esta nueva historia, se que debería ir en mi cuenta pero prefiero hacerlo en esta por cuestiones personales… XD espero que les haya gustado…

Cuñis lo siento me tome la libertad de publicarla en esta cuenta usted me entiende porque, no quiero pleitos después jejeje, pero bueno a ver cómo nos va con esta historia que sabe perfecto como y desde hace cuanto la escribimos obviamente no para estos fines sino para otros, pero no puedo negarle que siempre me pareció que su niño sería un perfecto Seiya Kou y la prueba es esta… por fin su niño y mi niña estarán unidos :P ojala que a nuestras lectoras les guste esta historia que la verdad nos quedo muy buena (ay que modesta) jajaja pero ya hablando en serio, aquí se fueron nuestros mejores pensamientos y creo que también los mas pervers jajaja obviamente esta historia llevara todos los lemons que escribimos asi que a ver cómo nos va jajaja, suerte cuñis y nos leemos pronto.

Esperamos que la disfruten tanto como nosotras al escribirla, cualquier cosa o comentario favor de dejarnos un review, gracias por su atención, abracitos y besitos bye, bye.

MoonStar18 y Marie Choi Winchester Kou

p.d. anteriormente lo había publicado en otro foro bajo otro nombre asi que no me estoy robando nada… solo lo edite para publicarlo aquí.