Para: lorelai_ncis Disclaimer: Bones = Hanson

El nuevo hermanito

Booth se quedó esperando a que Parker le dijera algo, lo que fuera. Pero su hijo, sentado a la banca del parque muy soleado y con un gran cono en la mano, solo miraba hacia abajo, muy pensativo. Su rostro no demostraba alguna expresión que le dijera a su padre, qué sentía al respecto.

—Entonces… ¿Huesos es mi nueva madrastra?

La sorpresa fue tan grande que no supo qué responder. Él creyó que le saldría con preguntas sobre el bebé: que si era su hermano, que si lo iba a ver… No con algo que él mismo se estaba preguntando.

Lo único que se le ocurrió decir fue:

—Ella sigue siendo una gran amiga de papá y tuya. —le indicó en la barriga, con una sonrisa juguetona. Pero el niño no se relajó con eso.

—Pero dices que tendrá a tu hijo, mi hermano —Parker frunció el ceño, sin entender nada.

—Sí, pero… ella tendrá el bebé, pero no será tu madrastra.

—¿Hizo aquella cosa de la inseminación artificial?

Booth se sorprendió tanto que dio un brinco y lo miró, horrorizado.

—¿¡Quién te habló de eso!

Parker se encogió de hombros, comió del helado que le dio su padre, y lo miró como diciendo que no era para tanto.

—Huesos, hace unos meses, cuando le pregunté sobre esas cosas. Entonces, ¿lo hizo?

Booth estaba muy ocupado tratando de no discutir mentalmente, con una Brennan imaginaria, por hablar con su hijo sin consultarle; como para escuchar la pregunta de él.

—Papá, ¿eso fue lo que hizo?

—¿Eh? ¿Qué? ¡No! No, ella y yo lo… —se sonrojó y tartamudeó, pero lo dijo al ver a su hijo muy interesado—. Nos queremos mucho, y estamos saliendo. Ya te hablé de lo que hacen las parejas y…

—¡Pero entonces sí es mi madrastra! —exclamó el niño.

El padre se puso una mano en el rostro, algo desesperado.

—No, porque no nos hemos casado.

—¡Pues pídeselo! —le dijo Parker, como si fuera lo más obvio y su padre muy lento. Se encogió de hombros y comió de nuevo del helado.

Booth iba a responderle, pero se quedó callado. No sabía qué decirle. Y ponerse a hablar de lo complicada que era su dinámica, y que él no sabía del todo como tratar con Brennan el tema "su relación"; no era un tema para tratar con su hijo.

Pero vio que Parker esperaba algo de él, por lo que volvió a sonreír, tratando de relajar el ambiente, y le preguntó:

—Si ella fuera tu madrastra, ¿te gustaría?

—Si a ti te gusta, a mí me gusta como madrastra. Sé que seguirás siendo mi papá. Además, Huesos ya es casi tu esposa desde hace mucho.

Negó, extrañamente divertido. Y luego, cambió de nuevo de tema:

—¿Y al bebé?

Parker se encogió de nuevo de hombros.

—Ojalá sea niña. Así yo soy tu campeón y ella tu princesa.

Booth creyó sentir cierto temor en su hijo por ser desplazado. Lo abrazó, le despeinó el cabello y cuando lo oyó reír de las cosquillas en la barriga le dijo:

—¡Pero si siempre serás mi campeón, Parker!

—Papá, papá… ¡el helado! —pedía piedad el hijo.

Su padre lo soltó y su hijo lo volvió a ver, con ojos brillantes y una gran sonrisa, animado.

—Y entonces, ¿le vas a pedir que se casen?

El agente del FBI sintió como su sonrisa se iba de su rostro, pero se mandó a ponerle buena cara a Parker y a responderle con sinceridad:

—¡Haré lo posible para que sea mi esposa!

El niño sonrió y asintió con alegría.

—¡Y entonces será mi madrastra!

-o-