El copyright y la Marca Registrada del nombre del personaje Harry Potter, de todos los demás nombres propios y personajes, así como símbolos y elementos relacionados, son propiedad de Warner Bros., 2000. A excepción de sucesos no relacionados con lo antes mencionado.


ABSTRACCIÓN MÁGICA

PREFACIO

10 años y 6 meses atrás…

Una familia de pelirrojos paseaba por las calles Muggles de Londres, Inglaterra; atrayendo la atención todas aquellas personas atareadas por sus últimas compras navideñas. Era víspera de Noche Buena y como todos los años los Weasley salían a pasear por las calles de Londres, además que para el Sr. Weasley los Muggles eran seres fascinantes, divertidos y creativos. Era inevitable no señalar alguno, sonreír torpemente y decir al aire algunos datos curiosos: «¿Sabían que ellos usan electricidad?» «¿Qué demonios es electricidad? –preguntaba uno de los muchos otros pelirrojos.» «¡Oh, una maravilla! Se inventó por un tal Thomas E… no sé qué, pero les aseguro que fue un tipo de lo más genial… ¡Oh, Molly mira! ¡Están hablando con cajitas de plástico! !Mira ese otro, está comprando con una tarjeta! Esto tenemos que celebrarlo con una copa –La sra. Weasley echaba una ligera risilla para después encogerse de hombros.».

Esa mañana, la Señora Weasley cargaba con una pequeña en brazos, mientras que él Señor Weasley traía a otro pelirrojo un año mayor que aquella pelirroja. Era la primera vez que la paseaban por el Londres Muggle, y no es por nada pero aquella bebe era de lo más hermosa, linda y tierna. Tenía unos asombrosos ojos marrones, grandes y largas pestañas; su rostro estaba cubierto por pecas, específicamente por la nariz; sus mejillas eran sonrojadas, un típico gesto de la familia y más cuando se envolvían en una situación bochornosa o embarazosa. Era la primera niña Weasley desde hace muchas generaciones atrás, era un orgullo. Eran siente hermanos, dos gemelos incluidos, de lo más traviesos e desastrosos.

Mientras tanto, la familia descansaba en un parque después de una larga caminata por el centro. Los señores Weasley miraban y cuidaban de sus hijos mientras ellos jugaban. El pequeño Ronald yacían en la piernas del padre, Los gemelos jugaban con un felino como si se tratase de una pelota —claro que la señora Weasley los reprendió—, Charlie y Bill checaban las nuevas cosas adquiridas en las tiendas, Percy leía un libro enseguida de su hermana menor la cual se entretenía con los cordones del zapato del pelirrojo.

— ¡Vamos, por favor mamá! —rebatía el mayor una vez aburrido de observar las compras y de jugar con Bill.

— Ya te dije que no Charlie —la mujer resopló por milésima vez para poner sus manos en sus caderas, un característico gesto de ella.

— ¡Nunca he probado el helado!

— ¡Y seguirás sin hacerlo! ¡Por Merlín estamos en diciembre! ¿Quieres pescar un resfriado? ¡Arthur dile algo! —como siempre, ella buscaba apoyo de su marido el cual se veía obligado apoyarla aunque la decisión no le gustara. Pero Merlín es que la señora Weasley enfadada era terrible.

— Tu madre tiene razón, Charlie…

— ¡Pero mamá, tú sabes medi-magia! —replicó Bill.

— ¡He dicho que no!

— ¿Y si… lo pedimos caliente? —dijo Charlie con una gran sonrisa. Su madre le envió una severa mirada— ¿Papá?

— Bueno Molly… Así no les haría da… —ella le frunció el ceño totalmente airada— ño…

— ¿Por favor?

— ¡Nosotros también queremos! —se apresuraron a decir los gemelos una vez viendo que los padres comenzaban a ceder. Aquel animal aprovechó su libertad para escapar.

— ¿Y quién se supone que cuidará de las compras? —dijo ella haciendo un último intento.

— Percy pude hacerlo, es el más responsable —dijo Bill. Percy cambió de pagina al libro sin escuchar ni una palabra de lo que hablaban.

— ¿Y Ginny, Ron, los gemelos? —pero la respuesta era obvia. Percy lo haría.

Entonces pasó. Dejaron al pequeño Percy al cuidado de aquellos niños y las compras navideñas. El pelirrojo no atendía a nada, estaba tan sumiso en la lectura que no notó los acontecimientos. No hiso caso cuando uno de los pequeños golpeó a Ron, no hizo caso al llanto de éste, no atendió muchas cosas, ni siquiera cuando sus padres se alejaron con sus hermanos en busca de una heladería y lo cierto es que pasaron muchas cosas en esos 30 minutos que los dejaron, fueron los 30 minutos que marcaron a los Weasley de por vida, que quitaron la inocencia de un niño con la culpabilidad, las lágrimas de una madre desconsolada, los tristes rostros de unos pelirrojos, fue el día que Ginebra Molly Weasley Prewett desapareció.

N/A: Sí, sí sí! Estoy emocionada con éste fic. Se que el Prafacio puede parecerte aburrido pero los siguientes cápitulos no lo serán. Como te habrás dado cuenta alguien ha secuestrado a Ginny, lo hicieron meintras que Percy leía su libro, pero es que tenía cinco años, los gemelos 3, Ron uno y Ginny cuatro meses. Espero que te enganche esta historia porque contaré como es la vida de Ginny cambió de una mágica a una muggle y de muggle a mágica. Habrán muchas cosas. Trataré de meterle más engaché a la escritura.

Como el título lo dice: Abstracción Mágica, es lo que siente Ginny, más tarde te entarás como fue para ella el saber que era una bruja y lidiar como unos padres Muggles.