Propiedad de Meyer!

Odiaba con todo mi ser y mi más grande humanidad estar enferma.

Sin hacer nada, sin salir porque si no…más me enfermo.

Edward no estaba ni enterado, porque se había ido de caza, así que Charlie me cuidaba innecesariamente por supuesto.

Tocaron a la puerta, solo respondí "adelante".

-el desayuno Bells-lo dejo a un lado de mi tocador-no vemos hasta la noche.

Se lo había repetido todo el día de ayer "no te preocupes por mí", pero como gran padre que quiere ser no me hizo caso.

Resfriada.

Odiaba estar enferma.

Extrañaba mucho a Edward, su voz, su toque, su mirada…era muy frustrante estar sin él.

Estaba muy cansada y me dolía la cabeza, así que me dormí.

Soñé cosas raras, colores y hasta arcoíris…espera ¿arcoíris? De repente sentí frio en mi frente.

Despegue un ojo y lo más grandioso de mi vida estaba aquí. Y muy preocupado.

Su rostro estaba nervios y preocupado… ¿Por qué…?...ah, ya sé porque.

-bella…estas que ardes-exclamo asustado, yo ni siquiera podía moverme

-me estoy asando…nah, no es malo…algún día tenía que pasarme, me alegra que ya estés aquí- le dije tratando de sonreír, pero me gano el dolor de cabeza así que solo jadee de dolor.

-¿jugando con la lluvia?-pregunto poniendo su mano fría detrás de mi cuello ardiente, pasando por mi frente y mis mejillas.

-bueno…eh…no tenía algo que hacer y…-le dije apenas audiblemente.

-bien, para la próxima te dejare tareas, así no harás algo que arriesgue tu vida-comento escéptico.

-las personas no se mueren de un simple resfriado-le debatí confusa.

-bien, bien solo duerme, ¿vale?- me tomo de la cintura y se recostó junto conmigo en mi cama. Se sentía muy bien el frio de su cuerpo.

Historia: awnn…del momento, estaba enferma y ya sabrán…me dieron ganas de escribir, me imaginaba a Edward conmigo n.n

así que quise compartir ^^