Disclaimer: Soul Eater NO me pertenece, le pertenece al gran Atsushi Okubo, y Mulan tampoco me pertenece, le pertenece a Walt Disney y demás.

Muchas gracias a Rin-Neko, la señorita Anonima que aun me rio por ese nombre, mumi evans elric, Kuri-n, Alice Ushiromiya Albarn y a Miyoko Nott ESTOY MUY FELIZ POR SUS DULCES REVIEWS! MUCHAS MUCHAS GRACIAS! :D

También perdonen los horrores ortográficos... mi Word esta GAY y no me dejo corregir los horrores.

Ahora, sufran COFCOF DIGO disfruten:


.

.

.

Primera Semana.

Blair observo como la rubia y el pequeño animal amorfo dormian profundamente, sin recordar en donde estaban ahora. Se transformo entonces en humana, tomando al pequeño Excalibur entre sus manos, tomo su sombrerito y le dio vueltas como si fuera una especie de llave antes de dejarlo casi al lado del oido de su proteguida.

-¡BAKABAKABAKABAKABAKABAKABAKA!-

-¡A levantarse!- exclamo la mujer, acercandose demasiado a la rubia que medio abrio un ojo, encontrandose con la hermosa mujer de cabellos violetas...

¿UNA MUJER?

-¡HAAAAAA! ¡¿QUIEN ERES TU?- grito Maka levantandose de golpe, alejandose de la mujer. Esta le miro como si se tratara de un insecto.

-Soy Blair ¿Quien mas podria ser?- dijo mientras susurraba algunas palabras a modo de conjuro... Pero una enciclopedia gigante hizo que no pudiera terminarlo.

-¡NO ME JODAS, QUE BLAIR ES UNA GATA!- grito la joven mientras apuntaba con su enciclopedia amenazadoramente a la pelivioleta.

-¡QUE SOY PANTERA, PAN-TE-RA!- exclamo ofendida. -¡Y si soy Blair, solo que esta es mi forma humana!-

-¿Forma humana?

-¡Si!- La mujer chasqueo los dedos y una nube violacea rodeo su cuerpo con un PUFF, dejando ver entonces la silueta de un pequeño felino. -Blair puede transformarse en humana y pantera. Blair tiene muuucho poder magico.- entonces susurro su conjuro caracteristico, haciendo aparecer frente a Maka un pequeño plato con su desayuno. La ojiverde lo miro mientras la felina tomaba el platillo entre sus garras. Aun no se creia que todo aquello estaba pasando.

Blair le sonrio y empezo a darle grandes porciones de comida en la boca a su protegida, llenandole las mejillas hasta que casi le explotaban. -Come, es tu primer dia de entrenamiento y debes estar fuerte para que le patees el culo a todos esos hombres. Obedece siempre a tu sexi capitan...- Maka le dedico una mirada matadora por lo ultimo, que la pantera ignoro por completo. -...Se siempre amable con todos, pero si alguien se mete contigo, tendras que golpearle. Nyan~-

-Pefdo dyo dno quiedo golfpearf a nafdie.

-No hables con la boca llena.- le reprendio, dejando de darle de comer. -¡Ahora Blair quiere ver tu expresion de guerrera!-

Maka levanto el rostro y trago, mostrandole a Blair porque las mujeres Mjolnir tenian fama de ser hermosas. Sus ojos verdes refulgian como dos lagunas de jade fundido con diamantes, las mejillas infladas por la comida se habian enrojecido, haciendola ver como una tierna niña, mas su cabello amarillento suelto que caia sobre sus hombros. Era la chica mas tierna que la felina habia visto en su vida.

-...Asustarias a mis pantuflas de conejo solo por que eres mas mona que ellas... ¡VAMOS, MUJER! ¡Saca ese guerrero interior, asustame!-

Entonces Maka rugio molesta, haciendo que Blair saltara aterrada varios pasos lejos de la rubia. -¡Eso es mi tosco guerrero! ¡A eso me referia, Nyan~!- exclamo satisfecha mientras se transformaba en una mujer y ataba en una coleta el cabello cenizoso, luego tomo entre sus dos manos su rostro. -¡Ahora ve alla y has que me sienta orgullosa!- Mas fue interrumpida por el relincho de un caballo. Tamashi relinchaba inquieto en la entrada.

-¿Como que la tropa ya se fue?- pregunto entonces la mujer, entendiendo al animal. Maka espabilo entonce. -¿¡Que ellos que!-

Un revoltijo fue lo que quedo de la tienda improvisada que habian montado la noche anterior. Maka salio de ella con un kimono para entrenamiento, colocandose sus botas con rapidez antes de salir corriendo sin importarle nada mas. Blair ahora aparecia con su forma animal. -¡Espera, Maka! ¡Olvidas la guadaña!- pero ya la rubia estaba muy lejos para escucharla. La pantera suspiro. -...Mi niña salio a patearle las bolas a los Huno... Snif.-

...Aunque para patearle el trasero a alguien, tienen que pateartelo primero.


.

.

.

"Para llegar a ser victorioso, siempre se tiene que pasar por el fracaso."

El Reflejo

Capitulo 4: El Entrenamiento

.

.

.


.

.

.

Día 1

-¡ORDEN! ¡ORDEN, SEÑORES!-

-¡Yo quiero tallarines asados!

-¡Oh, Oh, Yo quiero un simetrico plato de camarones dulces!

-¡Y el gran dios quiere pollo agridulce!

La risa se extendio entre el grupo de hombres, que fueron asesinados por la mirada de Ox, que los ignoro sin encontrarle chiste a la broma.

-Oye Black*Star...- Killik le dio un golpe en la cara al de cabellos azules para que le prestara atencion -Es el niño cara de arroz.- Entonces todos los varones se giraron para mirar fijamente a Maka, que bajo la cabeza apenada. La noche anterior se habian acostado en la madrugada por limpiar el desastre que ella habia causado.

Se detuvo hasta quedar entre Killik y Black*Star, el primero le sonrio traviesamente. -Hoola, Hiro... ¿Tienes hambre?- entonces le dedico una mirada a su amigo de cabellos azules del cual Maka no se entero y en cambio parecio tomarse en serio la pregunta del moreno.

-Si...- susurro el chico estrella, y antes de que Maka pudiera responder, le habia tomado por el cuello de su kimono. -¡Por que tu dios hara un sandwich contigo...!- entonces levanto el puño y apunto a su cara, mientras Killik se tapaba los oidos, Kid suspiraba y Maka se cubria el rostro.

-¡Soldados!

Nunca se sintio tan aliviada de escuchar la voz del capitan sino hasta ese momento.

Black*Star la solto, Killik arreglo su ropa y los cuatro junto con los demas hombres se colocaron en fila recta, derechos y con el pecho al frente, cubriendo la vista que Maka pudo tener sobre su superior.

El capitan paseo su mirada carmesi sobre sus soldados, llevando sus manos a su kimono abierto y moviendose hasta quedar frente a un gran jarron lleno de varas de madera largas. Maka logro asomar la cabeza por entre sus corpulentos compañeros justo a tiempo para apreciar como el albino se quitaba la prenda que cubria su torso y pecho.

La rubia por poco se derrite alli mismo. Su capitan tenia una espalda ancha y fornida, con los musculos marcados y bien definidos. Sintio ganas de comprobar si eran tan duros como parecian. Pestañeo repetidas veces al darse cuenta de las estupideces que estaba pensando. -"¡Eres un hombre ahora, no puedes estar pensando asi. No eres una pervertida!"-

-Se reuniran rapido y en silencio todas las mañanas.- Soul dejo su ropa en el borde del jarron, tomando entonces un largo bulto, del cual saco un carcaj lleno de flechas y un arco. Empezo a caminar hacia el final de la fila. -Cualquiera que haga lo contrario... respondera ante mi.- entonces paso por el frente de Black*Star, que fruncia el ceño con fastidio.

-Uhhhh... mira como tiemblo, mortal.- susurro con una sonrisa socarrona.

-¡Black*Star!- el ojiverde trago duro al escuchar su nombre, y el alma le llego a los pies cuando observo como el joven albino le apuntaba con el arco y la flecha. El resto de hombres (y Maka) dio un paso hacia atras. -"Oh, oh..."-

Y la flecha se clavo en la parte mas alta del enorme tronco frente a la fila de hombres. Una sonrisa socarrona se pinto en el rostro del capitan. -Muchas gracias por ser voluntario.- Se acerco a el y palmeo su hombro. -Baja la flecha.-

El chico estrella gruño una sarta de maldiciones para Soul, acercandose hasta llegar frente al tronco, donde trono sus nudillos. -Bajare la flecha, niño bonito... ¡ASI QUE RECUERDEN MI NOMBRE, MORTALES! ¡SOY SU GRAN DIOS, BLACK*STAR! ¡Y HE LLEGADO PARA ILUMINAR SUS OBSCURAS Y MISERABLES VIDAS LLENAS DE...!-

-¡SOLO BAJA LA FLECHA DE UNA VEZ, IMBECIL!

El peliazul sonrio con la cabeza gacha. -Estan impacientes por ver mi poder...- susurro para si mismo, tomando impulso para abalanzarse contra el tronco...

Pero cayo al suelo cuando Soul lo detuvo a mitad de camino en el aire. -¡Espera un momento, viejo!-

El peliazul se giro furioso hacia su superior. -¡¿Por que razon osas interrumpir a tu dios?-

Este ignoro olimpicamente sus aires de grandesa. -Creo que te falta algo, amigo... ¡Ox!- llamo al de pinchos, el cual se acerco a él con una caja que parecia estar pesada por el rostro de esfuerzo de este. Soul lo abrio, y como si pesaran lo mismo que dos gallinas, saco con una mano dos medallones muy gruesos de oro puro. Se acerco entonces a Black*Star y tomo su brazon derecho, pasando por su muñeca la cuerda negra que de la cual colgaba el medallon. -Esto, caballeros, representa diciplina.- y dejo caer el brazo musculoso del chico, que por el peso termino contra el suelo. Los ojos del joven se abrieron de par en par al ver el peso del medallon. Soul tomo entonces el otro brazo de Black*Star y paso por su muñeca el otro medallon. -...y esto, representa fuerza.- y solto el brazo. -Necesitaran ambaz para poder traer la flecha.-

El resultado: Black*Star beso el suelo. Killik y Kid intentaban no soltar la risa mientras Maka empezaba a sentir lastima por el chico.

Se levanto con esfuerzo del suelo, maldiciendo al albino que se detuvo a la distancia con una media sonrisa, en espera de su actuacion. Entonces el ojiverde se lanzo contra el tronco.

...Ni con los dientes logro mantenerse a mas de 10 centimetros sobre el suelo.

Y asi mismo, ocurrio con los demas hombres, incluyendo a Maka.

La cara de decepcion de Soul no tuvo precio. -"Y pensar que todos son fornidos... a excepcion del mocoso ese, Hiro..."- Penso mientras observaba como el ultimo de los hombres - siendo Maka "el" ultimo.- caminaba de regreso a la fila, masajeando su adolorido trasero al haber caido sentada. El capitan suspiro.

-...Tenemos un laargo camino por recorrer...- Tomo entre sus manos un puñado de varas de madera y los lanzo a sus soldados, quienes los tomaron en el aire... a excepcion de Maka, cuya vara fue arrebatada por su compañero peliazul, quien lo uso para tumbarla al suelo, ganandoce una mirada matadora por parte de la rubia.

-Primero practicaremos coordinacion de movimientos. Con estas varas quiero que hagan lo siguiente.- Entonces giro con una sola mano y a una rapidez impresionante la vara, como si fuera lo mas facil del mundo, moviendola alrededor de su cuerpo como si bailara con ella, cortando el viento de vez en cuando. Cuando se detuvo, recibio los aplausos de Ox Ford, los cuales fueron ignorados olimpicamente por todos.

-Ahora, es su turno.

Maka trago duro. -"¿¡Nu-nuestro turno! ¡Pero si en mi vida lo mas parecido a un arma que he llegado a esgrimir es una escoba! ¡Oh, dios, estoy fri...!"- pero de pronto sintio algo extraño caminando por su espalda, Killik habia puesto un escarabajo dentro de su ropa. Del susto empezo a moverse, intentando sacar aquella cosa que caminaba y pelliscaba la piel de su espalda, sin importarle que en el movimiento frenetico de su cuerpo empezo a golpear a todos a su alrededor, noqueandolos en el acto. Y como si se trataran de pinos de boliche, uno a uno empezaron a caer todos los soldados, haciendo un circulo de cuerpos alrededor de la menuda chica que aun se movia para eliminar a la alimaña. Soul observo sorprendido como su ceño fruncido y la coleta rubia se movian violentamente a su alrededor...

...

-¡Soul Eater! ¡También es un placer conocerte, dulzura!- grito con sonrisa sarcástica, observando como la rubia se detenía y lo miraba por sobre su hombro, fulminándolo.

...

-"Ese ceño fruncido... y la manera en que su cabello se mueve... es identico a la de la chica plana de la peineta..."- penso mientras observaba con cierta sorpresa la fuerza que aquel chico debilucho tenia como para tumbar a aquellos hombres con solo una vara de madera... Lastima que a el no le gustaba los brabucones como él.

Con la agilidad de un jaguar, el albino salto por los cuerpos inertes de sus soldados, utilizando la vara para elevarse entre ellos hasta llegar al centro del circulo, donde Maka aun se retorcia y que lo recibio con un golpe en el estomago con la vara que le saco el aire por un minuto, pero no le fue muy dificil recuperarse y con un manoton, quitarle la vara de las manos a la rubia que en ese instante fue liberada de su tortura con exoesqueleto.

Tomo por las ropas a Maka entonces, acercandola a él con la furia pintada en los ojos. Maka temblo al ver aquellos ojos carmines fijos en ella, como si desearan matarla.

Mientras, y a lo lejos, una felina Blair era retenida por Excalibur para no entrar en escena y darle "una paliza ancestral" como ella habia dicho a Soul, y por otro lado, Ox Ford empezaba a hacer su informe, detallando absolutamente todo lo que habia ocurrido, ocurria e iba a ocurrir luego.


.

.

.

Día 2

-Muy bien señores...- Soul tomo el arco y encajo una flecha en ella. -Quiero que presten mucha atención. Deberán hacer exactamente lo que yo voy a hacer...- entonces apunto hacia el tronco del árbol con cinco marcas blancas; a sus pies, una tabla apoyada a una roca en su centro, y de un extremo cinco frutas. Acerco el pie al extremo y dispuesto a empezar...

-¡ALTO ALLÍ!

Kid lo detuvo.

El albino se giro molesto, bajando el arco. -¿Que demonios pasa? ¡Kid!-

-¿Que que pasa? ¡¿QUE QUE PASA PREGUNTA?- grito como si estuviera paranoico. Entonces apunto hacia las marcas del árbol. -¡Son cinco marcas!-

Soul le miro como si tuviera un tercer ojo. -...Si... Son cinco... ¿Y?-

-¡CINCO! ¡CINCO ES UN NUMERO ASIMÉTRICO! ¿QUE NO SE HAS DADO CUENTA?- grito histérico, dibujando un 5 en el piso con su flecha. -¡Un numero asimétrico es imperdonable!-

Y Soul le devolvio una mirada de "estas mas loco que una cabra..." -¿Y... que demonios quieres que yo haga?-

Entonces el pelinegro atrapo a su capitán por las ropas, agitándolo violentamente. -¡OCHO! ¡OCHO ES UN NUMERO MAS ASIMÉTRICO! No...- soltó repentinamente al joven, colocando pose pensativa. -¡Ocho es el numero MAS asimétrico de todos! ¡Ponga ocho marcas-

-No podemos colocar ocho, Kid, todos tenemos solo cinco flechas y cinco frutas, no hay tiempo para buscar...- pero fue interrumpido por la aterradora aura maligna que emanaba del joven de tres rayas en el pelo.

-...Que sean ocho, he dicho...- A soul, solo le quedo asentir completamente aterrado.

.

.

.

-Muy bien caballeros... ahora que estamos listos...- se giro con cierto temor hacia Kid, quien le sonrió infantilmente al tener en su lugar ocho marcas, ocho frutas y ocho flechas. -...Creo que podremos comenzar. Tendrán que lanzar una fruta al aire, atravesarla con la flecha y que la flecha se clave exactamente en la marca.- Todos colocaron la misma cara de ser algo complicado. Soul sonrió de medio lado. -...Todas, al mismo tiempo, señores.-

El gemido de terror se extendio como una plaga entre los soldados. La mirada de Maka tembló. -¡Pero eso es imposible, capitán!-

Soul sonrio entonces torcidamente. -¿Imposible dices, Hiro?- y hizo exactamente lo que ordeno como si fuera la tarea mas simple del mundo. Sus ocho frutas frutas se clavaron en el arbol, ante los ojos atonitos del grupo. -...Ahora es su turno.-

Asi, los hombres empesaron a intentar clavar la flecha con la fruta al arbol, mas la mayoria fallo estrepitozamente. Soul suspiro, negando con la cabeza, estando demasiado distraido como para darse cuenta de lo que Maka y Blair ahora intentaban hacer.

-Toma esto.- clavo una fruta en una flecha. -Asi sera mas rapido, solo debes clavar la fle... ¡Oh rayos!- y se escondio, dentro del kimono de la joven justo a tiempo en que el joven albino se detenia y miraba acusadoramente a Maka, con la flecha aun en sus manos y la fruta goteando de la punta.

Ella solo le quedo sonreír apenada de su futuro.


.

.

.

Día 3

-Muy bien señoritas... ¡Disparen!- y asi los quien sabe que cantidad de hombres en el peloton, lanzaron las piedras hacia el joven capitan, que con el equilibrio de una grulla, la agilidad de un tigre y la rapidez de un guepardo, bateo cada piedra lanzada contra el con la vara de madera en sus manos sin que el cubo de agua en su cabeza derramara ni una sola gota.

Bajo el agua de su cabeza y se lo entrego al primer soldado que paso frente a el...

Maka fue la victima. -Tu turno.-

La joven se detuvo entonces en donde un principio estuvo Soul, mascullando maldiciones mientras intentaba mantener equilibrado el cubo de agua en su cabeza. Y al parecer su capitan habia tenido compasion por ella, haciendo que solo tres hombres le lanzaran piedras...

Pero se dio cuenta de que en realidad no habia tenido demasiada compasion, ya que los tres hombres era Kid, Black*Star y Killik...

Las piedras volaron hacia ella, quien por inercia se agacho para intentar esquivar las piedras, haciendo que el cubo callera sobre ella, derramando su contenido en su cabello, rostro y hombros, cubriendole la vista mientras intentaba adivinar hacia donde venian las piedras. Tomo la vara, y como si llevara una bate de Baseball, empezo a golpear el aire. Termino por darle un buen batazo a la ultima piedra que le lanzaron... pero esta termino casi golpeando al capitan, que apenas y logro esquivarla. Le dedico una profunda mirada de odio, mientras la joven lograba sacar el cubo de su cabeza, mirando con temor hacia el grupo de soldados y el capitan.


.

.

.

-Tendran que cazar su comida de ahora en adelante.-

Esa fue la gota que derramo el vaso.

¡¿Como demonios iba ella a sacar a un pez del agua con solo sus manos?

Soul solo necesito meter su mano como un latigo dentro del agua, sacando de este un salmon que aun se retorcia.

Black*Star y Maka fruncieron al mismo tiempo. Se miraron por un s

egundo e imitaron el movimiento de manos de su capitan...

Pero para cuando Maka saco lo que fuera que hubiese agarrado, se dio cuenta de que no era un salmon en sus manos... sino el pie de Black*Star

-Oh... no otra paliza...


.

.

.

Dia 5

-Muy bien... ahora quiero que todas las Death Scythes den un paso al frente.-

Maka, Black*Star, Kid, Killik y otros dos jóvenes dieron un paso al frente. Soul levanto una ceja mientras Ox Ford anotaba algo en su tabla y el hombre de lentes en su otro lado levantaba una ceja divertido. -Vaya... veo que tenemos menos Death Scythes que en otras guerras, capitán... muchas mujeres han nacido en esta generación... es una lastima. En mis tiempos solo habian machos.-

Soul bufo ante el comentario del hombre de los pinchos. Las ganas que tenia de darle un buen puñetazo, porque si el supiera que el tenia una hermana menor... -Muy bien, el resto... continuara su entrenamiento común con el señor Ox Ford...- se sonrio internamente al ver el rostro de panico del pelon, que le dedico una mirada asesina antes de partir con el resto del ejercito, dejándolo junto al de lentes con cabello gris aseo y a los seis jovenes.

-Muy bien, caballeros. Se que en estos cinco días su entrenamiento ha sido duro... como por ejemplo tu, Black*Star... ¿Como se esta recuperando tu quemadura?-

El joven peliazul le dedico una mirada asesina. -...Un dios como yo se cura con facilidad...- pero con discreción se llevo una mano al trasero, acariciando su quemada nalga... una flecha ardiente se había clavado en un entrenamiento anterior.

Soul le miro con condescendencia. -Esta bien, viejo.- para luego retomar la compostura. -La cosa es, que al ser ustedes Death Scythes, necesitan un entrenamiento especial, por ello hoy los entrenara el caballero a mi lado. El doctor Franken Stein es una de las Death Scythe mas experimentadas, aunque ustedes deben conocerlo por ser el doctor del campamento.- se giro hacia el aludido. -Tu turno, viejo loco.-

El caballero dio un par de pasos adelante -Deben aprender a manejar su arma, como si fuera parte de ustedes mismos, pequeñas cucarachas. Una Death Scythe no es una simple arma, una Death Scythe tiene alma, una Death Scythe tiene su propia voluntad, y si su voluntad es menor que la de una arma... entonces sera mejor que se vayan regresando a sus casas, por que no sobrevivirán mas de cinco minutos...- La mirada aterradora que le dedico a los cinco jóvenes fue para congelares la sangre. -Empecemos primero con sus nombres y el nombre de su Death Scythe... tu, chico.-

El muchacho, de cabellos amarillos y ojos azules dio un paso al frente, sacando su arma. -Justin Law. Guree Death Scythe.-

El doctor asintio. -Ahora el siguiente.-

Ahora un joven de cabellos negros dio un paso al frente, sacando su guadaña. -Harvar D. Éclair, Kiiro Death Scythe.-

Fue el turno de Kid. -Death The Kid. Guiniro Death Scythe.-

-Killik Rung. Chairo Death Scythe.-

-Black*Star. Aoi Death Scythe.

Y la ultima fue Maka, pero ella estaba muda. Todas aquellas guadañas eran tan imponentes. La de Justin era como una cruz y la hoja se veia como una especie de guillotina, la de Harvar tenia la forma de un rayo en la vara, la de Kid... oh, la Kid era la mas interesante, eran dos guadañas identicas, y la de Black*Star tenia la forma de una una estrella en donde la vara se unia a la hoja...

La suya solo era una guadaña comun y corriente, no tenia nada en especial...

-Ma... Hiro Albarn... Kuroi Death Scythe.-

El jadeo de impresión saco a Maka de su pequeña depresión. Incluso el joven capitán y el doctor le miraba impresionados. -...¿Que? ¿Que pasa?... ¿Por que me miran asi?-

Stein levanto una ceja. -¿Estas conciente de la guadaña que tienes en tus manos, mocoso? ¿Estas en conocimiento de la historia y los poderes de esa Death Scythe.-

Ella levanto una ceja. -Pues... no en realidad... Mi padre jamas quizo contarme nada de ella.-

La mitad de los presentes quizo ahorcarla.

-¡Esa es la Kuroi Death Scythe! ¡La Kuroi Death Scythe!- le habia gritado Black*Star, sorprendido.

-Si... ¿Y eso que tiene?

Kid golpeo su frente con su mano. -¿Has escuchado la leyenda de las Death Scythe alguna vez, Hiro?-

-Eeeehh... no

-Se dice que hace muchos siglos atrás, un dios -asi como yo.- llamado Kuroi bajo del cielo al ver que las brujas estaban invocando a demonios infernales para que tomaran las almas de los mortales en la tierra y así volverse mas poderosas. Por ello, el dios asesino a noventa y nueve demonios y a una bruja fundiendo sus almas y creando un arma tan poderosa, que pudo acabar con todos los demonios y las brujas de una sola blandida. Esa arma fue llamada Kuroi Death Scythe en honor al dios, el ancestro del emperador.

Kid entonces corrigió a Black*Star. -Estas equivocado en un par de cosas, mi querido amigo asimetrico... y es que el creador de la Death Scythe no fue un dios... sino una diosa.- los presentes se giraron sorprendidos con aquellas palabras. -En lo segundo en que estas equivocado, es que el nombre de las Death Scythe no proviene del nombre de su creador, sino del terrible poder que esta lleva...- los ojos dorados que se habian mantenido cerrados se abrieron ahora para ver a Maka fijamente.

-Las Death Scythe como la mía y las demas son creacion de unos hechizeros amigos de la diosa, pero la tuya, Hiro, la tuya fue creada por la mismísima diosa. Su poder es sobrehumano por haber sido creada con noventa y nueve almas de demonio y un alma de una bruja, ademas de ser armada por el poder de una divinidad. Su poder era demasiado para ser blandido por un humano, y por ello, la diosa imprimió parte de su alma en la guadaña, por que si un humano llegaba a empuñarla... se volvería loco.

La rubia soltó un jadeo mudo-¿L-lo-loco?-

Entonces Franken hablo, acercándose a ella. -Tan loco como una cabra. La locura que habitaba en las almas de la bruja y los noventa y nueve demonios se fundió junto con la sangre en las manos de la diosa al momento de fundir las almas en una guadaña, creando un contenedor de locura, sed de sangre y de muerte con forma de arma, una guadaña con voluntad propia... se dice que solo la diosa Maka, al tener un alma, un corazón y una mente pura, era la única que podía utilizarla sin que se viera afectada por la voluntad sedienta de muerte de la Death Scythe. Ella contrarrestaba la locura con su "corazón comprensivo y su alma piadosa" o una cursilada así.-

Maka abrio los ojos de par en par, en parte por que la diosa tenia su nombre y en parte por lo que diría Soul a continuacion.

-Se dice que si el portador del arma se deja llevar por algún sentimiento impuro empuñando a la Kuroi Death Scythe, los demonios tomaran posesión de su alma, su mente y su cuerpo. Se volverá loco en un segundo.

-Oh rayos...- susurro, mirando su reflejo en la hoja de la guadaña. Soul continuo. -Bueno, demasiada palabrería. La cosa es, que ademas de ustedes hay dos Death Scythes por aqui. Uno es el doctor Stein... creo que ya lo conoces, Black*Star... el curo tu herida en el...

-¡NO LO DIGAS EN VOZ ALTA!

-Oh, si... lo siento. Este sigamos. Ademas del doctor, también yo soy una Death Scythe. Así que contamos solo con ocho Death Scythe... contamos con muy poco de nuestra arma secreta.-

Stein continuo -De ahora en adelante el trabajo para ustedes sera doble. Entrenaran con el resto del grupo, pero todos los días tendrán este entrenamiento extra. Aqui les enseñaremos a manter su mente y alma equilibrados, a como utilizar bien su arma... aunque hoy empezaremos por probar su fuerza física de una manera un tanto divertida...- una sonrisa siniestra cruzo los labios del doctor. -...Pelearan cuerpo a cuerpo con el capitán.-

Maka trago duro entonces, Blair solto una maldicion desde dentro de las ropas de la joven.

-Por que no vas tu primero... Kuroi Death Scythe.-

-¡¿QUE?- grito con su voz femenina, y al darse cuenta de aquello tosio y volvio a colocar su voz "varonil" -Perdón... Si señor.-

Killik y Black*Star intentaron aguantar la risa cuando la cara de la joven palidecio al ver que el capitan se crujia el cuello y los nudillos.

-Intentare no ser demasiado fuerte.- le aviso mientras se ponia en guardia frente a ella, quien imito su pose...

Solo duro unos tres minutos de pie, antes de que el albino la mandara contra uno de los arboles, donde Blair y Excalibur se escondian. La gata saco un paño con agua, exprimiendolo sobre el rostro lleno de moretones de la rubia. Ahora si estaba frita.


.

.

.

Segunda semana.

Estaba muerta.

Eso era todo.

No había podido comer, por su incapacidad de sacar un jodido pez del agua, no había podido dormir, por que los entrenamientos eran hasta altas horas de la madrugada por ser una Death Scythe. No había podido descansar, por que su mente, su cuerpo y su alma terminaban exhaustas con los entrenamientos de Stein. El cuerpo le dolía, no había un centímetro de piel que no tuviera un moretón o cortada. Estaba cansada...

Las dos cargas sobre sus hombros era como dos vacas atadas a una vara sobre ella en ese momento. A pesar de que sus compañeros estaban cansados tambien, aun podian con aquellos sacos, corriendo y alejándose. Ella apenas podia poner un pie frente a el otro, respiraba con dificultad...

Cayo al suelo, exhausta. Blair salio entonces de entre sus ropas, intentando ayudarla a levantarse junto con Excalibur, pero apenas pudo entreabrir los ojos. Pero cuando sintio que la pequeña pantera le soltaba y que una sombra se cernía sobre ella se obligo a abrir los ojos.

Soul estaba frente a ella. Le miraba con el ceño fruncido. Con esa mirada de "eres tan patético" con que la veía todos los días. Se inclino hacia ella, arrebatandole la vara con los sacos y montandolos en sus hombros para luego dejarla alli, abandonada.

Maka observo la espalda del joven alejarse, sintiéndose despreciable. Bajo la cabeza, derrotada.

.

.

.

-No puedo hacerlo.

-¡Claro que puedes, Maka! ¡Tu puedes!

-No, he dicho. No lo lograre nunca y lo sabes mejor que nadie.- siguió caminando, por fin había llegado al campamento de regreso. Su cuerpo entero dolía. Ya la luna se había posado en el cielo y todos se habían dormido.

-¡Se que tu puedes, has logrado llegar hasta aqui. Puedes hacerlo!.

Maka se giro a la mujer de cabellos violetas entonces, fulminándola con la mirada. -¡No puedo hacerlo! ¡¿Como quieres que llege a ser como ellos, siendo tan débil?-

Blair estrecho su mirada. -¿Acaso te estas rindiendo?

-¡Si, me estoy rindien...!- pero de pronto Blair desapareció en una nube de humo violeta, metiéndose bajo sus ropajes. Sintió una presencia a sus espaldas entonces. El joven albino que tenia por capitán le miraba fijamente con el ceño fruncido, en una mano... las riendas de Tamashi.

-¡Tamashi! ¿Que demo...? ¿Por que estas con el capitán?- le pregunto al caballo, mas fue Soul quien le respondio.

-Se fue mientras tu venias hacia acá.- dejo las riendas en las manos de la joven. -...Opino que tu tambien deberias irte de una vez.

-Oh, si... ya voy de regreso a mi...-

-No. Me refiero a que te largues de aqui.-

Los ojos verdes de Maka se abrieron de par en par -...¿Que?...-

-No tienes fuerza ni siquiera para levantar un grano de arroz. No tienes la agilidad ni siquiera para esquivar una piedra. No tienes valor ni siquiera para matar a un vil insecto. No tienes nada... La guerra no es para debiluchos, Hiro... La guerra es para hombres...- Maka tembló. ¿Acaso había descubierto que era una mujer? -Y tu, Hiro... tu eres un niño. Y yo no quiero niños debiles en mi ejercito. Asi que has un favor a mi y a ti mismo.- Se dio la vuelta y empezo a caminar. -Vete a casa.

Ella solo pudo bajar la cabeza, mientras detenía a Blair de ir a "darle su merecido" al albino. Suspiro, aguantando las ganas de llorar ¿Era tan débil como Soul decía?... Tomo a Tamashi y se giro para regresar a su carpa.

Una gran sombra paso a su lado. Abrio los ojos y observo ante ella entonces. El enorme poste de madera se erguia imponente con la flecha aun clavada en la punta. A sus pies, los dos aros de oro.

-Maka.-

Una nueva determinacion le lleno de pronto el cuerpo. Miro a la flecha y luego a Blair que se había sentado a su lado. -¿Yo podria...?-

-No, Maka... Tu no podrías. Tu puedes hacerlo.-

Miro a Blair con un extraño brillo en los ojos, mientras se giraba hacia el poste. Fruncio el ceño, recordando entonces porque se habia unido realmente al ejercito. Ella le daria honor a su padre. Ella demostraria que era fuerte...

Ella haria que ese Soul Eater y el resto del campamento se metieran sus palabras por donde les entraran.

Ato los aros a sus muñecas, luego se lanzo al árbol... pero cayo de regreso al suelo por el peso de ella misma y de los aros. Entonces observo los aros. ¿Como hacer para subir con ellos?... Una idea cruzo entonces por su mente. Ato los aros alrededor del tronco... y empezo a subir.

Ella le demostraria a Black*Star que podia ser mas grande que él.

Subió un par de metros y resbalo un poco, los primeros rayos del sol salían. Ella ni siquiera se inmuto de que Kid había salido de su carpa, y que ahora la observaba sorprendido.

Ella le demostraría a Killik que no era tan torpe como él decia.

Le dolía demasiado el cuerpo, empezaba a sudar a mares, el primer rayo de sol le dio en los ojos, los soldados empezaban a salir de sus carpas.

Ella le demostraría a Kid que podía ser tan inamovible como él.

Los -¡Tu puedes, cara de arroz!- de algunos hombres empezaron a resonar por los alrededores, el mocoso de Hiro estaba a pocos centimetros de la flecha. Entonces resbalo una vez mas. Un sonoro gemido general aparecio, pero Maka logro mantenerse en su sitio. Ella no se rendiria, ella no perderia, ella no se dejaria vencer.

Ella le demostraría a Soul Eater que podía ser mas valiente, mas fuerte, mas ágil, mas valerosa que él... sin tener que ser un hombre.

.

.

.

Ella otra vez. Era la tercera vez que soñaba con ella en esa semana.

La joven rubia se mantenía sentada sobre la piedra a la orilla de un riachuelo en medio de un jardín que él no conocía, su sombrilla permanecía abierta sobre su hombro, pero podía ver claramente como las largas coletas rubias caían por su espalda hasta reposar sobre la superficie de la piedra.

-¡Oiga, usted!- le grito, haciendo que la chica se girara a verlo con sus ojos jades brillantes, en los cuales termino perdiéndose por un momento. Se dio una cachetada mental y troto hacia la chica quien le siguió observando hasta que ya se encontraba a pocos centímetros de ella.

-Capitán.- dijo mirándole con curiosidad.

-¿En donde estamos? ¿Que hace usted aquí?-

-Creo que eso debo preguntarle yo a usted... es su sueño, después de todo.- le respondió extendiendo su mano sobre la piedra. -Siéntese, creo que esta algo cansado.-

Soul le miro como si tuviera un tercer ojo mientras se sentaba. -¿Por que se comporta así?-

-¿Como me estoy comportando?- pregunto curiosa

-...Amable... Demasiado.

Ella le sonrió de nuevo, sus sonrisas le iluminaban los ojos al joven albino. -Cada pregunta que se hace debe saber responderla, capitán. Es usted el dueño de este sueño. En su mente debe de haber querido verme de esta manera.-

Soul coloco una mueca. -Pero no creo que realmente usted sea así, señorita.-

Ella amplio su sonrisa. -Tutéame, por favor. Estamos en confianza aquí...- su sonrisa dudo por un segundo. -...creo.-

-¿Como estaría en confianza contigo, si ni siquiera se tu nombre?

Ella se acerco entonces un poco a él, lo suficiente como para que el joven capitán se sonrojara, pero ella jamas dejo de llevar esa inocencia en sus ojos. -Tu corazon me pertenece... creo que eso es suficiente para sentirte confiado... Y mi nombre... mi nombre es... ¡HIRO!-

Los gritos de los hombres lo sacaron de su sueño.

-¡TU PUEDES HIRO!

-¡SOLO UN POCO MAS, MUCHACHO!

-¡ESO ES HIRO!

Soul gruño al escuchar el alboroto. -...Maldito mocoso... Hiro...-

Entonces los gritos pararon. Levanto una ceja, extrañado. Se levanto y camino fuera de su tienda...

Una flecha se clavo a sus pies apenas el termino de salir. -"¿Que demo...?"

Los gritos de victoria de los hombres le hicieron girarse hacia el enorme poste, donde en su cima, el joven rubio sonreía tranquilamente con las ropas bañadas en sudor y algunos mechones fuera de sitio. -"Lo... ¡Lo logro!"

Entonces su mirada verde se fijo en él, dejando ver una sonrisa timida que luego se convirtió en una arrogante. Se levanto sobre el poste sin perder el equilibrio, colocando sus manos en la cintura. -¡¿AHORA QUIEN ES EL HOMBRE, SOUL EATER?

El joven capitan solo atino a soltar una sonrisa torcida. Estaba orgulloso.

De allí... otras dos semanas paso. Y por extraño que pareciera todo empezó a mejorar.

-¿Que pasa niños? ¿Cansados? ¡Vamos, son un par de metros mas!- El joven rubio corría de espaldas al camino con seguridad, encabezando al grupo de hombres que le miraban con una media sonrisa, sabiendo que aquel mocoso no tenia remedio.

-¡Oye, niño tonto, que vas a resbalarte si sigues corriendo así con esa carga en los hombros!- le grito Soul que también corria detrás de él. Este de respuesta le saco la lengua, girandose y apretando el paso.

Llegaron al lugar de entrenamiento de Death Scythes entonces. Harvar, Justin, Kid, Black*Star, Killik, Franken, Soul y Hiro se detuvieron alli. El albino dio un paso adelante, parandose frente al ojiverde. -¿Una pelea, muchacho?

El sonrió. Pero su sonrisa fue extraña para el joven capitán. Cada día que pasaba, ese joven se parecía más y más a la chica de las coletas. Eso...

O Hiro jugaba para el otro bando, porque esa sonrisa era demasiado delicada para ser de un macho...

-Con gusto, Soul.

Tambien la confianza entre el capitán y el "Spartoi" como le había llamado Soul a Hiro, Kid, Killik y Black*Star; se había vuelto mas fuerte.

Los dos hombres se pararon uno frente a otro, en guardia. Ella sonrio de lado y el torcidamente, antes de que empezara a lanzar golpes contra él. Uno, dos, tres golpes, pero su contrincante los esquivaba con agilidad y gracia en sus movimientos.

Definitivamente era medio raro ese Hiro...

Y una patada lateral lo mando contra el suelo, desencajandole la barbilla. El muchacho, en vez de sonreir triunfante, se lanzo a su lado. -¡Soul! ¡Soul! ¿estas bien?- le pregunto preocupado.

Este se acaricio la barbilla mientras sonreía orgulloso. -Viejo... estas listo..-

El solo atino a sonreír. Estaba listo.

¡Estaba Lista!

...¿Estaba lista?...


Bueno... después de una eternidad para actualizar... ¡lo he fucking logrado! ¡FUCK YEAH!

Se que en esto no hemos avanzado demasiado, pero realmente estaba un poco cansada por este capitulo, ya que no habia logrado conseguir narrarlo apropiadamente, y aunque he conseguido una manera un poco mediocre de hacerlo... lo hice y eso es lo que cuenta ¿No?

No... XD

Bueno, sin mas que agregar... tan solo espero que les haya gustado :D

Si me dejan un review, juro que les regalare sus merecidos vasos de agua :DD XDDD

Nos vemos luego!

Sayonara!