Desclaimer: los personajes excepto algunos son de Stephenie Meyer, la hitoria es mía y los demás personajes


Epilogo

POV. Anna

Me encontraba en la nueva casa donde vivíamos, Edward se había empeñado en que viviéramos con él y bueno era lógico, después de su boda era obvio el que quisieran vivir juntos.

Baje a la sala y me encontré con mi mamá sentada viendo la televisión, al parecer Edward no se encontraba.

-hola ma, qué haces?-

-hola cariño, intento ver la televisión pero no hay nada que me interese-

-y Edward?-

-salió a comprar algunas cosas, ya no ha de tardar-

-bien, estoy algo aburrida mamá-

-bueno dime qué quieres hacer?- me sugirió mi mamá

-bueno por qué no vemos los álbumes de fotos, quiero recordar cada momento de la boda-

-buena idea cariño, iré por ellos- mi mamá se levanto dificultosamente con su panza de embarazada de casi nueve meses, sí mi mamá esperaba un bebé de Edward y yo no podía estar más feliz de tener pronto una hermano.

-mamá quédate sentada, yo iré por ellos- mi mamá bufo y se equilibro, la ayude a que se estabilizara

-cielo, estoy bien, llevo todo el día sentada me hará bien caminar un poco, mejor ve por un poco de limonada a la cocina, yo no tardo nada-se dirigió a la biblioteca de la casa, corrí a la cocina por la limonada que se encontraba en el refrigerador, estaba sirviendo el segundo vaso cuando escuche un grito de mi madre.

-Mamá! Mamá!- estaba recargada en la pared, había tirado los álbumes y tenía una mano sobre su abultado vientre.

-tranquila cielo, estoy bien es sólo que…- se quedo callada e hizo una mueca de dolor.

-mamá qué te sucede? Ven, es mejor que te sientes- con cuidado la ayude a llegar hasta el sillón.

-son sólo contracciones mi amor, estoy bien, pero será mejor que llames a Edward- salí corriendo por mi celular en la planta alta y baje en menos de dos minutos. Sonó dos veces antes de que contestara

-qué sucede Annie?-

-es mi mamá, bueno más bien el bebé-

-qué sucede, qué les pasa?-

-tranquilo Ed, tiene contracciones muy fuertes pero no son tan seguidas así que sólo apresúrate de acuerdo-

-ya estoy en camino- pude escuchar cómo chirriaban las llantas antes de que colgara.

Las contracciones se hacían cada vez más seguidas, pero trataba en lo que pudiera a que mi mamá se tranquilizara.

-respira mami, tranquila respira, cómo nos enseñaron en el taller- ahora agradecía que Alice me haya recomendado acompañar a mi madre en talleres para el parto. En diez minutos Edward recorrió un camino de veinte.

-Bella, amor, ya estoy aquí, Annie por favor la maleta está en la biblioteca, ve por ella mientras llevo a tu mamá al auto- asentí y salí por la maleta, mi madre ya estaba instalada en la parte trasera del auto, vi un charco de agua en la entrada de la casa, mi mamá había roto fuente. Edward arranco y salimos rumbo al hospital de Forks.

-tranquila mamá, tranquila, ya casi llegamos, respira, eso profundamente, no sueltes mi mano- mi madre soltó un grito de dolor y apretó más fuerte mi mano

-Bella, tranquila amor ya casi llegamos- trato de calmarla Edward

-Por tu propio bien Culle espero que sea así o tu hijo o hija nacerá en tu preciado volvo- lo amenazo nuevamente, Edward acelero un poco más.

-mamá, aprieta mi mano-

-gracias cielo, te quiero, acelera Cullen!- desde que habíamos salido de la casa y había roto fuente mi madre había estado así, agradeciéndome las atenciones y gritándole a Edward.

Por fin llegamos, entramos por urgencias donde tendieron una camilla rápidamente para mi mamá.

-Edward amor no me dejes, Anna cariño tú tampoco-

-Aquí estamos amor- le aseguro Edward por los dos, al entrar a la sala de parto nos colocaron todo lo necesario para poder permanecer en la sala.

-Bien Ed, listo para ser papá de nuevo?- me sonrió y me abrazo paternalmente

-estoy tan feliz Anna-

-lo sé, yo también- nos reunimos con mi madre y entro el doctor.

-Bien Bella parece que estás lista para pujar, dale la bienvenida a tu nuevo bebé- mi madre comenzó a pujar, por decisión de ella no le habían dicho el sexo del bebé a nadie, tome su mano y veinte minutos después el nuevo miembro de la familia llego.

-parece que tenemos una hermosa niña- anuncio el doctor levantando a la bebé, se la llevaron para limpiarla y después se la entregaron a mi mamá.

-Bella, amor es preciosa- Edward estaba que no cabía de la felicidad, deje que se besaran a gusto mientras yo contemplaba a mi hermanita, era muy blanquita, con un poco de cabello del color de Edward y con sus mejillas sonrojadas, poco a poco abrió los ojos dejando ver unos ojos idénticos a los de mi madre, idénticos a los míos.

-mamá, gracias por mi hermana, es hermosa-

-cariño, gracias a ti por ser una hija tan buena- beso mi frente y sentí como derramaba algunas lágrimas

-vamos mamá no llores, ya no tienes el pretexto de las hormonas- Edward y ella rieron, después me tendió cuidadosamente a la bebé, era tan hermosa.

Edward salió para anunciarles a todos los demás miembros de la familia, quienes ya habían sido informados de la llegada del bebé.

-señorita, llevaremos a la señor Cullen a su habitación, necesitamos que salga- asentí hacía la enfermera y le entregue a otra a mi hermanita

-nos veremos pronto mamá-

-de acuerdo cielo, te amo-

-yo también te amo mamá- salí para encontrarme con mi abuela quien lloraba de felicidad, ahí también se encontraban Esme, Carlisle, Brit, Aitor, Alice, Jasper, los gemelos y Edthon quien me abrazo y me dio un leve beso, lo diría, jamás me cansaría de sus besos.

Todos me felicitaron por mi hermana y un poco a lo lejos llegue a escuchar la voz de mi tío.

-Capuchina!-

-Tío oso!- me cargo y me dio unas cuantas vueltas por los aires.

-te he extrañado-

-y yo a ti Tío ropero-

Salude a Rosalie y a su pequeña bebé de dos meses, después de unos minutos nos dijeron que podíamos pasar a ver a mi mamá, tenía en sus brazos a la pequeña quien dormía profundamente.

-vaya Thinker- Bells, es hermosa-

-gracias oso y gracias por estar aquí- le dijo apretando su mano

-dónde más estaría hermanita-

-bien y como se va a llamar?- pregunto Alice quien se había acostado junto a mi mamá, ella a su vez compartió una mirada cómplice con Edward.

-bien, si Esme y tú mamá nos lo permiten, quisiéramos usar sus nombres- mi abuela era un mar de lágrimas pero aún así asintió. Esme ya estaba igual.

-Se llamara Renesmee-

-Renesmee? Bueno qué tienen ustedes con la combinación de nombres? Así sus hijos nunca serán normales- dijo mi tío oso refiriéndose a Edthon, la bebé y a mí obviamente

-Renesmee es perfecto- le dije a mi madre acercándome y dándole un beso a ella en la mejilla y uno en la frente a mí hermana.

Tiempo después

-Pepie, necesitas ayuda?-

-no hija, adelántate y lleva a Nessie adentro, tu mamá ya debe estar ansiosa-

-es cierto- le dije riendo, le quite los seguros del asiento a Nessie y la levante

-vamos Nessie, vamos con mami- la pequeña me sonrió y extendió sus bracitos, no podía estar más preciosa, su cabello broncíneo se acomodaba en perfectos bucles, su piel blanca y sus mejillas sonrojadas la hacían ver adorable, sus ojos eran tan iguales a los de mi mamá y míos.

Entramos a la gran casa que mi tío oso había comprado en Forks, me dirigí al cuarto de Rosalie y Emmett donde seguramente se encontraba mi madre, estaba en lo correcto.

-Cariño por favor déjame terminar de peinarte- le decía a su pequeña hija de un año.

-hola mamá, hola tía- mi mamá me dio un beso en la frente y tomo a Nessie en brazos.

-Hola linda, te ves preciosa- me saludo mi tía, yo llevaba un vestido corto y sencillo de color azul fuerte, mi madre llevaba un vestida azul igualmente pero eléctrico, mi hermanita llevaba un bonito vestido amarillo que resaltaba el color de su piel.

-Gracias tía, tú también estás increíble, al igual que la pequeña Lena- la bebé volteo su carita y me sonrió con sus pequeños dientecitos. Rosalie llevaba un vestido blanco y la bebé llevaba un vestido rojo con lunares negros.

-se vería más bonita se me dejara terminar de peinarla- la reprendió suavemente mi tía, mi madre se había ahorrado ese dilema colocándole sólo una diadema a mi hermana.

-déjame ayudarte- Nessie siempre dejaba que la peinara al igual que Helena. Termine sus pequeñas coletitas y le coloque unos moños que iban a juego con su vestido.

-no es justo que siempre coopere contigo-

-Rosalie McCarthy se está quejando- en la puerta de la habitación se encontraba mi mejor amiga y hermana Britany, junto con su novio y quien también era mi mejor amigo Aitor.

Mi tía se fue sobre su hija, siempre sucedía eso, Aitor comenzó a hacerle caras a Lena, unos minutos después llegaron mi tío y Pepie, ambos abrazaron a sus esposas y a sus bebés.

-hija, Edthon está en su habitación- me dijo en un susurro Edward mientras nadie se daba cuenta

-Gracias Pepie- le di un beso en la mejilla y salí de la habitación sin que nadie se diera cuenta.

Conocía aquella casa y cada una de sus habitaciones, Brit y yo vivíamos con mi madre y Edward, Edthon vivía con Rosalie y Emmett, así se había acordado aunque siempre que queríamos Brit y yo pasábamos unos días en casa de mí tío al igual que Edthon se quedaba unos días en nuestra casa siempre que lo pedía.

Entre en el cuarto que estaba junto al mío.

-Hola amor- me saludo mi novio, aún no podía creer que semejante chico fuera mío.

-Hola- lo salude

-te ves preciosa- me sonroje como era mi costumbre

-Gracias, tú igual, te ves genial- y era en serio, se veía totalmente apuesto.

-nada, ni nadie es mejor que tú- me tomo por la cintura y me beso suavemente pero con mucho amor, cuando nos separamos me jalo ligeramente hacía su armario, busco entre sus cosas y escondió algo en su espalda

-quería darte esto desde hace tiempo pero no sabía cuando- saco una cajita de terciopelo negro, la tome y la abrí. Dentro de ella se encontraba un hermoso dije en forma de sol con un topacio incrustado en él, era idéntico al color de sus ojos. Tomo la cadena donde llevaba colgado el dije de mi padre y lo coloco junto a él, los dos juntos se veían perfectos.

-es perfecto-

-sí que lo es- acepto y volvió a besarme llenos ambos de emoción.

-Feliz cumpleaños a ti! Feliz cumpleaños a ti! Feliz cumpleaños querida Helena, feliz cumpleaños a ti!- cuando terminamos de cantarle el feliz cumpleaños a la pequeña, ella soplo la única velita de su pastel.

Todos pasaron a abrazarla y hacerle mimos, obviamente también a dejarle sus regalos, ella los tomaba llena de alegría, los agitaba y luego lo aventaba al aire por lo cual mi tío se veía en la obligación de atraparlos para evitar que se rompieran.

Helena McCarthy Hale era una preciosura, sus risos obscuros de mi tío, la piel blanca y los ojos celestes de mi tía Rosalie en ese pequeño rostro de muñeca.

La música comenzó a sonar y varias parejas pasaron a la pista de baile que se había montado en el jardín, incluso mi tía Alice con sus cinco mese de embarazo baila con el pequeño Alec mientras que mi tío Jasper bailaba con Jane.

De las personas que conocía estaban Ángela y Ben quienes jugaban con su pequeño niño de casi dos años, Tomas.

Mi abuela balaba con su novio de hace tiempo, Phil. Brit sostenía a Lena entres sus brazos mientras Aitor bailaba alrededor de ellas y le hacía caras graciosas a Helena.

Edthon y Pepie jugaban con Nessie, mis abuelos Esme y Carlisle bailaban animados al igual que Rosalie y mi tío oso.

La escena era sin duda hermosa y llena de alegría.

Alguien me abrazo por los hombros e identifique a mi mamá inmediatamente.

-Eres feliz mi niña?-

-Por supuesto que lo soy mamá-

-no extrañas cómo eran las cosas antes?- lo pensé un poco

-No, no lo creo, ahora todo es mejor, tengo a mis hermanas Brit y Nessie, tengo a Edthon, tengo a Aitor quien algún día será mi cuñado y casualmente es mi mejor amigo también, ya no sólo tengo a mi tío oso, ahora tengo a mis tías Alice y Rose, a mi tío Jazz igualmente, además de mi abuela Renee tengo a Phil, Esme y Carlisle, a Charlie que también nos cuida, tengo a mis primos Alec, Jane y Lena, Ángela y Ben son como mis tíos igualmente, tengo a mi padre conmigo siempre- afirme tomando entre mis manos mi dije

-Tengo a Pepie que me quiere como a su hija y te tengo a ti mamá, además ahora tú eres feliz, muy feliz y eso es algo invaluable para mí-

-siempre me tendrás contigo mi niña, siempre a tu lado-

-siempre juntas mamá- después de esas tres palabras nos fundimos en un abrazo madre e hija lleno de amor.


Bueno aquí está el final de nuestra historia, no saben las emociones encontradas que tengo, primeramente porque me ha tomado casi dos años el terminar esta historia y bueno ahora aquí el final, espero que les agrade, sus vidas continúan ahora, bueno hago aclaraciones: Pepie sería como la combinación de Eddie y Papá: Pepie. Bueno en cuanto al embarazo de Bella y Rose, ellas tuvieron a sus hijos muy jóvenes, yo tengo una tía que a sus 38 años tuvo un hermoso bebé sano y sin problemas al igual que una vecina así que sus embarazos son totalmente posibles, bueno esto fue JUNTOS.

Bien quiero agradecer a : Romby, Ellibelycullen, cintygise, camela, blapagu, Dulce sangre azul, Loquibell, Kristel01, hildiuxc, MaRiia (quien publico la historia en su blog), cristiheca, eliibellycullen, rosesme, Cullen-21-gladys, DuLce aMoR, nany87, fanfiction. comishiio95, Emilia cullen, y Ara.

Gracias a ustedes hermosas que me apoyaron y me siguieron con sus comentarios y buenas vibras, a aquellas que no mencione y que también me ayudaron y apoyaron con alertas y favoritos, son unas linduras y gracias a ustedes este Fic continuo y llego a este punto, miles de gracias y todas la buenas vibras.

Para las que siguen mis demás Fics pronto estaré actualizando "Vida" y "tu pareja, mi verdadero amor" nuevamente miles de gracias y si gustan leer alguna de mis otras historias ahí tendrán a su escritora de siempre, miles de besos y espero pronto nos sigamos leyendo, An.