Disclaimer: los personajes de Harry Potter son propiedad de JK Rowling, yo los utilizo con afán de diversión y sin ánimo de lucro.


Trenza

Hermione se pasea como si nada por Grimmauld Place con esa actitud altiva de mojigata que no ha roto un plato en su vida y la melena marrón tierra domada en una larga trenza. Va con los tomos de pociones apretados contra su pecho mientras la piel de su rostro se dedica a brillar y el castaño de sus ojos atraviesa la cordura de cuantos la ven pasar.

Tan cándida, tan buena, tan recatada… Debería ser en sí un pecado, debería llevar un gran cartel de neón que dijese "no tocar". Es peligrosa y se mueve, y las cosas peligrosas que se mueven tienen que controlarse.

Que la jodan.

Sirius está harto de ella. De ella y de su risa y de su voz y de su olor a limón y de su apariencia de muñeca de porcelana. Y ojalá se atreva algún día a traspasar la barrera invisible que parece separarles y entierre las manos en su pelo suelto –libre de la dichosa trenza de niña pequeña- para besarle la boca y hacerle el amor a su cuerpo.

Puede que ella después le cruce la cara y se recoja el cabello de nuevo –la trenza, siempre la maldita trenza-, y se marche enfurecida o llorosa con la inocencia mutilada, y su puta trenza ondeando tras ella, pero habrá experimentado lo que ningún hombre le va a ofrecer nunca: verdadera devoción.

Mientras tanto, Sirius Black prefiere mentirse a sí mismo pensando que no va a ser esa su reacción, aunque no haya mayor mentira que repetirse una y otra vez que se va a atrever a tocarla.

Y desde el rellano de la escalera vuelve a verla cruzando el salón acompañada de las risas de Ron y Harry, y desea que muera y lo deje vegetar tranquilo en su cuarto, mascar su propia ira para pasar el rato y sumirse en el recuerdo de tiempos mejores.

"No existas más, deja de torturarme".

Durante la cena, en medio de la conversación animada, la ve entre Tonks y Molly acariciando a su gato –un gato con suerte, sin duda- y mesando su trenza, abriendo sus labios en una sonrisa como la más roja de las rosas al amanecer, y siente que no puede más. Murmura una disculpa ininteligible y se retira a su habitación a seguir llorando por dentro.

Ella y su trenza deberían estar prohibidas.


Reviews, s'il vous plaît?