Declaimer: Hetalia no me pertenece, es propiedad de un mangaka que no me atrevo a escribir su nombre por miedo a equivocarme y porque me da pereza buscarlo xD.

A/N: Esto es una conversación que se me ocurrió de ociosa, están algunos personajes de Hetalia, principalmente los que más me llaman la atención y/o inspiran. Espero que les guste aunque en realidad no tiene ninguna otra finalidad más que divertirme en mi ocio xD.

27/08/11: Este es el asunto, hace un tiempo recibí un review de un usuario que me informaba que este fic estaba siendo criticado en un sitio llamado 'malosfics', después el administrador del sitio o sector (no sé en realidad qué es del sitio) se dignó en avisarme; leí las críticas con la intención de aprender algo nuevo y mejorar, pero simplemente me pateó el cómo criticaban estos usuarios, ellos se llaman entre sí 'viboritas' y al fic en discusión 'galletita' y están dispuestos a criticar los fics como si ellos fueran quienes para hablar.

No me gustó descubrir que una de mis historias estaba siendo 'digerida' en ese sitio porque en ninguno de los pocos review que el fic había recibido alguien me había dicho: 'Oye no me gustó tu fic por blabla'. Si hay alguien a quien no le gusta lo que escribo le agradecería que me lo dijera directamente a mí en vez de difamarme en cualquier otro sitio, o sea, que sirva de algo el que se pueda comentar en este sitio sin importar si eres usuario o no (en parte por eso me hice una cuenta aquí).

Lo único que quiero decirte lector es: si mi forma de escribir este fic u otros te ofende o simplemente te confunde te agradecería que me lo dijeras para poder darme cuenta de dónde estoy fallando y de paso aprender algo nuevo para no volver a equivocarme. Si sé que es difícil dar y recibir críticas, pero aunque me cueste sé escucharlas (en realidad aquí las leo XD) siempre y cuando el vocabulario usado sea cortes, o sea, si me dices 'tu fic es una m***da porque...' yo no lo voy a considerar por el simple hecho de insultar mi trabajo y por consiguiente a mi persona.

Creo que eso es todo lo que quería decir sobre el asunto. Ahora un par de ACLARACIONES:

Sobre la narración: No describo mucho el lugar ya que eso es lo menos importante, quise darle la libertad al lector de imaginárselo como quiera y donde quiera, si no le gusta este modo pues le digo que se ha equivocado de fic.

MarySue: Soy nueva con este término y no lo conozco bien, pero parece que es eso lo que estoy haciendo en este fic, soy yo la que está interactuando con los personajes, si te molesta este tipo de historia pues tienes el botón 'atrás', 'cerrar ventana/pestaña' y 'review this chapter'.

Creo que eso es todo lo que tengo que advertir, si vas a leer la historia te ruego que tengas presente lo anterior y espero que te diviertas.


(...)

El lugar de reunión estaba listo, la mayoría de los invitados ya había llegado, la música estaba puesta y la comida que cada país había traído estaba acomodada en la mesa.

- ¿Ve~? –Preguntó un italiano con cierta preocupación, pero no recibió respuesta alguna- Ve~ –volvió a llamar la atención, pero otra vez no recibió respuesta- ¡Ve~! –terminó por gritar.

- ¿Ah? Ah... Hola Feliciano –sonreí levemente.

- Hola Marii, ¿qué te sucede? Estás rara –me preguntó demostrando en su cara cierta preocupación.

- ¿Yo? No, nada. ¿Qué me puede estar sucediendo? –miré a otro lado mientras reía.

- Concuerdo con Feliciano, estás rara, por favor dinos que te sucede –se metió Ludwig.

- Pero si no es nada importante, se los juro –sacudo mis manos en señal de negación.

- Entonces si hay algo –apuntó Alemania.

- ¿Eh? ¿Y quien lo dice?

- Tu misma –interrumpió España.

- ¿Tío Toño? ¿Por qué dices eso?

- Venga tía, soy España, ¿cómo la nación de la pasión no va a notar cuando la hija de una de sus ex colonias se encuentra mal? –se acerca a mi y me abraza por atrás acomodando sus brazos alrededor de mi cuello- Vamos, cuéntale al tío Toño, tu sabes que en mi se puede confiar.

- Tío, te aseguro que no es nada.

- Venga Marii, cuéntame, cuéntame.

- ¿Qué sucede aquí, por qué están todos discutiendo? Hola Marii –preguntó alguien que recién se metía al círculo.

- ¡Oh! Hola Arthur. No te preocupes, no es nada.

- Pues a mi no me parece nada –remarcó Alemania-, Marii está actuando raro.

- ¡Lud, no digas eso por favor! Déjame tranquila, no sucede nada –le reclamé.

- Vamos Marii, cuéntanos, cuéntanos –insistió el español aún abrazándome.

- Arthur, sálvame –le rogué.

- Perdóname Marii, pero también veo algo raro en ti –dijo sacando una piedra del bolsillo.

- ¿Qué planeas hacer con eso?

- Analizarte, si tú no nos dices lo que sucede la piedra lo hará.

Arthur se prepara para ver a través de la piedra cuando alguien pasa bruscamente por atrás suyo provocando que se le cayera y rompiera en muchos pedazos.

- ¿Quién fue el bruto? –se dio media vuelta.

- ¡Ha ha! ¿Qué sucede aquí? –sonrió el gringo haciéndose notar de inmediato.

- América, ten más cuidado, acabas de romper mi piedra mágica –reclamó el ingles.

- Pero Artie, pensé que tú ya no creías en esas patrañas.

Alfred empezó a reírse estruendosamente de Arthur mientras éste lo regañaba.

- ¿Y tú que haces aquí? –pregunté hostilmente de la nada.

- ¡Ha ha! –Rió chillonamente- Vengo a ver cual es la conmoción, el hero los salvará –guiñó el ojo.

- Pues no necesitamos a ningún hero –le regañé con la mirada-. Ahora ándate.

- ¿Qué te sucede Marii? –Preguntó el inglés defendiendo a su ex colonia- ¿Por qué te estás comportando así con Alfred?

- Perdóname Arthur, tú me caes muy bien, pero no soporto a Jones.

- ¿Por qué? –preguntó muy sorprendido.

- No soporto su actitud de I am the hero always.

- Oye Marii, cuida lo que dices, tu no puedes...

- ¡Ha ha! No te preocupes Artie, todos saben que ella no me odia. Ella es como tu, ambos me aman con todo su corazón –dijo interrumpiendo al ingles mientras acomodaba su brazo derecho por mi espalda posando firmemente su mano en mi hombro derecho.

- No me toques escoria norteamericana –lo miré con cara asesina.

Un silencio incomodo llenó la sala, todos podían sentir mi odio hacia el norteamericano, pero el ambiente se puso pesado junto con la sorpresiva aparición de una figura alta.

- Kolkolkol –dice Rusia liberando un aura oscura- ¿qué sucede aquí?

- ¡Iván! ¡Hola! –Salté a sus brazos, pero como soy muy chiquita él se agachó y rodeándome con sus brazos por la cintura me toma y levanta dejándome acomodar mis brazos alrededor de su cuello- ¡Iván, ha pasado tanto tiempo!

Los demás países, sorprendidos ante mi reacción, quedan boquiabiertos.

- ¿Se conocen? –preguntó el español con miedo.

- ¿Cómo no voy a conocer a esta милая девочка (dulzura de niña)? Ella investigó mi historia sin los prejuicios que los cerdos norteamericanos han hecho sobre mi cultura y preguntó por mí sin sentir miedo.

- A mi siempre me llamó la atención la historia de Iván –comenté aún colgada de su cuello- y, a diferencia de muchos, nunca lo vi como un enemigo o alguien a quien temer. Gracias a Hetalia me acerqué más a él –terminé de decir con una sonrisa.

- Hace poco todos decían que estabas rara, ¿qué sucede Marii? ¿Acaso quieres ser uno conmigo? –me preguntó el ruso.

- Iván, tu sabes que en cuanto pueda aprenderé tu idioma e iré aunque sea de vacaciones a tu país. Pero ahora estaba un poco amargada al pensar que tal vez no llegarías.

- ¡Que tierna eres~! Pero ya legué, no tienes que pelear con nadie... Em, ¿qué hace ese cerdo norteamericano aquí? –preguntó mirando con evidente desprecio hacia Alfred.

- Eso mismo me preguntaba yo. ¿Por qué aún estás aquí?

- Cuando escuché que los países se reunirían, sospeché que se había perdido mi invitación y que todos se desilusionarían sin la presencia del hero.

- Eso debería decirlo yo –dijo el prusiano que recién llegaba.

- ¡Gil! Llegaste.

- Obvio, sin el awesome yo ustedes estarían muy aburridos.

- Te gustaría que eso fuera verdad –respondieron algunos países a coro.

- ¿Lo trajiste? –pregunté bajándome de los brazos de Rusia.

- ¿Qué cosa? –preguntó Ludwig de inmediato.

- La cerveza West, obvio que sin ella esta fiesta no seria tan awesome. ¿Por qué te negaste a traer?

- ¡Porque Marii aún es menor de edad!

- ¿Y? –preguntaron a coro Prusia y Rusia.

- No me digas Rusia que tu...

- ¿Trajiste el vodka verdad? –pregunté mirándolo con ternura.

- Claro, aquí está –dijo levantando la bolsa que colgaba en su brazo.

- ¡Marii! –gritó Alemania.

- Descuida Lud, aunque no lo parezca tengo mucha resistencia al alcohol.

- Ese no es el problema... –intentó reclamar Ludwig, pero se calló al notar que era en vano.

Finalmente, junto a Gilbert e Iván nos fuimos a la mesa y preparamos algo para tomar.

- ¿No me digas Marii –empezó Prusia- que estabas molesta porque no habíamos llegado con el alcohol? Kesesesese.

- No estaba molesta, solo estaba aburrida.

- Eres una нахалка (bribona) ¿lo sabías? –rió Iván.

Al lado de la mesa me quedé con ambos países, riendo y hablando de cualquier cosa mientras los demás miraban asustados a un sonriente ruso.

(...)


A/N: ¿Y qué les pareció? Sí, el ocio es grande xDD En realidad quería escribir un fic de Hetalia, pero como no se me ocurría nada le di permiso a mis manos de escribir lo que les diera la gana xD Si quieren me regalan algún review, nos vemos pronto.