Los personajes pertenecen a la grandiosa S.M. La historia me pertenece.

NO AL PLAGIO!


Capítulo 13

Despertar

Isabella intentaba abrir los ojos pero no podía. Su cuerpo estaba inmovilizado... tenía mucho miedo. Miedo a no poder volver a la realidad... pero ¿para qué volvía? ¿quién la esperaba? ¡Basta! No podía seguir pensando cosas tan deprimentes. Volvía para estar junto a Rosalie, Alice, Jacob, Ellie y Marco, ellos eran las únicas personas que la esperaban si despertaba...

¿Algún cambio, amor? — susurró uno voz familiar.

No Marco, Bella sigue en coma...

¡QUÉ! ¿ELLA ESTABA EN COMA?... Pero si podía escuchar las voces ¿Qué significaba aquello?

Me siento tan impotente... Ella debería estar bien...

Pero no lo está. Me preocupa que no despierte, me preocupa que nunca se entere de la verdad...

Tranquila Ellie, ella es fuerte y logrará despertar...

Después de un par de minutos no se escucho nada... Isabella intento gritarles que no se fueran, que se quedarán, que no la dejaran sola; pero no pudo ¿Por qué? Se sentía desesperada. Algo la mantenía inmóvil, una fuerza invisible. Tenía que luchar contra ella, tenía que poder derribarla...

Isabella despierta... — susurro una voz desconocida... Esa voz tenía algo extraño que hacía que su lucha contra esa fuerza invisible fuera cada vez más fácil. Sorprendida por el poder de esa voz, volvió a luchar y poco a poco sentía como desaparecía. Logró mover sus pies, luego sus piernas, hasta llegar a los brazos y cuello...

Abre tus ojos—susurro la misma voz que en ese momento le envió escalofríos... Se estremeció y comenzó abrir sus ojos.

Todo a su alrededor era completamente desconocido, se encontraba en una hermosa habitación, era una habitación de casa, había un peinador muy hermoso, de hecho esa habitación era muy elegante pero con un toque de familiaridad que no le paso desapercibido. Trato de enderezarse y sentarse pero aun se sentía débil, de hecho le dolía mucho la cabeza y un lado de la cintura... Trato de pensar qué hacía allí... Sus pensamientos ahora eran demasiado confusos, trato de recordar qué había pasado pero no pudo, todo era un nido de marañas confusas, solo veía los rostros de Alice y Rosalie... ¿Alice? ¿Rosalie? Pero ¿quiénes eran?

De pronto la puerta fue abierta y entraron dos personas.

—¡Oh Por Dios! Al fin despertaste Bella— dijo una mujer mientras se acercaba para abrazarla. ¿Le dijo Bella? Pero si nadie la había llamado así, ni siquiera sus padres ni mucho menos Ángela... El pensar en su familia le envió un rayo de dolor en su pecho. Gimió.

—¿Te encuentras bien? — pregunto un hombre preocupado que se encontraba cerca de la puerta. Isabella lo miro y por extraño que sonara quiso decirle que la abrazara, pero se abstuvo ya que no lo recordaba por más que su rostro era familiar, no lograba saber quién era. Dolía horrores su cabeza cuando intentaba recordar...

—¿Quiénes son ustedes? — pregunto al no poder recordarlos. La mujer que la abrazaba se puso rígida y se alejo de ella para mirarla. Isabella se sintió mal al notar dolor en las miradas de los dos.

—¿No nos recuerdas? —susurro la hermosa mujer.

—Lo siento pero no puedo recordar nada... solo trato de hacerlo y me duele mucho la cabeza— murmuro con sinceridad, esperando que ese dolor se fuera de sus miradas.

—Ire a buscar a Carlisle, es el único que nos puede explicar qué pasa— dijo el hombre mientras salía de la habitación.

—Disculpe ¿pero me podría decir dónde está mi familia? Necesito hablar con mis padres y mi hermana— dijo Isabella con ansiedad. Ella esperaba que su familia estuviera allí y no esas personas desconocidas, se sintió mal al pensar así...

En ese momento entraron dos hombres a la habitación.

—Bella, él es el doctor Carlisle Cullen...

Sorprendentemente escuchar ese apellido la envolvió en una ola de dolor... ¿Qué demonios le pasaba? Gimió y cerró sus ojos esperando se fuera el dolor. Sintió unas manos confortándola.

—¿Quiénes son ustedes y porqué el simple nombre del doctor provoca en mi esto? — exclamo abriendo los ojos. Necesitaba respuestas, no podía con lo que pasaba... —¿DONDE ESTA MI FAMILIA? — grito desesperada. Trato de levantarse pero la mujer la detuvo.

—Tranquila Bella. Todo estará bien— murmuro para tranquilizarla.

No. Nada estaba bien. ¿Por qué no podía recordar nada? Pero sobre todo ¿Por qué su cuerpo al parecer lograba recordar ese toque tan familiar pero su mente no? ¿Qué pasaba con ella?

—Carlisle ¿Qué pasa? — pregunto el hombre preocupado.

—Su mente está bloqueando los sucesos que probablemente le causan dolor provocando amnesia. Físicamente el golpe que recibió en la cintura no tuvo muchas consecuencias debido a lo que es, el golpe de la cabeza es lo que la tiene en este estado de bloqueo y el que la indujo al estado de coma. Temo que ella tendrá que enterarse poco a poco de lo que pasa por lo tanto no se le puede decir todo en estos momentos porque tal vez colapsaría. — explico el doctor Carlisle.

Esa explicación la tenía completamente desorientada ¿Estaba bloqueando algo que le causaba dolor? ¿Golpe en la cintura y en la cabeza? ¿De qué hablaba?... Intento recordar pero fue inútil y horrible dolor se presentaba en cada intento en vano.

—No lo hagas Bella— dijo el doctor. Al parecer se dio cuenta de lo que estaba haciendo y la verdad no le quedó ganas de volver hacerlo.

—Entonces ¿quieres decir que no debemos decirle nada porque eso sería contraproducente? — pregunto la mujer.

—Exactamente Elizabeth. Lo único que les aconsejo que deban hacer es, que poco a poco le contesten las dudas o preguntas que tenga Bella. Mas no todas.— comento el doctor Carlisle.

—Eso haremos Carlisle. — asintió la mujer, bueno Elizabeth así le llamo el doctor.

—Bella, dado que acabas de salir de un coma extraño, debes estar en reposo. No te muevas mucho, sé perfectamente tu condición y lo que eres pero de todas formas no hay que arriesgarnos. — dijo el doctor sonriendo.

—¿Condición? ¿Lo que soy? ¿A qué se refiere? —pregunto confusa Isabella pero todos los presentes empezaron a negar con la cabeza.

—Aun no es tiempo para eso. Poco a poco Bella— dijo Elizabeth sonriendo de forma maternal... eso hizo que extrañara a Renée.

—¿Al menos podían decirme dónde está...

No termino porque entraron corriendo y gritando dos hermosas mujeres.

—¡ISABELLA! —gritaron ambas.

—Cuanto lo siento— musito llorando la mujer de cabello corto oscuro.

—Chicas esperen. Antes debemos hablar con ustedes. — dijo el doctor Carlisle. Aun no se habían dado cuenta de la presencia de él pero cuando lo vieron sus rostros fueron de total sorpresa y luego se sonrojaron, avergonzadas inclinaron su cabeza al observar a todos los presentes. Qué extraña forma de saludar, pensó Isabella.

Después de eso, todos salieron de la habitación y la dejaron sola. Suspiro. Los rostros aunque le parecían familiares, no lograba recordarlos a ninguno, mucho menos al doctor, al cual ni siquiera su rostro le era familiar, aunque su aspecto le recordaba a alguien... Otra vez una ola de dolor la atravesó.

—¿Por qué me duele? — gimió sin comprender. Se recostó y cerró los ojos. Tal vez si dormía volvería a recordar...

Abrazados sin decir nada. En ese momento las palabras sobraban y los sentimientos eran palpables. Él empezó a tararear una canción hermosa. Isabella sonrió y cerró sus ojos. No supo cuanto tiempo paso pero el cansancio la envolvió poco a poco.—Te amo Isabella. — susurro una voz hermosa. "También te amo" quiso decirlo en voz alta pero el cansancio pudo con ella, no sin antes escuchar algo que no comprendió.—Soy un maldito egoísta...

Isabella abrió los ojos inundados de lágrimas... ¿Quién era esa persona? Tanto amor sentía en su interior por ese hombre. Pero esas últimas palabras "Soy un maldito egoísta" ¿qué significaban?... Tal vez solo había sido un sueño ¿no?

—Pero que hermoso sueñose dijo sonriendo ampliamente, aunque no entendía sus propias lágrimas...

—¿Qué soñabas?pregunto una voz muy familiar. Asustada se enderezó y miro al dueño de esa voz. Un dolor se clavo en su pecho. ¡Era él! ¡El dueño de ese sueño!

—¿Quién demonios eres tu? — exclamo molesta. Sabía que era grosera su pregunta pero había algo en ese hombre perfecto y guapo... ¡Basta! No debería pensar en eso, no cuando sentía una profunda furia con su sola presencia. Él empezó hablar bajando su mirada como si estuviera avergonzado de algo. Al parecer ignoro su pregunta porque empezó hablar todo y nada a la vez...

—Perdón Isabella... necesitamos hablar de lo sucedido. Aun no he hablado con mis padres, sobre lo que nos paso ni nada, de hecho los únicos que lo saben son Emmett y Jasper... Me alegró mucho su decisión con respecto a Rosalie y Alice, son muy buenas para ellos. Regresando a lo nuestro soy un completo imbécil por lo que hice por lo que te hice, sé perfectamente que te dañe y no merezco tu perdón pero entiéndeme tuve que pedir en matrimonio a Tanya porque bueno tu eres una ninfa y yo... de todas formas eso no tiene que ver, ¡Por Dios! Estoy divagando demasiado, no mereces esto que te hago después de lo que sufriste con la perdida de tu familia. Pero necesito que me escuches— se detuvo cuando levanto su mirada.

Isabella palideció. En su cabeza hubo algo parecido a una explosión. Gimió sonoramente y se agarro la cabeza para tratar de parar lo que sentía.

Una oleada de dolor se enterró en su pecho. Con esas palabras ahora recordaba todo. Cada momento... Recordó la traición que le hicieron los bastardos de James y Victoria, recordó el dolor al ver muerta a su familia, su querida Ángela... Lloro otra vez por ese dolor. Pero desgraciadamente eso no era todo, faltaba el tiro de gracia... el recuerdo del anuncio del compromiso del Príncipe Edward Cullen y la zorra de Denali.

Edward se acercó al verla llorar en silenció.

¡No te acerques! —grito con furia. Alguien irrumpió en la habitación.

—¿Edward? ¿Qué haces aquí? — pregunto el doctor Carlisle al observar la escena.

—Yo...

—¡Que se vaya! ¡No lo quiero cerca de mí! — exclamo Isabella.

—Edward, sal de aquí. Recuerda que tienes algo muy importante que hacer esta noche. Y ni se te ocurra invadir la privacidad de la mente de todos en esta casa — demandó el doctor con una autoridad tan palpable que Edward simplemente asintió y salió.

—¿Te encuentras bien Bella? — pregunto el doctor Carlisle... Ahora que los había visto juntos se dio cuenta porque le causaba dolor el nombre de Carlisle Cullen... es su padre, es el rey...

—Tú eres su padre —susurro al ver el rostro de Carlisle. Él asintió. Si. Definitivamente era muy parecido a él.

—¿Qué sucedió? — pregunto una voz familiar. Ellie. Isabella sonrió ampliamente y sorprendiendo a todos se acercó para abrazarla.

—Encontré a Edward con Bella. No entiendo qué sucede entre ustedes Bella, no estoy al tanto pero pronto tendré una larga charla con mi hijo...

—Carlisle, antes debó hablar contigo sobre eso. — interrumpió Marco entrando en la habitación. Le gustaría saber que era exactamente lo que tenía que hablar con él. Isabella se alejo de Ellie y fue abrazarlo. Sus brazos protectores la envolvieron.

—Gracias a todos. Siento mucho mi comportamiento anterior...

—Cariño no tienes porque disculparte — dijo Ellie sonriendo.

—¿Estás bien? —pregunto Marco cuando Isabella se alejo un poco. Se sonrojo al recordar que no le había contestado al doctor.

—Estoy bien, creo — musito. ¿Se sentía bien? La respuesta fue una mentira. Por dentro estaba destrozada por lo que Edward le había hecho pero no dejaría que esas personas buenas y amables se enteran, después de todo físicamente estaba bien, ¿emocionalmente? Ni hablar. No especificaron su pregunta. —¿Dónde está Alice y Rosalie? — pregunto para cambiar de tema.

—Ellas se fueron hace varias horas. Te quedaste dormida por medio día...

¿Durmió medio día?

—¿Cuánto ha pasado desde el accidente? — pregunto temiendo la respuesta.

—Fue hace dos días — contesto Ellie. Isabella observo la ventana y vio que aun había luz solar.

—Eso no fue un accidente — murmuro Marco con furia contenida. Eso era cierto. Aquel no había sido un accidente. Alguien intento atropellar a Alice con toda la intención de hacerle daño.

—Estamos haciendo averiguaciones sobre eso. El o los conductores huyeron del lugar pero los vamos atrapar — comento Carlisle.

—Te agradezco tu ayuda por esto Carlisle. Sé que tienes asuntos importantes que atender esta noche — dijo Marco.

—Somos amigos Marco, no tienes porque — dijo sonriendo Carlisle. —Y ahora que me recuerdas ese asunto debo irme. Esme me espera. — cuando pronunció el nombre de su esposa un brillo de amor se reflejo en su mirada. Como le gustaría que alguien la mirara así, o bueno más bien ya sabía le gustaría para que la mirara así con tanta devoción y amor.

Carlisle se despidió pero antes de que saliera de la puerta Isabella lo detuvo al recordar algo.

—¿Doctor? — lo llamó. Carlisle se detuvo y giro para mirarla. —¿Cómo debo llamarlo ya que usted es... rey? — pregunto insegura, se sorprendió por la carcajada que soltó.

—Bella, ¿si me permites llamarte así? — pregunto Carlisle. Isabella asintió. —Bueno. Creo que Carlisle es más que suficiente. — termino sonriendo y luego de ver que Isabella asintió, empezó a salir de la habitación.

—Antes de que te vayas Carlisle hay algo de lo que debemos hablar — dijo Marco de pronto. —Las veré luego — musito dándole un beso en las mejillas de ambas mujeres.

—No sabes cuánto agradezco que hayas despertado del coma— dijo momentos después de la salida de Marco y Carlisle. Isabella pensó en su pregunta y recordó algo.

—Una voz...

—¿Qué?

—Yo... Trataba de despertar pero algo me mantenía inmóvil, lo extraño fue que pude escuchar una conversación que tuviste con Marco... luego algo me tomo por sorpresa, una voz me pedía que abriera los ojos, pero lo todavía más extraño era que había una fuerza en esa voz que me ayudaba a luchar contra lo que me tenía inmóvil... Es algo muy confuso de explicar— dijo Isabella

—Los únicos que entraron en esta habitación fuimos Carlisle, Marco y yo. Nadie más. Ni siquiera Rosalie y Alice, aunque siempre estuvieron al pendiente de ti. — comento Ellie sonriendo.

—Tal vez solo fui yo la que alucino es voz— dijo suspirando. —De todas formas desperté, y me siento mal por no haberlos recordado en ese momento— susurro avergonzada.

—Bella, no te sientas mal. Es entendible lo que paso... Ya no pienses en eso— murmuro Ellie mientras la reconfortaba tocando la mejilla de Isabella.

—Fue raro, pero aunque no los recordaba, sus rostros se me hicieron familiares. Casi como si mi inconsciente los reconociera pero mi consciente se negaba a eso. Bloqueo, así lo llamo Carlisle y la verdad ahora lo comprendo... Intentaba mantenerme a salvo al no querer recordar lo que me dañaba— susurro Isabella con sinceridad y dándose cuenta de la verdad que inundaba esas palabras.

—No hablemos de eso, Bella. Tienes que mantenerte fuerte y sobre todo vivir, pequeña, vivir. — murmuro Ellie sonriendo con amor.

—Tienes razón. — contesto abrazando a Ellie. — Seré fuerte y nuevamente viviré. — dijo luego de terminar el abrazo. Eso haría. No podía dejarse vencer. Aun tenía una promesa por cumplirles a sus padres adoptivos.

—Entonces, ¿Estás preparada para esta noche? —pregunto Ellie de pronto cambiando totalmente de tema.

Sorprendida la miro confusa. ¿Esta noche? ¿Qué había esta noche que todos tenía asuntos que atender, primero Edward, luego su padre...? detuvo abruptamente sus pensamientos cuando solamente uno se presento...

"Pasado mañana por la noche se hará una cena con toda la realeza vampírica presente para celebrar el compromiso del príncipe..."

Dentro de dos días.

¿Cuánto tiempo había pasado desde el día del accidente? Dos días le había dicho Ellie. ¡Maldición! Qué cinismo de Edward presentarse ante ella cuando esa misma noche era su fiesta para celebrar su "dichoso" compromiso, pensó con dolor y enojo mezclados al mismo tiempo.

.

...

.


Hola! mis lectoras! siento mucha pena y vergüenza por el hecho de que no he actualizado poco mas de 5 meses, pero estuve en vacaciones y no tuve tiempo para escribir, sobre todo no tenia inspiración :( pero después de todo este problema, viene otro mas grande! batalle demasiado en entrar a mi cuenta aqui en FF y en mi blog, pero al final logre entrar sin problema alguno y ahora me comprometo a seguir actualizando! Chicas JAMAS abandonare mis historias porque me comprometí con ustedes (: y espero que aun alguien este por ahí leyendo esto y si hay alguien pues MIL GRACIAS!

Seguire adelante con mis historias! y espero que me acompañen en esto!

En cuanto al capitulo (Espero que les haya gustado) pues se viene la fiesta de compromiso, donde habrá muchas sorpresas y algunas verdades reveladas, verdades que cambiarán todo!...

Hasta MUY pronto!