Gracias a Lucio por convencerme de seguir con esta historia. No sé si pueda continuarla periódicamente debido a trabajo escolar, pero estoy seguro de que habrá tres capítulos al mes hasta que comiencen las vacaciones.

Custom Robo Arena: Aftermath

Capítulo 4

Lucha de mentes

Un profesor entró al salón y comenzó a enseñarles algo sobre Teoría Robótica. Thomas y Dennis anotaban sus apuntes en las computadoras que usaban, pero Keith simplemente veía el techo ausente. Una que otra vez aparecía una palabra en su monitor, pero de resto solo paseaba la mirada por el salón. En una de esas el profesor Rivers, como se llamaba aquel hombre flaco de barba azul marino y camisa marrón dejó de hablar y lo miró de forma fulminante.

"¡Muy bien, señor Thompson! Si cree que se sabe todo lo que estoy diciendo, ¿por qué no me explica cómo está formado el cerebro de un Robo?" preguntó velozmente y con una mirada enrabietada aunque algo sonriente, como si supiera que el chico no le respondería.

"Con gusto" Keith se levantó y tranquilamente fue hasta la pizarra electrónica. "Todos sabemos que un Robo capta las ondas cerebrales que su Comandante le transmite, pero ¿cómo lo hace? Es muy simple: su cerebro posee tres partes, el receptor que capta estas ondas; el transformador que las convierte en impulsos mecánicos; y el transmisor, o también conocido por los científicos como NX-12 que manda estos impulsos a través de un complejo sistema de conectores especializados hasta la parte del Robo que se desea movilizar". Anotó todo el concepto en la pizarra y se volvió a sentar, sin darse cuenta de que todos, incluyendo al profesor, lo observaban asombrados con la boca abierta.

Más tarde, saliendo de clase, Liv buscó a Keith.

"¡Keith!" lo llamó saliendo al pasillo.

"¿Qué sucede, Liv?" preguntó volteándose. La chica lo alcanzó.

"¿Cómo es que sabías todo eso? Quiero decir… ¡En la clase! Mandaste a callar al señor Rivers, lo cual es muy difícil".

"Oh, es solo que…" se sonrojó un poco. "¿Sabes qué? No tiene mucha importancia" trató de irse, pero la chica lo persiguió y lo alcanzó.

"Por favor, dime" se puso seria. El muchacho no tuvo opción y le dijo.

"… Mi madre es científica de Neobrain. Desde pequeño ha llevado trabajo a la casa, y cuando tenía tiempo libre, me gustaba ver los esquemas de Robos y poco a poco me memoricé todas las piezas. No es gran cosa".

"Guau… Me habría encantado tener una madre así" de repente Keith vio un atisbo de tristeza en sus ojos, pero se borró de prisa. "Bueno, tenemos que irnos". Lo jaló hasta la salida del edificio principal, donde lo esperaba su hermano Jack.

"¡E-espera!" se soltó Keith. La miró todavía aturdido por el tratamiento salvaje. "¿A dónde vamos?"

"A la casa club para tu combate contra Warren, ¿recuerdas?".

"¡Ah, cierto! ¿Puedo traer a mi hermano conmigo?" preguntó acomodándose el pelo.

"Claro. Te espero allá" y se fue corriendo como loca.

Keith volvió a por su hermano. El chico de siete años tenía el pelo corto, crespo y negro. Tenía ojos azul marinos y lucía siempre unos pequeños jeans y una camiseta naranja con un mono con platillos en el medio. No se parecía a su hermano que tenía pelo a la altura de las orejas, café tirando a amarillo y con dos mechones gruesos que casi le cubrían el ojo derecho de color miel al igual que su par. Usaba una camiseta blanca con un chaleco rojo y una pulsera de plata en la muñeca derecha. Usaba jeans algo gastados con una cadena que sujetaba su reloj de bolsillo que siempre cargaba al cinturón. Completamente distintos.

"Llegas tarde. Otra vez" su hermano menor andaba claramente molesto con su hermano de quince años.

"Lo siento" sonrió apenado. "Pero te lo puedo recompensar".

"¿Con qué?" se emocionó el chico.

"¿Quieres ir a ver a tu hermano darle una paliza a un chico en una batalla de Robos?".

"¡Sí, hermano! Será genial" y se fue con él.

En el camino le preguntaba cosas como "¿Le vas a pegar con la Pistola o la Bomba?", "¿Cuántos Pods vas a procurar que estén en el campo siempre?" o "¿Qué tan rápido quieres terminar el combate?". Keith siempre respondía "Ya verás".

Llegaron a la casa club aislada de los Numero Unos. Cuando entraron, Keith vio a varios chicos y chicas entrenando en los Holoseos. Warren lo veía con furia digna de un toro desde uno libre. Thomas estaba en la salita de estar sentado con tres chicos discutiendo sobre la mejor Pistola, y Dennis estaba librando singular combate contra una chica que la estaba pasando mal contra él. Liv estaba terminando un combate ella misma cuando Keith llegó, y en cuanto lo vio fue hacia Warren.

Jack vio cada uno de los combates detenidamente por veinte segundos alucinado por las técnicas, giros y saltos que se desplegaban los Comandantes.

Keith simplemente le dijo que estaría en el Holoseo del chico raro con pelo de hongo. Se dirigió allí decidido y saludó a Liv.

"Esta es la idea, Keith" le explicó la chica. "Thomas es muy metódico: lleva una lista de clasificación de cada miembro de los Numero Unos. Actualmente tenemos quince miembros y Warren está en el tercer lugar de la categoría empatado con Dennis. Lucha con él y yo decidiré en qué nivel estás dependiendo de la habilidad que demuestres, la capacidad de pensar rápido que tengas, tu control del Robo y el tiempo que dures". Keith se rio un poco.

"¿Qué es tan gracioso, chico listo?" reclamó Warren indignado.

"Es que ella mencionó lo del tiempo como si pensara que voy a perder" el rostro del muchacho se puso serio. Conectó el Garaje al Holoseo e insertó a Necromancer en la máquina. Warren hizo lo mismo, ahora más molesto que nunca.

"¡SUMERGIR!". Keith entró al Garaje y vio piezas nuevas. Al principio pensó que sería algún error de la máquina causado al procesar el código de Necromancer, pero lego se dio cuenta de que eran piezas reales que se podían equipar. Decidió no usarlas por ahora para ver qué tal funcionaba su Robo con lo básico. Y comenzó la batalla. El escenario era el básico con paredes rectas, pequeño y con algunas cajas de madera. Está bien, Necromancer pensó. Aquí vamos.

El Robo cañón lanzó los cubos, y Keith tuvo la suerte de caer sobre sus pies. El Robo se armó rápidamente, y Keith sintió algo extraño en él, como una idea bloqueando una parte del cerebro del Robo, pero no le importó mucho porque vio que tenía completo control sobre la movilidad de este.

Warren lo estaba atacando apenas se pudo mover. Su Robo era un Metal Bear equipado con una Pistola de tres vías y una Bomba Directa. Tenía un Pod de Pared. Los primeros golpes los evadió difícilmente debido a las tres vías de ataque de la pistola. La Bomba le pegó de lleno, al igual que el Pod, pero Necromancer se recuperó. Esquiva. Adelante. Salta. Dispara. Bomba allá. Pod a la izquierda. Aléjate. Keith se acostumbró a manejarlo, y en poco tiempo se volvió una pelea pareja entre los dos. Necromancer saltó y cargó contra Metal Bear. La carga fue rapidísima e increíble. De la nada, Necromancer sacó dos cuchillas y las clavó en la armadura de Metal Bear. No le dejó marca, pero si lo derrumbó y Keith lanzó plomo parejo contra él. Seguramente Warren estaba gritando mentalmente. Cuando se levantó, ya era muy tarde: apenas cargó contra Necromancer, Keith hizo que saltara y luego disparó el arsenal completo contra él. Pods, Bombas y el fuego de la Pistola le quitaron 300 puntos de una y lo tumbaron otra vez. Otra ola de Pistola y bomba le quitaron los últimos puntos antes de que se pudiera levantar. La conexión se cortó y los Robos salieron del Holoseo en forma de cubo.

Keith salió del trance y miró a Warren. Estaba rojo de la furia, y Liv estaba impresionada. "No sabía que fueras tan bueno… ¿Seguro que es tu primera vez?"

"Primera, y espero que no última" dijo feliz. "Entonces, mi posición será…"

"Cuarto" decidió. Warren se rio notoriamente, y se dieron cuenta de que había siete personas observando el combate, entre ellas Dennis y Thomas.

"Todavía no eres tan bueno como yo" volvió a exclamar egocéntricamente Warren.

"Y Warren queda de quinto" finalizó Thomas entrando a escena. El chico hongo cayó otra vez.

"Esto no se acaba aquí" dijo cuando se recuperó. "¡Te derrotaré!" Warren salió fúrico del lugar, estampando la puerta contra su marco al cerrarla.

Hubo un silencio incómodo, hasta que Thomas habló.

"Tu entrenamiento comienza mañana. Quiero probar un ejercicio en particular" dijo serio.

"¿Cuál?" preguntaron todos al mismo tiempo.

"Lucha triple" explicó serio con los brazos cruzados y ojos cerrados. Los abrió y declaró "Tú contra los puestos siete, diez y once de nuestra clasificación: Lucas, John y Laura" tres chicos se levantaron del sillón y fueron hasta el Holoseo.

"Adelante, espero con ansias e…" Keith habría caído si no fuera porque Liv lo atajó. Se había desmayado.

Muerte. Desolación. Destrucción. Caos. Anarquía.