3 EL GRAN DÍA

Dosfrutenlo! Este cap la verdad me gusto como quedo, ojala a ustedes también! :)

En un elegante restaurante llegó Hikari algo intimidada al ver a todos con trajes de etiqueta y comparándose con ellos, ella iba sencilla, con unos jeans desgastados, una sudadera blanca y unos tenis que alguna vez fueron blancos, y la misma bolsa desgastada, su inseparable compañera. Llegó hasta la mesa que le indicaba el mozo y agradeció, saludó con una reverencia a Akira quien estaba vestida un poco mas arreglada que de costumbre, pero no exagerada, se veía que no se había esforzado mucho buscando que ponerse. Tomó aliento y se sentó tratando de ignorar su propia incomodidad.

-Y bien? Para que querías verme en un lugar como éste?

-mmm..- negando con su mano mientras bebía de su copa de agua- espera un poco, primero vamos a cenar- llamando al camarero quien llegó rápidamente con las cartas- adelante ordena lo que quieras!

-Akira… - tomando la carta sin abrirla, su mirada lo decía todo pero Akira era algo despistada y no le tomo importancia

-¿Sucede algo?

-Podría solo pedir una hamburguesa, papas y un refresco?- tratando de sonar entre divertida y sincera pero sin ser obvia

-Jajajaja que simpática! Porque no ves la carta y ves si te agrada algo mejor?

-De acuerdo…- no muy convencida abrió la carpeta y al inspeccionar vio los menús, todo sonaba exquisito, estaba comenzando a perderse en ese manjar de ideas cuando sus ojos se desviaron y por poco y se salen al ver el precio- A-A-Akira… esto es carísimo! No puedo ni pensar en comer algo asi!- susurrando fuerte para que solo Akira pudiera escucharla y no la juzgaran los demás

-Tranquila Hikari, por favor come lo que desees yo pago, yo te pedí que vinieras

-Pero…

-Por favor, no tienes por qué avergonzarte- por primera vez desde que conoció a Akira su mirada le decía que todo estaba bien, estaba tranquila y se sintió mal por siempre dudar de sus buenas intenciones

-De acuerdo…-aun no convencida pidió lo que mas se le antojo y ambas disfrutaron de la cena, conversaron un poco de sus vidas conociéndose mas y de lo divertido que fue el dia en Harajuku, se dieron cuenta de cuanto tenían en común y cosas que una no conocía del mundo y la otra se lo explicara, era como un intercambio cultural bastante motivante para las dos.

Al llegar el postre Akira tomó una actitud más seria

-Hikari… la razón por la que te pedí que vinieras es para pedirte un favor muy importante para mi

-Ya sabia que necesitabas algo

-¿Qué?

-Nadie solo te da una cena de miles de Yen solo por nada, siempre hay que dar algo a cambio, vamos dime ¿Cómo pagaré la cena de hoy?

-No era la forma en la que quería que vieras esta cena, pero si ha de ayudar esta bien… verás, mis padres me han pedido que acuda a un Omiai, pero por un error tomaron tu fotografía y no pude hacer nada por recuperarla, No puedo decir que fue un error porque estaría en problemas con mis padres… lo que quiero pedirte es… ¿podrías aparecerte con él y pretender ser yo?

-¿Qué? Akira estas consciente de lo que me estas pidiendo? Hacerme pasar por ti es un delito! Eso.. eso es… eeehmm… Usurpación de la identidad! Podría ir a la cárcel!

-No seas dramática solo es una vez y él no se enterará, no lo volveremos a ver!

-Estas segura de que solo es una vez?- no muy convencida de lo que le pedía

-Absolutamente! No tienes de que preocuparte, yo te enseñaré todo lo que necesitas para la cita y no estarás ahí más de una hora te lo garantizo, puedo hacer cualquier cosa con tal de sacarte de ahí

-¿Y porque no solo cancelas la cita y dices que no quieres ir?

-Porque mis padres me matarían!

-De acuerdo, me siento algo incomoda pero… bueno, creo que te lo debo por la cena de hoy

-Como quieras jajaja- la actitud de Hikari era divertida para Akira, ella había sido sincera al llevarla a cenar no pensaba que le regresara nada a cambio pero si eso la ayudaba para el omiai estaba bien

-¿Cuándo será?

-Será el sabado, tenemos toda la semana, no te preocupes mañana ve a mi casa y te enseñaré todo lo que necesitas saber sobre conversación, mi familia y esas cosas que sé que te preguntará

-Ok… bien…- convenciéndose a si misma de que estaba bien lo que haría

X_X_X_ X_X_X_ X_X_X_X

5 días antes del omiai…En la mansión Todou…

-Hikari no tienes problemas con la posición, te paras muy bien y tienes una actitud perfecta de princesa, eres cordial y además muy hermosa, pero tienes el problema de la moda, tienes que aprender a vestirte correctamente

-Agradezco todos los comentarios positivos Akira pero, solo es una vez, no necesito que me des una cátedra entera de sentido de la moda

-Pero Hikari, esto es básico en la vida de toda mujer! Tienes que escucharme, te servirá

-Akira…- intentando zafarse de la situación

-Señorita Akira, llegaron la señorita Sakura y la princesa Finn

-Claro! Pero que haces ahí parado, dejalas pasar! ¿Qué modales!- reprendiendo al mayordomo

-Mis disculpas! Pasen por favor- dejando entrar en la habitación de Akira a dos hermosas señoritas que no solo eran hermosas, sino que tenían un estilo elegante, sofisticado, coqueto y divertido, un todo en uno! Hikari se deslumbro ante toda esa belleza.

Cuando Akira llego hacia ellas pudo notar lo distante que estaba de ser tan glamurosa como ellas. Ese trio eran las musas de la moda! Y Hikari era como la mosca en la pared. Se sintió tan decepcionada de ella misma que bajó la mirada perdiéndose en su miseria.

-Hikari- llamando su atención la pelimorada- te presento a mis amigas, ella es Sakura Ushikubo, es la hija del presidente fundador de Industrias Ushikubo. Ella es la princesa Finn Coupe Schuzette, no creo que necesite más presentación que su titulo.

-E..e..enserio… ¿eres una princesa?- impactada por la presentación

-Si, lo soy, estaba en Japón para estudiar, pero como ya terminé convencí a papá de dejarme vivir un tiempo aquí con mis amigas- la princesa Finn era tan amable y encantadora, Hikari estaba tan emocionada que no sabia que decir

-Bueno, como terminamos con las presentaciones, esto es lo que haremos- Akira se mostraba como la líder de ese trío glamuroso- Finn te enseñará a comportarte como toda una dama de sociedad, Sakura te enseñará los mejores lugares, solo para que estes enterada de la vida de los ricos y a donde van, y yo te enseñaré todo sobre moda, desde zapatos, ropa, maquillaje y peinados. Lo aprenderás todo en una semana

-Pero Akira, aprecio todo esto en verdad, solo que no logro entender el porqué quieres enseñarme todo esto, solo iré a un Omiai y en 1 hr daré todo por terminado

-Estarás suplantando a Akira Toudou, no crees que una Heredera debe saber y conocer todo esto, además tienes que demostrar que tienes el mejor estilo- Opinando Sakura

-Tienes razón, yo no tengo ni un gramo de estilo- sonriendo irónicamente Hikari

-Dejalo todo a tus tres hadas madrinas, para cuando terminemos contigo, serás toda una dama- Sonriendo amable Finn

- Gracias por todo, será una muy buena experiencia!- viéndolo con ánimo Hikari, quien ya estaba resignada a lo que tenía que hacer y con la nueva ayuda, esto no pintaba tan mal.

-Empecemos entonces!- animando Sakura

Una a una comenzaron a enseñarle sobre la manera correcta de combinar ropa, usar el maquillaje, revistas con lo último en lugares de moda y la forma en como sentarse y relajarse sin parecer vaca echada en el pasto.

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

2 Días para el omiai…

Mansión Toudou…

-Hikari lo estás haciendo estupendamente! – Reconociendo el esfuerzo de la pelinegra, Sakura estaba emocionada pero sin perder el estilo

- Aprendes muy rápido y te mueves en esto como si fueras una dama de alta sociedad, incluso podrías pasar por ser una princesa!- Siendo amable la princesa Finn quien la felicitaba por su desempeño

-No tendrás ningún problema el día del Omiai, incluso podrías quedarte un poco mas y jugar con el ingenuo jajajaja- Riendo divertida Akira dejando ver su lado malvado

-Gracias a todas por su tiempo y el esfuerzo que dedican en mi, espero esto salga bien y no sospechen- Más animada Hikari ya comprendía muchas cosas que comenzaba a aplicar en su vida, aunque solo cuando estaba con ellas ya que en la tienda de deportes era mejor ser sencilla y ágil.

-Aun no podemos descansar Hikari, debes memorizar los mejores museos de Japón- Sakura como maestra era muy estricta y no dejaba escapar ningún detalle

-No tengo problemas con eso los sé de memoria, me gustan mucho los museos

-¿Estas segura que puedes con ese tema?- no muy convencida la pelirosa

-Completamente!

-Entonces ahorraremos tiempo y pasemos al siguiente tema… centros nocturnos!- Akira como siempre metiéndose en los temas de sus amigas daba el toque divertido al montón de información que daban

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Viernes…

-¿Hikari vamos por unos tragos saliendo del trabajo?

-Lo siento Ryuu tengo planes en la noche, quizá otro día

-De acuerdo!- con una sonrisa amable el chico peliverde asintió dejando a Hikari recoger algunos tennis que estaban desacomodados

La hora de cerrar había llegado, Ryuu, Megumi y Jun tomaron camino al bar de costumbre mientras que Hikari tomaba rumbo a la estación de trenes, colocó sus audífonos y se dejo guiar por la música mientras esperaba el tren. En cuanto subió, comenzó a buscar en su celular todas las fotos de los lugares y la ropa que tanto Akira como Sakura le habían mostrado; en cierta forma se sentía mal por tener que conocer esos lugares solo de memoria y no poder estar ahí. Ver toda esa maravillosa ropa y no poder usarla. Era un poco frustrante, suspiró resignada y optó por ver las luces de las calles por la que pasaba el tren, sin ser consciente de que alguien la veía divertido.

-Hey chica suspiros vas sola?

-Que?...- volteándose al sentir como alguien estaba a su lado muy cerca- Iori! No me asustes así, creí que eras un pervertido!

-Soy un pervertido, solo que no contigo- despeinándola con su mano como si fuera una niña pequeña

-Que haces? Deja mi cabello!- molestándose por ser tratada de esa manera bufando resignada- Ya sé, soy como tu hermana pequeña ¿verdad?

-Exactamente! ¿tienes planes para esta noche?

-Si, ya tengo! Alguien mas se aprovechará de tu pequeña hermana!- siendo ironica al referirse a ella misma

-Jajajaja, si es bajo tu consentimiento entonces está bien por mi

-Agh "tonto"- pensando y al mismo tiempo haciéndole una mala cara regresando su atención a las luces

Una vez que llegaron a sus departamentos se separaron deseándose las buenas noches. Ella estaba tan cansada que fue directa a su habitación

-Hola preciosos planes de viernes por la noche!- saludando a su cama dejándose caer en ella una vez que se puso la pijama, olvidándose de todo lo demás.

La alarma sonaba a todo volumen regresando a la realidad a la pelinegra, era el día! Algo ansiosa decidió levantarse de inmediato y tomar un baño, se puso el jabón perfumado que Sakura le había regalado, se untó la crema corporal que Finn le había dado y por último un toque del agua de colonia refrescante que Akira había insistido en que recibiera de ella.

-Huelo a pastel de fresa- no muy a gusto con esos aromas, pero pronto se acostumbró al aroma y dejo de ser molesto

Se enredó en la bata de baño y salió con un enorme turbante en la cabeza deteniendo su cabello mojado y dio inicio al ritual de belleza.

Corrector para la ojeras, maquillaje liquido, polvo facial súper natural, 3 tipos distintos de sombras en los ojos todos perfectamente coordinados, delineador negro para enmarcar la mirada, rímel, arreglar la ceja, rubor rosado, y un poco de brillo en los labios… Debía reconocerlo, se veía muy bien! Pero no era su estilo, tal vez omitiría uno que otro paso la próxima vez que se maquillara. El siguiente paso… el peinado… Desenredo paciente su larga cabellera negra, pensando en el vestuario y el maquillaje optó por dejar suelto una parte del cabello y una media coleta de lado pero le pareció algo infantil, y mejor soltó todo su cabello, pero lo adornó con una diadema rosada.

Tomó el vestido en rosa que le había dado Akira, un preciso vestido por encima de la rodilla de tela muy fina delgada, que caía juguetona mientras se entallaba perfecto a su cuerpo atlético, en la parte de arriba era escotado en V con tirantes delgados. Sacó de una caja unas sandalias rosadas con tacón alto que hacían el perfecto juego con el vestido. De su cajón de joyas sacó una caja grande con el símbolo de una prestigiada marca joyera y abrió el estuche que contenía una gargantilla y unos aretes. También sacó otra pequeña caja que contenía un reloj de marca prestigiada.

Al terminar de colocarse todo se miró en el espejo y apenas y se reconocía… Estaba hermosa! Era una cenicienta convertida en princesa y esa idea dibujó una sonrisa divertida dándole vida a su rostro. Animada por la visión de ella misma comenzó a verse en todos los ángulos posibles en el espejo, a hacer poses divertidas y a sentirme una diva. Pero esa diversión terminó cuando llamaron a la puerta, sabía que era el momento, tomó el minibolso que hacia juego con su vestido, donde ya estaba todo lo necesario. Se despidió del espejo con una nueva inspección y una vez aprobada por ella misma salió a paso seguro tal cual se lo había enseñado Finn.

Abajo ya la esperaba el auto de la familia Toudou que la llevaría durante todo el día, de hecho era el mayordomo personal que Akira quien la estaría ayudando.

Iori salió de su departamento pero al ver el auto de lujo esperando abajo le dio curiosidad, pero fue su sorpresa al ver a la hermosa joven que subía en el. Hikari completamente vestida como una señorita… en ese momento sintió un golpeteo en el pecho al verla tan hermosa haciendo su cabello hacia atrás con un movimiento delicado de su cuello.

Mientras tanto…En una elegante habitación decorada en blanco y dorado, las cortinas blancas volando con el viento, el chico de cabellos rubios estaba perdido viendo la fotografía de la chica que conocería, sus cabellos negros, piel blanca como porcelana, sonrisa cálida y actitud divertida… desde el instante en que la vio supo que debía conocerla…

-Joven Amo, es hora- Anunciando su asistente personal

-Entiendo- cerrando el folder que contenía esa fotografía. Poniéndose de pié arreglo su traje gris cerrando sus botones, comenzó a caminar para dirigirse al auto que lo llevaría a conocer a esa preciosa joven-¿Estarás siguiéndome en el omiai?- dirigiéndose a su asistente antes de subir al auto

-No me será posible esta vez, su padre me necesita en una conferencia mas tarde

-Bien, te contaré después como me fue- subiendo al auto de lujo

-Si Joven Amo- haciendo una reverencia cerró la puerta del auto para despedir a su Amo y regresar al interior de la mansión al mismo tiempo que se ponía en marcha

Bueno ps q les digo… ya x fin el omiaiiiii! Espero sus reviews q tanto me alegran! Gracias x leer mis lokeras!

XOXO