Jeje. Hola! Bueno, no se si sea el mejor fic de la historia de los fic, pero creo que era necesario hacerlo, me lo debía a mi y a conni-love goenji, a su amiga mejor dicho XD

Solo espero de que sea de su agrado mi nuevo OC y ya verán, Yuri y Kenji seguiran saliendo, no se desharán de ellos tan fácilmente. La verdad es que quiero mucho a estos personajes para que no sigan saliendo :S

Como podran suponer, la estacion del año en la que relatare esta historia es el verano, para ser exactos, el verano en el que se graduaron los chicos de Raimon.

Bueno, no los aburro mas, aquí voy.

Inazuma Eleven no me pertenece, a excepción de Yuri, Kenji, Hiroshi, Kaede (mi nuevo personaje) y otros personajes que iré mencionando a su debido tiempo (creo :S) , así como las técnicas especiales de los ya mencionados personajes.


Vaya forma de conocerse

Un calor insoportable se sentía en la ciudad Inazuma, simplemente no había nadie por las calles, al menos nadie que estuviera cuerdo. Todo el que estuviera fuera de sus casas o estaban dentro de un negocio con aire acondicionado o bajo la sobra de un árbol. Bueno, era de esperarse el clima, era verano. Y para ser mas precisos, eran las vacaciones de verano. En un parque se podía ver como dos chicos estaban recostados bajo la sombra de un árbol, una chica y un chico. La muchacha tenia una larga cabellera rubia amarrada en una coleta al, llevaba un vestido celeste claro y sandalias. El muchacho tenia el cabello plateado y revuelto, llevaba una playera verde claro y unos shorts bajo la rodilla color café oscuro. Ya adivinaran quienes eran, no?

-Este calor me esta matando.- dijo el chico.

-Deberías ir a Roma, esto no es nada.- dijo la rubia, aunque no lo admitiera, tenia calor de todas formas.- Ademas, tu quisiste venir de vacaciones aquí, podrías estar ahora en Hokkaido.

-Quien era la que me suplicaba que fuera a verla?- dijo.- Ah! Ya lo recuerdo! TU!

-Ya, ya. Entendí.- dijo la chica. Suspiro.

-Que sucede?

-Es tan raro. Ya nos graduamos, ahora que viene?- pregunto la chica sentandose.

-No lo se. Supongo que el bachillerato. (yo: que conste que investigue y ese es el próximo nivel institucional)- dijo despreocupadamente.

-No lo se, todo sucedió tan rápido. Llegue en segundo año y desde entonces mi vida no paro.- dijo la chica reflexionando.

-Te pasas muchos rollos, Yuri-chan.- dijo el peliplateado.

-Tu crees?- dijo divertida, ella sabia que lo que decía su amigo era verdad.- Ven, mejor vamonos. Me estoy asando aquí.

-Apoyo la idea.- dijo poniendose de pie.

Ambos comenzaron a caminar por las calles con el sol asandoles las nucas. Se dirigían a la casa de Yuri, durante el ultimo año ella se había mudado de la casa de su tía, ya que esta se había casado y no encontraba apropiado que viviera con ella. Ahora vivía en un departamento junto con su hermano y Kenji. Si, el moreno se mudo a Japón después del FFI y estuvo en la Secundaria Raimon. Sus padres no se mostraron muy de acuerdos de que se fuera a vivir al oriente solo, por su salud mas que nada, pero los médicos dijeron que Kenji se había recuperado notoriamente. La razón? No tenían ni la menor idea.

Cuando iban caminando una muchacha doblo repentinamente por una esquina y termino impactandose contra Fubuki, el chico se sorprendió, pero no cayo al suelo, al contrario de la pobre chica. Había que admitir que ella estaba bastante agitada. Y otro detalle, si que era hermosa! No era normal que el chico se impactara por la belleza de una chica, bueno, le sucedió con Yuri, pero solo eso, nunca fueron nada mas que amigos. La chica tenia una cabellera larga color azul oscuro y ondulado. Su cabello le llegaba un poco mas abajo de los hombros. Sus ojos, wow, sus ojos, eran de un color morado oscuro con unos toques mas claros. Su piel era mas morena que la de el o la de Yuri, había que admitirlo, ambos eran pálidos de piel.

Yuri se agacho junto a ella al notar miedo en sus ojos. Tomo ambas manos de la chica entre las suyas mientras que la misteriosa chica miraba en todas direcciones asustada.

-Tranquila, que sucede?- pregunto Yuri.

-Me persiguen! Por favor... Escondanme.- dijo suplicante. Yuri y Fubuki intercambiaron miradas de preocupación.

En ese momento aparecieron dos hombre de unos veinte años cada uno. A simple vista se podía ver que eran unos matones. Fubuki se puso instintivamente entre las chicas y los matones. Yuri aun estaba agachada junto a la chica, pero fulmino a los hombres con la mirada.

-Vaya, te encontraste con unos amiguitos, pero eso no ayuda en nada.- dijo uno de los hombres.

-Alejense.- dijo Fubuki desafiante.

-Vaya, el enano se cree muy valiente, ya veremos como esta su postura después de que le demos una lección.- dijo el otro hombre levantando el puño.

-No lo haría si fuera tu.- dijo Yuri provocando que el hombre se detuviera.

-Por que?

-Estamos en un barrio residencial, basta un grito mío para que alguien salga afuera, los vea y llame a la policia.- dijo la rubia, tan analítica como siempre. En los dos rostros de los hombros se mostró odio y se marcharon corriendo. Yuri suspiro aliviada.

-Wow, eres genial Yuri-chan, no se como piensas tan rápido, pero pensé que por aquí no vivía nadie.- dijo Fubuki.

-No, nadie. Todas estas casas están en venta, pero ellos no tenían forma de saberlo, estaban presionados, así que no podían pensar en mas posibilidades que huir.- respondió la chica. Fubuki se le quedo mirando y luego estallo de la risa.

La chica de cabello azul miraba a la chica sorprendida, como había logrado pensar con tanta velocidad en un momento como ese? Luego miro al chico y se sonrojo un poco. Era muy guapo. Se sintió culpable, seguro que esos dos eran novios. Pero salió de sus pensamientos al escuchar como la chica le decía algo.

-Ya estas a salvo.- dijo la rubia.

-Por que te perseguían?- pregunto el peliplateado.

-Fubuki!- grito la chica severamente.- Tranquila, si no quieres no respondes.- dijo con una sonrisa.

-No, descuida.- dijo devolviendole la sonrisa. Su voz era cálida y armoniosa.- Lo que sucede es que me intentaron asaltar y yo me escape dandole una patada a uno de ellos en... bueno... ya adivinaras donde.- dijo algo avergonzada.- Y luego salí corriendo y vi que me perseguian. Despues, bueno, ya saben el resto.

-Ouch.- dijo Fubuki.- Bueno, se lo tenían merecido.- luego le ofreció la mano para que se pusiera de pie. La chica se ruborizo un poco, pero acepto la ayuda y se puso de pie.

-Y como te llamas?- pregunto Yuri.

-Ah! Claro, gomen.- se puso recta en frente de los dos.- Soy Yamamoto Ayame.- dijo con una sonrisa.

-Yo soy Matsura Yuri, mucho gusto.- dijo la rubia.

-Y yo soy Fubuki Shirou.- con una sonrisa encantadora.

-Gracias, son muy amables. Bueno, me voy.- dijo volteandose.

-Espera!- dijo Fubuki algo alterado, lo cual extraño a Yuri.- No quieres que te acompañemos?

-No, estoy bien, ademas, no quiero interrumpir en su cita.- dijo Ayame. Yuri y Fubuki se miraron y sonrieron.

-No somos novios, solo amigos.- dijo Yuri amablemente.- La verdad, yo ya tengo novio...

-Que es sumamente celoso, asi que sera mejor que no menciones esto si lo vez.- dijo divertido Fubuki, la italiana le dio un codazo.

-Ah, disculpa.- dijo la peliazul algo avergonzada. Luego miro el reloj.- Bueno, espero que nos volvamos a ver para otra vez.

-Y espero que esta vez no te persigan.- dijo Fubuki. Ayame se rio un poco ante la broma.- Adios.

Cuando la chica se marcho Yuri miro con una sonrisa picara a Fubuki, lo cual le extraño. Que se traia entre manos?

-Que pasa?

-Te atrae.- dijo la rubia, lo cual sorprendió al peliplateado y se sonrojo, lo cual era algo inusual en el. Pero no lo negó, no valía la pena, Yuri siempre sabia cuando mentía.

-0-0-0-0-

A los pocos días del accidente varios de los integrantes del Raimon Eleven estaban reunidos en la cancha junto al río jugando un pequeño partido amistoso, mas que nada, entrenaban, para recordar los viejos tiempos. Ellos jugaban a pesar del calor abrazador. Por el puente caminaba una chica de cabellera azul, la misma chica que Yuri y Fubuki conocieron. La chica miro curiosa el entrenamiento y se sorprendió de ver a los dos chicos del otro día, mas que nada por el chico. En la cancha la chica de cabello rubio corria junto a otra chica, pero de cabello rosa. Un chico de cabellera pelicrema y en punta la abrazo por la espalda y la levanto del suelo.

-No! No! Esto es falta!- grito la rubia divertida mientras giraba para quedar de frente del chico y darle un beso en los labios.

-HEY! Las demostraciones para otro rato!- grito un chico moreno, robusto y de corta cabellera rosa.

La verdad nadie sabia de que se quejaba, Yuri y Goenji no eran exactamente de las parejas melosas que se besaban a cada minuto en publico, de hecho, eran bastante reservados en el tema. A lo mas se daban un beso rápido cuando se despedían.

-No seas tan exagerado, Someoka.- dijo la chica de cabellera rosa.

El chico solo bufo y pateo el balón molesto, pero este se desvió y termino llendo en la dirección por donde iba la chica peliazul. A pesar de que le advirtieron, el balon impacto en la cabeza de la chica. (yo: les recuerda a alguien? XD) Todos se acercaron alarmados hacia ella. Kazemaru y Matsuno la llevaron con cuidado hasta la banca.

-Genial, Someoka. Eres brillante. Vuelale la cabeza a una chica que ni siquiera conoces.- dijo Kenji, el pelirrosa lo fulmino con la mirada.

-Estas bien?- pregunto Fubuki ignorando a sus dos compañeros. La chica lo miro y se sonrojo un poco de que el peliplateado la mirara a tan poca distancia.

-Esta bien, al menos reacciona naturalmente.- dijo Yuri y luego aparto el rostro de Fubuki.- Nos vemos de nuevo.- dijo con una sonrisa.


Bueno, hasta aqui, por favor, no sean tan malos, es que es la primera vez que escribo un fic de Fubuki :S Espero que les guste! Y no olviden dejar reviews, sus opiniones son sumamente importantes para mi.

Bueno, me despido, BYE!