Los Dursley se caracterizaban por vivir de acuerdo a las normas de la clase social a la que pertenecían, nada perturbaba su pequeña burbuja de correcto vivir. Para el resto del barrio ellos eran los mejores en cuanto a etiqueta inglesa se tratara. Nunca estuvieron en boca de nadie para ser criticados por alguna falta y tampoco lo provocaban.

Así que aquella noche de Hallowen, Vernon Dursley salió a meter el carro a meter la cochera le sorprendió al ver una canasta por lo que se agacho para ver su contenido para su sorpresa creció cuando vio al niño era hijo de esas raras personas parientes de su esposa se horrorizo de pensar lo que los vecinos iban a pensar por lo que se decidió sin pensar dos veces subió a su carro esperando que nadie lo viera y condujo hasta un pequeño bosque algo lejano de su casa ignoro la nota que traía dejando la canasta en el suelo en medio de unos matorrales sonrió satisfecho su problema está resuelto nadie perturbaría su paz ni la de su familia ese niño no era pariente suyo porque tendría que hacerse cargo de él no era su asunto

Un par de Horas depuse

Gabriel supero había sido una misión un tanto complicada pero bueno no lo habían visto lo cual agradeció , se quito el sombrero y revolvió su Cataño cabello decidió revisar su brazo por lo cual se sentó en una roca , no había ninguna herida cuando noto su camisa estaba rota Ana no iba estar feliz por ello , que le llevaría a su pequeña hija luego lo pensaría , su hija era una niña muy inteligente cuando oyó un ruido , era un bebe pero que hacia un niño allí no había ninguna casa cerca por lo que siguió el ruido en medio de unos matorrales por lo que tuvo que buscar un poco cuando noto una consta la cual saco de entre aquel arbusto en la canasta con mantas azules ocultaban un bebe su carita estaba llena de lagrimas de tanto que había llorado como una persona podía ser tan cruel dejando un ser tan pequeño y indefenso en medio de un bosque como ese tendría como dos años era tal vez un poco más pequeño que su hija busco alguna pista en la canasta cuando se encontró con una nota .

Leyó la nota y así averiguo la identidad del infante que estaba entre sus brazos.

-Harry Potter...

Antes de llegar a aquel barrio de gente común al pasar entre las personas escucho lo que los magos proclaman a los cuatro vientos. Brindaban por Harry Potter el muchacho que vivió aquel niño que había derrotado al señor oscuro y que no tenia padres, pero si aquella nota iba dirigida a su familia por que estaba en aquel bosque no tenía sentido nadie era tan cruel para abandonar a un niño tan pequeño.

Al llegar a Privet Drive busco la casa indicada, la cual encontró fácilmente toco la puerta y un hombre muy gordo abrió la puerta y su cara palideció al ver al niño que llevaba en sus brazos.

-Ese mocoso no es nada nuestro,- gruño Vernon -Déjelo donde lo encontró, llévelo aun orfanato. No lo vuelva a traer aquí dicho eso le cerró la puerta.

La indignación de Van Helsing creció junto con su ira por lo que toco la puerta. El hombre gordo volvió a abrí la puerta con su car mostrando su mal humor.

- Me quedare con él. Pero antes.- enfoco sus ojos verdes con los ojos del otro hombre - no recordaras esta reunión ni que me has visto a mí o al niño olvidarse lo sucedido en esta noche.

Satisfecho con la repuesta positiva dada por el hombre gordo, sonrió y camino calle arriba.