Disclaimer en el primer caítulo y en mi perfil.


Capítulo 6

De pie frente a Mikoto y Tooru, Yuujirou vestía orgulloso una minifalda.

—Obviamente, ustedes necesitan ver por qué el movimiento de caderas es importante cuando se usan tacones. Así que, impulsado por la bondad de mi corazón, voy a caminar para ustedes. Los dos tienen que tomar especial atención a mis caderas. ¿Ha quedado claro?

Los otros dos chicos asintieron vigorosamente. Satisfecho, Yuujirou les indicó que se sentaran antes de empezar a caminar de un lado para otro dentro del cuarto.

Cuando se empezó a mover, Mikoto y Tooru lo observaron atentamente, deseando evitar a toda costa la ira del chico si es que no hacían lo que él pedía. Tooru notó que era un tanto sexy la forma en que las caderas del rubio se movían de un lado para otro. Y en el momento en que Yuujirou pasó a su lado se encontró a si mismo admirando el trasero de su amigo.

En realidad todavía lo estaba observando fijamente cuando Yuujirou se giró y se detuvo a su lado. Al darse cuenta de lo que estaba haciendo, Tooru se sonrojó y rápidamente levantó la mirada hacia el rostro del otro, solo que no fue lo suficientemente rápido.

Yuujirou le sonrió benévolamente a Tooru y se volteó levemente para darle a Tooru una mejor vista.

—Puedes tocar si lo deseas.

Un sonido sordo a su lado les anunció que Mikoto se había desmayado, pero Tooru no le prestó atención, estaba demasiado ocupado huyendo de la habitación.

Satisfecho con la reacción, Yuujirou también se movió hacia la puerta, tenía deberes que hacer después de todo. Mikoto tendría, después de todo, que pasar el resto del día practicando por su cuenta.

Unos minutos después, cuando Mikoto despertó solo en la habitación, llegó a la conclusión más lógica: todo había sido una pesadilla. Estando necesitado de consuelo se dirigió al teléfono más cercano.

xxxxx

Al día siguiente Yuujirou estaba pensando seriamente en replantear sus planes. Pues aparentemente había funcionado demasiado bien. Tooru había logrado con éxito evitarlo todo el día anterior, deslizándose dentro de su cuarto justo en el momento en que se iniciaba el toque de queda y dirigiéndose directamente a su cama. Esa mañana también había desaparecido incluso antes que el rubio despertara.

Yuujirou estaba tan molesto por el comportamiento del otro chico que se había arruinado su normalmente alegre expresión, su sonrisa no era tan segadora como de costumbre, y sus admiradores aparentemente se estaban moviendo más cerca que de costumbre, invadiendo su espacio personal. Así que había llegado de un poco de amor duro. Por suerte, todas las princesas habían sido llamadas para una prueba de una nueva vestimenta, por lo tanto no había forma de que Tooru no se apareciera.

Yuujirou fue la última princesa en entrar al cuarto reservado para Natashou-sempai y sus creaciones para las princesas. Mientras Mikoto lo estaba mirando con miedo en sus ojos, Tooru se reusaba a hacer contacto visual.

Ya estando las tres princesas presentes, Natashou-sempai bailó a su alrededor, pequeños corazoncitos brillando en sus ojos.

—Ooooh, ¡Se van a ver tan adorables en mi última creación maestra! ¡La petición del Presidente de tener faldas más cortas ha terminado en estos! —Natashou-sempai juntó sus manos en éxtasis y sacudió su trasero en anticipación, uno de sus asistentes reveló los nuevos atuendos, mientras otro los iluminaba para realzar su gloria.

—¡Trajes de marinera! Complementados con sombreros de marinera y hermosos guantes blancos, hechos del algodón de mejor calidad que es cómodo y liviano de vestir. La falda tiene otra blanca con volantes abajo, usada para otorgar más volumen y movimiento, dando un una pequeña muestra de material blanco debajo del traje cada vez que ustedes se muevan. Todo esto combinado con el sombrero, ligeramente ladeado, crea un aire de juguetona feminidad que puede ser usada para un traje casual, ¡bueno para un día en la playa o quizás un picnic y una caminata por el parque!

Con brillos saliendo de sus ojos, Natashou-sempai notó que las princesas ya se habían ido a cambiarse las ropas. Con un golpecito en su espalda de su asistente, Natashou-sempai suspiró, nadie apreciaba su genialidad.


Si alguien estaba siguiendo esta traducción, siento mucho la demora. Me he concentrado en mis estudios y ahora que tengo libre, me dediqué a trabajar en una traducción de capítulos mucho más largos que también está atrasada...