Capitulo 2° "Soluciones"

[Luz POV]

Me encontraba con mi hermano enfrente de un ernooorme lago de perfume, el cual ya me estaba irritando la nariz. Sentía miedo, sabía lo que se venía… ¡retos, retos y más retos! Y todo por la culpa de Cristóbal, quien corría entre la gente para evitar que papá nos atrape, se tropezó con una abuelita, haciendo que esta se tambaleara de un lado al otro, provocando que el intento de torre Ifel caiga al piso.

-¡Señora! ¿Se encuentra bien?- Le pregunto una chica bastante linda de un largo cabello castaño y baja estatura, a la señora que mi querido hermano había empujado.

-Sí, sí, gracias querida…-Le respondió la anciana.- Lo que pasa es que los niños de estos días no saben comportarse…-Explico la señora en un tono de reproche, mirándome a mí y a mi hermano quien bajo la vista avergonzado.

-Perdón…-Dijimos los dos al unísono. Note la mirada enojada de la anciana y la mirada tierna de esa señorita que la había ayudado.

-¿Qué paso aquí?- Pregunto histérico un chico rubio que se sumaba a la escena.-Espósito, me puede explicar ¿qué es todo esto?-Se dirigió a la chica, vestida de blanco y negro.

-Bueno…este…lo que paso… fue… que…

-Lo que paso fue que estos chi…-La anciana interrumpió a la chica

-Lo que paso fue que estaba distraída y me lleve por delate la torre, y sin querer empuje a la señora, y los nenes la ayudaron a levantarse, en síntesis es todo mi culpa- Dijo rápidamente aquella muchacha de lindos ojos.

-Le pido mil disculpas señora.-Dijo el chico rubio, vestido de traje negro.-Y usted venga conmigo…-Se dirigió a la chica, quien bajo la mirada y le siguió sin decir nada.

La señora se había ido y quede sola con mi hermano quien miraba a la dirección por donde se habían ido los chicos vestidos de blanco y negro. Entendí lo que mi hermano quería así que sin decir nada, nos tomamos de la mano y seguimos aquellos muchachos.

[Lali POV]

Después de inventar tremenda excusa para cubrir a los niños seguí a Gastón hasta su oficina, él se sentó en su silla, me pidió que me sentara, acción que hice. La oficina se apodero de un enorme silencio, hasta que él se dignó a hablar.

-¿Sabes que es lo que va a pasar cierto?- Yo solo asentí con la mirada baja.- Mira, Mariana desde la semana pasada que empezaste a trabajar he sido tolerante contigo y te he dado más de una oportunidad, pero esto, esto fue lo que derramo el vaso, siento decir esto, pero no me queda de otra…

-Ya se lo que va a decir, no hace falta que lo diga…-Interrumpí las palabras de mi jefe.- Ya me voy.- Dicho eso me levante de la silla y antes de salir de la oficina me saque el pin que decía mi nombre y lo puse sobre su escritorio. Salí de la oficina con la vista baja, era sorprendente como por tercera vez había logrado perder un trabajo...

Una vez más me sentí inútil, primero la heladería... ¡Que iba a saber yo que a la hora de armar un helado de maquina tenía que girar el conito!...Después el restaurante, aún recuerdo al cliente reclamándole al dueño por la sopa que había derramado en su pantalón...y ahora esto. Sé que no fue mi culpa, pero si me lo busqué por haber defendido a esos niños tan tiernos... ¿Los padres donde estaban cuando paso esto? ¿Se habrán perdido?...

-Disculpe...-Sentí que alguien me tiraba de mi falda, baje la mirada y me encontré con unos hermosos ojos color verdes. Era el nene que había tirado la torre...

-Hola, ¿Te puedo ayudar en algo?- Le pregunte dulcemente, poniéndome a su altura.

-Sí, bueno, yo y mi hermana...-Volteo a su izquierda y al ver que no había nadie, me miro.-Espera, quédese aquí y no se mueva... ¡Ahora vengo!-Me dijo antes de ir corriendo a la nena que se parecía mucho a él, los dos eran castaños claros, el tiraba a un color más rubieson, los dos de la misma estatura y del mismo color de ojos. Ví que le dijo algo a la nena, quien le sonrío, le dio la mano y vinieron hacía mí.

-Hola, mi nombre es Luz y él es Cristóbal...-Dijo la nena mientras me daba la mano.

-Mucho gusto, Luz, mi nombre es Mariana...-Dije mientras le estrechaba la manita.

-¡Qué lindo nombre!-Dijo Cristóbal.

-Si...-Afirmo Luz.-Es de origen latín y se significa "elegida llena de gracia"...-Termino de decir la nena, dejándome sorprendida.

-¿Cuantos años tienen?-Pregunte aún sorprendida.

-Cuatro...-Respondieron los dos, tranquilamente. ¿Cómo era posible que una nena de 4 años supiera el significado y origen de mi nombre y yo no?

-¿Y qué hacen acá solitos? ¿Dónde está su mamá?- Pregunté preocupada.

-No tenemos...-Contesto tristemente Cristóbal... ¡Qué raro, Mariana Espósito, siempre metiendo la pata!... ¿Qué hago ahora?

-Pero, igual tenemos a papá...pero no sé dónde se habrá metido...-Comento Luz.

-¿Quieren que lo llamemos por alta voz?- Pregunté con una sonrisa. Ellos asintieron. Nos dirigimos a la zona de "atención al cliente".

-¿En qué sección quieren esperarlo?-Le pregunte a los nenes, que caminaban a mi par. Ellos se miraron y sonrieron.

-En la librería...-Volvieron a decir en unísono, divertidos. Sinceramente me extraña que dos niños de 4 años quieran ir a la sección de libros y no a la de juguetería.

-¿Cómo se llama su padre?- Les pregunté al llegar a nuestro destino, en donde estaba Eugenia, mi ex-compañera de trabajo y amiga de la vida, ella fue la que me había ayudado a conseguir el trabajo.

-Papá se llama...Juan Pedro Lanzani...-Respondió Luz.

-¡Hola, Euge!-Salude a mi amiga.- ¿Te puedo pedir un favor?- Ella asintió.- ¿Puedes llamar al señor Lanzani por el alta voz y decirle que sus hijos lo esperan en la sección de libros?- Ella asintió y con su voz de locutora llamo al señor Lanzani dos veces. Cuando lo hizo yo me dispuse a irme con los nenes a nuestro siguiente destino...

-Antes de que te vayas... ¿Por qué no traes tu pin?-Me pregunto mi amiga. Yo solo agache mi mirada, por un momento me había olvidado de lo que había pasado hace apenas unos minutos.- ¿Te despidió, no es cierto?- Yo solo asentí.- Bueno, después me cuentas…-Escuche que me dijo antes de irme con los nenes.

-¿Te despidieron por nuestra culpa?- Preguntó Cristóbal.

-No, claro que no, solo que no sirvo para esto…-Le conteste dulcemente.

-¿Sabes contar cuentos?- Pregunto Luz, después de un pequeño silencio.

-Sí, si se contar cuentos…-Respondí sin entender a qué venia esa pregunta.

-¿Te gustan los niños?-Pregunto Cristóbal.

-Sí, si me gustan…-Respondí más confundida que antes…

-¡Entonces eres perfecta!- Dijo emocionada Luz. ¡Ahora si me desoriente de la conversación… espero que los GPS estén de descuento, a ver si así logro ubicarme!

-¿Perfecta yo? ¿Para qué?-Pregunte curiosa…

-Mira, papá está buscando una niñera para que nos cuide, ya que el pasa mucho tiempo fuera de casa…-Explico Cristóbal… ¡Espero que no sea lo que estoy pensando!

-Y sinceramente todas las que han venido a buscar el trabajo son: Feas, viejas, no tienen paciencia, y huelen feo…-Continuo Luz.

-En cambio, tu, eres linda, te gustan los niños, y hueles rico… por eso eres perfecta.-Finalizo Cristóbal.

-Entonces, que dices… ¿Quieres ser nuestra nana?-Me pregunto Luz ilusionada. No sé porque pero estos angelitos habían logrado robarme el corazón, pero no por eso aceptaría ese trabajo, aparte no quiero tener problemas con el padre… seguro debe ser uno de esos tipos cuarentones, canosos y con barriga que solo les interesa pasarla bien y no encargarse de los chicos.

Ya habíamos llegado a la librería de la tienda y nos sentamos en unos silloncitos que había ahí, y que la gente los usaba para sentarse a leer.

-No, creo que sea buena idea, no nos conocemos…-Respondí paciente.- Además, yo cuando me enojo, me enojo muy feo…-Agregue a mi explicación. ¡MENTIROSA!

-¡No te creo!- Exclamo Cristóbal.

-Enserio, cuando me enojo hasta puedo ser peor que una bruja…-Dije tratando de convernserlos.

-¡Las brujas no existen!- Alego Luz.- Yo te quiero como nana…-Dijo mientras se abrazaba a mí.

-Mira, Luz no creo que sea buena idea…-Aunque por mis adentros me muera de ganas por cuidarlos, no era buena idea.- Aparte que diría tu padre…-Le dije mientras le acariciaba la cabecita.

-¿Si papá te lo pide aceptas?- Preguntó ilusionado Cristóbal.

-Yo… no se… tendría que pensarlo.-Dije finalmente.

[Peter POV]

Cuando escuche que mis hijos estaban en la librería, suspire calmado y me dirigí para esa zona. Al llegar los encontré con una señorita, creo que era la señorita a la que le había preguntado por ellos…

-¡Acá estaban!- Exclame felizmente al acercarme a ellos.

-¡Papi!- Gritaron al unísono mientras se lanzaban a mis brazos… pude notar que la señorita se levantaba para irse, pero Cristóbal la detuvo.

-Papá, ¿Ella puede ser nuestra niñera?- Pregunto mi hijo haciéndome un puchero.

-No, lo se hijo, la señorita ya tiene un trabajo…-Dije un poco incomodo, pude notar que la chica también lo estaba.

-No es cierto, a ella la despidieron por nuestra culpa…-Dijo Luz.- ¡Porfa pedirle que sea nuestra niñera, ella dijo que si tú se lo pedías iba aceptar!

-No, no lo que dije fue que lo iba a pensar…-Dijo aquella chica.

-Bueno, mire…-Me le quede mirando para que me digiera su nombre.

-Mariana, me llamo Mariana, pero todos me dicen Lali…-Dijo amistosamente.

-Bueno Lali. Mis hijos la quieren como nana, hicieron que la echen de su trabajo…

-No fue su culpa…-Dijo interrumpiéndome.

-Bueno, eso no importa, el caso es ¿Quiere ser la nana de mis hijos?- Le pregunté, no sé porque pero esta chica me inspiraba la suficiente confianza para dejarle a mis solecitos.- Le pagaría bien, hasta el doble de lo que le pagaban, eso sí tendria que mudarse a casa para que los pueda cuidar todo el día.

-No sé, tendría que pensarlo…-Contesto un poco convencida.

-Bueno, usted piénselo y después me llama…-Le dije antes de darle mi tarjetita personal.-Fue un gusto conocerla Lali, espero que acepte la propuesta… ¿Vamos niños?

-Adiós, Lali.-Se despidieron mis hijos de Mariana, yo la salude con la mano y nos fuimos…

[Lali POV]

Cuando los nenes se fueron con su papá, me vino a la mente la frase que mi abuelo siempre me decía: "Las cosas que pasan en la vida, ya sean buenas o malas, siempre pasan por algo y cuando son malas, no te preocupes, pues el destino tiene algo mejor para darte…" A veces las soluciones llegan a tu vida de la manera menos pensada, que pueden llegar a sorprenderte…


Bueno primero que nada gracias por leer y gracias a DawnAngel14 por comentar, me alegro mucho que te guste, no es la primera Historia que hago, es más esta la tengo muchisimo mas adelantada en un foro de puros fics de CA. Con respecto a Gas, es otro Gas, no es Gastón Dalmau xD

Bueno espero que estén bien, les mando besos y espero que comenten :P

Cieloo.

XOXO