Mi único temor

Recordar era una cuestión complicada, incluso en las noches más tranquilas, cuando su cuerpo estaba extenuado por el entrenamiento que se auto imponía, su mente no podía descansar, deshacerse de las imágenes que lo rondaban como fantasmas.

El pasado era otra cuestión complicada, el viento ya no le traía olor a muerte o sus manos no se manchaban con sangre, en su presente no se desempeñaba en el arte de matar, pero se sentía impregnado, de sangre y de muerte, así el cielo despejado de esa noche y las estrellas brillantes le dijeran que no era sí, que tenía el resto de su vida para hacer el bien, para hacer lo que él considerara lo correcto.

Entonces, su mente le decía que debía recordarla, debía hacerlo, o perdería lo último que le quedaba de ella.

Sus ojos verdes. Sus labios rellenos. Su cabello negro como la noche. La piel pálida de apariencia suave. Su voz tan o más agradable que el canto de las aves. Su risa prístina y la tristeza que siempre llevaba, como una sombra.

A veces, Eragon temía olvidarla, tenía un miedo profundo de no poder recordar su rostro o su voz, y se aterraba al pensar que ni siquiera podía recordar el tacto de su mano suave sobre su mejilla o el perfume suave de su piel.

Y todo lo que le rogaba al cielo, los astros, el océano y la tierra era que…

Arya tampoco se olvidara de él.

Buenas! La verdad es que no había subido por falta de inspiración, pero ya que ella regresó momentáneamente a mí, este es el resultado que hoy subo xD espero les guste, muchísimas gracias a Frad Ex Nox y Rosella Black por sus reviews!

Espero que les haya gustado, no tengo mucho más que decir, si les gustó, si no, sugerencias para algún próximo drabble, todo es aceptado! Saludos! (espero no tardar tanto en actualizar la próxima, mil disculpas!)