Hola Hola :) por fin he vuelto con otro capitulo.

Muchas gracias a los comentarios bonitos esta historia es por ustedes y para ustedes.

Quería comentarles que he escrito un OS nuevo, un contest inspirado en la canción Lips of an angel de Hinder, y sería bonito que pasaran por ahí y me digan que les parece.

Este capitulo va dedicado a Lu, lo prometido es deuda y te adoro Lunatica, vos sabes, este es para ti.

Muchas gracias a Laurita, si no es por ella se los juro que este capitulo hubiera demorado mucho más, pero ella siempre está ahí para ayudarme, corregir me y acosarme un poquito, gracias.

Los personajes de Twilight no son míos son de SM excepto Edward. EL ES MIO MIO MIO Y ME AMA.

No siendo más a leer.


-Hola, soy Alice y tú y yo seremos grandes amigas.-

.

.

.

La chica le sonreía a Isabella mirándola fijamente a los ojos, sin parpadear una de esas miradas que dicen "yo se algo que tú no", esa chica con un largo y pulcro cabello negro sería probablemente la novia del chico que más incómoda había hecho su estancia hasta ahora y ella estaba segura de que ella no era su persona favorita en el mundo, sin embargo esa hermosa chica de ojos alegres la miraba fijamente.

-Mira sé que es muy raro, pero sé que seremos amigas, solo lo sé, lo siento y me encantaría quedarme a unir lazos pero tengo clase ahora mismo, y no me gustaría que me pasara lo mismo que Edward, sin ofender claro pero ¿Quieres almorzar mañana? ¿a la una? Nos encontramos allí – dijo señalando las mesas de la cafetería, y sin más le dio un beso en la mejilla y salió rápidamente hacía lo que Isabella supuso la siguiente clase de la chica.

-¿Quién se creía aquella chica para tener esas confianzas? Además ¿Por qué hacía uso del tiempo de ella como si fueran viejas conocidas? – Bella refunfuñó mientras caminaba hacia su clase. La chica ni siquiera le había dejado pronunciar una palabra y ya tenía una cita con ella para almorzar. –Ingleses raros e idiotas- dijo en voz alta mientras se adentraba a su siguiente clase.

El resto del día fue bastante aburrido para ser sincera, la mayoría de los estudiantes solamente se volteaban para mirarla curiosos, ella supuso que se había enterado del inconveniente con Edward "Grafitti" Cullen como lo había apodado de cariño y el resto de sus compañeros se dedicaban a ignorarla.

A diferencia del profesor Brandon, aquel con el que veía manipulación de imágenes, los otros profesores fueron mucho más flexibles y fácil de conocer, se dedicaron a hablar de las materias, de las técnicas y métodos de calificación por lo que pudo darse un respiro.

No volvió a ver a Edward ni a la pequeña Alice.

Cuando terminó sus clases no quiso irse automáticamente a casa, se dedicó a caminar por el campus y tuvo la oportunidad de encontrarse de nuevo con Michael Newton que jugaba futbol y en el momento que la vio agitó su mano en forma de saludo, ella hizo lo mismo regalándole una sonrisa, el contento siguió con su juego.

Intentó memorizar todo lo que pudo para que fuera más fácil encontrar todo el día siguiente y poder dormir un poco más, ella enserio odiaba despertarse temprano y 30 minutos más de sueño era casi como estar en el cielo.

Caminó un poco, y compró unas bebidas y una pizza para comer mientras deshacía sus maletas y el gran número de cajas que aún se encontraban dispersas en la sala de su lindo apartamento. Tomó el metro, no sin antes perderse un par de ocasiones y tras bajarse en la estación correcta, caminó unas cuantas cuadras para llegar a su apartamento.

Se acostó en la mullida alfombra y dormitó un poco, comió un poco de pizza y gaseosa, conectó su ipod y empezó con la labor. Bella tendría que tener el apartamento listo y organizado lo antes posible para así poder encontrar una compañera de piso con quien compartir los gastos.

Sin poder evitarlo lloró un poco por su padre cada vez que encontraba algo que lo recordaba, y sin darse cuenta su mente también escapaba continuamente con enojo hacia el chico ingles de ojos verdes.

El teléfono sonó…

Su madre tras un saludo acogedor y decirle cuanto la extrañaba le contó sobre el nuevo plan de llamadas a larga distancia que logró obtener en su compañía telefónica y que ahora su esposo debía pagar. Bella se notaba distraída y contestaba con monosílabas mientras observaba por su ventanal. En la primera oportunidad le presentó una excusa a Rene y colgó el teléfono prometiendo llamarla y escribirle en el transcurso de la semana.

Esa noche llovió escandalosamente fuerte y no pudo dormir, lo cual se le hacía muy extraño porque estaba acostumbrada a las lluvias de forks y sin evitarlo en el momento en que sonó su despertador no pudo más que soltar un quejido y taparse de nuevo la cabeza, estaba cansada y curiosamente ansiosa.

Tomó un café y fue a la Universidad a su clase de bocetación e ilustración, su día fue normal por no decir aburrido, sus profesores siguieron la misma rutina del día anterior hablando sobre lo que sería la clase en el semestre al ser ellos primíparos, tuvo la oportunidad de compartir clases con Mike, Jessica, Lauren la chica del teléfono y Ben, sintiéndose ella extrañamente más cómodamente incomoda viendo como ellos a su vez la incluían poco a poco en su grupo, unos con más ánimo y determinación que otros.

A la 1 de la tarde no pudo evitar la curiosidad e ir a buscar en la cafetería a Alice y preguntarle directamente a ella cuál era su problema o que quería de ella, sin embargo ella no estaba allí, tampoco Edward.

Esperó alrededor de 15 minutos sin embargo la chica nunca apareció, Bella siguió con su rutina y repartió unos cuantos volantes que también pegó en un tablero de información informando del cuarto de sobra que tenía en su apartamento.

La semana siguió muy parecida y no volvió a ver ni a Edward ni a Alice.

El viernes antes de acabar su clase de tipografía Mike se le acercó.

-Isabella me preguntaba, si de pronto, ¿Tienes algo que hacer? Estaba pensando que podríamos salir y no sé, comer algo, podría enseñarte la ciudad- dijo notablemente nervioso.

Bella no pasó desapercibida la mirada del mal que le había dado Jessica, pero tampoco quería quedarse en su apartamento desde tan temprano así que sutilmente incluyó a Jessica y Ben en el plan, Mike se notaba enojado pero aceptó.

Fueron a un restaurante bar cerca de la universidad, comieron y tomaron unas cervezas y cansada por las constantes insinuaciones de Mike e indirectas de Jesica se levantó hacia la barra a pedir otra cerveza.

El chico que trabajaba en la barra se movía con gran agilidad, le dio una sonrisa indicándole que en un momento iba a ser atendida, sus movimientos eran precisos y rápidos, sirvió dos cocteles que se los llevó inmediatamente la camarera que lo esperaba, luego posó sus ojos en ella y le dedico otra cálida sonrisa.

El chico tenía un cabello largo amarrado en una coleta supuso ella para trabajar con más comodidad, era alto, y moreno, sin embargo en sus facciones conservaba un toque de infantilismo que la dejó impactada.

-Buenas tardes delgada y pálida señorita de ojos lindos ¿qué deseas tomar?

- una cerveza, corona por favor- dijo Bella.

-¿Así que cerveza mexicana? Y por tu acento eres americana, alguien debe enseñarte sobre una buena cerveza inglesa – dijo el chico.

-Oh por favor, si es la mejor cerveza del mundo, no sabe feo – dijo con timidez-

-Eso es porque no sabe a cerveza- dijo soltando una carcajada.

Sin embargo sacándola de un refrigerador y poniéndola en la barra al lado de Isabella.

-Me llamo Jacob Black, ¿y tú señorita, Mc donalds?

-Isabella Swan.

En el momento en que la camarera se acercó con más pedidos notó como Mike la miraba fijamente, entonces no sin antes despedirse con una seña de Jacob volvió a la mesa.

Isabella estaba sorprendida, una semana en la universidad y ya se encontraba tomando cerveza y hablando con desconocidos en bares, esa no era ella, y lo que estaba haciendo estaba bastante incorrecto y estaba segura que Charlie no aceptaría su conducta. Ya incomoda por la situación fingió tener una llamada en el celular y salió rápidamente del restaurante bar sin darle la oportunidad de que nadie la siguiera ni le preguntara nada.

Caminó sola por las calles frías de Londres intentando localizar una estación del metro que la dejara cerca de su casa, se puso los audífonos y trató de no pensar en la persona que era y en la que se estaba convirtiendo, se sentía como si estuviera haciendo algo malo.

Tras un largo viaje llego a casa y solamente se tiró en la cama, y lloró, la lluvia sacudía otra vez afuera y por un momento deseo ser normal y disfrutar esas cosas pequeñas que la vida le estaba presentando sin arrepentimientos, sin miedos. Isabella simplemente estaba cansada de huirle a la vida.

A la mañana siguiente terminó de organizar todas las maletas dejando por fin su apartamento perfecto, recibió algunas llamadas de personas interesadas en el apartamento que se reunirían con ella al día siguiente. También terminó el pendiente que tenía para la clase de Manipulación de imágenes. Sobre lo último se encontraba bastante preocupada, no estaba segura si era ella la que debía ir a esa clase o Edward sin embargo no lo había visto el resto de la semana y no tenía como contactarlo, ella tampoco quería hablar con él, estaba segura que eso solo lograría que se enojara y terminarían peleando de nuevo.

En las horas de la tarde fue al parque que había ido el día antes de empezar clases, donde había parques de Skate y había tomado varias fotos, compró un café donde lo había comprado aquella vez y se dispuso salir de la tienda para ver los chicos en patineta, sin embargo el destino y su zapato le hicieron una mala jugada y se tropezó con una pequeña mesa que estaba al lado de la puerta del establecimiento, golpeando y derramando todo el contenido del frapuccino en la camisa de la persona que había entrado a la tienda, y la había salvado de darse de bruces contra el suelo.

-¿Acaso no te cansas de arruinarme la vida? – le dijo una voz furiosa mientras la soltaban unos brazos firmes en el suelo.

Levantó la mirada, unos furiosos ojos verdes la miraban fijamente

-Edward – dijo ella soltando de pleno el aire que retenían sus pulmones.


Qué les pareció?

Merezco un Review?

Sean lindas y digan me que piensan de la torpe Bella en la cajita de abajo.

Un beso para todas.

Andrea.