El siguiente fic posee escenas de sexo (lemmons) bastantes fuertes y vocabulario vulgar, por este motivo está catalogado bajo la categoría M, bajo esta advertencia, por favor, leer a conciencia. Gracias.

Ya sé que tarde muchísimo desde el primer capítulo pero soy así, no lo puedo evitar, pensaba hacerla corta (4 capis como mucho) pero seguro que es más larga, ya que se me ocurrieron un par de cosas. Besos.

Disclaimer: los personajes les pertenecen a Meyer , solo la historia (que idee en una noche que no podía dormir) es mía.


La puta y el dinero

Y un trato de encontrar el momento donde todo se fue al mismo carajo, porque sé que nada es al azar, no fue inevitable, solo que me confié ¿Cómo no hacerlo? así que permití que este problema fuese más lejos de lo que realmente tendría que haber ido; solo tenía una misión, coger con la maldita puta y nada más, no existe nada más simple. Claro esta que me equivoque, es difícil tener que admitirlo, pero di por sentado que sería así de fácil; con nadie se había dificultado mi decisión, claro esta que había drama de vez en cuando, alguna esperaba tener una "relación" conmigo, siendo que yo lo mantengo sencillo, jamás mentí a nadie, pero alguna se ilusionaba y creía que por haber fornicado conmigo, significaba que éramos pareja o cosa por el estilo. Unas estúpidas totales. Tuve que aprender como manejarlas y ahora, por más que siempre guardaban esperanzas, ellas sabían a que atenerse conmigo, solo es sexo conmigo, no se podía esperar salidas al parque, momentos en la cama hablando de sandeces como chismes o lo que cada uno sentía, o tonterías como tener una cita; sexo, así de simple, nada más conmigo. Y el problema un día apareció, mejor dicho, se mudo a Forks y desde entonces, todo se fue al carajo.

Sé que hay un punto donde pudo haber tomado precauciones, aparte del forro que usamos, ¡quien sabe que peste puede tener esa zorra! O solo no acercarme, ella es más joven (aunque solo por año y medio) y además nadie la miraría dos veces, yo no lo hice; fue solo un juego, una broma, y ella se ofreció, propuso lo desconocido para mí y me tente ¡si! Me tente, por lo que ahora tengo este problema ¡terrible imbécil que fui! Ahora puedo asegurar que son retazos los recuerdos de antes que ella formara parte de mi vida, y mis fornicadas diarias, porque solo pienso en ella, sueño con ella, y me masturbo imaginándomela; pero sé que antes las cosas eran tan fáciles, simples y ahora…ahora, junto dinero para al menos una mamada ¡puta Swan! Y si sigo recapitulando cuando fue que perdí el rumbo, que me volví un adicto a ese escracho de mujer, cuando solo puedo tener sexo con esa maldita puta, sé que fue parte de mi estupidez, fue mi culpa y ella, la zorra más grande del mundo, disfruta de mi mal humor, de mi bronca contenida cuando se va en busca del siguiente cliente y…. ¡puta Swan!

Recuerdo perfectamente cuando este infierno comenzó ¿Quién no recuerda cuando el instante en que la vida de uno se va por el retrete? Y yo que creí que iba a ser un día normal, tranquilo, un día más, hasta que ella apareció y me cago la vida para siempre.

Tape mi cabeza con la almohada para amortiguar el ruido de fondo, necesitaba dormir un poco más, solo un poco más, por lo que me acurruque entre las sabanas, el frío de fuera invitaba a seguir durmiendo, pero la música y la persona que subió el volumen de esta pensaba lo contrario. Así que realice mi último esfuerzo, no caería sin pelear, por lo que me enfoque en mi sueño, las tetas recién operadas de la profesora de Italiano, non so parlare l´italiano ma potrei parlare per lei, ella sabía que vi un poco más ese día mientras me hablaba sobre los problemas que estaba teniendo Alice en clases; o en la biquini que tenía puesta la profesora de ingles, cuando la encontramos con los chicos cerca la playa, I don´t have trouble with english but for her may have it, soy un poliglota cuando lo amerita la ocasión. Pero mi hermana, mi pequeña y más molesta que la mierda pequeña hermana, siguió subiendo el volumen de la música y tuve que abrir los ojos, para mirar el despertador, y encontrarme que aun faltaba cinco minutos para que suene el despertador, mis maravillosos cinco minutos.

¡Voy a matarla! ¡Esta vez si que lo hago! ¡Voy a matarla! Me repetí alimentando mis ganas asesinas de aniquilar a toda la raza humana y Alice era la primera en mi lista; cuando escuche que papá se puso a cantar junto a la pequeña duende, me resigne que mi familia esta loca y que ya no podría dormir ¡malditos %&$#! ¿Por qué mierda no van ()/& %$#""!°? ¿Acaso tienen ¨*/&%$&/ #$ $# %$&/()?...

-Edward…-mamá sin respeto por mi privacidad, como siempre, abrió la puerta con su dulce sonrisa para levantarme- levántate a desayunar…-destape mi cabeza y la mire, no sé que cara puse que giro sus ojos, y cerro la puerta dejándome solo; no soy una persona mañanera. Me desperece un poco y trate de controlar mi ira, refregando mi cara me levante, era hora de irme a la mierda, es decir, al colegio. Fui directamente a mi baño, por suerte mis padres tuvieron una buena idea para variar, aunque también aprecio mi maravilloso auto, y cada uno tiene su propio baño, así no tengo que soportar la energía que desborda Alice cada mañana antes de poder despabilarme. Amo la nada absoluta de mi mente por las mañanas, antes de activarme, pero perderme en esa nada aseándome maquinalmente sin reflexionar en nada; me cepille los dientes mientras que no sé porque todos los días, desde que tengo memoria, mis ojos viajan hacia mi cabello ¿Cómo demonios va contra la gravedad? Esta suave pero al mismo tiempo esta parado como si estuviese duro como piedra, cada mañana parece la forma de un troll y parece que hoy esta más inspirado que nunca, porque tiene más volumen, ni mi pene se para tanto como mi pelo ¿Cómo es posible? Deje mis reflexiones para luego, algún día sabría la respuesta, pero ahora era importante mover mi culo porque el colegio y el maldito no entiende de mis problemas al levantarme a la mañana.

Lo más lento que pude me vestí, unas zapatillas, camiseta y pantalón, no tardo mucho en arreglarme, y mi pelo, que siempre hizo lo que quiso y yo ya me canse de discutir con él, me lo peine con la mano para bajarle un poco el volumen; así de rápido me arreglaba ¿no entiendo como Alice se tiene que levantar al menos media hora para prepararse. Cuando sentí que mi padre se sabía la letra de una cantante de pop, comprendí por que la gente mata, yo lo haría sin problemas en este punto. Fui directamente hacia la cocina pasando la al lado del cuarto de mi hermana que no era necesario ver para saber que estaba revoleando ropa para encontrar el atuendo del día, tenía al menos 3 minutos más antes de que aparezca y así baje la escalera hasta la cocina donde estaban mis padres. Papá estaba preparando el desayuno, mientras que mamá leía el diario en la mesa, somos una familia normal solo que en ocasiones cambiamos los roles, eso es todo; más de una vez me vi en el gran predicamento de firmar con mi móvil como mi padre, el jefe de doctores del hospital, el gran doctor Cullen, canta mientras cocina, pero no quería arruinar su fachada de gran Doctor, la menos no por ahora. Me senté en mi lugar, y tome un sorbo del café, y apreté me quede focalizado en la mesa.

-hola, Edward…-saludo papá, por lo que solo asentí la cabeza, era muy temprano para hacer cualquier cosa.-…¿y como va el colegio?...-me encogí de hombros, ellos dos sabían que no tenía problema alguno en el colegio, es una beneficio de comprender las asignaturas fácilmente, jamás tuve problemas con ninguna materia; tome otro sorbo de café, y de poco el gusto amargo del café sin azúcar, que por más asqueroso que sea, es lo único que reanima mis neuronas cada mañana, me fue despabilando.-¿alguna noticia de algo?¿cualquier cosa?- negué con la cabeza, como dije es muy temprano. Levante la cabeza en el momento que papá puso los panqueques en la mesa y sonriente miro a mama, que seguía leyendo el diario.-viste, cariño, esta la unión que busco con mi hijo…que podamos hablar de cualquier tema y él se explaye lo mayor posible…-bromeo por lo que mamá sonrió un poco; yo solo seguí con mi café, todos saben que la mañana no era mi mejor momento.

-¿ha que no saben?- entro a los gritos la pequeña duende, si yo soy un marmota a la mañana, mi hermana, la cual estoy más que seguro que la drogaron para estar tan activa todo el día, es una bola de destrucción, no solo a la mañana sino todo el día.-¡Ángela cambio su estado de Facebook…-alegre y abriendo sus ojos verdes, que son iguales a los míos, se sentó junto a mí y comenzó a contar no sé que cosa de no sé quien. Como siempre estoy preparado para cualquier eventualidad, saque mi móvil de mi bolsillo y me puse mis auriculares para escuchar música, con un poco de "please me" de poncho, preferí aislarme como hago siempre que ella interactua con mis padres. Alice, o la pequeña duende como se la conoce, no tiene problemas para hablar con mis padres de todo y creo que considera a mamá como su mejor amiga, y si eso no parece raro, se le suma el hecho que mamá es jefa de policía de Forks, papá siempre se preocupa por ella, y creo que ese es uno de los motivos por lo cual la trata como una reina, tiene miedo a perderla, particularmente no me preocupo, en esta ciudad no pasa nada jamás.

Hubiera sido difícil ser aceptado por los demás chicos siendo que mis padres son figuras importante en la ciudad y en especial mi viejo, que es un tipo de eminencia en la cirugía, o algo por el estilo, pero tuve suerte, no solo porque tengo a mis dos mejores amigos, Jasper Whitclock y Emmett Mc Carty, dos idiotas que saben como divertirse, aparte tengo buenas notas y soy estrella del equipo de futbol, sino también por un hecho importante…a las chicas les gusto. No soy una persona humilde así que no voy a mentir, me ejercito todos los días, por lo que tengo mi cuerpo formado y marcado, cada comida que consumo la quemo fácilmente por lo que puedo comer lo que quiera sin engordar (¡ gracias pá por los buenos genes!) y a las chicas les gusta mi sonrisa, que creo que dicen que es torcida, una vez trate de arreglarla y mamá dijo que es inútil, tengo la sonrisa del abuelo (¡viejo idiota!), más los ojos verdes de papá y una mezcla rara de color en el pelo, una tonalidad cobriza, y no comprendo pero esta maldición de poder controlarlo con ningún peine es algo que atrae a las mujeres. Así que tengo suerte, Alice no tanto, solo tiene una amiga que se llama Ángela y he visto como las demás chicas le ignoran en clases, no sé porque, me da bronca pero no puedo hacer nada para remediarlo, ya que es problema entre chicas.

Mire mi reloj por lo que me levante del asiento, al mirar de reojo sentí como mamá me estaba hablando, ya con su uniforme gris puesto, por lo que tuve que sacarme los auriculares.-…te estaba diciendo, que no se te ocurra ir a la casa de Demitri hoy a la noche, si los vecinos llaman por los ruido de la fiesta, que es seguro que arme, si estas ahí te juro que te pateo en las bolas y te arresto…-reí un poco y ella mantuvo su faz seria.

-¿eso no es brutalidad policiaca?- tome mi mochila, mientras que Alice estaba colocándose uno de sus últimos atuendos, la adicta a la ropa, tiene como 20 distintos sacos.

-no lo es…-se me acerco, y dándome un beso en la mejilla, me entrego mi almuerzo.-..es una madre castigando a su hijo…-con la cotidiana amenaza de castrarme o matarme de mi madre, me fui a mi auto junto a mi hermana; soy chofer de Alice, ya que es la segunda vez que suspende el examen de conducción, así que estoy condenado a soportar la música que ella escucha hasta que aprenda a manejar. El clima de Forks no es el más agradable, siempre nublado y cuando no lo esta, esta lloviendo, por lo que hay que rebuscársela para divertirse en este lugar; Alice puso su pen en mi etéreo y así comenzó mi tortura diaria de escuchar Lady gaga, por suerte, desde hace dos semanas que no escucha a la piba de Disney. La carretera estaba vacía, como mi familia tiene plata, nos mudamos más apartados del centro, más que nada para que nadie se atreva a espiarnos, es feo ya de por si que cuando vengan a casa, babeen por la piscina cubierta.

El verde predominaba el paisaje, aunque me crie en esta ciudad y están mis mejores amigos y familia, quiero irme, viaje varias veces, pero aun así no me encontré cómodo en ningún lugar, así que creo que estoy buscando algo en especial, solo que no sé que es.-gracias por no decirle a mamá y a papá sobre mis notas…-dijo mirando por la ventana Alice, a veces no soportaba a la duende, pero no podía permitir que nada le molestara, por lo que trataba de aliviarle la carga. Creo que el hecho que esta sola siempre es un problema, no sabe como interactuar con las demás chicas, pero diciendo la verdad en ese colegio se juntaron todas las perras y malditas mujeres del universo; creo que le tienen envidia, Alice es chiquita de tamaño y cuerpo, en contraposición a mi metro ochenta, pero es linda, creo que la más linda del instituto y por eso todas se alejan de ella, para castigarla por ser así. Es agradable y buena, así es mi hermana y por eso, no dejo que ningún chico se le acerque, no soy celoso solo precavido, eso es todo.

-no es nada enana… puedes mejorarlas, solo tienes que enfocarte.- ella se quedo quieta un instante antes de asentir sin verme, sentí pena por ella. Mi móvil comenzó a sonar y Alice lo tomo, a lo que leyendo el nombre en la pantalla, sonrió feliz.

-es Emmett…-me comunico emocionada, y trate de reprimir la bronca, siempre le gusto Emmett, y aunque es el mejor amigo del mundo, no me gusta nada que mi hermanita esta enamorada de él.

-pon en altavoz.- lo hizo.- ¡hola!- salude, girando el auto hacia la izquierda, faltaba poco para llegar a la calle principal.

-hola, hermano...-dijo del otro lado.-mira que hoy hay entrenamiento hasta las cinco.-no me gusto nada, Alice me tendría que esperar y no me agrado, mis compañeros, unos pervertidos de porquería siempre se le querían acercar, y es difícil concentrarse sabiendo eso.

-de acuerdo…tendremos que irnos de la fiesta de Demitri antes de la medianoche, la jefa esta más que segura que hoy va a ser llamada para ir ahí, y no quiero perder mi auto ni mis bolas ¿de acuerdo?

- esta bien…veremos que hacemos, mandale saludos a Alice, nos vemos…-y corto, mi hermana reboto sobre el asiento porque el idiota la nombro.

-me nombro…-canto feliz, y estaba por replicarle, cuando note por mi espejo retrovisor, un auto, no soy conocedor de autos, pero este descapotable rojo, que ahora estaba cubierto y con vidrio polarizados, me sorprendió que se notaba por el ruido que hacia el motor que tenía ingeniería de primera, no es normal ver ese tipo de autos por este pueblo; iba tras mio, y se estaba acercando rápidamente, como si estuviera corriendo una carrera, de pronto aparecieron a su costados dos motocicletas. Estas también iban a gran velocidad, y el auto se adelanto pasando mi auto y se detuvo poco después, demostrando una gran habilidad para conducir cuando el primer semáforo en encontrarnos se puso en rojo. También me detuvo esperando que se pusiera en verde, aunque no pasaba nadie, ya que esa calle estaba desierta, soy respetuoso de las leyes al conducir, las dos motos se pusieron al costado de mi auto, también deteniéndose en espera de seguir su marcha.-¿Quiénes serán? –murmuro Alice, note como del lado de ella, el dueño de la moto, que era de color azul, era un sujeto de gran tamaño, creo que llegando a ser como el cuerpo de Emmett, que tenía casco también con el vidrio cubierto, así que no pude saber nada de sus facciones. Cuando me gire para ver al de mi lado, me sorprendí, ya que el sujeto estaba mirando hacia dentro del auto, parecía de tamaño pequeño, la moto era negra y no pude estudiar nada, ya que una gran chaqueta negra lo cubría más el casco que no dejaba ver su cara. Pero estaba seguro, me estaba mirando a la cara, fijamente; me sentí cohibido, extraño para mí, pero era como si me estuviera estudiando por algún motivo, quise decir algo, no sé que, sin dejar de mirarme la moto volvió a moverse, a lo que me di cuenta que el semáforo se había puesto en verde.- ¡que extraño!- acoto mi hermana, y solo asentí un poco mientras que las motos junto al descapotable se perdieron de vista.

A los cinco minutos llegamos al colegio, y Alice bajo rápidamente, yendo hacia el establecimiento, no sé porque lo hacía, ella sola se aísla de la gente; camine por el estacionamiento, saludando a mis conocidos, podía sentir las miradas de las mujeres sobre mí, cuando pase cerca de un grupo de chicas, una me grito.-Cullen ¿Cuándo vuelves a salir conmigo?- la mire y sonreí, no sabía quien demonios era ella, pero se veía linda, por lo que conteste.

-cuando quieras…-y las deje que se rieran emocionadas, y trate de recordar quien era ella; no quiero ser un total gilipollas, pero es cierto, he salido con bastantes chicas y no puedo tener un recuerdo de todas ellas. A los instantes, me encontré con los Emmett y Jasper que me saludaron.

-entonces ¿Qué hacemos a la noche?- cuestiono Jasper, últimamente estaba bastante nervioso y era notable, ya que no le gustaba salir mucho, pero desde hacía casi dos meses que quería salir casi todos los días; no le pregunte que le sucedía, era tema suyo y privado.

-mis padres, no están…-les comente, mientras entrabamos al edificio.-mi viejo tiene cirugía toda la noche, y mamá va estar ocupada llamando a los padres de quienes vayan a la casa de Demitri…calculo que hasta mañana al medio día no aparece ninguno de los dos, así que vamos a Port Ángeles o nos quedamos tomando unas cervezas en casa, como ustedes quieran.- me pareció que Jasper empalideció un instante, pero cuando me fije, estaba bien, era muy blanco, con ese cabello rubio y sus ojos celestes; él no estaba en el equipo de futbol con nosotros dos, pero hacía carrera, y era muy bueno en eso, parece ser que su figura estirada le servía de algo.

-después vemos nos lleva la noche…-dijo despreocupado, uno siempre puede confiar que donde vaya Emmett no va a ser aburrida la salida y también que habrá que huir antes de que tengamos problemas.-no nos contaste ¿Cómo te fue ayer con Gianna?- ayer había salido con una chica universitaria, esas si que saben divertirse; pase la mano por mi cabello, porque no fue mi mejor revolcada, pero estuvo pasable.

-no voy a decir nada…-antes de que se quejaran, continúe.-…pero tiene un culo muy bueno…-y entramos a nuestra clase.

La mañana paso como siempre, sin parciales, solo algunos trabajos para entregar; a la hora del almuerzo salimos afuera, que aunque hiciese frio, era mejor que estar todo el día encerrados en ese lugar osco. Me pareció raro no encontrar a Alice, ella siempre pasaba para hablarme un rato, para cualquiera sería algo molesto, y aunque con la duende no somos iguales, nos llevamos muy bien; nos pusimos en una mesas escritas afuera y me senté sobre la mesa mientras comía un sándwich, Emmett como es un devorador de comida, había traído consigo cuatro para comer, y estaba más que seguro que me pediría un poco o a Jasper.

-…necesito coger…-pensó en voz alta Jasper, se denoto por su cara de vergüenza que no quería que nadie más lo supiera. La risotada de Emmett se hizo sentir, y palmee el hombro de mi amigo.

-hazlo, pero que no sea conmigo…-bromee y note periféricamente una moto en el estacionamiento, no es normal que los estudiantes usen moto, pero no solo eso, sé que era la misma moto que se detuvo a mi lado y el motociclista me observo un rato.- ¿de quien es esa moto?- les pregunte, y ambos miraron hacia esa dirección. Hasta que escuche el silbido de Emmett.

-jamás vi ese modelo en persona…-me fije en él, y por algún motivo se veía emocionado.- pero se parece BMW K1600 GT, pero no sabía que había negras…esta muy buena ¿de quien es?- gire los ojos agitando la cabeza

-por eso pregunto…-golpee a Jasper para que me lo dijera pero negó con la cabeza y sonó el timbre para volver a clases. El día siguió su curso, aunque los intentos de Tanya para llamar mi atención eran cada vez más creativos, ahora tenía novio y el problema era de él, una vez la loca comenzó a hablar como sería nuestros hijos, y aunque lo ignore cuando quiso tener sexo sin condón, supe que no estaba bien de la cabeza y prefiero alejarme de ella, no quiero problemas, antes de tener hijos me corto los huevos. Cuando terminaron las clases, fui al vestuario para cambiarme y una vez que me puse la ropa para la practica, busque a Alice, para saber como iría a casa, por lo general esperaba el último micro pero preferí asegurarme.

Varias personas me miraron, cuando me ven con el traje se alegran de que este en este equipo, este año traería el trofeo del campeonato, de eso estoy más que confiado; cuando me encontré con la chica con la que a veces esta Alice, fui hacia ella. Cuando me sintió llegar, se quedo quieta, incomoda, creo que su nombre era Angela.-hola, soy Edward…

-ya lo sé…-me interrumpió nerviosa pero no le preste mayor atención, solo seguí buscando entre la gente que se estaba yendo a mi hermana.-…ya sé quien eres-soltó una sonrisa nerviosa.

-¿sabes donde esta mi hermana?- ella se quedo pensando, y negó con la cabeza.

-lo siento hoy no tuvimos ninguna clase juntas…-asentí y me fui, creo que ella ya se habrá ido, por lo que fui hacia el campo; estaban todos ahí, Emmett no sé porque motivo estaba bailando la macarena y como el entrenador lo ignore, es mejor así, es mejor para conservar la salud mental.

-bueno…a realizar pases…-ordeno el entrenador.-…Cullen, Prince, Volturi, Newton y Mastro…y McCarty...-dejo su planilla y miro al resto.-los demás a correr un rato…

Fui corriendo hacia la derecha, y benjamín a veinte metros, tiro el balón hacia mí; era calentamiento nada más, pero la verdad no comprendo como los demás no corren más rápido, podría pertenecer al equipo de carrera, como Jasper, pero puedo atrapar y lanzar con fuerza así que me reclutaron para el futbol, por lo que soy el receptor estrella del equipo. Tome el balón, y ya casi no sentía el frío el campo, volví a lanzarlo hacia él, lo hice apropósito, ya que tire con fuerza para que el holgazán mueva el culo.

-¡hey, Edward!...-me llamo Emmett y ojee que estaba señalando hacia el estacionamiento.- ¿esa no es Alice?- y me gire para ver, mi hermana estaba subiendo en la moto negra, aferrada al motociclista que vimos esta mañana ¿Qué mierda esta haciendo? Ella no reparo en mi presencia ni tampoco el motociclista que le dio un casco pequeño para que coloque; estábamos lejos pero aun así note que ella reía y al parecer el hombre también ¿pero que mierda? Comencé a ir a esa dirección.

-¡cuidado!-alguien grito y mire que pasaba, el dolor en la cabeza fue fuerte, el golpe se esparció desde mi frente hacia mis ojos, fue tan duro que perdí el balance pero trate de no caerme; quise gritar, pero me lo aguante, mientras cubrí mi rostro.

-…bueno al menos nos dejaron ir temprano…-se alegró a mi lado Emmett, por lo que le mira con mi mejor cara asesina, pero me dolió cuando quise fruncir el ceño; por suerte no sangre, solo me quedo roja la frente, que después se va a poner morado y me pinchaba un poco la ceja-¿con quien se habrá ido tu hermana?- coloque la bolsa con hielo en mi frente porque no sabía con quien mierda mi hermana estaba. Llegamos a casa, aunque Emmett haya conducido después tendría que llevarlo; la moto negra estaba a un costado del pórtico, y entonces, el ocupante todavía estaba en casa. Entre furioso, más que nada porque me dolía como la mierda la cara, y esperaba que mañana no se hinchara tanto; escuche la risa de mi hermana en la cocina y cuando llegue hasta ahí, vi a Alice en la mesada que tan pronto se fijo en mí abrió los ojos y vino a mi lado.

-¿pero que te paso?- me enfoque en el espejo del costado y por suerte no tenía la cara hinchada solo roja. Ella quiso tocarme pero la esquive, ya de por si me dolía mucho con el hielo encima.- ¿estas bien?

-fue un golpecito…-comente cuando me encontré a la persona que acompañaba a mi hermana, era una chica, nueva en la ciudad, ya que jamás la había visto; estaba vestida de negro, con ropas holgadas y una cabellera larga, se veía pequeña, pero no me llamo nada la atención.

-se comió un balón crudo…-interrumpió Emmett pasando a mi lado yendo directamente a la heladera.- ¿Qué hay para comer?- Alice asintió un poco y sonrió automáticamente, dirigiéndose al lado de su amiga; coloque nuevamente el hielo en mi cara y me dolía el ojo derecho por lo que lo cerré un poco.

-ella es Isabella, Bella, mi nueva amiga…-la chica se sonrojo ante las palabras de mi hermana; la duende tomo la mano de ella y la estrecho- vamos a ser las mejores amigas…puedo verlo- mi hermanita se cree vidente, generalmente eso no trae problemas, ya que más de una vez gane en la lotería gracias a ella.- Bella, él es mi hermano, Edward…

La salude con la cabeza y ella hizo lo mismo, me senté un poco, aun tenía que bañarme y ver como hago para evitar que esto empeore.- ¿Cómo puede ser que siempre nos quedemos sin mantequilla suficiente para comer?- se quejo Emmett sacando pan y la mantequilla, mis amigos, en especial, Emmett se sentían como en casa en mi casa, así que estoy más que acostumbrado a su comodidad. Me recosté un poco en la silla mientras subí la cabeza, me dolía el ojo y no podía tomar nada, la enfermera me dijo que solo podía tomar calmantes pero los que me dio no daban resultado.

-¿no tendrías que ir a un medico?- pregunto hacia mi la nueva súper híper ultra amiga de mi hermana, y detesto que la gente se meta en donde nadie le llama. Me fije en ella, y sus ojos, parecían demasiados grandes para su cara, un completo alíen de color negro.

-ahora porque tu lo dices voy rápido a uno…-le dije con el mayor sarcasmo posible; sentí como me reto Alice de fondo, pero ella me quedo mirando, levantando las cejas y tomo la mochila, negra, del piso junto a un casco.

- me voy, me deben estar esperando…-le aviso a mi hermana y me ignoro completamente; no me importo, si hubiera sido linda al menos hubiera fingido que quería conocerla, pero era amiga de Alice y además, fea.

-hermano ¿Cómo me regreso?- estaba por tomar la llave de mi auto, cuando la amiga de Alice propuso.

-te llevo…-y Emmett sonrió, sé que quería subir en la moto esa desde que la vio; asintiendo fervientemente, preparo unos sándwiches para llevar y fue velozmente a la puerta, feliz como un niño, el marica no corre tanto en dentro del campo. Seguí sentado y la chica se detuvo mirando de reojo, creo que se quiso despedir, pero no estaba del mejor humor, y mi cara lo debía demostrar; por lo que haciendo un gesto aburrido fue hacia afuera. Escuche como Alice hablaba con ella no sé de que, el dolor en el ojo me estaba matando por lo que cerré los ojos esperando que el maldito calmante surgiera efecto.

-aprende a comportarte…-me riño Alice una vez que entro a la casa, y los ruidos del motor se alejaba- es amigable, además dice cosas que no entiendo pero te divertís con ella…

-me alegro por ti, Al…-me levante y fui hacia las escaleras.-…se nota que Belén es buena chica…

-se llama Bella…-no me interesaba, solo sabía que mis planes de salir, si este dolor no se iba estaban arruinados.

Desde ese día, Isabella, o Bella como le decía mi hermana, era visitante asidua a mi casa; no me molestaba, la verdad es que apenas me daba cuenta que estaba ahí, ella apenas me saludaba y yo respondía el gesto. Lo bueno es que mi hermana al fin tenía una amiga, que aunque no pareciesen compatibles se llevaban muy bien, lo cierto es que la chica tenía una apariencia extraña, por algún motivo se vestía con ropa negra y grande, llevando el pelo suelto, parecía la pendeja de "el aro". Siempre hablaba con mis padres, aunque en si no hablaba mucho, la razón es que mis viejos hablan mucho y en si acaparaban la conversación, lo único que ambos le hicieron notar que debía tener precaución con la moto pero con diplomacia ella les hizo entender que estaría bien; y Emmett estaba más que alucinado con la moto de ella, más de una vez le quiso vender un riñón a cambio de la moto, ella lo rechazo pero él no desistía.

Mire por la ventana y ya estaba oscureciendo mientras que la lluvia torrencial caía, estaba pronosticado pero nadie se lo esperaba tan pronto; me desperece un poco en la silla, desde hacía rato que estaba mirando en YouTube unos videos pero nada interesante. Cuando sentí que me gruñía el estómago decidí que era mejor bajar a buscar un aperitivo. Estaba en el pasillo cuando me encontré a Isabella, no le diré jamás Bella, no es linda para nada; ella me miro de arriba abajo, no soy empático pero presiento que no le caía muy bien, pero no podía culparla jamás hablo con ella y cuando nos conocimos no fui de lo más agradable. Ella me saludo asintiendo a lo que respondí de la misma manera, al segundo salió mi hermana y junto a ella fuimos escalera abajo. Cuando llegue a la cocina tome un paquete de papas frías, mis viejos no estaban y tenía toda la casa para mí solo, aparte de Alice, claro esta, pero al mismo tiempo no tenía ganas de hacer nada.

-Edward…-la voz de mi hermana logro que la atienda y estaba parada junto a su amiga, que tenía la cabeza gacha en el umbral de la puerta.-¿me harías el favor de llevar a Bella a su casa? Esta lloviendo mucho como para que vaya en motocicleta.-¡mierda! No quería salir a ningún lado, y la chica lo supo por lo que hablo.

-deja, no tengo problema…-la mirada dura de mi hermana, ya que tenía razón, era peligroso ir con una moto con ese clima, me coacciono; suspire pesadamente y tome del tazón mis llaves, sin dejar mis papas fritas.

-vamos…-le avise y ella se estaba por quejar cuando seguí- dale, tengo que ir a comprar gaseosa igual, de paso te llevo…-era cierto me faltaba para poder comer tranquilo; ella me miro desconfiada pero asintió al rato, por lo que despidiéndose de mi hermana fuimos a la cochera. Una vez adentro, le informe- mañana ven a buscar la moto…-ella asintió pero sin decir nada fijándose por la ventanilla. Tan pronto como salimos de la cochera el silencio se hizo presente; ella apenas se movía y al notarla tan pequeña, no pude evitar decir.-no te caigo bien ¿no es cierto?.- ella no se mosqueo, sino que siguió aburrida viendo el paisaje.

-que no te hable no signifique que me caigas mal, solo que no tenemos nada que hablar…-aclaro y asentí pero la percibí algo tensionada.

-pero no te gusta estar en el mismo lugar donde estoy ¿no es cierto?- ella se giro hacía mi y note como miraba, trate de ver la calle, llovía torrencialmente y complicaba poder saber por donde iba.

-que no este detrás de ti, como lo están las chicas no significa que no te soporte, Edward…-sonreí un poco, ya que yo jamás mencione que tenía que gustarle físicamente. Como si leyera mi mente, resoplando prosiguió.-sé que cuando me conociste esperabas que me babeara como todas las chicas, y por eso no me prestaste atención…

-¿y eso te molesta?- la tente. La mire por el espejo retrovisor un poco y ella se mordió el labio, no había notado ese tic de ella.

-no solo demuestra el tipo de persona que eres…-acoto y no me estaba gustando hacia donde iba esta conversación pero mantuve la calma y mi sonrisa.

-¿el tipo de persona que soy?- ella abrió los ojos y se sonrojo tenuemente, volví a mirar a la carretera. La escuche suspirar.

-a lo que me refiero es que no voy a estar detrás de tu pene como las demás chicas, solo eres el hermano de mi amiga, nada más, no por eso tengo que darte sonrisas o cosas por el estilo…-gire los ojos, ya que la mayoría decía lo mismo pero si yo quería caían.

-si yo te entregara mi pene te juro que lo chuparías, no soy creído pero la experiencia me lo ha demostrado.-apreté el volante un poco, porque esta era la primera conversación con esta chica y ya no me gustaba el sonido de su voz.

-eso no es cierto…

-si es cierto, no eres diferente a las demás, Isabella, puede que no te agrade pero puede que te guste…- podía percibir la mirada de ella sobre mí.

-no me daría jamás ese tipo de lujo, no soy así…- negué con la cabeza porque me estaba irritando, detesto que la gente me juzgue y no reconozca cuando acierto en un punto.

-vamos, Isabella, no seas hipócrita, bien que te gustaría chupármela….- ella se quedo callada un rato y sonreí porque había ganado, cuando tengo la razón la tengo.

-no, no me gustaría chupártela…-me contradijo lentamente, estaba por refutarle – pero lo haría por un precio…-¿Qué? ¿Escuche mal? ¿Qué paso? ¿Qué?

-¿Qué?- agite la cabeza porque me pareció escuchar cualquier cosa, porque no era posible que…no , no es posible.

-si lo haría por un precio, Edward… te la chuparía por un precio.-mire hacia los costados, fijándome que no venía ningún auto, y me detuve a un costado de la calle. Cuando lo hice, me gire hacia ella, y estaba roja, pero al mismo tiempo no daba señal de que sea una broma; trate de comprender, porque esto no podía estar pasando.

-¿de que estas hablando Isabella?-. Ella bajo la cabeza para al instante alzar la barbilla, y sin duda dijo.

-¿eres sordo? Te chupare el pene si me pagas…-seguí confundido, por lo que pase mi mano por mis cabellos, porque no era posible que esta chica me esté pidiendo que le pague para que me la chupe. Volví a ella, cuando sentí que estaba buscando entre medio de uno de los bolsillos de su mochila; saco un papel y lo extendió hacia mí, fruncí el ceño y lo tome desorientado. ¿De que mierda esta hablando?

LISTADO DE PRECIOS (HASTA FEBRERO)

.besar: 3 dólares;

.mamada: 5 dólares;

.follada: 15 dólares (esto no incluye penetración anal);

.penetración anal: (será discutido y revisado para su aceptación antes de realizarlo) 25 dólares;

CUALQUIER DUDA O SUGERENCIA POR FAVOR DIRIGIRSE A MÍ ANTES DE LLEVAR A CABO UNA SECIÓN; MUCHAS GRACIAS.

Me quede petrificado, aun sin comprender aun cuando ella se mantenía inmutable por más que estuviese sonrojada, mis ojos viajaron desde el papel a ella varias veces, y aun así no encontraba una respuesta.

-¿esto es una broma?-ella paso sus ojos por todos lados dudosa para luego mirarme y negar con la cabeza.- o sea que…-mire los precios y dije-¿por cinco dólares me la chuparías?- a lo que ella asentía-¿es una broma?- reitere, sonando como un completo imbécil, pero era totalmente surrealista la situación, ella era la amiga de Alice, una chica de la secundaria, extraña pero que jamás demostró nada de esto y aun no entendía nada. Ella se tensiono, y frunciendo el labio, hablo.

-¿lo quieres hacer, Edward?...-pero yo no conteste, porque no podía asimilar lo que estaba pasando, hasta que ella extendió la mano pero yo aleje el papel para quedármelo. Sonreí un poco, una tarde aburrida se había vuelto más que interesante y revise mi bolsillo, sacando mi billetera.

-de acuerdo, Isabella, tu lo propusiste y yo acepto.-tome control y seguridad, espere que ella desista pero estirando la espalda asintió; jamás había pagado por una mamada y aunque ella no era la mejor opción, una boca es una boca y me estaba gustando la idea.-¿Cómo lo hacemos?- ella tosió incomoda, tomando más tonalidad roja su cara y girando su cuerpo se inclino hacia adelante. Dudo un segundo, y contuve el aire cuando coloco su mano sobre la hebilla de mi pantalón, para así poder abrirlo; no podía creer lo que estaba pasando, hasta que ella, torpemente, bajo el cierre de mi bragueta. Podía sentir como mi cuerpo se estaba emocionando, reaccionando a que el calor de ella estaba cerca; trate de controlar mi respiración cuando, ella abrió el pantalón y mirándome a la cara, note que tenía ojos color chocolate, un color profundo y combinaba con la blancura de su piel, dándole más presencia. Ella temblaba un poco, como si dudara y yo solo estaba concentrado como sus cabellos caían hacia adelante tocando mi parte baja; Isabella llego a mis bóxer y tocando el elástico, bajo la prenda, con ayuda mía ya que me levante un poco para que lo haga sin más dificultades.

Mi miembro, que ya estaba reaccionando, levantándose sin ser vergonzoso ocasiono que ella se detuviera y me mirara; sonreí, aunque no supe porque, ya que estaba nervioso, muchas veces me la chuparon pero esto sonaba nuevo, peligroso e ilegal y me gustaba. Se mordió el labio, y me gusto como lo hizo, y las ganas se fueron acumulando en mi glande, dándole vida y se poco se fue parando como siempre lo hacía; ella suspiro y sentí como el calor de su aliento me toco por lo que suspire agitado, jamás estuve tan entusiasmado tan rápido. Isabella pasó su mano por su cabeza, tomando su pelo para moverlo, por lo que tome también su cabello y sin querer toque su mano, y estaba tan nervioso que me pareció como si ligera descarga saliese de ella para ir hacia mí, pero habrá sido solo mi imaginación. Sostuve su pelo, y ella sonrió divertida, y sin dejar de mirarme, saco la lengua, para darle una pequeña lamida a mi prepucio, y lo sentí ¡oh! ¡Juro que lo sentí! La humedad y calor de su lengua. Apreté mi mano libre a la posadera da la puerta mientras observe como ella bajaba la cabeza más abriendo la boca y mi miembro fue entrando en ella.

Paso su boca y la saco de una, dejando su saliva sobre mi extensión, trate de no hacer ruido que me delatase porque en serio, quería gemir un poco; me concentre en ver lo que ella hacia, como con su mano, tomo la base de mi pene y comenzó a masajearlo, moviendo la piel de arriba para abajo, y el calor aumentaba. Ya estaba palpitando, podía sentirlo y ella también, como si fuese un helado, ella lamio mi extensión para engullirlo de nuevo, la presión aumentaba casi doliendo. Me agite y gemí, cuando ella siguió moviendo su cabeza mientras que su mano apretaba mi pene, de arriba para abajo y podía sentir como mi piel chocaba con sus dientes. Trate de soportarlo, que dure lo mayor posible, y aunque ella no era muy buena, me estaba gustando mucho; tire mi cabeza atrás cerrando los ojos, cuando creí que estaba por liberarme.-¡si!-se escapo de mis labios, eso la alentó que aumento el movimiento y cuando escuche que de ella salió un jadeo ahogado; toda mis ganas, mi energía y la tensión de mis músculos viajaron hacia ahí abajo, causando presión en mi pene, y me libere un poco en su boca. Se quiso alejar pero mi mano en su cabeza no le permitió por lo que acabe completamente en su boca.

Me costaba respirar, y hasta pensar, pero logre captar como ella tomaba su lugar en el asiento; respire intentando controlar mi agitación, la note dura en su asiento, sin mirarme, y con la fuerza que tenía me subí el bóxer, para ocultar ya muerta erección. Cuando volví a ella, no supe que pensar ya que estaba estática en su lugar, y sentí pena por ella.-Isabella…-eso la hizo reaccionar ya que abrió los ojos grandes y se giro hacia mí, formando una sonrisa. Vi parte de mi semen en su comisura y ella sacando la lengua la chupo.

-son cinco dólares, Cullen…-me instruyo y ahí entendí que ella era una zorra.


Espero que les haya gustado. Hasta el próximo capítulo.