helloo...! que puedo decir? me gusta mucho poner a lo personajes asi! xD

disfrutenlo! ;D


Búsqueda

Takahashi Misaki, un chico ordinario, con una vida ordinaria, con estudios ordinarios y unos diecinueve años de edad, todo en su vida era de esa forma, su hermano, sus amigos, sus gustos, su forma de hablar y de pensar.

No había problema alguno, había dejado la casa de su hermano por un departamento propio, y apenas empezando la universidad.

Misaki caminaba del supermercado a su departamento en un jueves en la noche, donde la caminata estaba empezando a ser muy tranquila para su gusto, su celular llamo.

-¿Hola? –pregunta cortésmente al contestar y más al ver en su celular escrito el nombre de 'Takahiro', su hermano.

-Misaki. ¿Cómo estas? –le llama.

-Todo bien, gracias. ¿Y a ti? –saluda de buen humor.

-Bien…. Preocupado por ti… ¿Estás comiendo bien? Cómo ahora que vives solo…. –todavía no había superado que su hermano menor se había ido de casa.

-Si, hermano, de hecho vengo de comparar los ingredientes para mi cena. –le informa.

-¿Solo?

-Eh… pues si.

-¡Pero….! ¿Cómo puedes ir solo a estas horas de la noche? ¡Es peligroso! –le regaña por teléfono.

-¿De qué hablas? No soy una chica. No me pasará nada. –le dice Misaki un poco extrañado.

-¿Cómo sabes? ¿Qué harías si de repente aparece un extraño que quiere llevarte lejos de mí?

-Hablas cómo si fuese tu hija, y claro que no. Bueno, ya casi llego a casa y tengo que preparar la cena…. Te hablaré después. ¿Si? –le suelta Misaki con un poco de mal humor, odiaba que le trataran de esa forma.

-Antes, por favor, cuéntame cómo estuvo tu día. –le pide Takahiro.

-¿Para qué?

-Me gusta escuchar tu voz.

Misaki no pudo sonrojarse al escuchar lo que su hermano le había dicho con mucho cariño en su tono de voz. ¿Por qué tenía que hacer esas cosas?

Aun un poco tartamudeante, Misaki comenzó a contarle a su hermano cómo le había pasado el día de hoy, cómo le había ido en la universidad y en su trabajo de miedo tiempo y a quienes había visto ese día.

El camino para su departamento se hacía un poco lento al estar hablando por teléfono bastante concentrado en lo que estaba.

-Si, si, ya estoy llegando de hecho. –le dice Misaki al pararse justo en la luz de un poste que estaba frente al edificio de su departamento. –Así es, estoy enfrente de el.

-Está bien, Mi-sfrrfssfrrrfs… cui-rrssfrrrssffrrrss… okay? –escucha Misaki en la línea mientras que al mismo tiempo la luz del poste comenzaba a parpadear.

-¿Qué? Se esta cortando. –dice Misaki tapándose el oído por la estática en el aire. – ¿Puedes repetirlo?

-Dije qu-sssfrsssfrssfrsssss –se escucha de nuevo, pero está vez empezó a afectar a los autos de cerca y los otros postes.

¿Una falla eléctrica? –de repente las alarmas de los autos se activaron todas a la vez, Misaki vío que su celular comenzaba parpadear. –Pero… también le afecto a mi celular, a los autos…. ¿Qué fue eso? –pensó Misaki asustado. –Mejor me voy a casa. –pensó rápidamente hasta que de repente una especie de rayo morado cayo justo de frente de él.

-¡AAAAAHHHHHH! –soltó Misaki del susto, había perdido por completo el equilibrio y las palabras apenas le salían de la boca, pudo haber muerto allí.

-Ah…. Al fin te encontré. –se escucha una voz masculina entre el polvo que flotaba en el aire.

-¿Qu-que….? –suelta Misaki en el suelo temblando de miedo.

De repente una mano comenzó a sacudir para que el polvo se fuera del camino para encontrarse de frente.

Misaki estaba en shock, un hombre de cabello gris y con penetrantes ojos violetas que vestía una armadura plateada con detalles azules, le estaba hablando a él.

– ¿Eh….? –soltó Misaki fuera de si. Lo más llamativo de todo eran unas enormes alas de metal plateado que salían de su armadura, la estática morada estaba alrededor de esas alas.

-No tienes idea… de cuanto te he estado buscando. –le dice el hombre mientras se arrodillaba para tener a Misaki de frente.

-¿Qué…? –soltó Misaki nervioso, confundido y más cuando el hombre tomo el rostro de Misaki entre sus manos.

-…Y estás bien…. Estás bien. –decía una y otra vez cuando tomaba a Misaki entre sus brazos. – ¡Qué bueno que estás bien!

Misaki estaba confundido, no tenía idea de quien era el hombre que le mantenía en sus brazos y mucho menos el porqué vestía una armadura o de porqué tiene alas de metal.

De repente, del cielo, muchos rayos de colores empezaron a caer del cielo.

El hombre de armadura que sostenía a Misaki se levanto rápidamente con el chico en brazos. – ¡Maldición! Me alcanzaron….

-¿Qué… qué esta pasando? –pregunta Misaki temeroso.

-Tú no tienes de qué preocuparte. –le dice el guerrero con tono bastante amable, el suficiente para hacer a Misaki sonrojar. –Ahora tenemos que irnos.

-¿Irnos? –pregunta Misaki alterado. – ¿A dónde? ¿Y POR QUÉ YO?

El guerrero le ignoro, este simplemente elevo sus alas para que la estática morada de antes apareciera de nuevo y empezará a cubrir.

-¡¿A dónde IREMOS? –pregunta Misaki histérico.

-A casa.

Y así, antes de que el chico de ojos verdes pudiera objetar, fueron envueltos en el rayo de color para desaparecer de allí cómo si fuesen transportados a otro lugar, mientras que a lo lejano se escuchaba la voz del chico gritando:

¿¡QUÉ ESTA PASANDO!


gracias por haber leido hasta aqui!

si les gusto, espero que dejen reviews! x3

nos vemos!