Todo había sido perfecto en casa de sus padres…ellos podían ir a verla cada vez que querían y viceversa

Ahora lo que quedaba era la confesión de Seiya…había pensado en muchas opciones pero opto por la ultima… Preparar en el jardín una cena romántica con varias velas, un ramo de rosas rojas, su comida favorita…no podía fallar. Estaba decidido a hacerlo. Su Bombón por fin seria de el

Se levanto muy temprano ese día y compro todo lo que podría necesitar para esa noche. Paso todo el día preparando la cena, arreglo hasta el mínimo detalle.

Al fin la hora había llegado, se había bañado y arreglado. Ahora se disponía a ir por Serenity a sus aposentos. Se arreglo la corbata y toco la puerta.

-¿Seiya?- le pregunto cuando lo vio tan arreglado -¿Sucede algo?-

-Si…ven conmigo ¿sí?-

-Eh…de acuerdo –salió de la habitación y cerró la puerta-

Ambos comenzaron a caminar. Serenity solamente seguía con curiosidad a Seiya mientras este caminaba repasando que le diría a su Bombón. Cuando llegaron Seiya se comporto como todo un caballero, le abrió la silla a Serenity y se la corrió una vez que se había acomodado caminando a su asiento luego.

-¿A qué se debe esto Seiya?- pregunto ella sonriendo encantada con todo lo que había preparado el.

-Tengo algo que decirte…no puedo esperar mas –sonrió el- pero primero comamos…quiero que me digas que opinas-

-Me parece bien…tengo hambre- rieron ambos ante esa declaración.

Su apetito no había cambiado en nada, de eso podían estar seguros todos. Seiya sirvió la comida y ambos empezaron a comer.

Una vez que terminaron Seiya se levanto y tomo la mano de Serenity besándola. Esta solo se sorprendió y lo miro con curiosidad a lo que Seiya comenzó a hablar mirándola a los ojos

-Todos estos años Bombón, desde que nos conocimos me di cuenta de que eras una hermosa chica, luego de los años que pasamos separados me sentí muy solo sin tu compañía y resplandor. Cuando te vi me costó trabajo creer que eras tú –sonrió orgulloso de ella- te convertiste en toda una dama y una excelente reina. Las chicas me contaron lo que sucedió con Darien por eso…Serenity –niega- mi Bombón, me gustaría que me dieras la oportunidad de amarte plenamente como mereces…-fue interrumpido por Serenity que lo abraza con fuerza-

-Me encantaría Seiya…siempre te he querido mucho. Me encantaría intentarlo-

El la estrecho fuerte en sus brazos –Prometo serte fiel Bombón y te amare solo como tú lo mereces-

-Lo sé- paso un dedo por su cuello acariciándolo y lo beso lentamente.

Seiya se sorprendió un poco pero no tardo en corresponderle, tan emocionado que parecía que se desmayaría de la alegría. El beso duro hasta que uno de los dos necesito aire y se separaron. –Te amo Bombón- antes de que Serenity pudiera decir algo se escucho el grito de un hombre

-¡Serenity!- grito corriendo lo más rápido que pudo. Ella suspiro irritada por la interrupción.

-¿Qué quieres Endimión?-

-¿Qué haces con él?- pregunto enojado

-No te incumbe lo que yo hago con mi vida-

-Sigues siendo mi esposa-

-¿Con que derecho vienes a reclamarme eso?- Endimión solo se quedo callado sin saber que responder –Vuelve a la Tierra…ya no quiero estar contigo-

-Pero… ¿Que pasara con Rini?-

-Si ella quiere puede volver contigo, quedarse conmigo o ir a visitarte cuando quiera-

-Esto no me parece justo-

-Pues lo hubieras pensado mejor antes de encañarme- se levanto ya cansada y enojada, tomo la mano de Seiya para que fuera con ella. Seiya permanecía en silencio, no quería meterse en ningún problema todavía con Serenity.

-Te dije que no me rendiré-

-Pues hazlo, porque solo perderás tiempo que puedes usar de mejores maneras-

Otra vez sin hacerle caso Endimión se marcho enojado a la habitación de su hija para despedirse. Serenity suspiro y entro con Seiya al palacio para descansar.