Harry Potter Fic

(Snape como mentor de Harry)

Severus Snape x Harry Potter

Notas de traductora: la autora en ingles utiliza ciertos términos como: parselmouth, parselmagic y parseltongue, que serian en orden, boca de parsel (alguien que habla parsel), magia de parsel y lengua de parsel (idioma de las serpientes). Así que en el fic Harry es un parselmouth, es decir habla parseltongue y practicara más adelante parselmagic

Todos los (*) que vean tienen explicaciones al final de cada capítulo por parte de la traductora

Capitulo 1: Un Nuevo comienzo

Severus Snape abrió sus ojos acompañado de un suspiro. ¿Habría funcionado? ¿Habría regresado? Había tenido lo que se podría considerar un sueño de él mismo volando sobre Hogwarts y luego ingresar con un rápido movimiento a su cuerpo, pero le pedía a Merlín que no hubiera sido un sueño. Desesperadamente esperaba que realmente hubiera sucedido. Sentándose y tirando las frazadas a un lado, le dio un vistazo a su alrededor.

No se encontraba en la esquina de un cuarto en una fabrica muggle abandonada en medio de una ciudad medio muerta. En cambio, se encontraba en sus antiguas dependencias en Hogwarts.

Severus miro hacia su velador y vio la fecha. Era el primero de Agosto de 1991.

Había funcionado.

Un alivio inimaginable lo recorrió entero, un sentimiento tan extraño y poderoso que casi lo sobre paso. Había pasado tanto tiempo desde que había tenido algo por lo cual sentirse aliviado o feliz. Llevo su mano derecha hacia su rostro, para apretar el puente de su nariz y así combatir las molestas lagrimas mientras trataba de respirar por algunos minutos.

Lo último que había visto, antes de despertar ahí, nueve años en el pasado, era Harry.

Un viaje en el tiempo de este nivel, requería de una gran concentración de magia. Muy alta. La cantidad de magia que solo un mago adulto y completamente desarrollado podría dar. Y así, Harry había vaciado su magia desde lo más profundo, colocándolo en el trazado de las runas proveyendo así todo el poder necesario para enviar el alma de Severus al pasado. El maestro de pociones trago con dificultad. Al final, para poder tener un nuevo comienzo, Harry había dado su propia vida.

Después de unos momentos, Severus logro controlar sus emociones y se levanto, llamando su varita hasta su mano.

No tenía tiempo que perder. Había mucho que hacer hoy.

O o O o O

Severus estaba cerca de Slug & Jiggers Apothecary, esperando a que la gran figura de Hagrid entrara al callejón Diagon con el pequeño Harry detrás. No tuvo que esperar demasiado, pronto pudo ver, con un nerviosismo bien escondido, como se aproximaban. Harry caminaba felizmente detrás del amable medio gigante, mirando con ojos asombrados todas las cosas y sonidos del abarrotado callejón.

"Buenos días, Hagrid," lo saludo suavemente Severus, apareciendo en su camino y mirándolos fijamente.

Hagrid se detuvo, un poco sorprendido. "Hola, Profesor," lo saludo alegremente. "Tan solo estaba ayudando a Harry con sus materiales de la escuela."

"Ya veo," Severus respondió de forma cortante, tratando de mantener sus antiguos comportamientos. Miro a Harry y luego regreso la vista a Hagrid, alzando una ceja.

"Oh! Oh, lo siento, Harry, este es el profesor Snape. El va a ser uno de tus profesores. También es el Jefe de la Casa de Slytherin. Profesor, este es Harry Potter."

Harry extendió su mano. "Hola, Profesor Snape."

Severus tomo su mano, y la apretó con firmeza por un segundo antes de soltarla. "Hola, Sr. Potter." Dirigió su mirada de regreso a Hagrid, decidiendo ser aun más directo de lo que normalmente era. "Hagrid, tengo entendido que tienes un encargo que completar. Si lo prefieres, yo puedo llevar a Harry a comprar sus materiales. Seria, después de todo, más eficiente de esa forma. También puedo llevarlo de regreso a su hogar si es que no llegas a tiempo."

Hagrid parpadeo, algo confundido. "Er, bueno, el Profesor Dumbledore me pidió—"

"Realizar de forma segura su encargo y asegurarte de que Harry tuviera sus cosas para la escuela lo antes posible. Como tal, no veo problema en lo que propuse. Tan sólo necesitare la llave y el ticket del señor Potter. Te doy mi palabra de que el señor Potter tendrá todo lo necesario para Hogwarts antes de que termine el día."

Harry miraba atentamente la conversación, mirando primero a Severus y luego a Hagrid.

"Uh, bueno, si está seguro, Profesor. Muchas gracias. Realmente hace las cosas un poco mas fáciles." Hagrid miro hacia abajo a Harry. "'Harry, vas a estar bien con el Profesor Snape y él será capaz de responder cualquier consulta que tengas sobre tus clases. Ok? "

Harry miraba a Severus con incertidumbre, luego miro de nuevo a Hagrid. Era evidente que sentía que no tenía ninguna opción. Así que asintió con lentitud.

"buen chico. Tratare de regresar a tiempo para despedirme, pero si no, te veré en Hogwarts."

Harry trato de sonreír, pero evidentemente se sentía un poco herido y asustado de ser dejado, tan rápido y fácilmente, al cuidado del mago que iba oscuramente vestido y que tenía una mirada tan dura. ¿Cual sería este encargo?

"Ok, Hagrid. Um, gracias por sacarme de esa isla y traerme aquí" dijo Harry.

"No es problema, Harry, y si esos parientes tuyos te causan más problemas, tan solo escríbeme." Hagrid sonrió, como si hubiera tenido una maravillosa idea.

"Okay," respondió Harry, sin darse cuenta en ese momento que no tenia forma de contactarse con Hagrid.

Con cuidado, Hagrid saco de sus bolsillos la llave y el ticket de Harry y se los paso a Severus para luego apurarse por el callejón.

"Bien, señor Potter, ¿vamos?" Severus pregunto, parándose a un lado y colocando una mano sobre su hombro de forma gentil.

Harry trago con fuerza — Severus incluso podría haber ido tan lejos como para clasificarlo como de miedo. "Sí, señor." Harry reviso su lista de materiales de la escuela. "Um, ¿Qué deberíamos comprar primero de la lista, señor?"

"No hay necesidad de la lista. Lo tengo todo memorizado, y además añadiré algunas cosas que harán su vida mas fácil, así que bien puede guardarla" Severus explico mientras lo guiaba hacia la olorosa tienda del boticario. Harry no opuso resistencia, probablemente por no querer arriesgarse a hacer enojar a un profesor tan intimidante.

Mientras caminaban por los pasillos, todos los demás compradores en la tienda se apartaban rápidamente al ver a Severus. Afortunadamente, no había muchas personas allí, pero Severus estaba seguro que Harry había notado la actitud de los demás clientes. Quienes no le prestaban atención al pequeño a su lado, puesto que el pelo de Harry cubría su famosa cicatriz.

Severus se detuvo, mirando la repisa. Harry miraba alrededor de la tienda, de vez en cuando dando pequeños saltos cuando veía partes de animales bizarros en los frascos o arrugando su nariz cuando olía algo particularmente apestoso.

"La lista dice que debes obtener un kit de ingredientes para pociones básicas, pero le recomiendo que compre dos frascos de todos los ítems que están marcados con una etiqueta blanca para hacerse su propio kit. El kit tiene las mismas cosas, pero tan solo trae un frasco de cada uno. Los novatos cometen muchos errores, pero como no tienen ingredientes extras, no se molestan en arreglar sus errores y hacer las cosas bien. No quiero ver que eso le pase."

"De acuerdo, señor, ¿pero por que la lista no nos dice que compremos dos frascos?" pregunto Harry, sintiendo como la tensión en sus hombros se aliviaba un poco, gracias al tono tranquilo y amable de Severus.

"Porque la junta de directores de Hogwarts piensan que los costos se elevaran mucho, en vez de darse cuenta que por unos pocos knuts que le ahorran a los padres, están menoscabando las oportunidades de los estudiantes de aprender." La mandíbula de Severus se tenso con un oscuro resentimiento. La junta ciertamente que había arruinado varias cosas en el futuro, y sabia que lo harían de nuevo si algo no cambiaba pronto.

"Unos pocos knuts?" Las cejas del muchacho se levantaron en duda ante el término desconocido para él.

"Ah, veo que Hagrid no alcanzo a explicarte algunas cosas sobre el dinero." Severus introdujo su mano en su bolsillo y saco unas pocas monedas. Rápidamente explico cuanto valía cada una. Luego de eso, Harry se puso muy tímido. "¿Que sucede?" pregunto Severus.

"es que, no tengo nada de dinero."

"si, lo tienes. Tus padres te dejaron bastante en Gringotts, pero por ahora pagare yo. Puedes pagarme luego si quieres."

Los ojos de Harry se abrieron en sorpresa. "Lo hare, señor, lo hare! ¡Muchas gracias!"

"No es ningún problema, no hay necesidad de ser tan efusivo," Severus comento con simpleza, la efusividad le había recordado que el niño frente a él no era el Harry que él había dejado atrás –o al menos no lo era todavía.

Harry de inmediato se cayó y se sonrojo. Estaba muy agradecido de que estuvieran solos en la parte posterior de la tienda.

Severus condujo a Harry hacia los contenedores vacios que estaban colocados a los lados de las repisas. En un agradable silencio comenzaron a colocar los ingredientes en contenedores individuales (dos de cada uno), para luego colocarlos en el estuche de pociones que sería el kit de pociones de Harry.

"Trata de no realizar hechizos cerca de los ingredientes si puedes evitarlo. Podría afectarlos sin querer. Esa es otra razón para el estuche – actúa como una barrera mágica," le informo mientras cerraba el estuche de cuero negro.

"Sí, señor."

Fueron hacia la caja registradora donde Severus pago para luego salir de la tienda y dirigirse a la tienda de calderos al otro lado de la calle, mientras que el kit de pociones había sido encogido para que cupiera en su bolsillo.

"Ahora, vamos a conseguirte un buen caldero. No uno de estaño, esos se derriten ridículamente fáciles. Idiotas de la junta. Sera de Latón o cobre," dijo Severus, mientras se dirigían a un área más tranquila de la tienda.

"¿cuál es mejor, señor?" Harry preguntó con curiosidad.

"Bueno, depende de si quieres un caldero con mayor estabilidad, entonces el de latón, o si quieres un caldero para preparar pociones más poderosas, entonces el de cobre."

"Um, creo que entonces me quedare con el de latón que es más estable," razono Harry.

"Hmm, no estoy tan seguro. Su madre tenía una gran habilidad para las pociones," comento Severus en forma improvisada.

"¿M-mi mamá?" pregunto Harry.

"Oh sí, ella era realmente talentosa en pociones, aunque era un poco mejor en cuanto a encantamientos."

"¿Usted conocía a mi mamá?" La voz de Harry era suave, como si tuviera miedo de tener esperanza. El verde de sus ojos, pareció oscurecerse con las emociones, detrás de sus gruesos lentes.

Severus cerró sus ojos por un momento, como decidiendo algo. "estábamos en el mismo año y crecimos en el mismo vecindario."

"Wow. ¿Eran amigos?" Harry pregunto con ansiedad.

Severus le dio una pequeña, y triste sonrisa. "Sí."

Harry trago, mientras miraba a Severus. "entonces creo que iré con el caldero de cobre."

"Muy bien. Tengo la sensación de que Pociones será algo que te salga naturalmente si pones el esfuerzo adecuado en ello."

"¿en serio?"

"Confié en mi, señor Potter, tengo la capacidad de notar esta clase de cosas" respondió Severus de forma misteriosa.

En el futuro, Severus y Harry habían dejado de lado su animosidad contra el otro y comenzaron a trabajar juntos. Pronto, se convirtieron en buenos amigos y ambos se sorprendieron al descubrir que Harry, de hecho, era bastante talentoso en pociones, sin mencionar la magia en general. En el decimonoveno cumpleaños de Harry, su magia se despertó por completo, pero había sido demasiado tarde para salvar al mundo mágico que había caído lentamente en manos de Voldemort y sus poderosos tenientes durante el término del sexto año de Harry en la escuela.

Mientras miraba al niño en frente de él, se preguntaba que tan pronto la magia de Harry estaría por completo desarrollada, si él lo ayudaba.

"¿Puede decirme en que me ira mal, señor? ¿Puede sentir eso?" pregunto Harry, totalmente ignorante de los pensamientos de Severus.

La pregunta tomo a Severus un poco por sorpresa, pero complacido. Dejando de lado sus viejos arrepentimientos sobre el niño, tomo la oportunidad que se le estaba presentando.

Severus saco su varita, y luego de colocar unas barreras de privacidad para evitar que otros notaran lo que estaba haciendo, la movió sobre el niño. Harry pudo sentir algo cálido envolviéndolo alrededor antes de que fueran absorbidos por su centro. Entonces Severus golpeo con su varita la frente de Harry. Las cejas de Harry se alzaron y casi se fundieron con su cabello mientras sentía una burbuja invisible salir de entremedio de sus ojos, por debajo de su cicatriz y reventar.

A propósito, Severus coloco una mirada de increíble sorpresa. Tenía un plan y tenía que hacerlo bien.

"Interesante."

"¿Señor?" Harry pregunto nervioso.

"Lo que realice es un hechizo que le dice al que lo realiza el potencial de un individuo y ciertas cosas importantes de su línea familiar. El hechizo del Legado. Apreciaría que no le dijera a nadie que lo invoque. Por alguna razón, algunas personas encuentran oscuro saber sobre las posibles habilidades de alguien y demás." Severus rodo sus ojos. "Como si fuera a limitar a una persona el saber los resultados en vez de darse cuenta de que son nuestras decisiones las que nos hacen quienes realmente somos, más allá de nuestras habilidades o nuestra sangre."

Harry asintió lentamente, procesando las palabras. "bueno, yo solo quería saber si es que había alguna materia en la que tuviera que invertir más tiempo. Tengo claro que ser bueno en algo no será suficiente."

Severus le dio a Harry una sonrisa de aprobación. "Razón por la cual hice lo que hice."

Harry miraba a Severus con expectación a medida que se ponía serio y se arrodillaba para quedar a su altura.

"No voy a mentirte Harry, así que escucha bien a lo que voy a decirte, por que el hechizo me dijo muchas cosas. Tú magia es muy poderosa, y tienes un potencial casi ilimitado, pero esta. . . bloqueada, por así decirlo."

"¿Bloqueada?" pregunto Harry, con voz temblorosa. "¿Por qué? ¿Acaso hice algo mal?"

"No, no hiciste nada mal, y que este bloqueada es de hecho algo bueno, si sabes cómo aprovecharlo."

"¿A qué se refiere?"

"Bueno, si tu cuerpo no hubiera bloqueado una parte de tu magia, controlarla te sería prácticamente imposible. Además el que tu magia este bloqueada te permite mejorar la magia que puedes usar y además afinar tu control sobre ella, haciéndola de hecho más fuerte. Y eso es de lo que se trata. Debes aprender control antes de poder usar a pleno toda tu magia, y para que puedas obtener el control necesario, debes practicar y trabajar muy duro en aprender todo lo que puedas sobre la magia."

"Hare lo mejor que pueda, señor. Um, ¿encontró algo más?"

Severus le dio una sonrisa muy leve. "tienes muchos talentos mágicos, aunque varios de ellos te serán inalcanzables durante algún tiempo. Te los diré una vez que seas más fuerte. Sin embargo, hay algunas habilidades que puedes utilizar ahora. Puedes hablar en parsel, la habilidad de hablar y entender a las serpientes; ¿Sabias de esto?"

"Yeah, fui al zoológico antes durante el verano. Le hable a una boa constrictor y. . . como que la ayude a escapar." Conto Harry con su mirada en el suelo, y sus orejas colocándose levemente rosas.

Severus enarco una ceja. "¿La ayudaste a escapar?"

"Y- Yo no quería. Dudley me empujo ¡y el vidrio simplemente desapareció!"

Severus trato de ahogar una risita de diversión. Harry estaba petrificado. "No se preocupe. Señor Potter, eso fue simplemente magia accidental, y lo entiendo; pero regresemos a su habilidad de hablar con las serpientes. Puedes hablar parsel, una habilidad muy mal entendida en el mundo mágico. La gente le teme, por culpa del Señor Oscuro. Hagrid te conto sobre él, asumo"

Harry asintió con sus ojos abierto como platos. "¿Quiere decir, que podía hablar con las serpientes como yo?"

"Sí, así que creo que sería sabio tratar el tema con cautela cuando sea necesario, sin embargo señor Potter..."

"¿Sí, profesor?"

"Aprende cuando revelar tus habilidades, pero no seas presumido. También, nunca trates de esconder tus habilidades o tener miedo de que sean descubiertas. Hacerlo no le ayudara ni a usted ni a nadie más."

"de acuerdo, profesor. ¿Así que esta habilidad puede ser útil?" Harry pregunto, intranquilo.

"Muy útil. Los hechizos de curación y protección más poderosos vienen de la magia del parsel, y solo los hablantes de parsel pueden usarlos. Le puedo dar un libro si es que está interesado."

Harry asintió sonriendo. "Me gustaría leerlo."

"También creo que si tuviera una serpiente seria de lo mejor. Pueden ayudarte a enfocar la magia del parsel."

"Acaso Voldemort usaba la magia del parsel?"

Severus dio un leve gruñido. "Él no tenía ni la paciencia ni el deseo de aprenderla. La magia del parsel se enfoca en curar y manipular la magia en beneficio de otros. El señor Oscuro se preocupa sólo por él mismo, ¿por qué perdería su tiempo en magia dedicada a ayudar a otros?"

"Oh," Harry dijo, reflexionando, entonces. "¿Cree que la gente dejara de tenerme miedo por hablar parsel si ayudara a las personas?"

Severus sonrió. "Estaba esperando que pensara eso. El símbolo muggle de la medicina es el Caduceo — dos serpientes enrolladas en un bastón alado— por una razón. Creo que si aprender la magia del parsel y la usa para ayudar a otros les hará más fácil aceptar su habilidad."

Harry sonrió.

"Lo que nos lleva al siguiente tema que descubrí y que debería saber. Tu habilidad de hablar parsel no viene de lo que le sucedió cuando era un bebe."

"¿Que quiere decir?"

"Que no obtuvo su habilidad del Señor Oscuro como algunas personas pudieran estar inclinadas a creer, sino que proviene de su línea familiar."

Fue tan solo luego de la muerte de Dumbledore que ambos descubrieron la línea familiar de Harry y el legado que venía con esta — cuando descubrieron el hechizo de legado. Dumbledore no tenía idea y había llegado a las conclusiones incorrectas, a pesar de sus mejores intenciones. Severus no poda esperar a ver la reacción de Dumbledore cuando descubriera la verdad esta vez.

"¿mamá o papá podían. . .?"

"No. Es algo que se desarrolla dependiendo de cada individuo y como es."

"Es como la genética," dijo Harry, para luego continuar al ver la ceja de Severus elevarse. "Vi a mi tía mirando un programa de televisión sobre desordenes genéticos y cosas así. El desorden quedaba como dormido o algo así."

Severus asintió. "Sí, es bastante parecido a eso. El gen de la lengua de parsel, por así decirlo, está despierto en ti gracias a que lo recibiste de ambos padres. Hay algunas excepciones a la regla, pero no nos adentraremos en eso."

"Es muy extraño."

Severus dio un pequeño asentimiento. "Genética y líneas de familia suelen serlo." Severus se detuvo, tratando de ver cómo mover la discusión en la dirección que él quería.

"¿Señor?"

Severus sabía que estaba poniendo muchas cosas sobre los hombros de Harry de una sola vez y dándole mucho que pensar... pero tenía pocas opciones. Si el futuro podía ser salvado, tenía que darle a Harry todas las opciones que le fueran alcanzables apenas tuviera opción de usarlas. Antes de regresar en el tiempo, Harry le había dicho eso. Le había dicho que quería que Severus le diera su yo más joven todas las herramientas que pudiera, para estar listo y preparado. Y así, Severus juro que lo haría.

Con ese objetivo en mente, Severus había planeado en avance, decidiendo tomar el paso más crucial de la lista.

"Usted es una celebridad aquí, señor Potter. Las cosas que haga serán observadas muy de cerca. La gente asumirá cosas sobre usted y esperara ciertas otras. Quiero que este consciente de eso."

Harry soltó un suspiro. "Hagrid me dijo que era famoso. No le había creído hasta que fuimos al Caldero Chorreante. 'El-Chico-Que-Vivió.'" Harry sacudió su cabeza. "Tan solo soy Harry."

"Lamento informarle que nuca será 'Solo Harry' para el mundo mágico, señor Potter, y va a tener que aceptar ese hecho."

"A usted no parece importarle quien soy. Después de todo no me está tratando como una celebridad." Harry frunció el ceño, como si estuviera tratando de entender los motivos de Severus o de ponerle una etiqueta a como lo estaba tratando.

Viendo esto, Severus decidió hacer un comentario, totalmente honesto usando su voz más suave. "quiero ayudarte por que tu madre era una amiga mía, y veo que ayudarte sería beneficioso tanto para ti como a su memoria. Soy bastante... reservado con quien invierto mi tiempo. En usted, veo un gran mago del cual sus padres estarían muy orgullosos, y deseo ser parte de eso."

Harry estaba visiblemente emocionado. Ningún adulto jamás le había dicho cosas como esa antes, y a pesar de que Hagrid parecía preocuparse por él y lo había tratado con amabilidad, no era exactamente lo mismo que esto.

"Gracias, señor."

"De nada, señor Potter," dijo, antes de girar hacia la repisa y tomar un caldero de cobre.

Luego de eso, Severus desactivo las barreras de privacidad y se acercaron a las cajas a pagar el caldero, para luego encogerlo, meterlo en el bolsillo y salir de la tienda para cruzar la calle. Casi llegando a la entrada, Severus soltó una maldición al ver a alguien a quien hubiera preferido evitar. Rápidamente, tomo el hombro de Harry con firmeza.

"escóndete detrás mío, entra de nuevo a la tienda y quédate fuera de vista hasta que te vaya a buscar, ¡ahora!" le dijo en un susurro.

Harry de inmediato hizo lo que le dijeron, sin atreverse a desobedecer al hombre cuando estaba usando ese tono tan imperativo. Desapareció detrás de las estanterías tan rápido que ni el mismo dueño lo noto.

"Ah, Severus!" lo llamo una voz de hombre.

"Lucius," lo saludo de forma neutral, tratando de alejar los recuerdos del cuerpo sin vida del mago sangre pura, delante de un Draco furioso y lleno de lagrimas.

"¿En búsqueda de mas calderos?" le pregunto en un tono pomposamente suave.

"Tan solo revisando la calidad de los que tienen en stock. Pronto tendré que comprar algunos, después de que inicien las clases, como cada año," Severus se quejo.

"Me pregunto quién será la pobre alma que este año derrita el primero. Mi voto va para el niño Longbottom. Una desgracia de mago si es que he visto uno. No puedo creer que de hecho haya recibido una carta. Dumbledore debe haber movido unas influencias por ahí debido a los padres del niño" Lucius se quejo.

"Probablemente" respondió Severus, pretendiendo estar de acuerdo.

"Bueno, debo retirarme. Draco acaba de obtener su varita y se fue con Narcisa. Yo aun tengo que hacer algunas cosas en el callejón Knockturn antes de regresar a casa."

"Muy bien. Estaré esperando a ver a Draco en clases," dijo, esta vez sus palabras realimente genuinas.

Lucius sonrió y se retiro haciendo una leve reverencia.

Una vez que Lucius se fue, Severus se dirigió a la parte trasera de la tienda donde le dijo a Harry que estuviera. Lo encontró no muy lejos, pero lo suficientemente cerca para escuchar la conversación.

"Señor Potter," dijo "¿Asumo que escucho todo lo que se dijo?"

"Sí, señor. Lamento si no tenía que hacerlo."

"Mientras sigas mis instrucciones y uses la cabeza, no me importa lo demás que hagas."

Harry asintió moviendo su cabeza. "Okay."

"Ese hombre era Lucius Malfoy. Mantente lejos de él si puedes, pero si te lo encuentras y no puedes excusarte de forma educada, mantente firme y se cortes."

"¿Por qué señor? ¿Y por qué no quería que él me viera?"

"Te lo explicare más tarde, tan solo confía en mí cuando te digo que ese no es un hombre sobre el cual te puedas descuidar."

Harry asintió antes de colocarse a su lado, mientras Severus lo guiaba a la tienda de mascotas – Zoológico Mágico.

"Las serpientes están por acá" dijo Severus suavemente, y Harry apenas podía oírlo por todo el ruido de la tienda.

Llegando frente a las vitrinas de cristal, Harry se detuvo, antes de mirar a Severus.

"Pero la lista solo menciona Lechuzas, gatos, y ranas, ¿me permitirían tener una serpiente?" le pregunto Harry "Además no sé si los Dursleys estarán muy contentos conmigo si llevo una mascota a la casa."

"Las mascotas exóticas están permitidas si son aprobadas por un Jefe de casa."

Harry le dio una pequeña sonrisa. "Y usted es un Jefe de Casa."

"Si, lo soy" dijo con simpleza, antes de continuar. "Una vez que haya aprobado tu mascota, necesitare realizar algunos hechizos en ella – para prevenir, que por ejemplo, que envenene a los estudiantes si es que escoges una serpiente venenosa. Con respecto a su. . . familia. . . no necesita preocuparse. Tendré una conversación con ellos."

Harry abrió sus ojos en sorpresa, pero sintió un gran apoyo en sus palabras; sin embargo, no podía evitar sentirse un poco ansioso sobre de que se trataría esta 'conversación'. Harry tenía la sensación que a Severus no le agradaban mucho los Dursleys y se preguntaba por qué. No era como que supiera lo que pasaba en la casa, ¿cierto? Pero, las cartas habían sido enviadas a la alacena debajo de las escaleras. . . .

Harry regreso su vista a las serpientes en las vitrinas antes de mirar alrededor.

"Te dejare saber si hay alguien lo suficientemente cerca para oírte" le aviso Severus.

Harry le agradeció, para luego sisearle algo a una de las serpientes, lo que causo que todas las serpientes se giraran a verlo y le sisearan de regreso. Harry se rio, y Severus deseo, no por primera vez, saber la lengua del parsel.

"Profesor, me agrada esta" le dijo Harry luego de unos momentos, apuntando a una serpiente roja, dorada y negra.

Severus la reconoció como una serpiente coral. Las corales mágicas tenían anillos dorados en vez de amarillos junto a los anillos rojos. Esta serpiente tenía tan solo 25 centímetros de largo, y Severus sabía que le tomaría algún tiempo crecer más allá de los 60 centímetros. Eso, la haría fácil de esconder entre las ropas del niño.

"¿Macho o hembra?" pregunto.

"Es una hembra, señor. Su nombre es Coral," respondió Harry.

Severus sonrió. ¿En serio? Coral, la serpiente de coral mágica. Seguro.

"De acuerdo, trae esas lagartijas de allá. Yo me encargo de ella."

Harry sonrió y miro a las lagartijas mientras Severus se dirigía al encargado de la tienda.

"Hola, profesor, ¿en qué puedo ayudarlo?"

"quiero esa serpiente, la de allí. La pequeña hembra coral."

"Sí, señor" respondió, sin preguntar cómo es que Severus había sabido que era una hembra.

Severus se preguntaba si el hombre creía que iba a usar la serpiente en una poción. Bueno, lo dejaría pensar lo que quisiera. Severus también compro los implementos necesarios para cuidar a Coral. Una vez que estuvo todo listo, le indico a Harry que se acercara.

Cuando salieron, y estuvieron lejos de las miradas de cualquiera Severus hizo desaparecer la caja. Sosteniéndola suavemente, por detrás de la cabeza por si acaso, Severus movió su varita sobre ella, realizando los hechizos de protección necesarios.

"aquí tiene, señor Potter. Manténgala siempre con usted y escondida de las miradas si puede. La gente le tiene una gran aversión a las serpientes, desafortunadamente."

Harry la tomo feliz, dejándole que se enrollara en su muñeca izquierda ocultándola fácilmente con su manga.

"Gracias, Profesor. ¿Qué clase de cosas realizo sobre ella?"

"Un conjuro de protección suave, por si alguien accidentalmente la pisa, no saldrá seriamente lastimada, y un conjuro de intenciones. Confió en que le dirá que solo debe inyectar veneno en su objetivo solo si realmente desea matar a dicho objetivo."

Harry asintió, siseando brevemente en su manga para decirle.

"Muy bien. Vayamos a comprar el resto de sus materiales."

Rápidamente compraron todos los materiales necesarios, a pesar de que Severus insistió en que Harry debía tener nueva ropa, tanto casual, como zapatos y ropa de invierno. Las ropas de segunda mano de los Dursleys serian destruidas tan pronto como fuera posible. También le ayudo a Harry a escoger un libro sobre cómo cuidar a Coral y otro sobre cómo obtener mayor control sobre su magia. Severus estaba seguro que Harry podría leerlos antes de que empezaran sus clases, al igual que sus los primeros capítulos de sus libros de texto — especialmente luego de que hablara con los Dursleys. Harry lo sorprendió al escoger además un pequeño libro de pociones para llevar. Era un libro para principiantes más avanzados que explicaban las reacciones de las pociones y sus cualidades.

"Bueno, tengo que empezar en algún lado, ¿cierto?" pregunto Harry, viendo la reacción de Severus y esperando obtener su aprobación.

"así es."

"Así que, Um, ¿quien enseña Pociones? Espero que no sea muy estricto, pero supongo que tal vez deba serlo si las pociones pueden explotar y eso. ¿Usted dijo antes que los calderos podían derretirse?"

"Sí, pueden, y a menudo es porque los estudiantes no saben cómo seguir unas simples instrucciones anotadas en la pizarra y en sus libros de texto. No sé cuantas veces he tenido que decir en una clase que se suban a sus sillas cuando una poción arruinada cae al suelo, amenazando con comerse sus dedos."

Harry abrió sus ojos con cómica sorpresa. "¿usted es el profesor de Pociones?"

"Sí, y espero que sus calificaciones en pociones sean E's y O's (*), así que use bien su libro y lea cada capítulo de su libro de texto antes de cada clase" Severus dijo duramente, desando poder imprimir en el, de nuevo, la importancia de los estudios. No estaba dispuesto a aceptar un trabajo inferior del muchacho, especialmente cuando sabia de lo que era capaz. Harry debía ser desafiado, y cuando fuera absolutamente necesario, alimentado por esas experiencias. Era crucial.

"Sí, señor" Harry respondió de inmediato, sintiéndose un poco tonto por no haberse dado cuenta antes de que es lo que enseñaba Severus.

"Te daré el libro de magia de parsel que te mencione antes cuando te lleve de regreso con los Dursleys."

Harry asintió, mientras se aproximaban a su siguiente parada en el callejón Diagon.

Al entrar en Ollivander's, Severus fue a uno de los estantes y saco dos cosas.

"Debes tener estos. Los porta varitas son muy importantes y toda bruja o mago inteligente los usa" le explico Severus.

"De acuerdo, profesor," respondió Harry, para luego empezar a mirar alrededor de la tienda.

"Buenos días, Señor Ollivander," dijo Severus, decidiendo llamar a Ollivander antes de que el hombre pudiera empezar con su extraña introducción.

"Ah, Severus Snape. Roble, fibra de corazón de dragón, 30 centímetros. Le esta tratando bien, espero"

"Sí" dijo secamente, su tono indicando que mas conversación era innecesaria.

Ollivander miro a Harry, entendiendo sabiamente el mensaje no dicho.

"Me estaba preguntando cuando lo vería, señor Potter. Pareciera que fue ayer cuando le estaba dando sus varitas a su padre y su madre" dijo, colocando a un lado una caja delgada y acercándose al mostrador de la tienda.

Severus se recostó contra la pared mientras Ollivander hablaba sobre las varitas de los padres de Harry. Sabía que estarían allí por un tiempo, así que comenzó a pensar en todas las cosas que tenía que hacer una vez que hubieran terminado en el callejón Diagon.

"No, no es esa varita" Ollivander dijo por quinta vez.

Harry miraba nerviosamente a Severus a medida que varita a varita iban pasando sin encontrar una que le funcionara.

"todo está bien, señor Potter; a algunos magos les toma más tiempo que a otros" Severus le explico.

Harry asintió, aunque aun lucia un poco intranquilo mientras que Ollivander desaparecía al trasfondo de la tienda.

"Y señor Potter, una vez que obtenga su varita, iremos al banco."

"Sí, señor."

Pronto, Harry finalmente encontró su varita, la varita hermana de Voldemort, justo como la última vez — con chispas rojas y doradas. Luego de soportar toda la palabrería de Ollivander, pagaron por la varita y las dos portas varitas. Ollivander no pregunto por la segunda porta varitas

"Ese hombre es raro" dijo Harry mientras se dirigían al banco, su varita asegurada en su brazo derecho con su porta varitas.

"Bastante."

Harry se acerco un poco más a Severus cuando entraron en el banco, mientras miraba con nervios a los goblins.

"Son goblins; manejan el banco y el sistema financiero del mundo mágico. Trátalos con gran respeto y siempre has una breve reverencia antes y después de hablar con ellos. Nunca les des las gracias, tan sólo di que fue un honor hacer negocios. Tal vez quieras decir algo más sobre por qué fue un honor, pero no exageres"

Harry asintió, tratando de devorar en su memoria todo lo que podía.

Con la llave, ir a su bóveda no fue problema. Una vez allí, Harry fue intransigente en pagarle en totalidad a Severus, e incluso quería pagar algún interés (viendo que tenía suficiente para gastar), pero Severus se negó a aceptar nada más que lo que había gastado. Con eso listo, Severus se giro al goblin que los acompañaba.

"Me permito sugerir que el señor Potter sea llevado a la bóveda principal de su familia. Se de buena fuente que hay allí un objeto que puede sacar antes de convertirse en el líder de la familia Potter."

"Si insiste, señor" respondió cortante, pero sin ser descortés.

"Lo hago."

"Muy bien, por este lado."

Harry miraba a Severus mientras seguían al goblin, pero su atención cambio rápidamente cuando se abrió la bóveda principal de la familia.

"Debería haber allí, una pequeña y delgada caja con escrituras doradas en alguna parte. Ve a buscarla y tráela, pero no toques nada más" dijo Severus.

"De acuerdo, señor. ¿Qué hay adentro?" pregunto, entrando a la bóveda, mientras Severus y el goblin se quedaban detrás. No podían entrar puesto que la bóveda estaba encantada para permitir la entrada solo a miembros de la familia Potter.

"La varita de tú madre. Desafortunadamente, la varita de tú padre no ha sido posible recuperarla del valle de Godric"

Al escuchar eso, Harry duplico sus esfuerzos en encontrar la caja.

"¡La encontré!" grito, desde detrás de la pila de cajas viejas donde estaba oculto.

"Muy bien señor Potter. Ahora salga con ella."

Harry lo hizo, con una obvia reverencia.

Severus removió gentilmente la tapa de la caja. "Tómela, señor Potter. Sera una excelente varita secundaria."

Harry la saco con lentitud, dándole a Severus la parte inferior de la caja.

Un rayo de chispas de colores estallo desde la punta de la varita en cuanto sus dedos la asieron, pero fue un poco diferente de las chispas rojas y doradas que vio en Ollivander's.

"Wow," Harry exclamo.

"quiero que la coloques en tu segundo porta varitas en tu pierna derecha y la mantengas ahí. Úsala solo en emergencias" explico Severus mientras sacaba el segundo porta varitas que habían comprado.

Harry se arrodillo e hizo lo que le dijeron. "¿Cree que van a haber emergencias?"

"Nunca esta demás ser cauteloso, y los magos siempre subestiman a los oponentes a los que creen que han desarmado"

"de acuerdo. Um, ¿sabe cuál es el centro de la varita de mi mamá? Ollivander no dijo cuál era el centro, solo dijo que era de sauce y buena para los hechizos."

"Desafortunadamente, no lo sé. Ollivander no fue el que hizo la varita de tu madre. El tan solo se la vendió. Quien sea el que la haya hecho no le dijo que era el centro, o al menos es lo que tu madre me dijo a mí.

Harry se mordió el labio, para acariciar suavemente la varita de su madre antes bajar su pantalón para cubrirla.

"Quiero que lleves ambas varitas contigo todo el tiempo, incluso cuando duermas. Es un buen hábito que hay que desarrollar. Puse unos hechizos de seguridad en las porta varitas antes de entregártelas. Nadie que no seas tú podrá quitártelas de las piernas o sacar las varitas. Las porta varitas son a prueba de agua, así que asegúrate de limpiarlas ocasionalmente. Las varitas operan mejo cuando se mantienen limpias."

"Sí, señor"

"si quieres que te repita cualquier cosa de lo que te dije hoy, tan solo pídelo. Sé que es mucha información para recordar"

Harry asintió, mientras la puerta de la bóveda se cerraba detrás de ellos.

"El resto de las cosas ahí sólo las podrás sacar cuando seas mayor. La bóveda no se habría cerrado de otra forma" explico Severus, antes de salir del banco y dirigirse al Caldero Chorreante.

"¿Va a llevarme de regreso con los Dursleys ahora?" pregunto Harry mientras la pared de ladrillos se cerraba detrás de ellos y procedían a salir rápidamente del pub antes de que alguien más reconociera a Harry.

"Después de que comamos" dijo Severus, ahora guiándolo a través del Londres muggle hasta un pequeño restaurant "Después de todo, nos saltamos el almuerzo"

"Oh, ni siquiera lo note" dijo Harry tímidamente.

Severus enarco una ceja. "Necesitas comer más. Lo que comes tiene gran influencia en la fuerza de tu magia"

"¿lo hace?" Harry lucia un poco preocupado, y Severus sabia porque.

Otra de las cosas que tenía que rectificar esta vez. En el pasado, la escaza dieta Harry (gracias a los Dursleys) había dañado severamente su magia. Cada verano, la falta de buenas y constantes comidas habían evitado que su centro mágico se desarrollara por completo. El verano era una época importante de desarrollo para los niños mágicos. Le proveía de tiempo al centro mágico para descansar y recuperarse luego de nueve meses de lanzar hechizos y aprendizaje, pero todo esto sólo podía suceder si el cuerpo recibía nutrición apropiada para poder hacer las reparaciones. En la línea de tiempo original, Harry no había tenido un verdadero descanso, y su centro tenía que soportar año tras año de duro entrenamiento sin tiempo para descansar. Era un cuerpo en crecimiento que solo recibía arroz y unas pocas zanahorias. No iba a resultar.

Si Harry hubiera recibido lo que necesitaba físicamente durante sus años en Hogwarts, la guerra probablemente hubiera ido diferente. Después de todo, las vitaminas y los minerales no solo le permitían al cuerpo usar magia de manera apropiada, sino que también ayudaban en el desarrollo físico y mental. Afortunadamente, Severus estaba seguro que podía revertir el daño hecho hasta ahora y prevenir el daño futuro – quisieran los Dursleys o no.

Severus coloco una mano firme sobre el delgado hombro de Harry. Si bien no estaba exactamente desnutrido, a Severus no le sorprendería que estuviera, al menos, anémico. Dudaba de que los Dursleys estuvieran preocupados sobre la ingesta de hierro de Harry, puesto que probablemente nunca le dieron carne y menos una cena completa.

Se dirigieron a una cabina en una esquina del restaurant familiar, donde una mesera algo mayor los llevo y con una amable sonrisa añadió "enseguida estoy con ustedes" antes de desaparecer en la cocina.

"Harry, a partir de hoy, las cosas serán diferentes. Tendrás todo lo que siempre debiste tener, y nunca mas tendrás que rogar por aquello que necesitas — no si puedo evitarlo" Severus levanto un poco la ropa del hombro de Harry, con un leve gruñido de molestia "Los Dursleys tienen mucho por lo que responder"

Harry abrió los ojos con sorpresa y Severus comenzó a sentirse por dentro algo incomodo cuando vio unas lagrimas asomarse en los brillantes ojos verdes.

Dándose cuenta de que sus ojos estaban llenos de lagrimas, Harry se las limpio rápidamente y bajo la vista, sus orejas colocándose sonrosadas, mientras miraba la mesa. Severus lo dejo estar unos momentos y agradeció que Harry lograra recomponerse antes de que la mesera llegara.

"¿Qué es lo que van a querer?" la mujer pregunto con una sonrisa.

Severus respondió primero, comenzando con te negro caliente y un solo cubo de azúcar, para luego sugerirle a Harry un vaso de leche de chocolate. Con una sonrisa Harry pidió eso.

Fin del capítulo I

(*)E's y O's: en inglés las calificaciones son E de "Exceds Expectation" o "Excede las expectativas"; O de "Outstanding" o "Sobresaliente". Así que Snape le dice que esas son las calificaciones que quiere que Harry obtenga en sus clases.