Hola a todos aquí, matt77… Se preguntaran por que escribo hoy?...Bueno si no se lo pregunta, aun así lo responderé…Ciertamente hoy no es 17, ciertamente no es mi cumpleaños o el de mi perfecta novia…¿Entonces por qué?...Porque hoy comienza un mes importante…El diez y siete de este mes, mi novia y yo cumplimos nuestro primer aniversario…Si un año juntos.. y pues quiero que esta historia (algo extraña), sea parte de su regalo…

Sé que la historia es un poco rara, pero realmente espero que te les guste y más que nada espero que te guste a ti mi amor…Ella es la razón por la cual yo sonrió y suspiro, ella me ha hecho el ser más feliz del mundo y del universo completo y como siempre le digo, no soy muy talentoso, pero aun así daría todo lo que tengo y más para hacerla feliz…

Mi mini mello…Desde hoy y hasta siempre, gracias, gracias por escogerme como tu novio, gracias por siempre tenerme paciencia, gracias por amarme y permitirme amarte…Gracias…POR QUE TU ERES MAS DE LO QUE UN DIA PEDI.. MAS DE LO QUE UN DIA SOÑE Y MAS DE LO QUE UN DIA DESEE… ERES SENCILLAMENTE PERFECTA…

Ok,ok y antes que se molesten por mi excesiva muestra de amor (no se molesten, es que en verdad, estoy perdidamente enamorado de esta chica)… pues vamos con los disclaimer y notas de autor…

Advertencia: Lo escribí yo, así que encontraran errores ortográficos y de redacción (perdonen), algo de acción y un poco de misterio…

Disclaimer: Si lo sé, lo sé, no me miren feo.. No es mío.. Es de Tsugumi Obah y Takeshi Ohbata… y sé que se infartarían si leyeran esto.. Pero aun así, lo seguiré escribiendo..

www._tu_media_naranja_.com...no se si exista y si existe no tiene nada que ver con esta historia...

Las publicaciones serán Lunes, Viernes (por dos semanas) y el ultimo capitulo el dia nuestro aniversario, es decir, el diez y siete…

Para mi princesa.. Tú eres mi dueña y yo soy tu cachorro….

TE AMO MI VIDA.. ESPERO QUE TE GUSTE…


El hacker…

Me veía al espejo pensando como diablos había llegado hasta aquí.

Un hombre tomaba medidas de mi cuerpo y me sentía más como un ratón de laboratorio que otra cosa, pero por la familia a veces y solo a veces está dispuesto a hacer ciertos ridículos, ridículos que nunca en su vida podrá olvidar.

Sentí como otro sujeto me pinchaba con un alfiler y me queje de dolor. Odiaba que me tocaran que me molestaran y que muchos menos me midieran.

Tantee en los bolsillos de mi camisa encontrando un cigarrillo en el. Lo tome y me lo lleve a la boca, para luego sacar mi encendedor y así poder degustar mi perfecto instante de paz, pero antes que llegara la llama al cigarrillo un sujeto muy estirado y bastante serio dijo.

-Señor aquí no se puede fumar-

Estuve a punto de armar un berrinche de proporciones bíblicas, cuando de la nada apareció él.

-Déjelo tranquilo, él vive del humo del cigarrillo- Acoto, luciendo un traje por demás elegante y perfectamente diseñado a su cuerpo.

-Está bien señor-Dijo el sujeto, haciendo una señal para quienes perturbaran mi paz se retiraran, dejándonos solos.

-¿No es emocionante?- cuestiono, mientras se veía en el espejo y estiraba su traje.

-Si muy emocionante- Respondí sin nada de ánimo, pues aun no me creía su cuento de niño bueno.

-Tanta alegría de tu parte me mata- Contesto girándose para verme de arriba abajo-

-¿Qué quieres que te diga?- Dije bajándome del pequeño taburete donde me median- Es tu vida, tu decisión- Agregue no entiendo por qué sostenía una conversación de este tipo, con este sujeto, por más que ciertos lazos familiares nos unieran. Suspire y finalmente encendí mi cigarrillo, lanzando una larga bocanada de humo. El chico rodo sus ojos y se giró para volver a verse en el espejo.

-Ya estas bastante grandecito, así que te lo diré, es hora que sientes cabeza, que consigas a alguien y que sigas mi pasos.- Él guardo silencio y agacho la cabeza- Sabes qué es eso lo que desea tu padre y deberás complacerlo- Yo agache la mirada al escuchar esas supuestas sabias palabras y absorbiendo el cigarrillo trate de calmarme- Vamos Matt, no es tan malo, créeme que no lo es- El chico se acercó a mí y apoyo sus brazos en mi hombro- Es una simple ecuación, tu más una chica más matrimonio igual a herencia. Es fácil- Light llevo sus manos a mi rostro y luego me lanzo un leve golpe con su derecha- No seas tan moralista, el matrimonio es una institución obsoleta y esto es por un fin mayor, por un bien mayor, así que te doy por consejo, que busques a una chica y se la presentes a nuestro padre el día de mi boda- Ligth sonrió y me miro de nuevo, mientras sus palabras me hacían casi vomitar. - Vamos Matt, anímate, todo saldrá bien- Ligth se alejó de mí y luego de volverse a mirar en el espejo salió del lugar, sin más.

Yo suspire y lo mire de reojo, mientras con la última calada a mi cigarrillo lo hizo llegar al filtro.

-Maldito- Murmure, lanzando el humo a la nada y buscando mi iPhone dentro de mi mochila y colocándome los auriculares, comencé a cambiarme de ropa….

Mi nombre es Mail Jeevas, nací en un pueblo pequeño, muy lejos del lugar donde vivo actualmente. De mis padres verdaderos, no se mas que el hecho de que me concibieron, así que como han de adivinar, pase la mayor parte de mi vida en orfanatos, hasta que algo sucedió, algo en mi le llamo la atención de quien aquella tarde de verano fue a hacer un simple donativo, un hombre poderoso, inteligente y que no pudo tener una familia propia y que desde esa tarde comencé a llamar papá.

Mi padre por así decirlo, es un hombre anciano, su nombre es Watari, y no soy el único que el gran Watari adopto, mi hermano mayor, su heredero, también fue adoptado, su fama, fortuna e inteligencia sobrenatural, le había permitido, alejarse de la familia, con bastante rapidez, pero no había roto el lazo que lo unía a Watari.

L, tan sencillamente L, a mí me agradaba, parecía un buen chico, pero su relación no era muy buena con Ligth, mi supuesto primo.

Light un chico que tenía padres, una vida y un mundo, pero por extrañas razones, Ligth llego a nuestro hogar, Watari lo adopto en el sentido de darle los mismo derechos que teníamos nosotros, aunque el anciano era bastante sabio y guardaba ciertas reserva sobre el chico.

Esas reservas, fue lo que me trajeron hasta este punto, o mejor dicho la cláusula W. En dicha cláusula, Watari, obliga a todos sus descendientes, herederos y demás persona que deseen optar por su venia, a contraer sagradas nupcias. ¿Por qué? Porque según mi padre, el amor lo puede casi todo, aunque el amor de por sí, pues era más que un mito para mí.

Suspire colocándome mi jean viejos y mi roídos., para luego calzarme mis viejos convers, negros. Mi padre es un genio, pero su cláusula, parte del principio de la moralidad y la rectitud de las demás personas y digamos que mi primito no es precisamente esa clase de persona. Ligth, al enterarse de dicha cláusula, busco la primera alma caritativa, para casarse y esa chica era una rubia, con más pechos que cerebro, aunque a veces tenía momentos de lucidez. Su víctima Amane Misa, una chica que mataría por él aunque a él no le importa ni un bledo la chica

Y la pregunta es ¿porque mi complicación?, ¿Por qué escucho a un sujeto de falta moral y de retorcida imaginación? ¿Por qué debo cumplir con la cláusula?...Pues en honor a la verdad, no me hacía falta la herencia o ser reconocido como algún sucesor, de la respetable familia Watari o más aun de L, pero existía algo con lo cual no contaba, eso era la soledad que ya comenzaba a dañarme y evidentemente la posibilidad de decepcionar a mi amable protector y benefactor

Me coloque mi playera, de Toad, Kinopio o el honguito de la vida de Mario Bross y salí de ese horrible lugar, en búsqueda de claridad, pero en lugar de eso encontré…

-Mattyyyy!- sentí como una chica estrujaba los huesos de mis costillas en un supuesto abrazo.

-Linda- me queje- Me estas matando.- murmure, haciendo que la chica me soltara.

-Lo siento, lo siento-se disculpó para luego tomarme de la mano y acompañarme a la salida de la sastrería. La chica con complejo de sanguijuela, era mi prima. Sí, mi familia estaba llena de fenómenos y yo pues no me quedaba atrás, pues mi cabello era rojo fuego, soy demasiado pálido y uso unos googles, naranja que me permite ver todo, como si viviera en un enorme vaso de cola del mismo sabor.- No puedo creer que Ligth se vaya a casar.

-Yo tampoco- murmure, empujando a la chica con uno de mis dedos, pero ella se negaba a soltar mi mano.

-Ya se acerca tu turno y como sabes, debes presentar a tu prometida, para la fecha de la boda- Añadió la chica con un tono de voz bastante desagradable.

-Sabes que no soy muy bueno con las conquistas- añadí, azotando mi brazo con fuerza y finalmente alejándome de Linda.

-Eso ya lo sé, tonti- Contesto la muchacha viéndome y señalándome directamente al rostro- Por eso encontré esto.- La chica me extendió un trozo de papel-

-Linda por aquí- Grito un de sus tantas amigas.

-Voy- grito, para luego girarse hacia mí, abrazarme muy suavemente y murmurar Piénsalo- Linda salió corriendo y yo me quede en blanco.

En medio de esa solitaria calle, mientras la brisa veraniega, golpeaba mi frente, leí el trozo de papel. www._tu_media_naranja_.com.

-¿Qué puedo perder?- Murmure, accionando la alarma de mi auto…..

Al llegar a casa, en completa oscuridad, ingrese a la página y pude observar una presentación rimbombante, con música chillona y muy, muy MUYYYYY rosa.

¿Cansado de que las chicas te rechacen?, ¿cansada de buscar tu príncipe azul?, ¿Estas de agobiado de citas, que solo te rompen el corazón?... Pues ya nos busques más, en esta página te ponemos en contacto con tu chico o chica ideal.

Con una módica cuota de cincuenta dólares, si cincuenta dólares, podrás optar a tener tres citas y si no estás satisfecho o satisfecha, te concederemos una quinta cita, totalmente gratis, solo par que encuentres tu alma gemela…

-¿Qué diablos?- murmure, viendo las imágenes, eran capaz de producir convulsiones de lo rosa que eran.

Escuchaba la intro y mientras más la escuchaba más me traumaba, pero al menos el internet es gratis, bueno o muy barato, así que lo menos que podía hacer es terminar de ver la presentación…

Durante diez minutos, escuche testimonios, de felices parejas, con un año de casado y que la felicidad verdadera la habían encontrado gracias a la magnífica utilización de esta página.

Me sentía como si estuvieran vendiendo la cura a la ceguera o peor aún a la idiotez, así que decidí, hacer lo único que me destacaba y que me había traído en primera instancia, a este hogar.

Todo había comenzado como un juego y solo Dios sabe cómo me gusta jugar.

Suspire y moví mi cuello de un lado a otro, haciendo que mis huesos sonaran. Lleve mi cigarrillo a la boca, para encenderlo y con el activar el resto de mis computadoras, saliendo de las penumbras, siendo iluminados por los monitores.

Soy Mail Jeevas, profesión hacker. Mi mayor habilidad y la mayor utilidad, para los negocios de mi padre, es la creación de corta fuegos y barreras de seguridad, para volver su compañía como la de L impenetrable, el hacking, es solo una faceta oculta de mis múltiples habilidades.

En la pantalla completamente negra, invoque a mi gusano, un pequeño programa que ingresaba a las páginas, buscaba el servidor donde se guardaba la información de los usuarios del sitio y verificaba, si la información era existente, contra las demás bases de datos como la de seguridad e identificación.

-Facil- murmure con el cigarrillo en mi boca, este gusano lo diseñe cuanto tenía ocho años.

Los resultados de mi rastreo, comenzaron a salir en el otro monitor. Las estadísticas eran bastante alarmantes. De los diez mil supuesto clientes de la paginas, solo tres eran reales, posiblemente los manejadores del site y los restantes, eran simples seres ingenuos que habían depositado sus esperanza en un sitio que solo los estafaba, pagando a veces diez mil dólares para optar por mas citas.

Por primera vez en mi vida, me indigne, así que contra todos mis principios y reglas, hice algo que hasta ese instante no pude calcular las consecuencias.

En la pantalla negra de mi computadora, invoque otro gusano, pero este bloqueaba la página e impedía que cualquier deposito por el servicio llegara al dueño de la página, devolviéndolo al usuario.

Tecleaba con fuerza, mientras mi gusano cerraba los acceso, al susodicho site y así poder ejecutar la última fase de este extraño juego.

La página en un momento se blanqueó y con un enter, un pequeño obrerito apareció llevando consigo un cartel que decía 'Disculpe la molestia, en este momento estamos realizando mantenimiento de esta página.'

Sonreí satisfecho, hundiendo el cigarrillo en la cenicero y encendiendo de golpe el otro

-Apenas estoy comenzando- Murmure, buscando otros sitos, similares a este, con los mismos usuarios, encontrando unos cuarenta paginas similares a estas.

Libere mis gusanos, bloquee los accesos y puse a todas estas páginas en mantenimiento, para cerrar con broche de oro, mi contribución a la humanidad.

Había bloqueado las páginas y había impedidos las estafas, pero todo esto era solo un paño de agua tibia, sabía que la mente tras de eso abriría otros site, cambiaria los manejadores de la página y se burlaría de más gente.

Lance el humo del cigarrillo al aire y me recline en mi silla pensando que hacer y en un instante, mi cerebro pulso. La respuesta al matrimonio a todos mis males y además podía ayudar a otras personas, no decepcionaría a mi padre….

-Bien, es el momento- Murmure, empujando mi silla, hacia mi computadora más lejana y así aperturar uno de mis tantos programas….

En una pantalla blanca con letras negras se escribía el mensaje a medida de que dictaba…

Hola, soy un hacker y se lo que están haciéndole a estas pobres personas, son unos estafadores. No intenten, solventar el problema, pues me apropiare del site completamente, lo sacare de la red y un mensaje se disparara a la policía y créanme que estos se mostrara muy interesados en ustedes más que en mí.

No estoy en búsqueda de dinero, no quiero poder y tampoco busco mujeres, así que se preguntaran ¿qué deseo?. Quiero hablar con la mente detrás de esto, consíganme una cita y a esa persona le expondré mis exigencias…Tienen veinte y cuatro horas, Matt777

Le había enviado una nota a los manejadores del site, que sabía perfectamente que no era los creadores de estos lugares o la mente detrás de un recurso tan bajo como este.

Sabía que el destino me había puesto en el camino este lugar y que tal vez el matrimonio no era para mí, pero si lograba convencer a Watari, que era bueno, podía ser tan libre como es L y así no decepcionar a mi padre.

Intuía los riesgos, pues si alguien era capaz de estafar de esta forma, pues todo era un asunto en extremo delicado, aun así estaba más que listo.

Me levante de mi silla, camine hacia mi cómoda y abrí una de las gavetas, sacando de ella un arma de juguete, de color naranja y plástica. No sabia cuántos años este simple juguete estaba aquí, pero cuando me escribieran estaría listo.


Te amo mi princesa…te amo mi mini mello…

PD...espero que te haga sonreir...