Vocaloid le pertenece a Yamaha Corporation no a mí, esto no se hace con fines lucro.


¡Del odio al amor solo hay un paso!

...

...

...

Cap. 1= Adiós

Rin Pov:
Me llamo Rin, Hiraki Rin, tengo 16 de edad y vivo con mi madre aunque ella trabaja duro hasta tarde día tras día por lo cual yo le ayudo con las labores del hogar, aunque yo no estoy sola en casa, con nosotras también vive Yui, Yui es la chica que se encarga del aseo y las compras de la casa sin embargo como ya dije yo también ayudo en estas, Yui es también parte de la familia aunque no tengamos conexiones de sangre, ella ha vivido con nosotros desde que tengo memoria, Yui es como una hermana mayor para mí y una muy buena amiga no solo mía si no de mi madre también, Yui siempre nos ha ayudado mucho y le agradezco eso, por otra parte mi madre trabajadora como siempre se levanta día a día para ir a su trabajo, ella casi nunca está en casa ya que llega muy tarde del trabajo sin embargo no me siento sola, me siento agradecida por todo el esfuerzo que ella pone para darme lo que necesito, y aunque no nos veamos mucho por el día ella y yo tenemos un lazo fuerte de madre e hija, casi se me olvida mi madre se llama Hiraki Yuka, por ese gran esfuerzo que ella pone en su trabajo yo pongo también de mi parte no solo en la casa, también en mis estudios, mi vida en la escuela es buena tengo buenos amigos, soy se podría decir popular entre los chicos, tengo buenas notas y siendo como esta mi vida soy feliz y la verdad es que no pensé que eso fuera a cambiar, aunque al principio no te guste... a veces un cambio puede darte algo que al final terminaras amando... a veces un cambio es mejor...

Todo comenzó un normal fin de semana, era sábado, me encontraba en la sala viendo TV mientras Yui hacia la comida.
Ring... ring... ring...

-¡Rin! , podrías contestar por favor?- me grito Yui desde la cocina donde preparaba algo que olía realmente bien.

- ¡Ah! siii- afirme a la petición de Yui y tome el teléfono -Mushi mushi, habla a casa de los Hiraki- dije al teléfono.

-Rin, hija soy yo- me dijo la voz del otro lado del teléfono la cual reconocí instantáneamente.

- ¡Mama!, que pasa ¿tienes tiempo libre? es raro que hables del trabajo, ¿te has olvidado algo? ¿quieres que te lo lleve? ¡me alegra mucho que hayas llamado! ¿va todo bien?- pregunte enérgicamente y muy contenta de que mi madre hablara por teléfono ya que nunca hablaba desde su trabajo normalmente estaba muy ocupada- ¿A que se debe tu llamada?- finalice.

-Bueno todo va bien, no te preocupes no me he olvidado nada, solo hablaba para decirte que consigas las cajas suficientes para guardar las cosas de la casa- dijo mi madre con esa particular voz amable que tiene - Y que sea lo antes posible, hoy llegare temprano a casa, bueno más bien ya voy de salida así que vete con Yui a conseguir las cajas a el centro comercial y yo las alcanzo allá, cuando llegue les explico ¿de acuerdo Rin?- mi mamá parecía estar feliz por lo cual eso me puso Alegre

-Si, enseguida le digo a Yui y salimos por las cajas, vale entonces nos vemos - afirme y me despedí de mi madre, esta se despidió de mi y colgué.

Me Levante del sillón y fui directo a la cocina donde Yui se encontraba aun preparando aquel guisado de buen olor, Yui siempre desde que tengo memoria ha sido una excelente cocinera por lo que no dudo que ese guisado le quede delicioso, llame su atención cuando entre a la cocina.

- ¿Entonces quien era?- pregunto mientras le agregaba unas verduras al guisado.

-Era Mamá, dijo que fuéramos al centro comercial a por unas cajas y que allá nos alcanzaba, que ya estaba por salir del trabajo- le respondí su duda y le dije el recado que mi madre había hecho.

-¿Tan temprano?, que raro, pero me alegra que hoy tu madre pueda salir temprano pero me pregunto por qué será y no te dijo para que las cajas?- dijo sorprendida al principio y al final con duda pero contenta porque mi madre podría descansar de trabajar.

- Pues no me dijo, pero dijo que en cuanto la veamos en el centro comercial nos lo explicaría-le dije yo recordando las últimas palabras de mi madre dichas por el teléfono.

- Vale, entonces apresurémonos que si tu madre ya iba de salida debe estar yendo ya hacia el centro comercial- yo solo asentí a las palabras de Yui, ella apago la estufa en donde el guisado se encontraba hirviendo, se Quito el delantal tomo las llaves, dinero y nos dirigimos a la salida.

Al llegar al centro comercial buscamos el centro de paquetería donde podíamos conseguir cajas de todo tipo de tamaño a un buen precio, seguro mi madre sabría que estaríamos allí así que Yui y yo empezamos a buscar las cajas que mas convenían, pensábamos comprar las más Grandes para que así no tuviéramos que comprar muchas y entraran más cosas en ellas, poco después mi madre llego y con exactitud como predije supo que estaríamos en aquella tienda.

-¡Rin!, ¡Yui!- Nos grito a lo lejos por el pasillo mientras se acercaba a nosotras, yo formule una gran sonrisa en mi rostro, me sentía feliz de verla ya que eran pocas las veces que la veía en el día, Yui por su parte también le sonrió saludándole-¿Entonces ya han comprado algunas?- pregunto viendo las cajas que estábamos pensando comprar.

- La verdad aun no, no sabemos si comprar las más Grandes o medianas, creo que si compramos las Grandes van a caber más cosas y usaremos menos cajas- decía yo pensando seriamente como si comprar cajas fuera un examen de lógica, a lo cual mi madre asintió.

- Por cierto ¿Qué va a guardar en las cajas Yuka-san?- pregunto curiosa Yui a lo cual yo también voltee a ver a mi madre con curiosidad.

-Bueno pues la razón por la que salí hoy temprano del trabajo es porque fui ascendida gracias a mi arduo trabajo, pero al aceptar ese ascenso significa que tengo que mudarme de oficina y a la oficina a la que tengo que mudarme no está en esta ciudad, así que necesito cajas para las cosa de mi trabajo y para las cosas de la casa, me dieron el día libre para que pudiera preparar las cosas para empacar, desde el próximo sábado empiezo a trabajar en la nueva oficina, ósea que me dieron toda esta semana para prepara lo de la mudanza- Mi madre hablaba llena de felicidad por su ascenso y era obvio después de todo por lo duro que trabaja se lo merece

- ¡Felicidades!, te lo tienes bien merecido- dijimos Yui y yo al unísono y es que ambas nos sentíamos feliz por ella - pero... eso significa que... también ¿tendremos que mudarnos de casa?- pregunte un tanto seria sin embargo no dejaba d estar feliz por mi madre, la pregunta era tonta puesto que savia que la respuesta era afirmativa.

-Así es hija, y pensé que no estaría tan mal ya que se que estas en el ciclo escolar, pero igual va empezando y apenas llevas dos semanas yendo al colegio desde que inició el ciclo, así que puedes empezar bien el año en otro colegio, y no te preocupes por el colegio, la compañía ya ha organizado tu traslado al mejor colegio de la zona en la que pronto viviremos, así que solo iras esta semana a la escuela y el jueves entregaremos a tu escuela los papeles de que serás trasladada por motivos de mudanza ¿ok?, así que tu estate tranquila- explicó mi madre, a lo cual por mi está bien ya que mi madre había conseguido un mejor trabajo y yo quería apoyarla pero también estaba triste porque iba empezando mi segundo año de preparatoria y yo quería seguir con mis amigos y ahora iba a tener que dejarlos, pero yo quería apoyar a mi madre y lo iba a hacer aunque sé que iba a extrañar mucho mi colegio y a mis amigos pero solo asentí con una sonrisa a la explicación de mi madre asiéndole saber que está bien y que aceptaba que nos mudáramos.

-Bueno entonces busquemos las cajas necesarias y comencemos a empacar ya- Dijo Yui tomando unas que tenían forro de plástico de burbujas que decían ser para platos y vasos, mi madre y yo asentimos y comenzamos a buscar todo tipo de tamaños de cajas.

De regreso en casa mi madre saco varias cosas que traía en el auto, eran las cosas de su oficina, algunas venían ya en cajas, pero otras estaban en bolsas, pronto la sala se lleno de cajas de todo tamaño y así empezamos a empacar, mientras Yui empacaba las cosas de la cocina y mi madre contrataba una mudanza yo lleve algunas cajas a mi habitación para empacar mis cosas.

...

...

...

Era lunes por la mañana yo me estaba preparando para el colegio, Yui preparaba el desayuno y mi madre estaba durmiendo, normalmente ella ya no estaría en la casa ya que ya se habría ido a trabajar, pero tenia la semana libre por lo del asenso y la mudanza, yo por mi parte no me empeñe en despertarla ella se merecía descansar, baje las escaleras encontrándome con Yui en la cocina, coloco mi desayuno en la mesa y yo me senté frente a el, se veía realmente delicioso, Yui se sentó también y me
acompaño como siempre desayunando.

- Si no te apuras llegaras tarde- dijo Yui muy tranquilamente y claro por que ella tenía todo el tiempo del mundo para disfrutar el desayuno.

- ¡Claro como tú tienes todo el tiempo del mundo!- no calle y se lo dije- Bueno, gracias por la delicia, ya me voy que se me hace tarde- le dije levantándome con una sonrisa de la mesa para salir corriendo.

- Ve con cuidado y no vuelvas tarde ¡ok!- se despidió Yui con una sonrisa como siempre lo hacía.

- ¡Vale, cuida de mama y de ti también!- me despedí y salí de la casa apresuradamente, hoy sería el día en que le diría a mis amigos que me mudaría y eso me ponía muy triste pero tenía que hacerlo para apoyar a mamá y lo iba a hacer solo que no sabía cómo reaccionarían.

...

...

...

Llegue a la escuela, lo bueno fue que apenas alcance a llegar antes de que tocaran la campana para dar inicio a las clases, las horas se pasaron rapido y la hora del descanso llego sin que me diera cuanta, la verdad mi mente estaba perdida y no me habia percatado de nada desde que llegue al colegio por la mañana.

-Muy bien chicos es todo por ahora, pueden salir al descanso- dijo el profesor de matemáticas mientras se dirigía a la salida del salón, tan pronto lo hizo todos se movieron de sus lugares y mis amigas se acercaron a mi asiento.

- Rin, ¿te sientes bien?- oí una voz que me saco de mi transe y al levantar la mirada me encontré con unos ojos color verdes los cuales reflejaban preocupación- Rin respóndeme- volvió a decir esta- estas bien?-.

- S-si... ¿porque preguntas?-tartamudee un poco por lo distraída que estaba.

- Bueno es que estas muy distraída y Asakura y yo nos preguntábamos él porque- dijo la chica de ojos verdes y mirada preocupada la cual tenía a otra chica de ojos color miel que reflejaba la misma preocupación, Sonreí.

- Asakura, Yukari... no se preocupen, no pasa nada malo, ¿ok?, gracias por preocuparse- les sonreí a mis dos amigas agradeciéndoles, así es, la chica de ojos verdes es Yukari y la chica de ojos color miel es Asakura- Es solo que... - dije sin saber si continuar o decirles después.

- Que ¿qué? ¿que pasa? dinos de una vez- dijo Asakura insistiendo aun algo preocupada a lo cual sonreí y asentí.

-Ok, les diré... esta es mi última semana en la escuela, me mudare de ciudad y aun no se a donde... mi madre quiere que sea una sorpresa- dije mirándolas a los ojos por si acaso una reacción ya que Asakura era una chica muy sensible y me preocupaba que llorase.

- Entonces te iras... ¿porque? ¿porque comenzando el año?- pregunto confundida y dudosa Yukari mientras veía como unas pequeñas lagrimitas comenzaban a brotar de los ojos de Asakura, iba a llorar lo que me temía.

- Bueno a mi madre la han transferido de trabajo a otra ciudad, por eso esta semana será la última para mi aquí...- no pude terminar de hablar ya que fui interrumpida por Yukari y por el Llanto de Asakura, todos los que quedaban en el salón voltearon a vernos.

- Asakura no... no llores- dijimos Yukari y yo mirándola preocupadas a lo cual solo la abrazamos- Todo estará bien, estaremos en contacto, vendré a visitarlas por las vacaciones y ustedes pueden ir a visitarme ¿vale?- le dije a Asakura para que se calmara y dejase de llorar lo cual funciono, ella paro de llorar y asintió con un sí.

- ¡Uff!, bueno entonces ¿cuando te irás?- pregunto Yukari aun preocupada de que Asakura volviera a llorar.

- Me voy el jueves por la tarde- respondí y las dos me abrazaron fuertemente- Las extrañare mucho- les dije regresándoles el abrazo.

- Y no nosotras a ti- respondieron ellas.

Salí del colegio y me dirigí a la casa en la cual al entrar mi madre seguía empacando y Yui al parecer estaba cocinando, porque estaba en la cocina y olía muy rico cuando entre, cerre la puerta detras de mi al entrar, me gustaba ver a mi madre en la casa.

-¡Estoy de vuelta!- grite con entusiasmo y alegría al ver a mi madre.

-¿Como te fue cariño?- me respondió ella con dulzura y yendo hacia donde estaba, beso mi frente y me dio un abrazo en señal de bienvenida

- Muy bien, le he dicho a Yukari y a Asakura que nos mudaríamos- respondí yendo hacia las escaleras para subir a mi habitación

- Oh ya veo y... ¿como lo tomaron?- pregunto algo preocupada mi madre ya que conocía a Asakura y sabia lo sensible que era, me detuve antes de subir las escaleras

- Bien, Asakura lloro pero fue solo por unos segundos ya que logre calmarla, iré a cambiarme- después de responder a la pregunta mi mama asintió con una sonrisa y yo subí rápidamente las escaleras

Entre a mi habitación donde deje mi mochila a un lado de mi cama y fui directo a mi armario donde saque un short negro con un cinturón amarillo y una blusa sin mangas color blanco, me vestí y baje a ayudar a empacar.

Tan pronto estuvo la comida Yui nos llamo a mi madre y a mí para que vayamos a comer, estando en la cocina tuvimos las tres una muy animada platica la cual disfrute mucho ya que hacía demasiado tiempo que no comíamos las tres juntas, éramos realmente una familia, en la cual Yui se unía como mi hermana mayor lo cual la hacía también hija de mi madre, una feliz familia de tres, tan pronto terminamos de comer mi madre y yo regresamos a la empacadera, Yui limpiaba la cocina y lavaba
los platos y tan pronto termino se nos unió a mi madre y a mí, pero récorde que debía hacer los deberes de la escuela por lo que les dije que iría a hacerlos y subí a mi habitación, no tarde mucho en terminar mis tareas pero cuando baje Yui y mi madre estaban viendo la TV, dijeron que seguirían empacando mañana a lo cual yo asentí y me senté con ellas a ver la película que estaban viendo, esta trataba de aquellas épocas donde habían princesas, una princesa malvada y su sirviente, una historia realmente triste y muy bella, así finalizamos el día y así pasaron los días pronto en la escuela mis demás amigos ya se habían enterado que me mudaría, incluso los que no eran mis amigos pero estaban en mi curso lo sabían porque era jueves y mi madre había ido al colegio a dar los papeles de mi traslado y el profesor lo había anunciado al grupo, ese día me despedí de todos mis amigos y al ver a mis dos mejores amigas llorar yo también casi lo hago, abrace muy fuertemente a ambas, y al regresar a casa ya todo estaba empacado, incluso cuando llegue a casa ya estaban subiendo los muebles a la mudanza y algunas cajas también, algunas cajas nos las llevaríamos en el auto, me cambie con algo de ropa que había dejado afuera la noche anterior, una falda gris y una blusa a tirantes morada con un pequeño suéter del mismo tono que la falda un mallon morado y unos zapatos negros y mi singular moño en la cabeza, doble mi uniforme y lo guarece en una bolsa, baje lo más rápido que pude para ayudar a meter las cajas, realmente la casa se veía muy espaciosa sin los muebles en ella, pronto comenzaron a subir para sacar las camas, yo también subí, mire mi cuarto, estaba totalmente vacío, mire el de mi madre y luego el de Yui, también estaban totalmente vacíos, tan pronto los chicos de la mudanza terminaron de subir los muebles y cajas la casa quedo totalmente vacía, verla así me puso muy triste, la verdad yo no quería irme pero había decidido hacerlo además no tenia opción de quedarme y aunque la hubiera tenido no quería separarme de mi familia.

-¡Riiin!- grito mi madre-¡Es hora de irnos!- me llamo, ya era hora, tenia que despedirme de la casa en la que viví estos 16 años, corrí al llamado de mi madre y subí al auto en el que ya estaban mi madre al volante y Yui en el copiloto, yo iba atrás con algunas cajas.

- ¿Listas?- pregunto mi madre sonriente mirándome por el espejo retrobisor del auto.

-Si - contestamos Yui y yo al unísono y con esa respuesta mi madre le hizo una señal al conductor de la mudanza para que la siguiera y así ella prendió el auto y nos pusimos en marcha hacia nuestro destino, debo aceptar que tenía curiosidad de saber como seria este pero lo sabría cuando llegáramos ¿no?, de repente me entro sueño y así me quede dormida en el camino hacia lo que sería nuestro nuevo hogar...

Continuara…


Bueno hasta aquí el primer capítulo, déjenme Reviews para saber si el FF va gustando o no, denme sugerencias, criticas, opiniones, etc, etc…

Bueno pues sin nada más que decir, me paso a despedir…

MATTE-NE! (^w^)/