PANEGÍRICO A UNA HERMANA

Disclaimer: nada me pertenece, sólo la idea.

Pinto se despertó temprano esa mañana. A su lado yacía su esposo Mumpo. Sonrió y le despertó, ese día tenían una cita importante a la que no podían faltar. Se levantaron y fueron al cementerio, allí les esperaban Bowman y Sisi con sus hijos. Una vez todos juntos, se dirigieron a las tumbas de Ira y Kestrel Hath. Hoy era el aniversario de la "muerte" de Kestrel. Aunque no se lo había comentado, Pinto sabía que su espíritu seguía conectado a la mente de su hermano. Pinto tenía 16 años. Ya no podían engañarla como a una niña, ella también podía sentir esa conexión.

Colocaron unas hermosas coronas de flores sobre ambas tumbas y guardaron unos minutos de respetuoso silencio. Al cabo de un rato, Sisi habló:

-Kestrel, fuiste mi primera amiga, te lo debo todo. Me salvaste de un matrimonio forzoso, me salvaste la vida y le diste sentido, me ayudaste a madurar, gracias a ti conocí al padre de mis hijos, te sacrificaste para que tu hermano y yo pudiésemos estar juntos. Quería darte gracias por todo ello y por convertirme en una persona mejor. Sin ti, mi vida habría acabado hace mucho tiempo. Siempre serás mi mejor y más leal amiga-

Le siguió Mumpo:

-Kes, me enseñaste lo que era la amistad y el respeto. Hiciste ver a los demás, yo incluido, que era algo más que un chico sucio y tonto. Gracias a ti pude reencontrarme con mi padre. Siempre te he admirado mucho por tu valentía, tu buen corazón y tu determinación. Yo también quiero darte las gracias por todo y por ayudarme a encontrar la felicidad-

Después Pinto, llevándose las manos amorosamente a su abultado vientre:

-Hermanita, sé que no fui justa contigo, me moría de celos por la adoración que Mumpo sentía hacia ti. Aún así, tú siempre me has querido y has cuidado de mí y por ti ahora soy feliz junto al hombre de mi vida. No llegué a decírtelo, pero estoy segura de que lo sabías. Te quiero mucho, hermana, siempre te querré, te necesitaré y te estaré agradecida. En tu honor y con tu permiso, la pequeña que crece en mi vientre se llamará Kestrel -

Llegó el turno de Bowman:

-Mi querida hermana, no hay palabras que puedan expresar mi agradecimiento. Te sacrificaste por mí para que yo tuviese la oportunidad de vivir una vida junto a Sisi. Salvaste a nuestro pueblo en varias ocasiones y nunca pediste nada a cambio. Ninguno de nosotros estaría aquí de no ser por ti. Sé que eres feliz donde estás, que cuidas de mamá y que velas por nosotros. Siempre estarás presente en nuestras vidas, hasta el momento en que nos volvamos a reunir. Pero déjame decirte que te equivocaste en una cosa, sí que puedes amar-

A través de su vínculo, Kestrel pudo oír las bellas palabras que le dirigían todos sus amores, que la hicieron llorar de felicidad al sentir tanto afecto. Su hermano Bowman tenía razón, ella podía y sabía amar, como había demostrado con su sacrificio. Pues hay muchos tipos de amor, no sólo el romántico. El amor de Kestrel era fraternal, filial y, sobre todo, incondicional.

"Cuando veas una estrella fugaz guárdala en tu corazón, es el alma de alguien que consiguió dar a los suyos su amor"- La danza del fuego -Mägo de Oz