Hola mis queridos lectores! Disculpenme por la inexplicable ausencia pero ya volví y les tengo un nuevo capitulo.

Quiero que tomen en cuenta que esta historia esta clasificada como M por una razón, si que van a ver mucho de este tipo de escenarios. Si los les gusta este tio de lectura, les rogaría que olvidaran la historia.

A todos aquellos que aun quieren seguir leyendome, por favor no olviden comentar al final. Diganme que piensan de todo esto. Criticas constructivas seran completamente bienvenidas, asi como ideas para continuar la historia

Asi sin más, se aplica el disclaimer tradicional y espero les guste!

Enjoy!


Cuatro

Seducción

Cuatro.

Neji Hyuuga no estaba cansado. ¡Y mucho menos agotado! No, no, no, no. Neji Hyuuga era un empresario muy activo en su vida cotidiana —excepto su vida íntimamente personal, pero eso era algo que se solucionaba fácilmente.

No, Neji no estaba agotado después de la que —podría decirse— fue la mejor noche de su vida el día anterior.

Se sentía completamente drenado.

No podía entenderlo. Simplemente había tenido una muy buena noche con una mujer despampanantemente bella —la cual, decidió Neji, sabía perfectamente cuales eran sus atributos, gracias a lo que ella pudo demostrarle anoche.

Pero la vida continuaba. Hoy era un nuevo día, había mucho trabajo, y tenía que lograr de alguna forma que las sabanas que cubrían su cuerpo desnudo le dieran una apertura para poder escapar de la prisión del sueño.

Por Kami, era tan difícil luchar contra el intenso sueño que tenía. Qué mujer la que se consiguió la noche anterior.

Pero no podía quejarse. No pensaba en quejarse de el que tranquilamente podría haber sido el mejor sexo de su vida.

Abrió los ojos con esfuerzo y se encontró rápidamente con una marea de cabello rosa, alborotado alrededor de su almohada, con su cuerpo completamente descubierto y desnudo.

Neji suspiró. Qué mujer tan bella.

Ella seguía dormida, su rostro completamente relajado frente al suyo, algo que en otra situación hubiese demostrado una chica inocente y dulce.

Pero claro, ahí estaban sus senos blancos, la curva de su cintura, que subía peligrosamente hacia una cadera perfectamente redondeada, para volver a bajar a unos muslos perfectos.

Todo su cuerpo era una montaña rusa, y Neji no pudo evitar recordar cómo ella se dejó disfrutar por completo, por cada rincón y centímetro de piel existente en ese cuerpo, que a la vez, se veía tan frágil.

Neji recordó lo delicado que fue la noche anterior con ella. Y recordó, nuevamente con una sonrisa socarrona y divertida, lo intensa que ella había sido en respuesta, como si el hecho de que Neji la tratara como un cristal a punto de quebrarse fuese algo completamente ridículo y aburrido para ella.

Unas largas pestañas revolotearon, y sus jades se encontraron con las perlas de él. Neji sonrió.

—Me sorprende verte aquí todavía, Sakura—fue lo primero que su mente difusa por los recuerdos (los cuales sin duda estaban haciendo efecto al sur) y el cansancio que aun sentía (¿Cómo era posible que estuviese tan agotado, de todas formas?) le habían permitido decir.

—Me sorprende que estés despierto aún, Neji—respondió ella distraídamente. Quiso golpearse contra una pared segundos después al darse cuenta de lo que había dicho.

Neji alzó una ceja, divertido.

—Estoy cansado, pero no es para tanto.

—Oh, ¿Y apuesto a que quieres ver cuán cansado puedes estar, guapo?—Sakura se levantó lentamente –Sensualsensualsensual– y se sentó en las caderas del apuesto dueño de Crimson.

Neji respondió instintivamente acariciando la espalda y cintura de ella hasta descansar sus brazos (todo su cuerpo se sentía como gelatina) en su cadera. Sakura se estiró un poco, desechado la pereza, y al mismo tiempo, retirando sus ondulados cabellos de sus hombros.

Dios, que belleza de mujer. No podría ni pensar en negarlo. Pensó Neji, quien disfruto de la vista.

Sakura sonrió sensualmente, y esos jades que llevaba por ojos brillaron con lujuria de nuevo. Neji sufrió en adelanto. Conocía esa mirada desde la noche anterior.

Sintió las pequeñas pero habilidosas manos de Sakura acariciando su torso en un doloroso juego que sugería que quería llegar cada vez más abajo. Mientras tanto, sus caderas se movían circularmente contra las de él, la fricción haciendo su trabajo en el cuerpo ya emocionado del castaño.

Neji, en un pequeño momento de razón, recordó que había trabajo que hacer, pero antes de perder la cabeza nuevamente —y en un intento por devolver con picardía el juego seductivo de la pelirosa— enredó sus dedos en el cabello rosa de Sakura, y la obligó a bajar su rostro, de modo en que sus labios pudieran encontrarse con los de él.

Sakura sintió su cuerpo reaccionar inmediatamente a las caricias que sus labios recibían por parte de los de él. Sintió que flotaba de nuevo, como tantas veces la noche anterior, y en su distracción, prácticamente no sintió su cuerpo ser recostado contra las sabanas nuevamente, hasta que reparó en que Neji había tomado las riendas del juego.

Quiso hacer un comentario sarcástico, de verdad quiso, pero de repente lo único que pudo ver y pensar eran luces blancas, y en vez de que su voz formara palabras coherentes, soltó un ruidoso gemido.

Los dedos de Neji estaban acariciando fervientemente su feminidad.

Neji sonrió triunfante entre besos al escuchar a la pelirosa gemir en sus brazos.

Neji ni siquiera recordaba cómo fue que él y ella llegaron a su casa. La primera 'ronda' —si mal no recordaba—había sido sobre el escritorio de la administración de Crimson Nights, lo siguiente que recordaba, es hacer el amor con ella —¿Por segunda? ¿Tercera vez?– frenéticamente en su cama. Pero no existía en su cabeza ningún evento que sugiriera cómo llegaron a casa.

Un gemido escapó nuevamente de los labios rosados de la pelirosa, acompañado de su nombre.

Y Neji casi pierde la cabeza por enésima vez esa mañana.

De repente, Sakura sintió que su cuerpo y sus labios eran abandonados de sus caricias, y abrió nuevamente los ojos confundida, para encontrar a Neji en su gloriosa desnudes caminando hacia lo que ella asumía era su baño.

—¿En serio?—dijo ella, antes de que él se encerrara en el baño— ¿Estás dispuesto a dejar eso sin solucionar?

Sus ojos jade brillaban con ganas cuando fijo su mirada a la entrepierna de Neji, —que por supuesto, no podía estar más que despierta en ese momento— como señalando a qué se refería.

Neji sonrió divertido esta vez, tratando de ignorar sus propios impulsos por regresar a la cama y no solo devorarla completamente de nuevo, sino reclamar el sueño que su cuerpo tanto insistía en obtener.

La miró nuevamente, la mano izquierda de Sakura sosteniendo el peso de su cuerpo, mientras que la derecha reposaba en su cadera. Una pose muy sensual definitivamente.

—Tengo mis manos—explicó el castaño como si fuera obvio— y también agua fría. Hoy será un día largo de trabajo.—y cerró la puerta del baño detrás de él

Lo siguiente que supo Neji, es que de la forma más extraña —algo que no podría explicárselo sino hasta después de unas semanas de compartir la cama con esta mujer— Sakura apareció detrás de él en la bañera, su cuerpo sin absolutamente una tela que la escondiera de sus ojos perla, y su voz aterciopelada diciendo, divertidamente.

—Pues aunque tengas tus manos y agua fría—comento en su oído— yo tengo las mías, mi boca, y algunos otros lugares que te interesarían.

Neji se volteó, tomándola por la cintura y, mientras el agua recorría sus cuerpos desnudos, la besó fervientemente y gruñó al sentir las delicadas manos de Sakura tomar y acariciar su hombría de repente.

Y allí es cuando el perdió la razón completamente. Otra vez.


De nuevo, dejen sus comentarios!

Muchos abrazos y besos!

Daniratoe