JINX

Por Jill Osiris

Lo se… lo se… esto es muy irreal, pero es que así es como mi imaginación funciona. Siento mucho el retraso pero es que comprendan que esto de escuela, novio, 14 de febrero y amigos me complica un poco las cosas. Espero esto sea de su agrado y si no pues espero sus reviews con criticas sugerencias regaños….

De verdad se que quizá eh "ensalzado" demasiado a Hilbert y que tal vez no les parezca mucho pero espero que conforme vaya avanzando el fic les guste, por cierto no esperaba que se alargara tanto inicialmente planee como máximo 5 capítulos pero creo que serán mas, me sugirieron hacerlos más largos… lo intenté pero como que mi fabrica de ideas (…mi alegría ahahaha xD ) quedó como pasita y solo llegaban ideas para un lemmon que me ha quedado extenso y muy meloso, bastante ficticio … bueno en su momento lo verán así que les dejo de aburrir esperando entretenerlos . Ciaaao

La canción es Unwell-match box 20

Y otra con la que me inspire mucho es flightless bird-iron wine (hermosa por cierto asi que le dedicaré un capitulo hahaha)

-dialogo-

"Pensamientos del personaje"

(N/A) Notas mías :P

… creo que es todo :D

3 3 3 3 3 3 3 3 33 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 33 3 3 3 3 3

CAP 3

"Enséñame…"

-y bien?-

-señor-la mirada verde se posó en el conductor del auto negro del que había salido Rutherford- yo lo llevo, puede irse- el chofer miró desconcertado al ojiazul

-yo le llamaré Ron-

-vámonos- dijo Kanone ahora con su semblante habitual

-Qué?, dijiste que…-y nuevamente estaba atrapado por los constantes cambios de ánimo del castaño…

-sé lo que dije, pero llegaste tarde y el horario marca la retirada al Royal n_n- Eyes negó con la cabeza, no debió definitivamente venir. Caminó tras el sonriente alemán. –Sube- dijo amablemente- está abierto-

Su auto sí que era bello, desde el primer día en que lo vio se sintió tan atraído a conducirle y es que una de las pasiones ocultas del chico además de la música eran los autos.

-Es lindo no- dijo el ojiverde, observando la maravilla de Rutherford ante su coche.

-Eso creo- secamente y subió tampoco es que quisiera que todos se enteraran de que le gustaba el auto del alemán como a todos los demás. Kanone sonrió.

-te convenceré, ponte el cinturón niño- estaba orgulloso de su auto eso era todo y que el ojiazul no aceptara que le había gustado tanto como a los otros era como decirlo…. Retador en cierta forma. Una vez dentro se miró en el espejo retrovisor revolvió un poco sus cabellos, introdujo la llave para encender el auto y giro su atención a Eyes quien vestía una gabardina con pantalones negros, nada que le quitara el aliento pero que se merecía un elogio- Hey te ves bien…- Hay que decir que al muchacho el elogio le había caído de sorpresa y no respondió, estaba algo extrañado por ese comentario aunque bueno se trataba del multifacético alemán que mas podía esperarse y que por cierto también se veía bien con el pantalón negro y la camisa negra algo desabotonada que vestía.

Kanone conducía como en todas esas películas de acción en donde la velocidad era uno de los protagonistas por lo tanto no era de extrañarse que entraran ya en la oscuridad de la carretera, con las ventanas abiertas el aire frio se colaba congelando al joven de helada mirada azul que irónicamente era muy sensible al frio. El mayor cerró las ventanas y encendió la calefacción.

Durante todo ese camino recorrido ninguno habló y aunque quizá para cualquiera hubiese resultado incomodo ellos en realidad no se sentían así. De vez en cuando los ojos verdes miraban al menor que dedicaba sus bonitos ojos añiles a las brillantes estrellas que lucía ese oscuro cielo; Eyes era…-fascinante- pensó en voz alta llamando la atención de la extrañada mirada azul

-qué?-cuestionó observando como el castaño volvía su atención al volante

-la hermosura del cielo… de las estrellas….su luz…-era claro que no diría lo que realmente creía que era fascinante aunque no encontraba una buena razón por la cual no hacerlo

-lo sé- quizá una negativa era lo que esperaba Hilbert pero aquella respuesta lo hizo sonreír, definitivamente era fascinante. Eyes notó la cálida sonrisa y volvió a mirar serenamente el cielo –la belleza de la oscuridad reluce con ellas no hay luz ajena que pueda opacarlas… -

-Sabes, conozco un lugar desde donde se ven aun más hermosas…. Pero esta algo lejos- sonrió, otra vez tenía la atención del peliplata

-No seas tonto no vine contigo a ver estrellas- la sonrisa del castaño se hizo aun más notoria, este chico era confuso, quizá algo bipolar…

-cierto…. Y a propósito… porque te decidiste a venir?- preguntó interesado

-ya te lo dije… no fue para ver el cielo- notó la sonrisa de medio lado del ojiverde

-siempre eres así de sarcástico?- comenzó a reír

-es una queja?-

-no solo una simple duda- a la cual respondió con su silencio-Puedo hacerte otra pregunta?- dijo sin despegar su mirada del camino

-tengo otra opción?- en verdad no era molesto, algo extraño porque si se tratara de otra persona ya hubiese saltado del auto… mentira… solo hubiese pedido bajar y hacer un comentario de fastidio. Se sentía tranquilo.

Sonrió ante su respuesta- la melodía de la mañana, porque te molestaba tanto el final?- pregunto curioso mirándolo de vez en cuando de reojo, hubo un silencio.

-No me molesta- hablo serio, quizá para dar no indagar mas en ese tema, porqué de pronto le respondería a este chico, porqué se sentía tan tranquilo hablando con él si apenas lograba entablar una conversación con su mentor

-no soy tonto, te observé y tu semblante tan tranquilo cambio justo cuando comenzaste a tocar la última parte, porque te perturba tanto-

Todo el día mirando al techo,

Haciéndome amigo de las sombras en mi pared.

Toda la noche

Escuchando voces diciéndome

Que debería dormir un poco

Por que mañana podría ser bueno para algo

Efectivamente el alemán no era tonto, era cierto ese final lo disgustaba, por eso había tenido aquel sueño, aquel en el que todas su melodías ya no eran suyas…. Era tonto…-es algo sumamente tonto- pensó en voz alta

-Que es sumamente tonto?- preguntó confundió

Espera!

Me siento como si fuera a sufrir

Un colapso nervioso

y no sé por qué

Suspiró- Esa canción… tenía meses componiéndola, pensando en el mejor final posible, sabía exactamente como quería que fuera pero no podía unirla… -sus manos se movían suave y discretamente tratando de explicar- anteriormente la pude haber terminado pronto pero últimamente no es fácil repartir mi tiempo en tantas cosas. –dijo con fastidio- tarde tanto tiempo, presioné tanto a mi mente por encontrarle el final perfecto y mi tutor tan solo con escucharla, la terminó y la hizo suya…-Kanone observaba de reojo como el ojiazul, inconscientemente, fruncía el ceño en señal de desagrado. – ahora es la pieza más hermosa que hasta ahora él ah creado, dejando, a la mía como una copia fanática. es tan patético que esto sea lo único de lo que pueda hablar…-se detuvo por un momento, comenzaban a surgir aquellos pensamientos que se esforzaba por reprimir- Él supo alcanzar esa perfección que yo aun no tengo, y que de alguna forma ellos saben que nunca alcanzaré… -

No estoy loco,

Solo estoy un poco mal.

Lo sé, , sé que en este momento no te das cuenta

Pero quédate un rato y quizá entonces verás

Una faceta diferente de mi

No estoy loco,

Solo estoy un poco dañado Yo sé

Que en este momento no te importa

Pero muy pronto pensarás en mi,

Y en como solía ser yo.

Hablando conmigo mismo en público

Esquivando miradas en el tren

Y yo se, yo sé que todos ellos

Han estado hablando de mi

Los puedo escuchar susurrar

-quienes?- Realmente no creía que Eyes estuviera divagando, pero esto era extraño, de que hablaba ahora

Ese había sido el detonante, estaba cantando como un pajarito todo aquello que solo él conocía y que ahogaba cada día-Los socios, mi maestro, mi familia toda la gente que me conoce… parece como si esperaran cada movimiento mío para reprocharlo, cada palabra para corregirme, cada decisión para evidenciar que jamás estaré listo, solo quieren que me equivoque-dijo bajando un poco su voz, tal vez pudiera decir que no le interesaba si el castaño le escuchaba pero en verdad si deseaba que lo estuviera haciendo porque necesitaba… necesitaba saber que no estaba del todo mal… saber que estaba bien- Todos dicen que confían en que mejoraré, pero sé que apenas de la vuelta harán o dirán algo y me apuñalarán por la espalda como siempre. En realidad, no hay nadie en que pueda confiar de verdad. No hay nada en mi vida que me haga sentir como la música, por eso…-se sincero consigo mismo- odié tanto ese bello final, por que mostraba una vez más que jamás sería lo suficientemente bueno y que, como el dijo, debo concentrarme en lo que realmente importa…pero creo que entonces estoy mal, porque ya no sé qué es lo realmente importa... –Terminó como si acabara de descubrir algo, miró a Kanone.-eso resuelve tu pregunta-

Y me hace pensar

que debe haber algo mal conmigo

-mmm no realmente….- hizo un puchero- niño… porque añoras tanto convencerte con sus palabras si sabes que es lo que en verdad te interesa?- reprochó un poco y lo miró tan cálidamente como pudo, que encantador resultaba- por cierto antes de que pase otra cosa dime… eres dueño de un banco o qué? quizá podría invertir ah?- dijo tratando de hacer agradable el ambiente pues notaba como su compañero aun tenía levemente agitada su respiración y más aun sus puños cerrados O.O además no quería atreverse a suponer si podía saberlo, Eyes había hablado de socios así que… .

-Se supone que soy el presidente y dueño de la R. Windham Company- fastidiado hecho la cabeza hacia atrás y desvió la mirada a las estrellas.

-Se supone?- dijo frunciendo el ceño algo confundido conocía aquella compañía pero le sorprendía que siendo tan joven se agobiara por aquello

No estoy loco,

Solo estoy un poco mal.

Lo sé, sé que en este momento no te das cuenta

Pero quédate un rato y quizá entonces verás

Una faceta diferente de mi

-Cada decisión mía la revisa mi asesor por lo menos 5 veces, para después decirme que está mal y el termina haciendo todo- cerró su ojos- Es tan sofocante… aun puedo escuchar su voz, aun puedo sentir como obliga mi mente a que todo lo que para mi aun tiene sentido sea olvidado…a veces creo que… si aun no enloquezco no falta demasiado para que lo haga… quizá contarle todo a un desconocido es el primer indicio.-había bajado la guardia. Se veía totalmente precioso, su rostro tan delicado, sus labios entreabiertos, su respiración poco a poco era normalizada.

-si sabes mi nombre no soy un desconocido sabes?- era como si su mirada verde le sonriera, no podía apartarla de él

-lo eres… porque precisamente solo se tu nombre –

-Aun queda tiempo… que quieres saber-

-nada-

-hey soy un chico lindo y popular, quizá quieras aprender mis secretos de galantería… que se yo, debe haber algo- fanfarroneó y cuando terminó se aseguró que el menor observara como le guiñaba su ojo derecho.

-está bien… porque eres tan idiota?-ese último gesto lo había incomodado

-… tu mentor puede llamarte incompetente y lo sigues respetando y a mí que solo intento ser agradable me dices idiota…- sonrió abiertamente- tienes problemas niño… -dijo simpáticamente

Eyes sonrió suavemente, la sonrisa más bella que quizá el ojiverde había visto en toda su vida y que anheló ver por más de esos efímeros 10 segundos-"Quizá… era cierto" -

-Sonreíste!- dijo casi gritando- no puedo creerlo!... puedo acostumbrarme a ser llamado idiota si eso te hace sonreír…- ambos se miraron, sosteniendo ese absorbente contacto visual que prometía aparecer cada que cruzaran sus bellas miradas.

-dedícate a conducir-desvió su mirada al cielo, era extraño el camino se le había hecho demasiado corto

-quizá quieras ayudarme…- hizo un ademán con la cabeza y palmeó el volante-sabes conducir cierto?-no esperaba que le respondiera porque estaba al tanto de que el muchacho no sabía -si… de otra forma no tendría sentido que tuvieras un chofer como niñera ;)- sonrió galante-yo puedo enseñarte, soy muy bueno-

-deja de alardear y dime que reglas debo conocer?- atinó a comentar al ver que ya estaban el largo boulevard de la metrópoli, estaban cerca de su destino; el alemán encendió el estéreo

-reglas?- preguntó sin entender por un momento a que se refería el albino

-vas a decirme que esto es puro talento y suerte?-

-Oh ok….- ordenó sus pensamientos porque por un momento había olvidado, por culpa de esa charla con el menor, el propósito de su visita así que una vez que se reconectó su clase teórica comenzó lentamente con ese toque natural de seducción que en escasos momentos inquietó al ojiazul haciéndole desviar su penetrante mirada - primera y más importante una apuesta es una apuesta o sea que no te puedes retractar… una vez dicho se realiza- Eyes asintió con algo de escepticismo, habían llegado pero aun había tres autos delante de él aguardando por el ballet parking así que aun podía tranquilamente explicarle a su joven pupilo.- segunda… aunque… esto es mejor dicho un consejo, si aspiras a algo grande, tu inversión debe ser… adecuada-

-Cuanto es lo mínimo?- su semblante ahora era serio, diríamos que esta es su faceta de chico frio y calculador, interesante diría su compañero

-en el royal… te aseguro que ni siquiera pensaras en algo menor a 1000 euros-sonrió altanero, cuando el jugaba en lugares como estos comenzaba con cantidades grandes porque según él los jugadores invertían de igual cantidad y al ver que él al principio tenía un mal juego se confiaban para que por último se recuperara y tomara todo- tercera aceptar la victoria o derrota sean cual sean las circunstancias… no importa si pierdes lo mas preciado para ti la única forma de recuperarlo es un trato o volver a jugar si es que tu contrincante acepta pero… no es algo recomendable pues ya estas a su merced y si ve tu interés se aprovechará y quizá pierdas aun cuando ganas… me explicó?- el ojiazul asintió y el castaño se sorprendió un poco de su paciencia, porque hay que decir que él no era así con el resto de la gente- cuarta: se realizan frente a frente-giró su cara y lo observó

-no hubo nada en juego asi que esa regla no aplica- dijo serio

-tienes razón pero es para que lo tomes en cuenta… mmm quinta: una vez comenzado el juego nadie cambia de opinión, nadie entra ni sale y sexta: conoce tu limite.

-exactamente por qué es necesario eso último?- pregunto como si no tuviese sentido

-por qué crees que existen vagabundo y tipos en bancarrota.-

-Cuál es tu limite?-

-Yo no tengo Eyes, la fortuna esta de mi lado- sonrió confiado

-como lo sabes?-

-" yo manejo la fortuna"….solo lo sé- su mirada pareció un poco psicópata, quizá fue su imaginación.

-Exactamente qué esperas ganar hoy?-

-Algo que ayer perdí por ser precisamente un idiota u_u-

- tan importante es?-el mayor asintió; llegó su turno para bajar del bello auto ambos salieron, Kanone con un semblante confiado y seductor y Eyes simplemente frívolo y elegante, totalmente opuestos.

-vamos- guió al chico con un ademán de su cabeza- sabes jugar?- el inglés negó suavemente, había mucha gente así que con el afán de no separarse el ojiverde se colocó tras el menor. Bendita toda esa gente que le permitía tomar aquella posición y percibir el bello aroma que despedía aquella melena blanca, podía observar además su pequeña y delgada figura no podía negar que este niño lo había encantado…

Por otro lado Eyes pudo haber reclamado su espacio personal mas no lo hizo porque, además de evitar dramas, no se sentía incómodo incluso cuando sintió las manos del mayor sobre sus hombros como queriéndolo dirigir aunque si hubo un ligero gesto de desapruebo que casi al momento borró.

-que quieres aprender primero- dijo al oído del ojiazul el cual pudo percibir su aliento acanelado sintiendo un breve escalofrió recorrer su espalda

-Tú eres el maestro, enséñame- en ningún momento quiso sonar asi de sexy como Kanone lo catalogó, y es que al haber tanto ruido Eyes tuvo que girar su cabeza apoyándola en el mismo hombro en donde el mayor también lo hacía para ser escuchado siendo ahora el mayor quien percibió el delicioso aliento mentolado del inglés.

-Póker entonces- Y una vez que llegaron a la mesa plagada de otros jugadores el alemán le explicó detalladamente al niño desde las tácticas psicológicas hasta la aplicación de esa complicada algebra que tanto insistían estudiara en la escuela, era bastante inteligente así que bastaba solo una explicación- listo?- asintió y su juego fue repartido, el principio fue tan monótono como cualquier otro pero conforme el juego avanzó también el premio y por supuesto el ánimo que obviamente Eyes no evidenciaba por mas emocionado que estuviera; dirigió una mirada esporádica a su maestro y si estaba seguro y listo para ganar… que debía hacer?… Kanone alzó una ceja y sonrió de medio lado sin intención alguna de disipar alguna duda, porque eso que veía en la preciosa cara del albino era incertidumbre; el peliplata actuó no por inercia como usualmente hacía si no por impulso estaba tan seguro pero oh sorpresa… la fortuna era caprichosa y seductora, no tan fácil se entregaría a él. Hilbert sonrió y negó suavemente con su cabeza y se acercó de frente a él y suavemente se inclinó, cualquiera hubiese dicho que lo besaría incluso Rutherford que alzó su cabeza para… observarle, para decirle al oído- aunque es un ensayo, no te precipites y mantén tu apariencia serena hasta que creas que es conveniente desconcertarlos con una de desesperación, súbela…- dijo susurrante hipnotizando al niño ojiazul que le obedeció sutilmente ganando su primer partida la cual le lleno de esa emoción que el alemán le había prometido. Por su parte Hilbert estaba tan perdido en los movimientos preciosos del chico peliplata que por poco perdía a aquel a quien buscaba, Eyes no notó cuando su maestro lo dejó, a quien le interesaba…bueno en realidad después de una bebida a él, porque después de unas cuantas partidas había perdido todo lo que llevaba en efectivo y especie, quizá no debió de haberla ingerido pues había notado que a los cinco minutos de haber dado solo un sorbo su suerte y sus pertenencias habían disminuido drásticamente, debía encontrar a su maestro, no sabía exactamente porque pero sentía que debía hacerlo realmente no ubicaba bien los lugares por los que pasaba y siguió caminando hasta que se topó con algo…

-Eyes? Que te pasó- lo sostuvo, ya no llevaba su gabardina negra solo una camiseta negra que le dejaba ver esa tersa piel de porcelana.

-se supone que deberías cuidarme- dijo con su frente hundiéndose inconscientemente en el pecho del ojiverde porqué sentía tan pesada su cabeza?.

-ah sí?... no soy una niñera sabes- sonrió sabía que Eyes había bebido pero le era irracional creer en ese acto de ingenuidad, suponía que el siendo un jovencito adinerado solía beber o por lo menos conocer de vinos y licores.

-no dije que lo fueras- podía perdonárselo si seguía hablando asi de suave, su voz denotaba esa fragilidad que seguramente llegaba al dormir.

-ven- lo trató de incorporar para apenas disponerse a dar un paso volver a la posición anterior

-A donde fuiste?- reclamó sutilmente, sus ojos en todo momento se mantuvieron cerrados

-al baño… donde está tu saco?...- y percibió como el cuerpo menor se iba relajando cada vez mas- que tomaste?

Obtuvo un quejido muy suave- no lo se… era azul tenía una cereza…. Y….- no pudo escuchar mas "una cereza?" Imagínenlo así de relajado, por obra de aquel "red snow", sosteniendo una cereza con sus pálidos labios, acariciada de vez en cuando con su lengua, sus cabellos alborotados y sus ojitos azules contrastando…. Salió de su fantasía al escucharlo decir su nombre.

-Kanone… llévame a casa… no creo estar bien…- dijo dejándose caer en brazos del castaño que no daba crédito a toda su suerte…

-siempre eres asi de lindo- dijo sincerándose divertidamente y es que todas esas facetas suyas le estaban haciendo mas y mas atractivo

-no digas eso- dijo al sentir la mirada verde sobre sí

-por que… que tiene de malo-

-soy un hombre no deberías decirle eso a ningún chico- respondió echando su cabeza hacia atrás dejándole a Hilbert la bella vista a su delgado y níveo cuello, toda una terrible tentación.

-por que no… es agradable recibir elogios de la persona que sea…- por inercia se acercaba cada vez mas a la descubierta piel

-no quiero tus elogios…-ajeno a las acciones del castaño respondió con lo que parecía ser incomodidad.

-pero es que en verdad eres lindo - repitió sin apartar la vista de esa pequeña e indefensa creatura, tan tierna e incitante que inconciente lo invitaba a probar su cuello

-no lo soy-mojó sus labios con su lengua y tragó saliva, ahora Kanone comenzaba a creer que aquel aparente estado de ebriedad, ingenuidad o como fuera era simplemente fingido con la intención de evidenciar la atracción que sentía por él

-si lo eres-no podía evitarlo, era cierto el ojiazul le gustaba, era un encanto.

-por qué?- sintió la respiración del joven que lo sostenía en sus brazos y abrió lentamente sus parpados dejando ver esos bonitos ojos azules que poseía y que en estos momentos no distinguían la realidad ni significados, se sentía mareado y confundido pero por alguna razón recordaba que sentía curiosidad por saber por qué el ojiverde tenía interés sobre el o algo así

-en realidad no sé- claro que si lo sabía pero había una parte de si que insistía en mantener la compostura, en seguir ocultando por alguna estúpida razón, que el chico le había encantado desde el primer momento en que lo vio y que amenazaba con permanecer fervientemente en sus pensamientos

-solo a ti te parezco lindo…-por esa razón, por esa maldita ingenuidad era que le parecía lindo

-y que piensas hacer- decía sin perder de vista los labios y de vez en cuando el cuello del chico con piel de porcelana esperando una señal para actuar estúpidamente.

-no me disgustas… me agradas- Y ahí tenía, ahí estaba la señal que esperaba para actuar estúpidamente

-ah si?- asintió-y tu no solo me agradas- se inclinó un poco, miró como los preciosos ojos azules se cerraban suavemente y entreabría sus labios, no resistió aquella insinuación. Lentamente se acercó comenzaba a sentir el tibio aliento del menor deseaba saborearlo pero apenas había contactado los labios del inglés con los suyos se separó. No debía… No debía! Se repitió una y otra vez -soy especial entonces- repuso desviando su mirada y volviéndose a incorporar.

-eso… dije?- habló ajeno a todo

-si…tu eres lindo y yo especial… o sea que somos lindos y especiales- habló tratando de olvidar aquello, tenía que sacar esas ideas de su mente, no debía tenerlas, donde estaba esa fuerza de voluntad y toda la concentración de la que era capaz?... pues la concentración sin duda estaba puesta en ese pequeño joven ojiazul que introdujo en su auto -además de tocar el piano que mas te gusta- preguntó para distraerse mientras se colocaba su cinturón de seguridad, Rutherford quiso imitarlo pero su coordinación al parecer estaba muy ahogada

Miró fijamente a Kanone llamando su atención-… los autos- el ojiverde notó como el menor le mostraba el cinturón de seguridad en señal de que le auxiliase a colocárselo; coincidencia? Comenzaba a dudarlo, se sentía seducido.

-por que no has aprendido a conducir- dijo quitándose el suyo para poder alcanzar al menor y colocárselo; yo también dudaría de la supuesta inconsciencia de mi copiloto si este insistiera en encararme como lo hacía Eyes con Hilbert y es que a pesar del esfuerzo que hacía el alemán para tocarlo en lo mas mínimo, lo cual requirió de toda su fuerza de voluntad, el inglés se movía produciendo efímeros roces a la piel cubierta por su playera y que casualmente se subía tentando al castaño para revelar toda aquella blanca piel; pero aun faltaba otra prueba mas, cuando el ojiverde intentó incorporarse se había topado directamente con el angelado rostro del peliplata que lo miraba atento a cada movimiento

Estaban tan cerca, se sentía sucumbir ante aquel encanto de los ojos azules, que era lo más grave que podía pasar…se acercó suavemente cerró sus ojos y posó por apenas un segundo sus labios sobre los del chico -él… cree que perdería mi tiempo- la voz del jovencito se hacía oír tan dócil

Despertó no por la abrupta interrupción de la sumisa voz sino por la mención de …él… Yajeno a su sangre hervir regresó a su asiento y se colocó fastidiado el cinturón, quien demonios era él Eyes había hablado tanto de ese tipo… porque? Respiró hondo pues como fuera no debía interesarse quizá si se lo proponía podía hacer que este precioso albino no volviera a recordarlo y surgió una brillante idea-… y si yo te enseño?... eres buen alumno y… ví que aprendes muy rápido, con una o dos clases bastará….claro dependerá de... tu… desempeño- lo miró sensualmente, era su turno-Vayamos mañana… te dejaré conducirlo- guiño su ojo

-lo quiero para mí- quizá tu plan debería comenzar cuando Eyes pudiera ser totalmente consciente no lo crees Kanone?

-haha… mi auto… no de ninguna manera…compra uno…- se mofó altanero, que le hacía pensar a este niño que le daría su auto

-quiero el tuyo- dijo somnoliento, se sentía desvanecer

-por que- dijo confundido mientras miraba como el ojiazul sucumbía al sueño

-no se- susurró