El cielo cambia de color

Disclaimer: Los personajes son propiedad de sus respectivos autores. No busco un fin comercial al usarlos, si no satisfacer un fin meramente ocioso.

Sentada, mirando al cielo.

Sentada, mirando hacia el cielo, me pierdo.

Me pierdo en las nubes, en el cielo azul.

Me pierdo hasta la noche, hasta que ese cielo se llena de estrellas y me llena la oscuridad. Oscuridad iluminada por la luna, infinita, enorme. Y me duele.

Me duele estar unida a ti y saber que no me correspondes. Que me huyes, me rechazas, me lastimas en lo más profundo. Pasan los minutos.

Pasan los minutos, las horas. Amanece. Miro hacia el cielo, me reflejan tus ojos.

¿Me estabas buscando? No me mientas, me lastimas. Me duele. Me duele que huyas de mí. Siento tu rechazo, me hiela el corazón. Porque eres tan ingenua, tan torpe, tan buena. Te amo, pero no me correspondes. Me rechazas. Quiero estar sola, pero siempre me buscas, te preocupas por mí. Déjame sola. Déjame sola, pero búscame, quiero estar contigo. Me odio. Me odio porque no me amas, me odio por amarte. Pero sé que te amo. Vivo para protegerte, te busco. Te busco pero me rechazas. Gentoku, tan frágil y tan firme… Pero me necesitas. Aun sí, no puedo evitar querer tocarte, abrazarte, besarte, hacerte mía, quisiera aprovechar toda situación posible, pero… me rechazas. Rechazas mi corazón, mis sentimientos, mi protección. ¿Me odias? ¿Me odias como yo me odio por amarte? ¿Por qué me buscas? ¿Por qué me rechazas? No puedo dejar de protegerte. No puedo dejar de amarte.

—Kan-san… Vamos, volvamos a casa— me susurras, extendiendo tu mano hacia la mía. Tus ojos desbordan en lágrimas.

No seas tan cruel conmigo, no me engañes así… Libérame, déjame ir. Pero vuelve a buscarme, te necesito. Necesito protegerte. Protégeme. Quiero protegerte. Déjame amarte. No puedo mirarte. No resisto tus ojos, no resisto tu mirada. Te amo. Quiero besarte, esto es una tortura. Mi tortura. Es mi castigo. No puedo mirarte, me angustia. Corro mi mano de la tuya, me odio. Odio amarte. Sólo siento angustia. Se clava en mi pecho, no me deja respirar. No quiero mirarte. No puedo mirarte. No quiero respirar. ¿Puedo mirarte…? Tus ojos me angustian, intensifican mi dolor. No reflejan otra cosa que rechazo. Reflejan compromiso, hipocresía. Miénteme, miénteme toda la vida. Si eso me deja quedarme a tu lado, miénteme. Es tarde, deberías volver. Ríndete, no quiero mirarte, no me obligues a mirarte… no llores. No llores, no es tu culpa. No me dejas amarte. Ya no puedo amarte, te aterroriza. Veo el miedo reflejado en tus ojos. Juega conmigo, miénteme. Odio respirar, odio vivir si no es contigo. Ámame. Ámame como yo te amo, déjame ir. No me busques. Tócame. Quiero sentirte, no puedo respirar. Me angustia. Ven a mi, mírame, no puedo verte. No… no bajes la mirada, no me dejes ir… Me da miedo vivir sin ti.

Protégeme. Déjame protegerte. Déjame respirar. Quiero respirar. Déjame amarte. Te amo.