Ohayo mina!

Espero que a todas les este llendo super mega sugoi en sus escuelas, trabajos, etc.

Aqui traigo otro cpitulo de mi humilde historia... aun no puedo crrer que ya lleve un año en ella O.O

aun asi he realizado otros proyectos... de los cuales me siento inmensamente orgullosa:3

Como sea... espero poder darles un pequeño obsequio el dia 11 de octubre

Sera la segunda vez que festejo al Seiyuu de mi amado Kisshu sama

Como sea, prosigamos con la historia.. recordando que TMM NO ME PERTENECE


La calidez del entorno envolvía su cuerpo, en su mente no existía nada mas alla de toda esta comodidad. Se retorció un poco entre sueños y, a los pocos minutos, una señal de alarma se abrió paso por su mente conforme recordaba los ojos grises sedientos de sangre, la vileza con que habia sido tratada y las palabras que habia dicho.

Principe Kaibutsu.

En su vida habia escuchado sobre el, obligándose a salir de su confort abrió los ojos con la mayor rapidez que se permitió. Lo primero que distinguió fueron unas líneas crema atravesadas por los calidos rayos del sol, reconoció que se trataban de persianas entreabiertas, inmediatamente se sintió fuera de lugar pues, admitió, esta habitación no era la suya. ¿Habia sido capturada? El pánico comenzó a controlarla hasta que recordó lo que habia pasado poco después de creerse perdida, Shieru habia corrido a su rescate, la habia protegido de ese alien.

Conforme asimilaba esto se fue sentando en la cama cubierta con sabanas de color blanco, al pasear su vista por el cuarto la idea de que se encontraba en la habitación de Tsukiyomi llego a ella. Aspiro el aroma de la camisa que portaba, consiente de a quien pertenecía, encontró en ese aroma una similutud con alguno pasado. Su corazón palipitó dolorosamente en su pecho al recordar que, por unos momentos, habia vivido nuevamente, la perdida de Kisshu.

Aun lo amo, soy una tonta por pretender lo contrario. Tsukiyomi lo sabia.

Se levanto de la cama y empezo a inspeccionar la habitación, encontró una nota en la mesita ubicada junto a la cama, reconoció la caligrafia de Shieru. Ya habia hecho una inspección por su propio cuerpo, descubriendo con alivio que no poseía marcas del ataque sufrido, seria una pesadilla tratar de explicárselas a su padre y no podía usar sweaters en pleno verano.

Ichigo.- Empezo a leer con voz alta.- Por el momento hemos salido a conseguir algunas cosas, siéntete libre de buscar algo mas que ponerte en mi closet. Puedes bajar a recostarte en el sofá de la sala pero no hagas demasiados esfuerzos. No quisiera soportar los gritos de Berry, otra vez. Ja ne. Tsukiyomi Shieru.

Tal vez deba hacer eso.- Miro sus piernas desnudas y concluyo que no era la mejor imagen que podía dar- Ahora veamos, que podre encontrar por aquí…

Se encamino hasta el closet de madera y al abrirlo descubrió la poca cantidad de ropa que poseía el peliazul. Un par de uniformes aparte de dos pantalones y tres camisetas, definitivamente ella no podría sobrevivir con tan poca ropa. Al fondo del mismo descubrió un pantalón de pijama negro, con algunas líneas cafes, decidió que lo tomaria y se lo probo. La incredulidad llego a su rostro cuando descubrió que le quedaba algo apretado.

Debo bajar de peso.- se dijo con desanimo- O tal vez Shieru deba aumentar unos kilos.

Se apresuro a correr escaleras abajo, con la vaga esperanza de encontrarse con que ya hubiesen regresado y asi poder preguntarles sobre que era lo que habia pasado después de que ella se hubiese desvanecido. Probablemente ya hubiesen averiguado algo, por pequeño que fuera, sobre el príncipe Kaibutsu. El nombre sonaba poderoso y, posiblemente, tuviera algo que ver con el hecho de que Berry se hubiese convertido en una Mew.

Al llegar abajo comprobó que no habia nadie en casa, al menos por el momento pues la puerta principal se estaba abriendo. Quizo correr al encuentro de Shieru o Berry pero se abstuvo de hacerlo, fue una suerte, tanto eso como el haber decidido ponerse los pantalones, pues Saburo se quedo estatico al encontrarla dentro de la casa.

Parecia desconcertado, aunque no tanto, pasados unos segundos se encogió de hombros, avento su mochila hacia un rincón de la habitación y le hablo mientras se dirigía hacia la cocina.

Shieru no menciono que fueramos a tener visitaas, ¿Te vas a quedar a comer?.- Ichigo respondió afirmativamente, no tenia idea de cuanto mas fueran a tardar.

Escucho como el castaño refunfuñaba entre murmullos mientras hacia la comida.

Veamos, en que podre ayudarte.- No era una pregunta, Saburo se limito a girar su rostro hacia un grupo de vegetales por cortar.

Ichigo pronto se encontró hablando animadamente con el chico, después de haber iniciado una pequeña guerrilla de harina, tanto asi que casi no noto el sonido de la puerta al abrirse nuevamente. De no ser por el ggrito que resonó en la planta baja ella se habria mantenido recargada en la mesilla de la cocina.

¡Saburo! ¿Ya estas en casa?- Ambos dejaron que la comida continuara cociéndose mientras iban a la sala, Ichigo sintió las manos de Berry que aplastaban sus mejillas mientras le hacia preguntas frenéticamente y Saburo saludaba a su hermano con rudeza.

Sali mas temprano de lo planeado, llegue a casa y… te imaginaras- La pelirroja noto como le hacia una pregunta silenciosa a su hermano, quien se limito a sacudir su cabello.

Huele bien, ¿Qué hay de comer?- Como el menor no insistió la chica creyo que todo se habia dado por resuelto, luego Shieru volteo su rostro hacia ella y le hablo directamente – Ichigo, no deberías de estar levantada. ¿Ya te sientes mejor?

Si- respondió mecánicamente, sintió un tiron en su brazo y se encaro al rostro reprochador de Berry.

Claro, a él si le respondes pero a mi que llevo rato preguntándote por tu salud, me ignoras.- Quizo arreglar las cosas pero la rubia le impidió continuar- Comoo sea, me muero de hambre.

Se vio arrastrada de vuelta a la cocina, los chicos las seguían por detrás. Berry corrió hacia la cocina, dispuesta a ayudar en la disposición de la mesa, Saburo la siguió. La chica la habia sentado en el comedor, Shieru se ubico enfrente de ella y, con la voz tranquila, empezo a cuestionarla.

Ichigo… sobre el hombre que te ataco- miraba distridamente hacia el techo- ¿Sabes que es lo que buscaba?

Ella lo observo sorprendida, habia creido que él o Berry lo habían escuchado, retorció la tela de su pantalón entre sus manos y respondió- Buscaba… a alguien…un tal Principe Kaibutsu.

Él parecio meditarlo durante unos segundos antes de diriguirse a ella nuevamente.- ¿Qué sabes sobre él? Sobre ese príncipe, quiero decir.

Nada… ni de donde es, que edad tiene o siquiera sobre como luce.- Lo miro directo a los ojos, mordiendo su labio inferior, confiando en que le creería- Es… extraño….

Mmmm – No parecía del todo convencido.- Lo investigare…

Yo solo espero… que nadie más resulte herido- recordó el dolor lacerante y un escalofrio la recorrió por completo.

No podemos garantizar nada- Tenia una mirada grave y serena.

¿Tu crees?- se aventuro a preguntar- ¿Qué deba contarle a mi jefe sobre esto?

Viendo que el ataque se diriguio exclusivamente a Mew Ichigo, esa es una decisión que te corresponde tomar a ti- Ichigo iba a protestar- Pero si lo que quieres es mi consejo… entonces te dire que por la seguridad de tus amigas, lo hagas.

La chica comprendió lo que significaba. Esto presentaba una amenaza real, asintio silenciosamente.

En ese momento Saburo y Berry llegaron con los alimentos, impidiéndoles hablar por mas tiempo.

Hermano- Saburo atrajo la atención de los tres, continuo hablando sarcasticamente- Gracias por decirme que tu noviecita pelirroja y su amiga la oxigenada se quedarían a comer hoy.

Por la cara apasible de Shieru, Ichigo supo que el chico solo buscaba incomodarlo. Al encontrarse con la mirada picara de Saburo no tuvo duda de porque ella era la "novia" y Berry la amiga, quien por cierto ahora se mostraba realmente enfurecida contra el puercoespín enano, según la oyo murmurar. Despues de darle un mordisco a un pedazo de pan, el peliazul, respondió.

Ella no es mi novia, harías bien en recordarlo- No le sorprendió ni le molesto el tono que habia empleado, de alguna forma se lo esperaba.

¿En serio?- Esta vez también Berry tomo nota de su expresión de finjida sorpresa- Pero si ya la has metido a tu cama…

Ambas chicas se sonrojaron, como el mayor no mostro intenciones de responder, el castaño, simplemente bufo y decidió seguir comiendo.

*I*I*I*I*I*I*I*I*I

Cariño, ellos están cada vez mas cerca-La voz de una mujer resonó por la habitación a oscuras.

Lo se, debemos de tener cuidado- El perfil del hombre lucia bastante bien formado.

Tengo miedo… ¿Y si la encuentran?- La mujer se habia acurrucado en el pecho del hombre, las orejas alrgadas de ambos se destacaron de entre las sombras.

Entonces tendremos que luchar, Nadeishko - La apretó en su contra- Y ella tendrá que conocer toda la verdad.

Shimaru, la realidad podría asustarla- El tono preocupado de la mujer no paso desapercibido para su acompañante.

Es mejor que lo sepa, asi no podrán tomarla desprevenida… nosotros ya sabemos que es lo que planean hacer con nosotros... ella todavía podría salvarse- Beso la frente de la mujer, quien solo asintio y lo abrazo con mayor fuerza.


Diganme que tal va la historia... sinceramente no creo que queden mas halla de ocho capitulos... todo depende de como se desarrole mi cerebro... de cualquier forma gracias por leer

espero sus reviews sobre alguna sugerencia para la historia o simplemente diciendome que es lo que les desagrada de ella :p si ese es el caso