Siento tanto, el haberme ido. La vida da giros y todo eso. Y pues me doy cuenta que aunque mi sueño de ser escritor profesionalmente no será realidad... ¡SERÁ PARTE INTEGRAL DE MÍ! ¡ES GENIAL! Crecimiento, madurez y todo eso creo que lo verán reflejados en este escrito. Por cierto, perdón a los que me seguían y seguían la historia por dejarlos tirados, lo siento mucho. Y pues espero que los que lean la historia, la disfruten. La he leído y me doy cuenta que muchas cosas han cambiado. Espero poder cambiarla y modificarla. Con mejor uso del lenguaje, de la sintaxis, de la semántica y gramática. Sin más que decir... comencemos.

El Significado del Caos

Capítulo 6

Crónicas

Sólo espero que en este sucio y arruinado laboratorio encuentre al fin un último lugar de descanso.

Caminando fui realizando no solo lo que ha pasado, sino lo que pasará, y lo que pudo no haber ocurrido jamás.

Pensar que hace tan sólo unos meses, me jactaba de mis triunfos, de mis falsos aduladores, de cosas tan efímeras como la vida misma. Vida que me fue alargada, sólo para desperdiciarla.

¡Cuántos científicos hubieran deseado tener mi longevidad para dársela a todos!

¡Cuántos filósofos hubieran dado su voz para detener guerras, para darnos que pensar, si vivieran diez mil años!

¡Y pensar en muchos, muchos más! ¡Y yo, un desgraciado mísero que tan solo por envidia de mi mejor amigo arruinó la historia, el final feliz!

Espero que me perdones...

Espero que tú, sin importar quien seas, me regalaras al menos una voz de consuelo. Al menos una fingida, un falso aliento, una sonrisa elaborada.

Pero es que en momentos de desesperación, una voz, un evento, cambia todo.

Y no quiero entrar en monólogos de culpa, puesto que culparse no mejorará las cosas; en cambio, quisiera contar mis mejores momentos. ¡Sí!, aunque no lo creas yo también he sonreído genuinamente, mis ojos si lloraron alguna vez de alegría pura e inocente, como mi fiel amigo Ness.

Recuerdo un poco esas tardes de vacaciones, donde mi amigo y yo planeábamos inventar naves espaciales, historias de fantasía, aquellas frescas brisas que nos soplaban en la cara mientras correteábamos en las montañas. Cuando éramos inocentes, yo de mi triste destino, y Ness de su "hermano"...

Cuando tan sólo existía el curioso impertinente, y no el traidor amigo, como dice la historia.

A ver, si recuerdo. ¡Oh!, cuando mi hermano y yo teníamos los mejores momentos de nuestras vidas, cuando no estábamos peleando, cuando huíamos los dos juntos de las rabietas de nuestro padre, cuando él... cuando... cuando él me dijo que me seguía queriendo, aunque yo fuera un monstruo.

Lo siento hermano, sé que donde quiera que estés, te avergüenzas de mi. Perdóname, pero al fin nos reuniremos, y entonces, ya no escaparemos de ningún golpe, entonces podremos reír tanto, podré ser al fin el hermano que merecías.

Me faltan muchos por disculparme, a todos, les imploro que me perdonen, que tengan eso que yo no tuve, misericordia.

Pero quiero perdonarme con una familia. Sí. Una familia entera.

Para padre trabajador que cuidaba de su hogar, el que perdonó en sus últimos minutos a su apresurado hijo, que fue valiente y superó la muerte de su amada, y que llenó de fuerzas a su débil hijo. Perdón

A una madre inocente y compasiva, que nunca tuvo enemigos, y que lamentablemente murió de manos de una inocente y asustada criatura. Perdón

Al hijo mayor, a quien "quise", porque le dí palabras, pero de órdenes; a quien no golpeaba, sino que electrocutaba; a quien pasó tres minutos en una sala de cirugía sufriendo físicamente, pero tres años emocionalmente. Perdón

Al hijo menor van todas mis disculpas, le arrebaté la inocencia y la sonrisa de su rostro en un santiamén, y no sólo en una ocasión, sino en dos. Cuando lo vi muerto, vi la imagen de mi mejor amigo reflejada allí, y supe que tengo el título de "El peor humano". Perdóname, Lucas.

Y por último, y aunque no lo crean, quiero disculparme con el ser que sé no me perdonará, con el ser que subestimé, con aquel que va a acabar conmigo. Sé que estabas harto de ver a la humanidad fallarte durante dos mil años, que lo "reseteaste" todo, que creaste a Giygas para poner fin a la farsa humana, y sin embargo volvió el mal. De seguro no habrá segunda vez, pero piénsalo de esta manera, peor que la muerte es el olvido; dáles una segunda oportunidad, a mi no, a ellos, a los que eran inocentes y fueron corrompidos, a aquellos que me siguieron pensando que todo era un simple juego. Caos ¿te llamas así cierto?, por ahí escuché que tu contraparte era el Orden; y no bromeo, ¿No estás aburrido de ese nombre que inspira temor? Mira que yo estoy cansado de saber que no volveré a tener amigos, que nadie confiará en mí. Tú por otra parte tienes la oportunidad de que seas reconocido como como el que pudo perdonar, tú tienes la oportunidad de portar un mejor título...

Tú, tienes la oportunidad de cambiar lo que está escrito en esta lastimera crónica, y tal vez, por fin yo pueda ser feliz. Gracias por haber leído mis pensamientos, por leer lo único que tengo que decir. Gracias, de verdad. Sinceramente, "El idiota nadapoderoso"