Título: Lo mejor de mi vida.

Tema: Laguna.

Pedido: Estefanía 'Tefi' Rinaldi.

Ronda: Uno.

Palabras: 416.

Rating: K.

Advertencia: Situada en el año 2020 ;)

DISCLAIMER: Casi Ángeles y sus personajes no me pertenecen, sino que a la bella rubia, y madre de una de las mejores actrices, Cris Morena.

AN: El último cap. Mil perdones a la poca elaboración pero mi inspiración se fue de vacaciones a china -.-''… Espero que lo disfruten ;) Dejen Reviews ^^

..

Abrió un ojo con dificultad. Los rayos del sol la cegaban. Estiro un brazo hacía un lado, mientras que con el otro se tapaba la cara.

Sintió pasto a través de su mano extendida. Sonrió de medio lado al darse cuenta que al final se había quedado dormida en ese lugar.

Suspiro antes de sentarse. Sacudió la tierra y pasto de su pelo. Frente a ella. La Laguna parecía observarla en total calma.

Se acordó de por que había vuelto al lugar.

Ya llevaba cuatro años de casada. Todavía no creía que eso fuera verdad. No creía que haya pasado, y tampoco el hecho de la loca idea de no querer casarse nunca cuando fue más joven, por que la verdad era que estar con alguien como él todo el tiempo, saber que solamente era de él y viceversa, le alcanzaba.

Había llegado ahí para corroborar que todo lo que estaba viviendo no fue más que un muy buen sueño. Y no lo había sido, todo era real.

En este lugar. Frente a esta laguna. Ella le había propuesto casamiento a Luca, quien la había llevado a ese lugar para lo mismo. Donde después de reír por al menos treinta minutos acepto sin rodeos.

No había sido un sueño. Eso era bueno. Le parecía que el dolor por dar a luz no había sido cuento de su imaginación. Tanto el de la cesárea por los trillizos Pérez Alzamendi, como el parto por la nena de, ahora, dos años, que juraba estaba escuchando a sus espaldas.

Volteó para comprobarlo. Ahí estaba ella corriendo hasta su encuentro, Luca cerraba la camioneta para seguirle los pasos.

- ¡Ma! – canturreó la nena, castaña, morenita y de ojos oscuros como los suyos, llegando para abrazarla. Haberse desaparecido una noche no había sido buena idea.

- Te nos perdiste – confesó su esposo, sentándose a su lado, dejando un casto beso en sus labios, a la vez que sentaba en su regazo a su hija – Los chicos se quedaron con Cari – se refirió a los trillizos, ella asintió - ¿Vamos? ¿O no estuviste mucho todavía?

Carcajeó a la vez que se paraba y agarraba en brazos a la nena – Paloma ¿Me extrañaste?

- Si – asintió segura, cruzando los brazos con molestia. No le había parecido ningún chiste que mamá no haya vuelto a casa a la noche.

Se aferró al brazo de su esposo mientras caminaban al vehículo.

Esa, sin duda, era la mejor parte de su vida. Lo mejor de su vida.