Disclamer:Los personajes de Naruto no me pertenecen le pertenecen ha Masashi Kishimoto yo solo los uso como mera diversión y para que salgan de la monotonía de sus vidas.

El trama del ficc le pertenece ha Melipattz, sin ella esto no podria haber sido posible.

N/A: Hola buaaa este es el final de tan exitante y conmovedora historia snif..snif..sniff asi que espero y no se decepcionen aunque dudo mucho que lo hangan realmente agradesco todo el apoyo prestado por acompañarme a lo largo de este ficc. El capitúlo de hoy esta dirigido al grupo de Facebook que se llama "UCHIHA FAN´S" y a mí sempai Rioko001.

Bueno me retiro cuidense y nos leeremos muy pronto.

...

...

...

...

..

.


Capitulo 5: Final

-¿Qué?- tartamudeó con los ojos bien abiertos.

-Sakura- intenté acercarme pero ella me lo impidió levantándose de la cama con las sabanas envueltas en su cuerpo.

-¿Qué acabas de decir?- inquirió entre dientes apretados.

-Déjame explicarte…- le pedí levantando mis manos.

-¿Vas a casarte?- repitió interrumpiéndome.

-Tienes que escucharme- dije intentando acercarme de nuevo, pero ella me aventó con un libro de uno de los estantes.

-¡No te acerques!- gritó- ¿Qué vas a explicarme? ¿Qué apareciste solo para joderme la existencia?- preguntó encolerizada al tiempo que el velador se estrellaba detrás de mi cabeza.

Agradecí a los dioses por su mala puntería, de lo contrario ahora estaría inconsciente en el suelo.

-Dijiste que me amabas- sollozó tapando su cara.

-Es la verdad, Sakura- me dolió verla de aquella manera-. Te amo…

-¡No mientas!- gritó furiosa de nuevo y tirándome con otro objeto- ¿Cómo puedes decir que me amas cuando te vas a casar con otra?

-Por eso necesito que me escuches- pedí un poco mareado por sus cambios emocionales.

-¿Qué me vas a decir? ¿Qué fui tu despedida de soltero? ¿Qué me usaste como siempre lo has hecho?- lloró y se dejó caer en el suelo-. Me prometiste que nunca me dejarías.

-Yo…- las palabras se atoraron en mi garganta.

Ella tenía razón ¿Qué iba a decirle? ¿Cómo le podía explicar que estaba a horas de casarme cuando había hecho el amor con ella y le había prometido nunca dejarla? ¿Cómo le hacía entender que me casaba solo por compromiso y no por amor?

La puerta del cuarto se abrió y cuatro personas entraron gritando el nombre de Sakura.

-¿Qué son esos golpes?- inquirió un tipo enorme.

-Es verdad cuando dicen que del amor al odio hay un solo paso- murmuró mirándome con tanto odio que me quitó el aliento-. Te odio.

Se levantó del suelo y salió corriendo de la habitación.

-¡Sakura!- la llamé junto con una rubia que salió corriendo detrás de ella, iba a hacer lo mismo cuando dos tipos se pararon en frente.

-¿Cómo entraste en mi casa y qué le hiciste a Sakura?- me preguntó un rubio de mirada amenazante.

-Este no es su problema- dije enfadado por su intromisión.

-Sakura es como mi hermana por ende todo lo que le pase es de mi incumbencia- dijo el tipo de músculos grandes y aspecto intimidante.

-Es Sasuke y yo… le di la dirección- dijo una chica de baja estatura mirando al rubio con culpabilidad-. En realidad se lo di a Akemi

-¿Akari?- murmuró el rubio con incredulidad- ¿Por qué lo hiciste? Sabías que Sakura...

-Sí, lo sé. Pero él… bueno, pensamos con Akemi que iba a cambiar si veía a Sakura- dijo la chica mordiéndose el labio con nerviosismo.

-Así que tú eres el famoso Sasuke- dijo el tipo grande con una sonrisa maligna.

-Déjenme pasar, tengo que hablar con Sakura- pedí e intenté pasarlos, pero me bloquearon.

-¿Qué le vas a decir, Sasuke?- me preguntó la chica- ¿Qué has decidido?

Los miré a los tres y por un segundo traté de serenarme y razonar la situación. Ya era tarde, era demasiado tarde para intentar explicarle a Sakura, mi vuelo salía en menos de una hora y la boda sería mañana en la mañana. No podía cancelar, no podía hacerle eso a mi novia…

Cerré los ojos y me forcé a aceptar que esta era la última vez que veía a Sakura.

-Díganle… que lo lamento- dije al fin y algo dentro de mí se quebró.

La chica negó con la cabeza y salió del cuarto. El grandulón me tomó por la camisa y me estampó contra la pared.

-Te doy diez segundos para que abandones mi casa- me espetó y me soltó.

Tomé mi chaqueta y salí del cuarto rápidamente, no por tenerle miedo a esos tipos, si no por toparme con Sakura y lastimarla más de lo que ya estaba. Me metí dentro del auto que había alquilado y manejé a toda velocidad al aeropuerto.

Toda mi vida había estado enamorado de ella, desde que tenía uso de razón era lo más importante para mí.

Al principio cuando éramos solo unos pequeños niños la veía como mi persona quería, preciada, mía. Me encantaba hacerla sonreír, me desvivía por limpiar sus lágrimas cuando tropezaba y caía al suelo, adoraba hacer que sus regordetes cachetes se sonrojaran cuando le besaba la mejilla o cuando tomaba su mano en frente de los adultos y les decía que ella iba a ser mi futura esposa, siempre era su héroe cuando otros niños la molestaban… desde aquel tiempo ella lo era todo para mí.

Cuando teníamos diez años la miraba con otros ojos, miraba más allá de lo que otros podían observar, notaba detalles mínimos como las imperceptibles pecas que adornaban sus mejillas, como su cabello rosado a la luz del sol detonaba tonalidades rojizas, como miraba de hito en hito el suelo para no tropezar y de la nada lo terminaba haciendo, como su ceño se fruncía cada vez que el profesor explicaba algo y ella intentaba comprenderlo, como sus ojos brillaban intensamente cuando entraba a una libraría y el olor a hojas la inundaba… o como mordía su labio cuando estaban nerviosa o mentía. Eran detalles tontos, pero nadie se había percatado de ellos como lo había hecho yo.

Sin embargo mis sentimientos nunca fueron correspondidos, lo supe cuando una vez encontré a Sakura llorando en el campus de la escuela, cuando le pregunté que le había pasado ella me dijo que unas niñas no querían ser sus amigas porque pensaban que ella era mi novia, me miró con sus ojos esmeraldas tristes y llorando dijo que todos nos malinterpretaban, nadie podía creer que nosotros solo fuéramos buenos amigos, casi hermanos… que nunca íbamos a ser nada más. Esa fue la primera vez que rompió mi corazón, sin embargo no dejé de quererla, lo seguí haciendo en secreto.

A los trece años fue nuestro primer beso, aunque ella pensó que lo hacía para ayudarla en realidad me estaba cobrando el anhelarla tanto. Yo sabía que el idiota de Nishi andaba detrás de ella, en los vestidores les decía a sus amigos que su nueva conquista iba a ser Sakura, veía en ella la madurez y sentimentalismo que Tori no tenía…quise partirle ese rostro de niña por hablar de mi amiga como si fuera una cosa, sin embargo no podía hacer nada, era algo que Sakura quería, la muy tonta había estado embobada con aquel pendejo.

Ese no fue solo una grieta más para mi corazón si no también un golpe duro para mi ego, no había momento en el que me preguntara ¿qué tenía ese idiota que no tuviera yo? Mi cabello era aunque no mas original que el de Nishi, mis ojos era de mejor color que los azules cielo aburridos… era más alto y corpulento que ese escuálido chico… pero Sakura lo quería a él y a pesar de que al principió me negué en ayudarla después lo pensé mejor y me di cuenta de que esta era mi oportunidad para demostrarle cuanto la quería.

Sonreí tontamente y negué con la cabeza cuando recordé mi intento de explicación, en realidad no tenía ni idea de cómo besar, jamás lo había hecho, nunca había besado a una chica, eran mentiras que le decía a Sakura con tal de ponerla celosa, cosa que jamás conseguí ya que lo único que me celaba era que yo tenía "citas" y ella no. Mi explicación fue tan patética que por un momento pensé que Sakura no me creería, sabía lo que sabía gracias a las telenovelas que mi madre veía, eran tan sobreactuadas que en cierto modo me enseñaron a cómo tratar a una chica antes de besarla. Para ambos ese fue nuestro primer beso y fue el mejor de mi vida… había estado tan nervioso que se me había olvidado todo lo que había visto, no sabía qué hacer, estaba tan perdido como Sakura pero cuando nuestros labios se tocaron todo fue… natural, perfecto, único. Era como si siempre nos hubiéramos besado, era algo natural nuestro…

Solté una carcajada cuando recordé la inesperada entrada de mi madre a la habitación y como en un segundo me había apartado de Sakura. Mikoto nos miró sospechosamente y Sakura casi nos pone en evidencia por su sonrojo y su aturdimiento, entonces saqué a colación el que ella iba a tener una cita, mi madre se distrajo y nos dejó solos nuevamente… Quise tirarme sobre ella de nuevo y volver a besarla pero me había dicho que no podía asustarla más de lo que debía estarlo. Se suponía que era su mejor amigo, no su novio… Sin embargo a la mañana siguiente cuando ella estuvo por marcharse no pude evitar besarla de nuevo, le estaba dando una despedida a sus labios ya que sería la última vez que los besaría, me excusé patéticamente diciendo que quería cerciorarme de si había aprendido bien… ¡Y vaya que lo había hecho!

Después de su cita me contenté que ella no quisiera saber nada más de Nishi, me contó su cita y me reí aliviado de saber que su cita había sido un fiasco y su beso peor, sin embargo no me tranquilicé del todo porque ella siguió teniendo citas con otros muchachos… y cuando menos me lo esperé un día me encaró en su casa, en nuestro tiempo juntos, viendo una película cuando de la nada sacó el tema de "amigos con derechos". En la actualidad no logro ordenar bien como sucedieron las cosas, cuáles fueron las palabras que nos dijimos solo sé que ambos aceptamos y de un momento a otro yo estaba sobre ella, besándola…

Desde ese día nuestra relación cambió, aunque no quisiéramos admitirlo. En aquel tiempo pensé que era la mejor idea que se le pudo haber ocurrido, lo que nunca imaginé es que al final eso terminara arruinando nuestra amistad…nuestra vida.

A los quince años los besos ya no me bastaban y no quería ser yo el que diera mi brazo a torcer al momento de pedir algo más… sentía que si abría la boca terminaría sabiendo lo que sentía y eso sería un rechazo asegurado, y no quería eso, estaba feliz por besarla cuando quería o cuando ella quería, sin embargo me cansó, quería dejar de esconderme por los pasillos, esconderme de todos, quería besarla y decirle lo que sentía… entonces busqué una manera de sacármela del corazón, fue cuando conocí a Sasami.

Sakura tenía novio, Jun, un tipo que no era malo, pero tampoco bueno. No me opuse a su relación, y supe que ella se dejó desflorar por él, otra fisura más para mi corazón, ese quería ser yo. Sentía que era mi deber cumplir con eso, pero no pude, estaba demasiado interesado en olvidarla.

Antes de titular a Sasami como mi novia fue mi amiga, ella escuchaba mis penas y lamentos y me consolaba de manera tierna y dulce. Nunca le dije quien era la dueña de mis penas, era demasiado arriesgado confesarme con una de sus mejores amigas. Jamás la quise, ni siquiera logré sentir una decima parte que lo que sentía por Sakura, pero lo intenté la hice mi novia, fue mi primera vez le entregué todo sin sentimientos amorosos de por medio, pero luego de dos años de un noviazgo "perfecto" ella me engañó y con quien más odiaba.

Nuevamente escogieron a ese muñeco Ken por sobre mí, sé que no tenía derecho a reclamarle nada porque hice lo mismo con ella, dos años engañándola de que la quería cuando en realidad la utilizaba para sacarme a otra de la cabeza. Sin embargo el golpe me dolió, y mucho.

Me puse ciego, loco que no medí lo que hacía hasta que exploté, y con la persona equivocada, pero en aquel momento yo la necesitaba, necesitaba de sus brazos, de su boca, de su voz… de su cuerpo. Y ella me recibió, sin quejas, sin cuestionarme, se dejó hacer y luego me consoló como nunca nadie lo había hecho en mi vida.

Me rendí ante ella y supe que nunca lograría apartarla de mi vida. Ella estaba metida profundamente en mi alma y aunque pasasen miles de vidas ella no se movería ni un centímetro de donde estaba.

Los años siguieron pasando y con ellos nuestro derecho se volvió más descarado, lo convertimos en un tonto juego, pero que nos satisfacía a ambos. La manera en que Sakura y yo encajábamos cuando intimábamos daba miedo. Nuestros cuerpos se complementaban de manera absoluta, se conocían a la perfección, no hacía falta decirnos donde tocarnos nuestros instintos eran tan fuertes que hablaban por si solos… Disfruté cada uno de nuestros encuentros, uno mejor que el otro, y me satisfacía saber que ella lo disfrutaba tanto como yo.

Cuando terminamos el secundario y la universidad nos saludaba decidimos, como siempre, seguir juntos. Más allá de mis sentimientos por ella, de amarla, ella era mi amiga de toda la vida y quería seguir estando con ella, y era realmente reconfortante saber que ella quería lo mismo conmigo. Decidimos escoger una universidad que nos pudiera ofrecer a ambos lo que queríamos, sin necesidad de separarnos.

Pero a pesar de estar en el mismo sitio nunca nos veíamos, los tiempos no nos daban, nuestros estudios eran intensos y nuestros cuartos estaban demasiado lejos el uno del otro, lo que significó la ausencia de sexo, abstinencia. Mi compañero de cuarto era un completo bastardo con las mujeres, un buen tipo como amigo, me caía bien, hasta que tuvo que posar sus ojos en Sakura. Ella estaba en otro dormitorio con una friki emo que vivía más en la oscuridad de su habitación que en el mundo exterior.

Ambos salíamos de fiesta, juntos, pero volvíamos a nuestros cuartos con otras personas, en ese momento conocía el sexo y estaba casado de la indiferencia de Sakura hacia mis sentimientos, entonces busqué motivos para que tuviera celos, dejé de frecuentarla, comencé a verme con otras mujeres y a disfrutar del libertinaje e inconscientemente se convirtió en una especie de quien tenía más conquistas. Sakura con sus hombres y yo con mis mujeres.

Hasta que mi térmica saltó y decidí que era momento de dejar las pendejadas y llevarme a Sakura lejos. Todo fue a causa de Nakai, mi compañero de cuarto, quien, como había dicho antes, se había fijado en Sakura. Pero también había sido culpa de ella, tantas veces que le advertí que se fijara en cualquiera menos en mi compañero, un tipo al cual el sexo lo era todo y nada, no se protegía, no se fijaba con quien se acostaba y para empeorar la situación le daba a los dos lados, mujeres y hombres…

Mis celos me volvieron loco y me enfurecí como un demonio cuando la vi salir de la habitación de Nakai. Le grité y casi me humillé en decirle mis sentimientos, pero logré camuflar mis celos con "eres como mi hermana" "me preocupo por ti" y toda esa sarta de tonterías, que a pesar de ser verdad, no era exactamente lo que quería demostrar.

Entonces decidimos vivir juntos, tener nuestro apartamento, nada de compartir habitaciones con otros y no vernos por días… Sin embargo eso empeoró la situación… A pesar de que seguimos con el juego que habíamos empezado en nuestro hogar, nuestra relación se deterioró a causa de mis celos… si tan solo ella no hubiera llevado a aquel perro a casa, si yo no hubiera actuado como en verdadero hijo de puta en follar con Karin en su cama, si tan solo me hubiera tragado mis palabras, si tan solo ella no me hubiera escuchado... todo sería tan diferente

¿Cómo había llegado hasta este extremo? ¿Por qué permití que esto pasara? Se suponía que el venir aqui era para gritarle su abandono, para exigirle respuesta de su desaparición, para que pagara por la preocupación y culpa que cada día de los cinco últimos años me carcomía un poco más. Era eso no venir, decirle que la amaba y luego huir como un cobarde, esa no era mi intención, no quería lastimarla más… pero lo hice y ahora la había perdido para siempre.

-¿Sasuke?

Me giré a la voz que me llamaba, mi padre había entrado en la habitación y parecía estar hace rato hablándome, pero estaba tan sumido en mis pensamientos que no le presté atención.

-Lo siento ¿decías?- lo miré por el espejo mientras acomodaba los gemelos de mis mangas.

Mi padre suspiró y se acercó más. Podía ver en su mirada un poco de reproche, por lo que aparté rápidamente mis ojos y contemplé mi reflejo. Por poco y un gemido de angustia se escapa de mi boca al verme dentro del traje de novio negro y con mi cabello aplacado dócilmente.

-Decía que no hagas esto si no quieres- dijo parándose a mi lado.

-Padre…

-No hace falta ser un lector de mentes para saber que te estás casando por conveniencia- me interrumpió-. Hijo- me llamó y no pude evitar más su mirada-. Desde que volviste estas… triste- frunció el ceño- ¿Qué pasó con Sakura?

-Es un tema que no quiero tocar- bufé y giré sobre mis talones, alejándome de mi padre.

Caminé hacia la ventana y miré el espectáculo que había abajo, en el patio. La gente estaba comenzando a llegar y ocupar sus asientos.

-Sabía que volverías, pero pensé que lo harías con ella- dijo con voz serena.

-Esa no fue la intención de mi viaje- no podía decirle a mi padre lo que había hecho, no quería que se sintiera más defraudado de lo que ya estaba.

-Pues yo vi otra cosa cuando te marchaste- murmuró más para sí mismo.

Me giré y lo vi sentarse en uno de los sillones de cuero, cruzó las piernas y me miró fijamente.

-Espero que no pienses que somos tan idiotas como para no darnos cuenta de tus sentimientos por Sakura, y viceversa- dijo con una sonrisa.

-¿Qué? ¿Somos?- inquirí sin entender nada.

Mi padre suspiró y negó con la cabeza.

-Todos éramos conscientes de cómo mirabas a Sakura, desde siempre, igual ella, aunque se dio cuenta un poco tarde…- dijo alzando una ceja-. Tu madre, Akemi, Souta y yo, siempre lo supimos, pero ustedes nunca se animaron a decir nada, y nosotros optamos por dejarles ese trabajo a ustedes…

-Espera un minuto- le detuve frunciendo el ceño- ¿Sakura mirándome a mí?- pregunté con incredulidad.

-Veinticinco años han pasado y tú sigues igual de ciego- bufó y se sentó derecho-. Sasuke, Sakura se moría por ti desde siempre y estoy seguro que se dio cuenta de sus sentimientos antes de que terminaran el secundario- me explicó-. Tú te diste cuenta de mucho antes pero Sakura no…

-¡¿Por qué nunca me dijeron nada?- grité encolerizado.

-Nuestro deber como padres es encaminarlos correctamente, proveerles de necesidades materiales y emocionales, pero no debemos meternos en sus vidas, decidir por ustedes ni hacerles abrir los ojos cuando ustedes no quieres hacerlo, por más que nos duela verlos sufrir, es su vida, y tienen que vivirla como a ustedes les parezca- habló con cariño.

-Siempre fuiste demasiado liberal- sonreí con pesar-. Pero eso no justifica que nunca me hayan dado una ayuda…

-Lo hicimos, mejor dicho Akemi lo hiso- se pasó una mano por el cabello-. Te dio la dirección de donde encontrar a Sakura…

-Me ayudó a último momento- gruñí y apreté los puños- Ya tenía todo planeado no podía…

-Si puedes, aun estás a tiempo de hacerlo- se levantó del sillón y caminó hacia la puerta-. Los padres quieren que sus hijos sean felices, y sé que esta no es tu felicidad- me miró unos segundos y luego se marchó, dejándome solo.

¿Por qué mierda me decía esto ahora? ¿Por qué no me ahorraron esto antes? ¿Por qué los estoy culpando cuando el error siempre ha sido mío? Gruñí y golpeé la pared con mi puño, era un maldito hijo de puta. Ya había lastimado a Sakura para siempre, no podía hacer eso con Nanami…

-¡Oh, dios. Nanami!- gemí y entré en pánico.

.

.

.

Karin se había sentado sobre mis piernas y sus uñas acariciaban mi cuero cabelludo, lo que realmente quería en ese momento era apartarla de un empujó y darme de cabezazos contra la pared. Había sido una mierda con Sakura y ni siquiera era capaz de pedirle perdón. Sabía que el que estuviéramos distanciados era a causa de mi orgullo herido. Tantas veces que intenté hablarle, pedirle disculpas, arrodillarme a que me perdonara por mi desconsideración, pero siempre me retractaba al último segundo, y todo porque a mi mente llegaban los recuerdos de Sakura gimiendo, Sakura sobre aquel tipo besándolo en el bar, Sakura siendo montada en su cama a puertas abiertas mientras yo miraba con el corazón a cien metros bajo tierra, aun ese recuerdo lograba revolver mi estómago.

Aquello me motivó a decirle un millón de mentiras que solo eran palabras sin sentido, totalmente lejanas a la realidad, y nunca esperé a que ella me escuchara.

Cuando llegué a alcanzarla ella ya se había montado en su destartalado auto y se había marchado. Pasaron las horas y ella no volvía a casa, la llamé pero nunca me contestó, me volví loco de preocupación de que algo le hubiera pasado y llamé a Akemi, a pesar de que ella me decía que Sakura se había ido y que no sabía a donde yo estaba tranquilo de que estuviera viva. Pero luego la culpa me embargó. No volví a verla por cinco años, no tenía noticias de nada, solo que estaba bien, que era feliz y que no quería saber de mí…

Caí en la depresión y traté de decirme que la olvidara, que ella no iba a volver y tampoco me iba a perdonar.

Terminé con la universidad y me hice medico general.

El hospital me abrió las puertas y comencé a trabajar, pero solo era por hacer algo. Mi cuerpo estaba en la tierra pero mi cabeza estaba en cualquier otro lado, y mi corazón se había ido con Sakura. Pensé que pasaría mi vida solo, y me lo merecía por el daño que le había causado a la persona que amaba, fue entonces que apareció Nanami.

En aquel entonces ella era una enfermera en práctica, aun no obtenía su titulo, la conocí y ella trató de hacerme volver a como era antes. Es una mujer hermosa, de cabello rubio rojizo, unos electrizantes ojos azules, un cuerpo esbelto y curvilíneo, sin embargo no era más que eso, una mujer. Admiraba su esfuerzo por hacerme sonreír o que hablara de mí, intentó alejarme del pasado y pensar en un futuro. Ella se enamoró de mí, pero nunca le correspondí y ella lo sabe, sin embargo ella insistió en que debía darle tiempo al tiempo... y lo intenté la convertí en mi amiga, en mi amante, en mi novia y ahora futura esposa…

La música comenzó a sonar logrando que pegara un brinco en mi lugar. Mis ojos se enfocaron y caí en cuenta de que estaba parado en el altar, con los padrinos a mi lado, el cura detrás y las madrinas al lado de donde iría Nanami. Mis familiares y amigos ocupaban sus puestos en las sillas, al igual que los familiares de Nanami. Una larga y roja alfombra se extendía por el pasto hasta la entrada de la puerta del patio de la casa de Nanami. La puerta trasera se abrió y salieron mi suegro y Nanami.

Contuve la respiración al verla, estaba hermosa, no cabía duda, pero ella se veía tan… ¿verde? Podía ver su frente perlada y estaba seguro que no era el maquillaje, sus ojos estaban abiertos por el miedo… Estaba realmente nerviosa.

Su padre la acompañó de una manera tal lenta que se me hacía eterno cada paso. Cuando por fin llegaron mi suegro me entregó la mano de su hija y me miró con una extraña expresión, le di las gracias y ayudé a Nanami a subirse al altar. La sentí temblar y sus ojos rehuyeron de los míos. Su mano se apretó fuertemente a mi brazo y nos giramos para encarar al sacerdote. El hombre nos sonrió y comenzó con su discurso.

No escuché nada, no era consciente de nada a mi alrededor, solo tenía en mente a Sakura, de todas las edades, de su voz llamándome, de sus ojos mirándome con cariño, du sus manos tomando las mías, tocando mi cara, mi cuerpo…, de su boca sonriéndome, de su voz diciéndome que me amaba…

-Si hay alguien que se oponga que hable ahora o calle para siempre- lo escuché decir al sacerdote y pronto todo tuvo sentido.

De inmediato me gire hacia Nanami y la contemplé un tanto aturdido de que ella hiciera lo mismo. Abrí mi boca pero ella me interrumpió chillando.

-¡No puedo hacerlo!- me miró con culpa-. Lo siento, Sasuke. Pero no puedo hacerlo… yo… no te amo- tapó su cara con sus manos y sollozó dolorosamente.

Un coro de jadeos y de "oooh" llenó el ambiente.

-¿Qué?- pregunté aturdido.

-Lo siento, de verdad. Es que…- sollozó de nuevo-, pensé que te amaba pero conocí a alguien más y bueno…

Un gritito de angustia soltó alguien de nuestros espectadores al tiempo que otro gritó "¡Abuela!" y vi por el rabillo del ojo como un grupo de gente se agrupaba en la fila de adelante. Yo no podía despegar los ojos de Nanami quien lloraba desconsoladamente.

-¿Estás diciendo que no vamos a casarnos?- dije y sentí como los costados de mi boca se estiraban en una sonrisa.

-¿Sasuke?- me miró confundida y con un poco de miedo.

-¡Gracias!- exclamé y tomé su rostro en mis manos y besé repetidamente su boca, dejándola más atónica de lo que estaba.

La solté y salí corriendo hacia donde estaba mi familia, mi madre se lanzó sobre mí y me abrazó fuertemente.

-¡Oh, Sasuke!- se apartó y me miró con ojos brillantes- ¡Estoy tan orgullosa de ti hijo!

-¡Mikoto!- exclamó Akemi- Acaban de plantarlo en el altar ¿y tú le dices que estas orgullosa?

-Como sea- le resté importancia y miré a Akemi atentamente.

-¡Oh, no, niño!- me miró con horror-. No me mires así porque no pienso decirte nada.

-Por favor, Akemi- supliqué tomando sus manos-. Esta vez es la definitiva.

-Te di tu oportunidad y tú la desaprovechaste- se negó quitando sus manos, se cruzó de brazos, mirando hacia otro lado.

-Akemi- habló Souta por primera vez y tomó la mano de su esposa.

-¡No, Souta!- gritó molesta-. Sakura ya ha sufrido demasiado.

-Y él también- dijo mi padre pasando un brazo por mis hombros-. Creo que es tiempo de que se den un respiro… Juntos.

Akemi me miró de arriba abajo con el ceño fruncido, luego miró a mi madre quien tenía las manos entrelazadas y la miraba con suplica…

-Te odio- le rugió a mi madre y luego suspiró-. He de decirte que llegas tarde, el avión de Sakura despegó hace una hora.

-¿Avión?- inquirí con las esperanzas en el suelo.

-Se fue a Londres- dijo Souta, ganándose una mirada fulminante de su esposa-. Le ofrecieron trabajo allí, lo siento…

-¡Demonios!- pasé una mano por mi cabello y miré a mi alrededor.

Todo era un poco caótico, la gente estaba parada y hablaban con respecto a lo que había pasado, Nanami y su madre estaban discutiendo en el altar, ambas estaban coloradas por el enojo, el padre de Nanami se encontraba abanicando a una señora en el suelo, supuse que se trataba de la señora a la que gritaron "abuela".

Miré de nuevo a mi familia y pensé en lo que los había hecho pasar, no podía simplemente ahora quedarme aquí sabiendo que ella se estaba yendo. Ya dejé que una vez se escapara no iba a permitirlo una segunda vez…

-Necesito que llames al aeropuerto y reserves el primer vuelo que haya hacia Londres- le dije a mi padre.

-¡¿Qué?- chilló Akemi escandalizada.

-Bien- asintió mi padre y sacó su celular.

-Necesito un auto- dije más para mí mismo y delante de mis ojos apareció un juego de llaves, miré hacia arriba y me encontré con la mirada de Souta.

-Trae a mi hija de vuelta- pidió con una sonrisa.

-Gracias- le dije con sinceridad, mientras tomaba las llaves.

-Escúchame, Sasuke- me gruñó Akemi acercándose amenazadoramente-. Te conviene no volver sin mi hija de lo contrario sufrirás de la peor manera- dijo hincando un dedo en mi pecho.

-Lo prometo- le juré con solemnidad.

-Te tengo una reserva lista, el avión sale en una hora- dijo Fugaku cerrando su móvil.

-Gracias- dije y salí corriendo, no sin antes escuchar a Souta decir "gané" y a mi padre bufando.

.

.

.

SAKURA POV

Miré el cielo encapotado de Londres, era un día frío, oscuro y lluvioso como mi alma, pensé deprimiéndome aun más.

Abrí mi paraguas y salí de la librería. Hacía doce horas que había llegado a Londres, unas ocho horas de viaje y el resto de instalarme en el hotel. La propuesta de trabajo la había tenido hacía un mes atrás, sin embargo no la tuve en cuenta, no quería separarme de mis amigos y mucho menos de mi familia… pero no lo dudé ni un segundo cuando Akari me lo propuso ahora…

No quería saber nada con estar en aquel lugar donde Sasuke había aparecido y se había marchado para no volver nunca más.

Suspiré pesadamente y me pregunté qué estaría haciendo él. Una mueca de disgusto se apoderó de mi cara… de seguro estaba ya viajando a algún lugar paradisiaco con su mujercita para pasar una ardiente luna de miel.

-¡Mierda!- gruñí al darme cuenta que metí mi pie dentro de un charco de agua- ¡Estúpido pie! ¡Estúpido charco! ¡Estúpido Sasuke Uchiha por distraerme y meter mi estúpido pie en el estúpido charco!- vociferé y en respuesta escuché una masculina risa.

Todos mis nervios se tensaron, mi cuerpo se envaró. Era increíble como mi cuerpo lo reconocía, como lo sentía sin siquiera mirarlo… sentí miedo y mi cuerpo tembló de anticipación. Luego recordé que era imposible que él estuviera aquí, mi cuerpo se relajó cayendo en la cuenta de que mi cabeza me estaba jugando una mala pasada.

Apreté la bosa de mi mano e iba a retomar mi paso cuando escuché su melodiosa voz llamándome. Negué con la cabeza, más nerviosa que antes y comencé a caminar más rápido.

-¡Sakura!- gritó y una mano tomó mi brazo y me obligó a girarme.

Mi paraguas cayó al suelo al igual que la bolsa, la lluvia cayó directamente sobre mí empapándome en pocos segundos. La respiración se atoró en mi garganta al verlo frente a mí. También estaba empapado, con su ropa pegada al cuerpo, se le veía agitado y ansioso.

-¿Sasuke?- pregunté sin poder creérmelo.

-Sakura, yo…

-¡¿Qué mierda haces aquí?- le cuestioné soltándome de su agarre- ¿Por qué me seguiste? ¿Qué es lo que quieres? ¿Acaso no te bastó con joderme la última vez?- inquirí molesta.

El dolor que sentía antes fue reemplazado por rabia, ira, enojo. Había puesto un continente a distancia para apartarlo de mí, de mi vida, de mi corazón y él se empeñaba en seguirme ¿Para qué?

-¡¿Qué es lo que quieres de mí?- grité golpeando su pecho.

-Que me perdones y te quedes conmigo- dijo aprisionando mis muñecas con sus manos, apartándolas de su pecho-. Soy un grandísimo idiota, un mal nacido por todo lo que te hice pasar- soltó mis muñecas y tomó mis manos-, se que ni con un millón de disculpas bastaran para curar las heridas que te causé, nada justificará mi actuar, pero quiero que sepas que siempre te amé y siempre te voy a amar, no soy perfecto y en el futuro seguiré cometiendo errores, pero mi amor por ti es eterno.

-Dame un motivo por el cual deba considerar tu confesión- intenté que mi voz sonara dura y no que se viera afectada por sus palabras.

Sasuke sonrió y se apartó un poco, soltó una de mis manos y se señaló.

-Acabo de ser humillado con que mi novia me dejara plantado en el altar, me ganó la mano- soltó un suspiró y negó con la cabeza, entonces reparé en su ropa… mi boca se abrió por la sorpresa y los ojos casi se salen de las cuencas, llevaba su traje de novio…-Me humillé con correr al aeropuerto sin cambiarme, tuve que soportar todas las miradas en el avión y cuando corría hacia aquí, estoy empapado hasta el hueso y te he dicho lo mucho que te amo- tiró de mi mano y me estrechó contra su cuerpo, escondiendo su cara en mi cuello-. Creo que acabo de darte más de una razón para que me perdones y seas mía.

-No estoy segura- dije aturdida.

En solo dos días mi vida había dado tantos giros que estaba mareada y no sabía qué hacer. Amaba a Sasuke, de eso estaba segura, nada ni nadie me haría sentir lo contrario, sin embargo aun sentía el viejo dolor de sus palabras de aquella noche, aun siento la traición de escucharlo decir que se iba a casar cuando se me había prometido estar conmigo, pero…

-Me amas como yo te amo- se apartó y tomó mi rostro entre sus manos-. Solo di que si Sakura- me rogó y sin perder tiempo estampó sus labios en los míos.

Cerré mis ojos y disfruté de la suavidad de su boca, de cómo el agua golpeaba mi rostro y como ya no sentía frío… mis manos fueron a su cabello y lo tironee para apartarlo.

-Creo que aun no me quedó del todo claro- dije abriendo los ojos y mirándolo, sus ojos cambiaron del dolor a la pura alegría-. Bésame de nuevo.

Sasuke soltó una fluida carcajada y volvió a besarme.

No sé por cuánto tiempo estuvimos así, besándonos abrazados bajo la lluvia diciéndonos lo mucho que nos amábamos.

Sasuke tenía razón, en el futuro cometeríamos errores, no éramos perfectos, pero al menos estaríamos juntos para afrontar esos errores, estaríamos juntos para perdonarnos y tratar de no repetirlos, ya no más escapadas, ya no más secretos, ya no más juegos tontos… a partir de ahora comenzaba nuestro futuro juntos.

A partir de este segundo dejé de ser su amiga con derechos para pasar a ser la mujer de su vida.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


Tantan aqui termina esta historia espero y les guste como ami...

N/A: Bueno como pueden observar este es el final de esta historia tan hermosa y maravillosa espero y les guste devo aclararles que NO HABRA EPILOGO asi que no tiene caso que lo pidan porque no lo habra.

Bueno eso esto

Se despide su amiga

Betsy Uchiha "Song Hyo Woonk"