Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a Joha quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Joha-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Capitulo 17

¿Qué podía hacer?

Nada parecía suficiente bueno, cualquier cosa que hiciera ahora haría que me arrepintiera mas tarde.

El cuerpo de Sakura cayo agotado sobre el sofá, supe que no había alcanzado su orgasmo, la conocía demasiado bien, era el efecto de la heroína la que la dejo tan agotada.

Sus ojos estaban rojos y a punto de cerrarse pero en ningún momento se despegaron de los míos, me miraba como si temiera que desapareciera.

- Levántate por favor – gire hacia el tipo que estaba más drogado que ella

- Yo… - el tipo se levanto como pudo peor aun así no mantuvo el equilibrio – ella… dijo que estaríamos toda la noche disfrutando… dijo que la pasaríamos de maravilla si me dejaba nombrar Sasuke

Lo mire a los ojos, y vi que no tenía ninguna intención de quedarse callado, iba a hablar hasta que cayera inconsciente.

- Vete por favor

- Sasuke…

El lastimoso llamado de Sakura me hizo volver a clavar mi vista en ella, estaba en la misma posición pero ahora por sus ojos caían lagrimas por montón, me miraba y ni siquiera pestañaba.

- Estoy podrida – sollozo – estoy malditamente podrida y no puedo salir – a pesar de que su cuerpo apenas le respondía logro ponerse de pie y llegar hasta mi

Estaba toda estropeada, su maquillaje estaba corrido y sus ojos eran totalmente negros, su hermoso cabello rosado estaba desparramado por todos lados, su ropa a penas y cubría su desnudes, ya de por si supuse que era un conjunto pequeño así que no era difícil ver su piel a través de la tela corrida.

- Yo – siguió mi mirada hasta su cuerpo – trata de ponerme linda para ti… me esmere como nunca – un sollozo mayor salió de sus labios – te espere pero no llegaste y… - trago un poco de saliva para seguir – Jiro – apunto a algún lugar así que supuse que se refería al chico con el que estaba – me dijo que nunca alguien se fijaría en una mierda como yo… me reto a tomarme dos pastillas y yo… - llevo sus manos a sus cabellos y tiro de ellos con fuerza

- Ven – tendí mi mano hacia ella – te llevare a casa

- No – se apresuro y se arrojo a mis brazos – soy una mierda pero es que yo nunca… nunca… - se aferro con fuerza a mi camisa y me dolió el alma verla tan destruida – yo pensé que… ¡DIOS! – se alejo y unos temblores comenzaron a pasar por su cuerpo

Un silencio sepulcral se instaló entre nosotros y recién ahí vine a darme cuenta que ya había pasado las 12, era un nuevo año y yo ni siquiera me había dado cuenta.

- Te llevare a casa – volví a tenderle mi mano y esta vez no dudo en tomarla

En silencio nos dirigimos hacia la salida, pero antes de llegar nos volvimos a topar con el tal Jiro.

- Cariño – le sonrió a Sakura– vi que aun estaba drogado pero su estado parecía mucho mas consiente ahora – tomate esto y me podrás llamar como quieras mientras follamos – Sakura sollozo y se apego a mi tanto que hasta me dolió su abrazo – si quieres – paso su vista por nosotros dos – podemos dejar que él se una – me apunto – no me importa mientras sea yo el que te folle el culo… ¿Estás de acuerdo amigo? – en vez de tenerme la mano para cerrar el "trato", la tendió para dejarme ver dos pastillas, esta vez era de un extraño color naranja – con esto gozaremos mucho mas

- ¿Cuántos años tienes? – trate que mi voz sonara lo más calmada posible

No sé cómo, pero había logrado mantener la compostura hasta el momento así que no valía de nada arruinar todo ahora que nos estábamos yendo de este lugar.

- ¿Qué te importa? – era obvio que este tipo era mayor de edad y debía saber que Sakura no lo era

- Sakura solo tiene 17 años así que te aconsejo que te vuelvas a acercas a ella a no ser que quieras pasar una larga temporada en la cárcel.

- Mi padre es Koichi Namida – tuve que reírme por la estúpida excusa que puso

- Sus padres son Ken Haruno y Yuzuro Okino – apunte a Sakura que estaba cayendo a la inconsciencia – perdón – le sonreí arrogante – creo que no me presente – Sasuke Uchiha – le tendí mi mano – y creo que tu padre ha escuchado hablar del mío… Fugaku Uchiha

- Yo….

Si tuviera menos edad me hubiera regodeado al ver como el pobre individuo casi se meaba en sus pantalones al escuchar el nombre de mi padre.

Y es que era imposible que nadie supiera sobre Fugaku Uchiha, el abogado con más renombre en Estados Unidos y el mundo entero, hasta los mafiosos más conocidos le temían, y es que mi padre no se doblegaba ante nadie, cuando se proponía hundir a alguien lo hacía sin escrúpulos algunos, razón por la cual nuestra relación se volvió tan distante, yo no estaba para nada de acuerdo con algunas de sus tácticas disuasivas.

El cuerpo de Sakura comenzó a perder fuerza así que volví a fijar toda mi atención en ella, solo levante la vista para darle una rápida mira a Jiro con la que basto para que desapareciera.

- Sasuke…

- Ya nos vamos cariño

Suspire al verla tan indefensa entre mis brazos, acababa de romperme el corazón pero aun así no podía dejarla sola, la amaba y eso era lo único que me importaba, ya estaba podrida pero yo sería quien la sacara de ahí.

Por fin cayo rendida en mis brazos así que tuve que tomarla en ellos para poder llevarla al auto, iba a ponerla recostada en el asiento trasero pero mi deseo de tenerla cerca puso mas, así que la puse en el asiento copiloto y después de asegurarme que su cinturón de seguridad estuviera lo suficientemente firme me acerque para besar el tope de su cabeza, aunque su pinta era un desastre aun así para mí era la mujer más hermosa del mundo, dormida y tranquila se veía tan angelical que nunca pensaría en el dolor tan grande que acaba de infligirme.

Quise besarla y hacerla mía en ese mismo momento para borrar el toque de cualquier otro hombre sobre su cuerpo, pero no podría hacerle eso a ella, Sakura se merecía mucho mas, se merecía que yo supiera entenderla y quererla aun así cuando ella misma no era capaz de ser condescendiente con su persona.

Pase mis dedos por sus negras mejillas producto del llanto mezclado con el maquille, y apenas mis dedos rozaron su piel se removió, una lagrima rodo por mi ojo al ver en lo que se había convertido mi ángel, me dolía el corazón mas verla así que el dolor que me había dado encontrarla con otro.

Baje la vista para no verla mas, cerré su puerta y me dirigí a mi asiento, maneje con la vista fija en la carretera, si volteaba a verla caería nuevamente rendido antes sus pies y no podía dejar que las cosas pasaran así, tenía que hacerle ver lo que valía y lo mucho que podían quererla bien.

Aparque fuera de su casa y respire tranquilo al ver luces prendida, supuse que eran sus padres, no me gustaría tener que entregarles a su hija en este estado, pero tampoco podía yo quedarme con ella, necesita tomar distancia y alejarme de Sakura.

Corte el contacto del auto y me baje para sacarla de él, Sakura se removió entre mis brazos pero aun así no despertó, respire profundamente antes de tocar el timbre.

- ¡Sasuke! – la voz alegre de Ken se esfumo cuando fijo su vista en lo que tenía en mis brazos, su hija inconsciente - ¿Qué le paso?

Inmediatamente la quito de mis brazos y un vacio me embargo por completo.

Quizás cualquier otro padre hubiera pregunta… ¿Qué le hiciste?, pero no Ken o Yuzuro, ellos sabían muy bien en que estaba metida su hija y por la expresión desolada de su padre supuse que ya no sabían que mas hacer con ella.

- Solo esta desmayada – le aclare – será mejor que la dejen descansar

Quise darme media vuelta e irme pero el brazo de Yuzuro me detuvo.

- Lo siento, pensé que estaría mejor ahora… hace mucho que no llegaba en este estado… yo…. – otras lagrimas mas cayo por sus ojos – lo siento… creo que será mejor que la aleje… no quisimos internarla antes pero ahora…

- No – lo detuve – ella estará bien… lo sé… creo que el viaje del lunes le hará muy bien

- Le diré que se aleje de ti… no quiero que te haga daño

El daño ya estaba hecho, pero no quise hacérselo saber a Ken.

- Solo procuren que no consuma más

Ahora si me gire y me dirigí a mi auto.

Llegue a mi casa como un autómata, no sé cuando fue que me baje, cuando subí a mi cuarto y cuando me recosté en mi cama, solo sé que el dolor que sentía era enorme.

Amaba a Sakura, le había dado mi corazón y ella lo había destruido, pero aunque quisiera odiarla no podía porque sabía que nada de lo que me hizo fue consciente, lo hizo drogada y en cada momento me tuvo en su mente, eso ultimo solo hacía que me fuera más difícil pensar con la mente en claro.

.

.

.

Desperté sin saber cuándo me quede dormido, era el primer día del año y yo lo único que quería era terminara, era sábado, aun me quedaban dos días para tener que ver a Sakura y eso era algo bueno. Pase todo el día mirando al techo de mi habitación, Daisuke no llego pero mi aviso que se quedaría donde un amigo, seguramente donde una amigo como Jiro, apreté la mandíbula solo por el recuerdo.

El domingo llego y con él un día menos para ver a Sakura. Decidí tomar un baño para despejar un poco mi mente.

Me despoje de todas mis ropas y entre a bañarme, deje que el agua limpiara algo más que mi cuerpo.

Mi mente ya me había tortura mucho cuando había comenzado todo con Sakura y ahora volvía a hacerlo, definitivamente las cosas con ella nunca serian simples.

Cuando estuve vestido baje a desayunar, pero cuando entre a la cocina vi la hora y me di cuenta que era momento para almorzar, así que saque lo primero que encontré en el refrigerados, unos tallarines para recalentar.

Mientras el microondas daba vueltas me senté a esperarlos.

- Veo que estas tan mal como ella – levante mi vista para encontrarme con mi hijo con cara de mucho sueño

- ¿De qué hablas? – lo pregunte a pesar de que sospechaba muy bien su respuesta

- De Sakura, me llamo llorando, tuve que ir hoy temprano, me conto todo – se sentó frente a mí y quedamos mirándonos fijamente – dejando de lado todo lo que ha pasado entre nosotros, ella es mi mejor amiga – sonreí por eso – está mal, destrozada, quiere que la envíen a un centro de rehabilitación… eso nunca había pasado… muchas veces tratamos de convencerla pero nunca acepto… ahora si

- Eso es bueno – sonreí sin ganas

- Lo hace por ti

- Tiene que hacerlo por ella – me levante, el microondas ya había terminado

- Quiere verte… solo… habla con ella una vez más – me gire a mirar a mi hijo – está realmente arrepentida

- No creo que sea conveniente verla

- Papá…

- Bien

Juguetee con la comida pero no pude concentrarme, Daisuke tenía la vista fija en mi.

- ¿Quieres? – le señale mi plato de comida

- No

- Entonces…

- Sakura está aquí – el tenedor que tenía en mi mano cayo haciendo un sonido sordo.

- Yo…

- Solo habla con ella – se levanto de la mesa – yo iré a dar una vuelta

A penas Daisuke salió de la cocina, la figura demacrada de Sakura entro.

- Perdón – mantuvo su vista en el piso – yo solo venia a despedirme… voy a internarme – la vi tomar valor para mirarme – perdón por todo, yo no…

- Estas segura de lo que vas a hacer

- ¿Importa? – se encogió de hombros

- Claro que importa, yo aun…

- No – negó con firmeza – no deberías siquiera quererme, te destroce el corazón

- Me lo hiciste trizas – aclare, me dolió verla sufrir pero era la verdad

- Lo sé, porque también destroce el mío – suspiro cerrando los ojos – espero que cuando esté bien me perdones

- Ojala algún día nos volvamos a ver – sentía mis ojos picándome – supongo que esto es el adiós

- Supongo – vio hacia el suelo como si eso fuera lo más interesante

- ¿Por qué te vas a internar? – no pude evitar preguntar el porqué ahora

- Por… - sus manos comenzaron a entrelazarse con muchos nervios acumulados – porque te amo

No pude decir nada, la figura de Sakura desapareció de mi vista y con eso de mi vida.


Continuara…

¿Quién quiere ser una persona sensual? Si quieres serlo recuerda siempre esto, una persona sensual es aquella que deja un valioso y erótico revienw XD Na! Enserio chicas/os considérenlo un pago de las personas que se encuentran detrás del ordenador. Espero y les haya gustado este resumen, cualquier queja o sugerencia no olviden en avisar. Bye

Mordiskitos

Betsy Uchiha o Cereciito17