Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a Joha quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Joha-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Capitulo 18

Estaba mal.

Demasiado mal a decir verdad.

Ya era lunes, tenía que levantarme, llevar mi trasero al colegio y cumplir mi papel de profesor, mas encima hoy comenzaba el campamento y partiríamos después de una clase instructiva masiva en el gimnasio.

El día anterior después de la partida de Sakura solo había tenido ánimos de hacer nada así que mi hijo se había encargado de preparar mi equipaje, yo me bote en la cama y me dedique a pensar que por ultimo podría haberme despedido bien de Sakura.

Más que eso.

Debería haberle dicho que la amo.

Pero fui cobarde, me calle y ahora pagaría las consecuencias.

- Papá – cerré los ojos con fuerza, no quería levantarme – es tarde… tienes que irte

- Lo sé – de un solo golpe me pare de la cama

- Si quieres llamo a Ken y le digo que…

- No – sabía muy bien por donde iba – me bañare y estaré listo en unos minutos

- Padre, no es necesario que vayas

- Si lo es – lo mire fijamente

- La amas – afirmo

- Si – hable con seguridad – y cuando todo pase estaremos juntos – le sonreí y entre al baño

Eso ya lo había decido, cuando Sakura estuviera bien, recuperada y lista para empezar una vida limpia de drogas y excesos, yo estaría esperándola, la esperaría y llegaría el día en que podríamos estar juntos.

Ese día seria el ser más feliz del mundo, pero hasta entonces solo me quedaba resistir, resistir a ella, a buscarla y a mandar todo al diablo.

Maneje con mucho cuidado porque no me sentía en mis cinco sentidos, tarde un poco más de lo normal en llegar al colegio y ni bien cruce la reja vi lo atestado que estaba todo, muchos padres había ido a dejar a sus hijos preocupados de que los cuidaran bien, ese era mi trabajo, tenía un grupo de adolecentes que cuidar y esa tenía que ser mi mayor preocupación estos días.

No bien baje del auto sentí como alguien se me acercaba.

- Sasuke – me gire para encontrarme con Ken

- Hola – trate de sonar lo más calmado posible

- Sasuke tenemos que hablar contigo – giro a buscar algo, supuse que a Yuzuro pero no había nadie cerca nuestro

- Dime – trate de sonar lo más relajado posible

- Es sobre Sakura – no necesitaba que me aclarara eso

- ¿Está bien?

- Si, pero… es sobre su ida a rehabilitación

- ¿No quiere ir?

Sentí una profunda decepción de pensar que todo lo que me había dicho ayer sobre querer estar mejor y recuperarse por mí, porque me ama, era mentira.

Esboce una mueca, un intento de sonrisa, algo nada parecido al gesto que uno hace cuando esta alegre, porque lo que menos estaba era alegre.

- No es eso, al contrario – la mueca de Yuzuro si fue de alegría – está muy empecinada en ir pero tenemos un pequeño problema

- ¿Algo en lo que pueda ayudar? – me apresure a ofrecerme antes de que me preguntara nada

Por mi niña haría lo que fuera.

- Mira, como sabrás este viaje ya esta preparo, no podemos suspenderlo – asentí dándole a entender que le seguía el hilo – y nosotros debemos ir porque la isla es nuestra y ya nos comprometimos con los padres a que contaran con nuestra presencia – se movió el pelo de una forma que me recordó demasiado a Sakura – lo que pasa es que Naoi está de viaje y el centro en el cual Sakura se inscribió no comienza a recibir a sus internos hasta la quincena porque están en vacaciones por las fiestas, así que como supondrás tampoco podemos dejarla sola en casa, por eso…

Sus palabras se volvieron a repetir en mi cabeza y en unos segundos proceso todo para comprender por donde venia.

Sakura vendrías con nosotros.

Sonreí por la idea, sabía que las cosas estaban muy tensas entre nosotros pero necesitaba verla aunque fuera una vez más.

Necesitaba decirle que la amaba y que estaría aquí mismo esperando por ella cuando saliera.

- Yo se que lo que paso entre ustedes es difícil – seguí hablando – lo que hizo mi hija es horrible y quiero que sepas que ella está muy consciente y sobre todo muy arrepentida, pero no podemos dejarla sola, entiendo si te sientes incomodo o algo pero…

- Ken – supuse que si no lo paraba seguiría hablando por mucho tiempo mas – te juro que estoy bien, no tengo ningún problema que venga con nosotros

Quise agregar que al contrario, estaba eufórico con la noticia, pero no quise sonar desesperado.

- Como debes suponer te pusimos a cargo de su grupo para que estuvieran juntos, pero ahora nos haremos cargo nosotros de ella

- No Ken – me apresure a negar – yo me hare cargo, lo que ha pasado no nos hizo bien a ninguno pero debes saber que amo a tu hija y que lo único que quiero es cuidarla, pensé que no la vería hasta dentro de un buen tiempo, así que debes entender que para mí esto es una oportunidad de estar un poco más cerca de ella antes de que se interne

- Esta mal – agrego – está en el síndrome de abstinencia, le dan espasmo y suda de la nada, también está un poco irritable – sonrió un poco – mi niña esta haciendo su mayor esfuerzo pero aun así es muy complicada la situación

- Déjame cuidar de ella, yo sé que puedo

- Esta bien – suspiro – estará en tu grupo pero aun así con Yuzuro estaremos al pendiente de ella

- ¿Dónde está ahora? – eche una rápida mirada por el lugar y no había ni señas de ella

- Esta adentro… no está muy cómoda con tanta gente

- Bien – me tranquilice – Ken – lo mire con duda - ¿Qué piensa ella de estar en mi grupo?

- Ella solo piensa en cómo tú no la quieres cerca

Me dio una mueca intento de sonrisa y se fue.

En unos minutos comenzaba la charla instructiva así que me apresuré al gimnasio, ni bien llegue me senté junto a todo el profesorado, los alumnos estaban más atrás junto a sus padres.

No quise buscar a Sakura porque supuse que tampoco estaba aquí.

Ken junto a Yuzuro se subieron al escenario y dieron todas las instrucciones correspondientes, volvieron a repetir los grupos a cargo de cada profesor, aclararon que el tiempo en la Isla es muy bueno y que por eso aprovecharíamos de acampar, yo no sabía eso pero cuando di una escaneada por el lugar me fije que cada chico traía su propio saco de dormir.

El viaje hasta la isla seria en barco, primero tendríamos que tomar los buses que había arrendado especialmente para la ocasión los que nos dejarían, de ahí estaría el barco esperándonos y nos dejaría en Isla príncipe.

Recién ahí vine a suponer el dinero que había tenido que pagar cada alumno, porque por más que el alojamiento en la isla fuera gratis, el trasporte suponía un buen gasto.

Varios minutos más estuvieron dando instrucciones dirigidas al alumnado, como no botar basura, no prender fogatas en el bosque, y sobre todo, llamaron al orden y a obedecer a los profesores.

- Bien – continúo Yuzuro – ahora les pediremos a todos los profesores que se encarguen de reunir a sus grupos, salgan desde los niveles más inferiores para ir acomodándolos en los buses

La reunión se dio por terminada así que me apresure a ponerme de pie, como me tocaba el último nivel así que me puse en el lugar más alejado que encontré.

Poco a poco comenzaron a llegar los alumnos sin que tuviera que llamarlos, veía todas las caras pero ninguna era la que yo quería ver.

- Profesor – se me acerco Anne una chica con piel morena y rasgos algo duros, no dejaba de ser bonita pero era algo tosca

- Dime Anne – trate de sonar lo mejor que pude pero estaba al pendiente de si Sakura aparecía

- Profesor me preguntaba en que carpa dormirá usted – ¿era idea mía o esta chica quería coquetear conmigo?

- En una especial que ha sido asignada para los profesores – hable con dureza porque encontré excesivo su comportamiento

- Pero pensé que tendría que cuidarnos – trato de jugar con su cabello pero no provoco nada en mi

- No Anne, los cuidare porque es mi deber cuidar de los niños – aclare lo ultimo – pero no por eso dormiré junto a ustedes, eso no correcto

No podía creer que estuviera en esta situación, cuando se dio todo con Sakura me resistí pero solo porque sabía que con ella no iba a ser fácil, porque ella no iba a ser como cualquier chiquilla caprichosa.

- Pero… - volvió a replicar

- Saca tu esqueleto de aquí si no quieres que se lo de de comer a mi perro

Inmediatamente me gire para encontrarme con mi niña, casi llore al verla tan mal, estaba algo ojerosa y sus ropas no eran las de siempre, no se veía sexy como siempre, sus ropas anchas, su cabello tomado en una coleta desordenada y su rostro sin maquillaje dejaban en claro que no estaba pasando por su mejor momento.

- Saku yo…

- Es Sakura para ti – a pesar de todo mantuvo su altivez – y es mejor que te pierdas antes de que yo lo haga por ti

- Si – agacho la mirada – lo siento

Sin más Anne se fue, ya suponía yo que el control que tenía en la escuela Sakura eran importante, y sabía muy bien que eso iba más allá de ser la hija de los dueños, era por ella, por su personalidad y actitud.

- Creo que esa será la última vez que me comporte como una perra – se me acerco mirando por donde había desaparecido Anne – en el folleto del centro dice que también debe de haber un cambio de actitud y que hay que comenzar a ser más humilde – rio mientras despejaba su rostro de un par de cabellos que había caído en el

- ¿Cómo estás?

- Como me ves – se señalo con las manos mientras sonreía

- Vas a estar bien – le sonreí – y cuando salgas yo estaré en este mismo lugar esperando por ti

La gente ya se había dispersado así que estábamos prácticamente solos.

- Eso es… - suspiro, supuse que para no llorar – eso es lo único que quería escuchar

- Te amo – solté por fin

- También te amo – se me acerco y rodeo mi cintura con sus brazos

Ahora estábamos completamente solos así que me agache para dejar un pequeño beso en sus labios.

De pronto una profunda risa salió de su pecho

- ¿Qué pasa? – la separe un poco

- Es difícil… esto del síndrome de abstinencia – volvió a tocarse el cabello algo nerviosa – y tal parece ser que ahora yo tendré que aprender a resistir

Entendí muy bien lo que quiso decir, así que la seguí en sus risas.

Esto iba a salir bien, estaba seguro.

Continuara…