Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a Joha quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Joha-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Capitulo 19

Tenía los ojos cerrados pero aun así sentía todo lo que pasaba a mí alrededor, estaba sentado en el primer asiento del bus y mis alumnos a cargo tenían un enorme alboroto en la parte trasera, risas, cantos y palmas acompañaban una guitarra que tocaba todas las típicas canciones que se cantan en los campamentos.

Había pensado que Sakura vendría con nosotros pero era obvio que no, ella y sus padres se habían ido en su avioneta privada, prefirieron hacerlo así para que para cualquier eventualidad hubiera una forma rápida de salir de la isla.

No pude evitar sentir rabia al ver a mi niña tan mal, sus temblores y sus enormes ojeras producto de la abstinencia solo me hacían no querer separarme de ella.

- Profesor – abrí los ojos para encontrarme con el chofer – ya vamos llegando – asentí con la cabeza y le sonreí

Me levante y quede frente a todos mis alumnos.

- ¡Chicos! – llame la atención de todos – en unos minutos debemos cambiar al barco así que les pido por favor que hagan una fila porque debo pasar lista para asegurarme que no se quede abajo

- Profesor – levanto la mano un chico del que no sabía su nombre

- Dime…

- ¿Por qué Sakura no vino con nosotros?

- Porque la princesa viaja solo en su avión privado – no pude distinguir quien fue que hablo pero reconocí que fue una mujer

Seguramente habría muchas dudas con respecto a la salud de Sakura así que prefería darles un poco de información ahora.

- La señorita Haruno no está bien de salud – hable con firmeza – por eso les pido que se ahorren sus comentarios mal intencionados… lo más probable es que también se quede en la noche con sus padres

- ¿Pero está bien? – mire al chico y a simple vista se notaba que era el mateo de la clases, sus ojos brillaban como los de un enamorado

- Ella estará bien – muy bien, rece para mí – señor… - lo incite a que me diera su nombre

- Yamasaki Ikono

Un clic resonó en mi cabeza, este era el chico que obtenía 10 en todo, de hecho recuerdo que alguna vez Sakura me conto que él siempre le dejaba flores, que estaba detrás de ella de hace mucho pero que nunca le había dado esperanza. Vi al chico y me dio un poco de pena saber que nunca tendría a esa mujer, porque esa mujer es mía.

- No se preocupe porque Sakura está bien… así que les recomiendo a todos que solo se preocupen de pasarlo bien y cumplir con sus deberes

Después de eso di por terminada la charla y me puse nuevamente en mi papel de profesor a cargo, cuando termine de hablar el bus se detuvo así que me apresure a bajar primero y procure que todos los alumnos bajaran, inmediatamente todos se dispusieron a buscar su equipaje, para mi suerte todos lo hicieron en orden porque cuando gire mi vista y vi a los chicos de primero me fije que estaban todos gritando y peleando.

Luego los ordene a todos en una fila y con lista en mano los ayude a abordar el barco. Según lo que nos había dado a entender Carlisle, nuestro papel como monitores terminaba ni bien llegáramos a la isla, los chicos serian dejados en libertadas para que ordenaran sus cosas y ellos mismos tendrían que organizarse con su mismo nivel para preparar las comidas. Habían dispuesto una carpa especial para los profesores, pero yo lo único que quería era llegar y ver como seguía Sakura, porque algo me decir que no estaba muy bien.

- Chicos, ahora los dejare para que se organicen en el dormir y en las comidas

- ¿Y la tarea? – pregunto una chica que estaba más interesa en el espejo que tenía en la mano

- Esa es su tarea – les sonreí mientras me cruzaba de brazos – yo seré solo su monitor pero la tarea es que sobrevivan solos estos días acá… en unos momentos – chequee mi reloj – les traerán sus provisiones que deben durar lo que dure el viaje, si no es así, hay muchos árboles frutales en la isla – les sonreí

- Pero yo pensé que el proyecto seria buscar un par de bichos e identificar los arboles – ahora fue Yamasaki el que hablo

- Chicos, esta es su tarea y yo estaré a cargo de ver que no hagan trampa, ahora los dejo

La verdad es que había amado la idea de Ken y Yuzuro sobre este viaje, ya me esperaba otra de esas estúpidas ideas donde los sientas a todos alrededor de una fogata y haces de sicólogo, esto era mucho mejor, esto los prepararía en caso de que en algún momento de sus vidas necesitar sobrevivir en una isla, y eso me hacía pensar que quizás Yuzuro y Ken era fanáticos de Lost.

Tenía la carpa especial para nosotros frente a mi pero al girar la vista vi el camino que llevaba a la casa de Sakura, por supuesto que no me costó nada decirme por cual camino tomar, afirme las maletas que llevaban y seguí el camino, era un sendero hermoso, solo lo justo estaba con piedras alrededor de forma que no perdía para nada su toque rustico, camine solo un poco mas y entre un par de araucarias se extendió frente a una cabaña enorme y elegante, prácticamente estaba muy cerca del camping que se había hecho pero aun así estaba escondida y solitaria.

No tuve que entrar a la casa para ver a quien estaba buscando, ahí, sobre el pórtico estaba sentada la dueña de mis pensamientos, una manta sobre sus hombros me indicaba que tenia frio a pesar del enorme sol que estaba sobre nuestras cabeza.

- ¿Cómo estás? – se que era una pregunta tonta pero necesitaba saber la respuesta

Me senté a su lado y no dude un solo segundo en traer su cuerpo al mío, pase mis brazos por sus hombros y apoye mi mentón en su cabeza.

- Ahora estoy bien – paso sus brazos por mi cintura y se apego aun mas a mi – eres todo lo que necesitaba para estar bien

- Tus compañeros han preguntado por ti

- Seguramente se pregunta porque no estaba follando con alguno en el baño

Su tono no era para nada el de antes, no era ni de broma ni de la Sakura que disfruta de ver como todos caen a sus pies.

- No hables así

- Es verdad – murmuro – he sido una mala persona, por eso ahora estoy pagando las consecuencias de mis actos

- No… mírame cariño – se separe de ella para tomar su rostro en mis manos – tu eres una persona que se ha equivocado pero no por eso eres mala, solo necesitas comenzar a arreglar tus problemas

- Te amo

Con manos y movimientos algo torpes, muy ajenos a los que estaba acostumbrado de parte de ella, acerco sus labios a los míos y aun sin estar completamente segura los unió, quise darle esa confianza que le faltaba así que con más decisión la tome por las caderas y la senté en mi regazo, recién ahí la sentí un poco más normal porque sus manos se enredaron en mis cabellos y su lengua busco la mía, ¡Dios!, como extrañaba sentirla así conmigo, porque mas allá de la cercanía física, sentía por primera vez que Sakura se estaba abriendo a mí, estaba abriendo su alma y su corazón y eso era mucho más importante que hacerle el amor, porque el amor no se hace solamente uniendo un pene y una vagina, hacer el amor era esto, sentir sus labios moviéndose sobre los míos mientras la sentía amarme y darse amar, abriendo su alma al amor.

- Te amo también – me separe cuando sentí que el momento tierno estaba pasando a ser un poco más caluroso

- No te merezco – escondió su rostro en sus manos y comenzó a llorar

- Yo no te merezco, solo soy un hombre huraño, con convicciones del siglo pasado, que no tuvo un buen orgasmo hasta que se rindió a una chica de 17 años – acaricie sus mejillas húmedas por las lagrimas – pero aun así a pesar de todo, sé que esto es para mi

- Necesito decirte algo – se acomodo de tal forma que quedo frente a mi – yo nunca deje las drogas – agacho la mirada – y esa no fue la única vez que me acosté con alguien más a parte de ti – mi corazón bombeaba de tal forma que pensé que lo estaba escuchando – pero cuando vi tu mirada al verme entendí todo – con sus dos manos agarro sus cabellos y los aparto de su hermoso rostro – entendí que era una maldita perra que estaba perdiendo algo maravilloso que encontró por un capricho yo… - volvió a bajar la mirada pero esta vez tomo mis manos en las de ella – no sentía nada más que deseo a lo prohibido cuando todo comenzó, pero sin darme cuenta me enamore – se encogió de hombros – no sé cómo ni cuándo pero mi maldito corazón me traiciono y se enamoro – rio sin mucho humor

- En eso estamos de acuerdo – confesé algo sonrojado – yo al principio solo sentía lujuria por ti, pensé en ti solo como un coño que me daría un buen orgasmo y me sacaría la amargura – al decir eso sonrió como solía hacerlo antes y eso me ensancho el pecho – pero esta chica, que pensé que no era nada más que una loca caprichosa – pinche su pecho juguetón – logro ganarse el lugar en mi corazón que pensé que no existía

- ¿Sabes? – se reacomodo con algo más de alegría – siempre he tenido una fantasía

La mire bien al rostro y vi que su semblante deteriorado y algo sombrío que había visto hace unos minutos estaba dejándose atrás para dar paso a la Sakura Haruno que todos conocemos.

- Dime – tome un mechón de sus cabellos y lo coloque detrás de su oreja

- Me gustaría que hiciéramos el amor en el bosque, al aire libre y solo sobre una manta – su sonrisa picara me indicaba que esto no era para nada broma

- No sé si será buena idea

- Mientras este contigo estaré bien – me lo dijo de tal forma que parecía que estaba suplicando

- Cariño – le toque la nariz – las fantasías tienen que darse no planearse

- Ok – me sonrió – pero mañana quiero que vayamos de paseo, hay un lugar hermoso que quiero mostrarte

- ¿Planea seducirme señorita Harunp? – me burle

- Siempre señor Uchiha

Volvimos a fundirnos en un beso pero que esta vez se torno algo más caluroso, mis manos se corlaron por su camiseta y llegaron hasta su brasier de encaje, aunque tuviera tela de por medio pude sentir a la perfección sus duros pezones, mi entrepierna ya esta dura y lista para la acción así que quite mis manos y apoye mi frente en la suya.

- Sera mejor que vaya a ver como les va a tus compañeros

- ¿Qué les dijiste cuando preguntaron por mi?

- Les dije que estabas un poco enferma pero no les dije nada más

- Deben de suponerlo – sonrió – vamos – se levanto de golpe y tiro de mi

- ¿A dónde vas?

- Contigo – sonrió de lado – quiero ver a mis compañeros aunque sea un momento, no quiero que vean a Sakura Haruno destruida, además – se encogió de hombros – cuando volvamos y me interne pasara algo de tiempo antes que los vuelva a ver

- Cuando estés en la clínica te visitare todos los días – bese la punta de su nariz

- Lo sé… ¿Sabes cómo lo sé?

- ¿Cómo?

- Porque me amas

Me dio un golpe en el trasero y salió por el camino que yo había venido hace un par de horas.

No tardamos nada en llegar donde estaban sus compañeros, para mi sorpresa ya estaba todo armado y por lo que pude entender de las palabras cruzadas que se escuchaban, estaban decidiendo quien haría la comida.

- Yo se hacer sopa – me gire para ver a Sakura a mi lado

- Sakura– una chica bajita y rubia se le acerco a Sakura

- Hola Ami – la sonrisa que le dio Sakura era bastante sincera

- ¿Cómo estás? – mire al grupo para ver que Yamasaki era el que había preguntado

- Algo enferma… nada de gravedad – sonrió – así que no podre quedarme con ustedes pero creo que no sería malo que los ayudara

Por lo que pude distinguir había varios ceños fruncidos en el grupo, sabía muy bien que había muchos fans de Sakura pero no tenía muchos amigos, de hecho creo que muchos le hablaban solo por ser la hija de los dueños del colegio.

- ¿Segura que sabes cocinar? – resonó la desagradable voz de Anne

- Cariño – volvió el tono altivo de Sakura – hay muchas cosas que sé hacer, y todo lo hago bien

Vi el ambiente algo tenso así que preferí intervenir ahora.

- Bien – palmee para llamar la atención de todos – Sakura cocinara la sopa y el resto se dividirá otras tareas

- Si – Sakura me dio una mirada y se giro con Ami pegada a ella

Vi como Sakura se movía con confianza sobre la improvisada cocina que había armado donde estaban todas las provisiones que les habían tocado, mire a mi alrededor y mis chicos estaban mucho mas organizados que el resto, pensé que por ser mayores iban a ser los más rebeldes pero al contrario, habían sido los más organizados.

Volví a mirar a Sakura y sonreía mientras pelaba unas papas, por un momento se giro y me sonrió, ahí supe que iba a estar bien, ella era fuerte e iba a estar bien.

Continuara…