Capitulo 2; La hija de Naruto

Naruto trago su propia saliva.

Sakura se había desmayado después de que supiera que Mina era su hija.

-¿Qué hacemos Mina-chan? –le pregunto como en espera de que la niña de que la niña le respondiera, esta solo sonrió mientras aplaudía -¡Ya se! vamos a comer algo –dijo el mientras pasaba por encima de la peli rosa como si no estuviera ahí, antes de que él pudiera abrir la puerta escucho unos gemidos, miro hacia atrás para ver que Sakura se encontraba sentada en el piso mientras se sobaba su cabeza.

-¿Qué paso? –preguntó mientras se ponía de pie tratando de mantener el equilibrio.

-Te desmayaste –respondió el rubio encogiéndose de hombros.

-¡Y me dejaste aquí tirada idiota! –le reclamo furiosa al saber que se había desmayado y que el obviamente no había tratado de ayudarla.

-¡Cuidado con tus palabrotas! –le grito el rubio mientras tapaba los oídos de su hija entre una de sus manos y su pecho. Sakura parpadeo y miro a la niña.

-¿D-de verdad esa niña es t-tu hi-hija? –pregunto la peli rosa sin dejar de ver a la niña.

-¿Por qué mentiría de algo como esto? –pregunto el rubio frunciendo el seño, Sakura miro nuevamente a Mina y la examino un poco.

Tenia pelo rubio, de un tono un poco más claro que el de Naruto, corto y rizado, sus ojos eran parecidos a los de Naruto, completamente azules, su rostro era redondo y tenia nariz pequeña, llevaba puesto un vestido amarillo con pequeñas zapatillas blancas, era casi idéntica a Naruto excepto por algunos rasgos obvios, como las mejillas, la boca y el color de piel que era más clara que la de él.

La pequeña Mina se quedo mirando a Sakura de forma curiosa, Sakura tambien la miraba casi con fascinación, la hija de Naruto ladeo la cabeza de una forma completamente adorable.

¡Es una dulzura!

-¿Pu-puedo cargarla? –pregunto con un poco de timidez, lo más probable era que el le dijera que no.

-Mmm… -gruño el rubio incómodamente, mirada a Mina y luego a Sakura, esta pudo notar como el agarre del rubio por como se arrugaba cada vez más el vestido –Mina-chan es muy… tímida –Mintió, aun que ella no tenia que saberlo.

Pero sin darse cuenta, Mina se había tirado hacia Sakura casi calleándose de los brazos de Naruto, el rubio sintió como el corazón casi se le salía por la boca.

¡Mina-chan! ¡niña traicionera!

Pero vio como la bebé empezó a halarle el pelo a la Haruno como si quisiera quitárselo, al parecer a ella si le gustaba ese horrible color de pelo.

Bueno, mientras que no fuera linda con ella estaba bien.

-Pero ¿Cómo es que tienes una hija? ¿No eres muy joven para eso? -el rubio hizo esfuerzo para no reír, ella era tan inocente.

-Sexo sin protección, duh –le dijo con toda la obviedad del mundo –Ya sabes, no creo que tenga que contarte la historia de la flor y la abejita ¿o sí? –se burlo el, Sakura frunció el seño.

-Ya ¿Qué edad tiene? –pregunto.

-Un año y tres meces –le respondió.

-¡O sea que tenias dieciséis años! –se sorprendió.

-Quince en realidad, nació un primero de agosto, dos meces antes de que cumpliera los dieciséis –aclaro el rubio para luego tomar a su hija en brazos –Vamos Mina-chan, aun tenemos que cambiarte el pañal –dijo dirigiéndose a la niña mientras movía a la niña en el aire, ella solo reía y extendía los brazos.

Sakura sonrío para sí misma, Naruto podía ser odioso, hiperactivo, sarcástico y muchas cosas más, pero era un buen padre por el momento, se notaba que amaba a la pequeña Mina, eso demostraba que no era tan malo como pretendía ser.

.

.

.

Habían pasado unas cuatro horas desde que había hablado con Naruto, y desde ese periodo los dos rubios, padre e hija, no paraban de jugar, pero eso no era lo que la molestaba, claro que no. Lo que la molestaba era que no la dejaban estudiar con todo el ruido que hacían. Trato de estudiar en su habitación pero no pudo, fue al balcón, al baño, al ático, pero el ruido no disminuía, incluso pensó en entrar al cuarto de Jiraiya ya que era anti ruido, pero después lo pensó mejor y decidió no entrar.

Ahora se encontraba en la sala, pero al parecer ellos habían bajado al segundo piso, trato de ignorarlos y concentrarse, pero el sonido del timbre de la puerta principal daño su intento de estudio.

¿Quien podría ser a esas horas?

-¡Ya voy! –grito a la persona insistente que tocaba el timbre repetidamente, abrió la puerta encontrándose con una chica rubia de ojos claros de color lavanda, vestía de pantalón negro, una blusa azul oscuro y zapatos de tacón, aparentaba tener la misma edad que ella, pero podía sentir el aire de madurez a su alrededor.

-¿Quién eres? –pregunto la rubia frunciendo un poco el seño.

-Sakura Haruno –se presento extendiendo la mano para estrecharla con la rubia.

-Shion –dijo tomándole la mano -¿se encuentra Naruto? –pregunto mientras entraba a la casa después de que Sakura le diera el paso.

-Si, esta arriba –le respondió -¿eres la novia de Naruto? –le pregunto solo por simple curiosidad.

-Que raro, yo te iba a hacer la misma pregunta –le dijo ahora con una mirada desafiante mientras se cruzaba de brazos, Sakura se estremeció ¿acaso aquella chica estaba… celosa?

-No es mi novia Shion –ambas chicas voltearon a ver hacia la escalera por donde bajaba Naruto con Mina dormida en sus brazos.

-Naruto-kun –Sakura pudo notar como el tono de voz de Shion había cambiado a un tono de amor -¿Qué tal se porto Mina-chan? Espero que no haya causado muchos problemas –dijo mientras que trataba de tomar a Mina de los brazos de Naruto, pero esta se movía tanto que le impedía tomarla.

-No, sabes que me encanta tener a Mina aquí -le dijo, Naruto trataba de que la niña no callera de sus brazos, la niña empezó a llorar aferrándose al cuello de su padre.

-¡Mina ya ven! –le dijo la chica, Sakura miraba sin entender.

-Déjala aquí esta noche –propuso el rubio mirando con preocupación a la niña.

-No Naruto, estas malcriando a mi hija –le respondió -¡Mina! –grito asustando a la niña.

-¡Tambien es mi hija! –le grito el rubio, entonces Shion dejo de tratar de tomar a la niña.

-Naruto-kun ya hablamos de esto –resoplo la rubia –Pudimos ser una familia feliz, los tres, pero tu no quisiste -Le dijo con un toque de dolor en su voz. Sakura, quien había decidido dejarlos a solas, escuchaba todo tras la puerta de la cocina, no era su intención escuchar una conversación ajena, pero su cuerpo no quería moverse.

-Y tu sabes muy bien la razón –Sakura escucho la voz repentinamente molesta del rubio.

-¡Por dios Naruto!¡Ya olvida eso, fue un error, todos cometemos errores! –le grito al borde del llanto – Aun podemos ser la familia que querías Naruto –le susurro.

-¿Un error? Un error fue haberme enamorado de ti Shion –mascullo Naruto entre dientes.

-¡Por favor, No digas eso Naruto! –le pidió ahora llorando.

-¿Y que quieres que diga? ¿Quieres que te diga que te sigo amando? ¿o quieres que te diga que podemos olvidar todo lo que sucedió y empezar desde cero? No Shion –respiro hondo -¿Sabes todo lo que sufrí? Toda la escuela se reía de mi a mis espaldas mientras yo iba como un estúpido baboso tras de ti, perdí a mis amigos solo por defenderte ciegamente ¿y para que? ¿para que fueras abriendo las piernas a todos los que te lo pedían? No me jodas –cada palabra que salía de la boca del Uzumaki era llena de dolor y veneno, los dos estaban tan molestos y desesperados que no se dieron cuenta de que Mina había empezado a llorar.

-¡De algo tenia que vivir Naruto! –le grito nuevamente.

-¿De algo aparte de mi dinero y la ropa que te compraba? Tu solo eres una ramera y una… -pero no termino ya que Sakura había salido de la cocina con una bandeja que contenía dos vasos de lo que parecía ser limonada. Puso su mejor sonrisa y pregunto…

-¿Quieren algo de beber chicos?

.

.

.

Sakura estaba exhausta, todo lo que había oído la noche anterior la había dejado pensativa ¿Cómo era posible que alguien le hubiera hecho algo así a Naruto? Sentía una pena tremenda por Naruto, ahora entendía un poco más las palabras de Ino.

Después de que ella saliera con las bebidas, Shion había aprovechado para salir corriendo de la mansión, dejando a la pequeña Mina en brazos de Naruto, el cual empezó a calmarla al mismo tiempo que subía a su habitación sin decir ni la más mínima palabra y dejando a Sakura completamente sola.

Pero ahora tenia sus propios problemas, ya que, al quedarse dormida en la clase de Matemática de Asuma, un hombre alivianado pero que fumaba de sobre manera, la había enviado a detención, aun que tenia que ver el lado positivo…

Si se hubiera quedado dormida en la clase de Oroshimaru-sensei ahora mismo estuviera con una incisión en medio de su pecho.

Y no exageraba.

-Veo que conociste a la pequeña Mina-chan –escucho la voz cantarina, levanto la cabeza de la mesa en la que segundos antes la tenia acostada, ya era receso e Ino junto a Hinata se sentaban junto a ellas cada una con un bento.

-Si, y sinceramente al principio no creí que fuera tan ruidosa –le respondió sonriendo.

-En realidad solo es así cuando esta con Naruto –le dijo la rubia.

-Chicas, puedo preguntarles algo –ambas chicas la miraron y asintieron -¿Qué fue lo que paso exactamente entre Naruto y esa chica… Shion? –de pronto Ino comenzó a toser y Hinata solo la miraba con los palillos con los que comía su bento colgando de su boca.

-¿Co-conociste a Shion? –pregunto Ino exaltada y con una mano sobre su pecho, la peli rosa solo se limito a asentir –a ver Hinata, contéstale tú –la mencionada asintió.

Atentamente Sakura escuchaba todo lo que Hinata e Ino le contaban y sinceramente no podía creerlo, no perdía detalle y cada vez se sorprendía más.

-¿Entonces ella… se prostituía? –pregunto en un susurro.

-Técnicamente –le respondió Ino –Cuando su madre murió el dinero empezó a escasearle, y la presión de los dos trabajos que tenia empezaron a cansarla, poco tiempo después dejo de asistir al instituto, Naruto siempre trataba de ayudarle, pero ella se negaba, no le gustaba vivir a costa de el –termino justo a tiempo, ya que a poca distancia de ellas se encontraba Naruto caminando hacia ellas con Mina en brazos.

-¡Mina-chan! –gritaron Hinata e Ino al mismo tiempo, la pequeña solo escondió su rostro entre el cuello y el hombro de Naruto, este solo se rió acariciando el pelo de la rubia con cariño.

-Sakura-chan, no nos dijiste que la trajo –dijo Hinata mientras tomaba a Mina en brazo, Ino la miro con el seño fruncido ¿era normal que sintiera un leve sentimiento de culpa?

-Creí que ya lo sabían –respondió fingiendo calma mientras tomaba de su botella de agua.

-¿Y por que la trajiste Naruto? –pregunto Ino ignorando la excusa poco creíble de Sakura.

-Anoche… Shion y yo tuvimos una discusión y se fue… -respondió Naruto –Esta mañana trate de hablar con ella pero no me tomo la llamada, el viejo anda de viaje y no sabia con quien más dejarla, así que… -miro a la niña que se había transportado a sí misma hasta los brazos de Sakura y le halaba el pelo a esta.

-Ya veo –susurro Ino.

-Naruto, detenla por favor –lloro Sakura mientras veía algunos de sus cabellos en los dedos de Mina y no en su cabeza donde deberían estar.

-¡Arriba Mina-chan! –Victorio el rubio recibiendo miradas desaprobarías de las tres chicas.

-Naruto… –susurro Hinata en forma de advertencia.

-Ya, ven Mina-chan –el Uzumaki tomo a la pequeña en brazos con un poco de esfuerzo ya que ella no quería soltar el pelo de Sakura –En serio Hinata, a veces eres peor que el viejo –decía mientras se alejaba, las tres chicas se pararon de sus asientos para luego dirigirse hacia el interior del instituto.

-Gracias Hinata, hubiera quedado sin pelo sino… ¡Au! –Se quejo ya que había chocado contra alguien había chocado por descuido.

-¿estas bien? –pregunto la persona con quien había chocado, lo primero que vio fueron las esculpidas piernas de aquel hombre, firmes y masculinas, subió hasta su abdomen que estaba al descubierto ¡Por dios, nunca pensó que una persona pudiera tener el pecho tan bien definido! Era el mejor pecho que veía después del de Naruto…

Subió más la mirada con el rostro iluminado, si tenia esas piernas y ese pecho no podía esperar a ver el rostro ¡Seguro que era un adonis en persona!

¿Puede ser que se haya encontrado con su príncipe soñado?

Siguió subiendo, sus labios eran carnosos, su nariz era perfecta y sus ojos ¡y sus ojos eran…!

Ummm ¿curiosos…?

Continuara…

Hola chicos y chicas ¿Qué tal? Espero que les guste este capitulo *w* gracias por seguirme leyendo, tengo que confesar que esta historia a sido muy comentada, y al ser mi primer NaruSaku no pensé que seria así.

Gracias! TT-TT

¡A responder comentarios!

Leonardo; jaajajaja no se, como ya te dije puede que sea mi imaginación, XD Naruto sigue siendo soltero como ya lo demostré en este capitulo ¿Cómo crees que esta la historia? Lol

Cronicas del huracan; *w* gracias! Espero que este capitulo te haya gustado! Y pues ahí les deje el como lo de la hija de Naruto, y no te preocupes que más loca que yo puede que no estés, o si, que se yo XDD

Azkaban; Hija legitima como lo leíste O.o Naruto no es el más santo de esta historia XD jajaja y no te preocupes, no habrá mucho NaruIno :)

MARITIMA; Te juro no es broma! Y si recibí esa misma impresión con otros lectores :P me alegra que te guste!

Aika Kuso; para que veas que los más calladitos son los peores, en este caso ellos, y sí, estoy de acuerdo contigo, esos tambien son síntomas Naruto ;)

Orca; Disculpa por eso :| a veces se me pasa o la pagina lo cambia, pero por lo demás me da alivio de que te guste :)

Naruto Sanninn; Aquí tienes este capitulo! Y no te preocupes que incluso yo quede así…

Yami06 ni Hikari19; A mi tambien me gusta un poco esta pareja, pero si pudiera echar a Sakura a un lado y ponerme en su lugar pues… tu me entiendes no? ;)

Blackshoto; Espero que te haya gustado :)

Antonis; exactamente, aun que yo lo veo más como un acto bipolar de parte de Naruto XD y claro que Mina es su hija! No se parecen?

Ikari-narusaku; Aquí conti, me tarde mucho?

Ryukaze-sama; Pues aquí la continuación, espero que estés más calmada :)

Disculpen la faltas ortográficas, la poca imaginación para responder los comentarios y que el capitulo halla sido tan corto, no se cuanto tiempo me tome actualizar aquí ya que aun tengo que hacer más contis de otras historias, pero espero leerlos pronto

Sayo ~ ~