Disclaimer: Naruto es copyright de él grande mangaka Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia le pertenece a Anabella Dennet, quien me ha dado previamente su permiso para la adaptación de la historia mencionada. Cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida.

Advertencias: AU, OoC.

Rated: " K "

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Anabella-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Sakura POV

No podía creer que existiera tanta felicidad, y que me estuviera pasando a mí. Si toda mi vida de sufrimiento, fue lo que tuve que pasar para poder estar así con Sasuke, lo sufriría una y otra vez. Porque no había nada mejor en este mundo que estar en sus brazos.

Suspiré.

"Ya van tres suspiros".-Dijo Sasuke con voz pastosa.-"Vas a quitarme todo mi oxigeno".-Comentó tallándose los ojos.

Rodé los ojos.

"Pensé que estabas dormido".-Le dije ignorando su comentario.-

"Te estaba espiando".-Anunció con simplicidad.

"¿Con los ojos cerrados?".-Pregunté con una ceja levantada.

Sasuke pareció quedarse en blanco por un minuto, y me miraba con los ojos desorbitados.

"Tengo mis propios métodos".-Dijo entrecerrando los ojos y mirándome sospechosamente.-"Te ves completamente adorable cuando duermes".- Hizo una pausa, y se incorporó hasta quedar sentando y se giró para encararme, sonrió torcidamente y me miró pícaramente.-"Claro, ya que despiertas es otro mundo… tu cabello esta hecho una maraña, tienes lagañas en los ojos y no me hagas empezar con tu aliento".-Dijo dejándome con los ojos abiertos como platos, y por supuesto, con un sonrojo tan grande que parecía un tomate con peluca.-"Pero aún así eres la mujer más hermosa que he visto".-Completó acercándose a mí.

Lo miré con llena de rabia, no estaba para que hiciera esas estúpidas bromas, las cuales afectaban mi autoestima y mi ego.

"Vete a la mierda, Sr. Perfeccionista".-Le grité poniéndome de pie y arrogándole la cobija con la que nos habíamos cubierto toda la noche. Porque después de las hermosas palabras que me había dicho la noche anterior, nos quedamos a dormir en el exterior viendo las estrellas y besándonos.

Pero como siempre, tenía que ser Sasuke y arruinarlo con algún comentario. Iba caminando a pasos agigantados, y refunfuñando maldiciones que no tenían sentido. Solo Sasuke podía sacar lo peor de mí.

"Hey, hey, hey". - Gritó Sasuke corriendo hacia donde yo estaba.-"Tranquila Haruno".-Pidió tomándome de la muñeca.-"No era mi intención ofenderte, solo era una broma".-Explicó.

Me giré para encararlo y gritarle hasta de lo que se iba morir, pero en cuanto mis ojos vieron su cara todo el coraje que había sentido se fue al carajo.

Sus hermosos ojos azabaches brillaban como nunca lo habían hecho, su cabello de ese color tan extraño que solo lo había visto en el, estaba aun mas despeinado que normalmente y su sonrisa típica de lado, me dejaron sin aliento…

"¿Me perdonas?".-Pidió abrazándome por la cintura.-"¿Por favor?".-Volvió a pedir con los ojos estilo el gato con botas, de esa película del monstro verde grande.

"No lo sé".-Dije tratando de mantener la compostura, lo cual no era tarea fácil teniendo a semejante dios griego a solo unos centímetros de tu cara y sus manos recorriendo tu cintura.

"Por favor".-Rogó rozando sus labios con los míos.-"Sakura, tu sabes que solo estaba bromeando, después de anoche creo que ha quedado más que claro lo que significas para mí, y eres la mujer más bella y hermosa que pueda existir en la Tierra, con todo y tus defectos".-Explicó antes de juntar nuestros labios en un simple pero extremadamente tierno beso.-"¿Me perdonas?".-Pidió viéndome directamente a los ojos.

"Si".-Conteste en forma de suspiro.

"Bien".-Respondió antes de volverme a besar con tanta ternura que podría ponerme a llorar como una niña pequeña.-"Ahora, vamos a cambiarnos para desayunar".-Dijo dándome un pequeño beso en mi frente.

"Está bien".-Acordé con el.-"Tu báñate en la regadera de arriba y yo iré al de arriba".-Dije separándome de él.

"¿Nos bañaremos juntos?".-Preguntó con una ceja levantada.-"Dijiste que ambos iríamos al baño de arriba".-Explicó al ver mi cara de duda.

Los colores subieron a mi cara inmediatamente, y comencé a balbucear cosas sin sentido intentando explicar que no era lo que quería decir.

"Ya, ya, Haruno".-Me cortó Sasuke.-"Ya entendí que no quieres verme desnudo".-Sugirió sonriendo pícaramente, dándome una imagen mental que no ayudaba en nada a mi estado catatónico.

La imagen iba algo así… Sasuke completamente mojado, su cabello se pegaba a su cara y los pequeños cabellos de su pecho marcado, se adherían a este dándole un aspecto tan sensual que me dejo la mente en blanco.

"No…no…no".-Intentaba explicar, pero esa bendita imagen no me dejaba coordinar mi boca con mi cerebro.-"No era a lo que me refería, Sasuke".-Expliqué viéndolo a la cara.

"Lo sé".-Confesó riéndose a carcajadas.-"Debiste haber visto tu cara, era todo un poema".-Contestó volviendo a reír.

¡Imbécil! Pero esto no se queda así.

"Si, por supuesto".-Comencé a hablar con la voz sedosa, y arrastraba las palabras al final.-"Yo sé que por más que queramos, estaría… mal".-Susurré esa palabra dándole un enfoque especial, Sasuke inmediatamente paro de reír y trago en seco.-"Quiero decir, estamos solos nadie podría decirnos nada".-Mientras hablaba me iba acercando a él, que estaba petrificado y solo movía sus ojos siguiendo cada uno de mis movimientos.-"Porque ambos los queremos, ¿No?".-Sabía que estaba jugando con fuego, pero su cara era bastante divertida y debía tener mi venganza. Lo tomé del cuello y lo besé salvajemente, mis manos automáticamente se movieron hacia su cabello y lo comencé a jalar fuertemente.

Antes de que el beso se volviera algo que no pudiera manejar, me separe de él y me reí en su cara.

"Debiste haber visto tu cara, era todo un poema".-Le dije las mismas palabras que él me había dicho hace unos minutos.

"Eres mala".-Dijo mirando hacia el techo, tratándose de distraer.-"Pero recuerda que el que ríe al último ríe mejor".-Amenazó apuntándome con su dedo índice.

"No, Sasuke-kun".-Corregí mientras subía las escaleras.-"El que ríe al último, ríe menos".-Seguí subiendo las escaleras tratando de no soltar la carcajada enfrente de Sasuke.

En cuanto cerré la puerta no pude evitar soltar una carcajada que estoy segura que sonó por toda la cabaña, pero la cara de Sasuke no tenía precio.

Eso le pasaba por meterse con Sakura Haruno.

Me metí a la regadera aun tratando de controlar la risa causada por Sasuke, pero me era imposible; cada vez que me calmaba un poco la imagen de él y su cara de desorientación provocaba que me atragantara con el agua que salía de la regadera.

El reflejo de mi misma era la clara evidencia de que no había parado de reír, y de que el shampoo me había entrado a los ojos. Mi cabello aún mojado se encontraba amarrado en una trenza de lado, amarrada con un pequeño lazo azul, mis ojos se encontraban un poco rojos e hinchados pero aún así brillaban y la misma estúpida sonrisa seguía plantada en mis labios.

Me puse una camisa de cuadros color azul cielo, unos pantalones de mezclilla y para dar el toque final unas botas color café que eran bastante cómodas para dar largas caminatas, lo cual esperaba no hacer hoy.

Salí de la habitación, y en cuanto mi vista se dirigió hacia abajo, pude ver a Sasuke sentando en el sillón mirando fijamente por la ventana.

No pude evitar suspirar con semejante imagen.

Sasuke traía puestos unos pantalones de mezclilla casi del mismo tono que los míos, solo que un poco más oscuros, una camisa color verde lima. Su cabello unos cuantos grados más oscuros de lo normal por estar húmedo, y ese peinado tan despeinado que lo hacía ver extremadamente bien.

Y para poner la cereza al postre, tenía esos labios tan perfectos entreabiertos que me invitaban a lanzarme sobre ellos y comérmelos a besos, tenían esa combinación tan única entre dulce y amargo, suave y firme… tan Sasuke.

"¿Listo?".-Pregunté con voz suave llamando su atención.

El me miró de pies a cabeza, y luego sonrió torcidamente.

"Ahora sí".-Contestó poniéndose de pie y caminando hasta el pie de las escaleras donde yo estaba a punto de llegar.-"Estaba pensando seriamente en como vengarme de ti".-Comentó como quien no quiere la cosa, haciéndome pasar en seco.-"Pero viéndote así de hermosa y adorable, dime ¿Cómo podría alguien dañar a un ángel tan único como tú?".-Preguntó sonriendo ampliamente y viéndome directamente a los ojos.

"Sasuke".-Dije en forma de suspiro.-"Tienes que dejar de hacer eso".-Señale bajando el último escalón.-"Eso de decir cosas tan lindas, me dejas ver como una anti-romántica por no decir cosas más lindas que tu".-Comencé a explicarle.-"Yo soy la mujer en la relación, se supone que yo tengo que ser la romántica empedernida y tu como el hombre, solo decirme que si a todas las cursilerías que se me ocurran".-Terminé mirándolo con una ceja levantada.

"Es que, yo no soy normal".-Confesó acercándose a mi cara y volviendo a sonreír de lado.-"Ni ningún miembro de mi familia lo somos, somos caballeros".-Dijo con el pecho inflado de orgullo.-"Verás, el padre de mi padre, mi abuelo era un machista sin respeto a las mujeres y mi padre creciendo todos los días viendo la clase de hombre que era su padre, se prometió a si mismo que jamás trataría a una mujer como si fuera un objeto, y se propuso ser un caballero de los antiguos, de los que trataban a las damas como flores, delicadas y hermosas".-A esta altura de los historia, mi imaginación ya había volado e imaginaba a Sasuke y a mí en tiempos medievales, con los vestidos hermosos y a él montado en un caballo, con su traje típico de príncipe encantador.-"Y Fugaku y Mikoto, mi mamá, se han encargado de hacerme un caballero de los buenos y eso incluye todas las cursilerías".-Terminó su historia.-"Así que tendrás que acostumbrarse, lady Sakura".-Dijo besando mi mano.

"Creo que puedo hacer eso".-Contesté con un hilo de voz.-"Sas…Sasuke".-Lo llamé no sin antes tartamudear un poco.-"Tenemos que alimentar a los caballos y después podremos desayunar nosotros.".-Agregué.-"¿Vamos?".-Pedí tomándolo de la mano.

"Contigo… hasta el infinito y mas allá".-Contestó.

Solo rodeé los ojos ante el comentario tan infantil de Sasuke, pero igual sonreí porque viniendo de él, no me importa que sea tan infantil.

Esta vez Sasuke ayudó un poco más, y me pidió si lo dejaba alimentar al pequeño potrillo, a lo cual accedí sin chistar. Sería una linda escena, por lo que antes de salir tome mi cámara.

"¡Sasuke!".-Grité corriendo atrás de él.-"Regrésame mi cámara".-Chillé tratando de alcanzarlo.

"Ven por ella".-Me retó poniendo la cámara en lo más alto que el alcanzaba y la agitaba como si se tratase de una bandera.

"Idiota".-Refunfuñe pasándolo de largo.

Comencé a hacerlo sin él, mientras oía sus carcajadas a mis espaldas.

"¡Caballero mi trasero!".-Le grité con tanta fuerza que el caballo al que estaba alimentando, se asustara y comenzó a tratar de escapar.-"Shhh, Shhh".-Lo intenté calmar mientras acariciaba su cabeza suavemente.

"¡Sakura! Sonríe".-Pidió Sasuke con la cámara lista para tomarme una fotografía.

"¡No Sasuke!".-Volví a gritar sabiendo que el flash alteraría más al caballo, y probablemente se saldría de control, pero fue demasiado tarde.

Como si fuera en cámara lenta, Sasuke presiono el botón haciendo que el flash saliera disparado directamente hacia los ojos del caballo provocando que comenzara a relinchar y a tratar de salirse del establo.

"¡Sasuke!".-Chillé asustada al ver al enorme caballo pararse en sus dos patas, listo para soltar una patada.-"Voy a abrir la puerta para que corra y se tranquilice".-Comencé a explicar.-"Si no lo suelto, comenzara a alterar al resto de los caballos".-Agregué.-"Hazte a un lado".-Pedí antes de abrir la puerta.

En cuanto hubo un ligero espacio, el caballo salió disparado en dirección a Sasuke como si supiera que él era el culpable de su alteración.

Lo que no podía creer aunque lo estuviera viendo, fue la reacción que tuvo.

En cuanto había visto que el caballo se dirigía hacia él, soltó un grito tan agudo, que de haber estado volteada pensaría que fue una pequeña niña la que había gritado, después se había echado a correr como un loco que está siendo perseguido por zombies; agitaba sus brazos en el aire y gritaba agudamente mientras que de vez en cuando giraba su cabeza para ver si el caballo iba aún tras él.

Sin poder contenerme más, me tire sobre el piso y la risa se apodero de todo mi cuerpo haciendo que ligeros espasmos recorrieran mi espalda, mientras que ligeros jalones tiraban de mi abdomen y mis ojos se llenaron de lágrimas.

"¿Te pareció gracioso?".-Preguntó una voz seductora.-"Porque a mí no".- Respondió en tono serio.

"Vamos Sasuke".-Le dije mientras intentaba recuperar la compostura.-"Tienes que aceptarlo tu corriendo como una pequeña niña asustada por todas las caballerizas; es algo bastante divertido".-Le expliqué como si no viera lo obvio.

"Si, como sea".-Contestó fingiendo indiferencia.

"Y pasas de ser una pequeña niña indefensa, a una adolescente hormonal".-Comenté divertida.

"¡Eso! Búrlate de tu novio".-Al oír la palabra novio mi cuerpo en automático se tensó y deje de reír.

Porque oficialmente Sasuke no me había pedido que fuera su novia, pero habíamos estado actuando como si lo fuéramos por todo este tiempo.

"Lo siento".-Se disculpo acercándose a mi.-"Se que no habíamos hablado de eso antes, no debí adjudicarme el titulo".-Comentó como quien no quiere la cosa.-"Lo lamento".-Repitió.

Me había quedado en blanco, en verdad no sabía que decirle; por un lado, era demasiado obvio que esto ya no podía ser una relación de amigos y tampoco quería eso, pero por el otro lado esto iba demasiado rápido y él era cinco años mayor que yo.

¿Qué pensaría mi abuelo si enterara que su nieta escapo con su tutor a las cabañas un fin de semana para poder estar solos sin ser molestados?

Suspiré internamente.

"Vamos".-Le pedí tomándolo de la mano.-"Alimenta al resto de los caballos, yo iré por el que soltamos".-Ordené suavemente.

Camine lentamente hasta llegar donde estaba el caballo comiendo unas ramas de los árboles.

"Trueno".-Lo llamé con voz dulce para atraer su atención.-"Pequeño, ¿Por qué te asustaste? Me conoces sabes que no te haré daño".-Le explicaba mientras que daba pequeños pasos acercándome más a él; el caballo parecía un poco reacio a dejarse domar, pero en el momento en el que había puesto mi mano en su cabeza se calmó y me dejo tomar su rienda.-"Eso es Trueno, eres un buen chico".-Cuando lo volví a meter al establo vi que Sasuke me miraba con el ceño fruncido mientras colocaba la comida.

"Sasuke".-Lo llamé.-"Vamos que Honey y su pequeño nos están esperando".-Le grité para que me escuchara bien.

"Sakura".-Dijo Sasuke llegando a mi lado.-"Sabes que te quiero, ¿Verdad?".-Esa confesión me hizo quedar sin aliento.-"Y nada va a pasar si tú no quieres, ¿Entiendes?".-Preguntó con tanta dulzura que los ojos me picaban del sentimiento tan grande que solo él me podía hacer sentir.

Lo único decente que pude hacer fue asentir con la cabeza.

"Lo sé, Sasuke".-Murmuré.-"Gracias".-Dije recargando mi cabeza en su pecho.

Nos quedamos así un momento y luego nos dirigimos hacia donde se encontraban la mamá y su pequeño pero vivaz potrillo.

"Sakura, ¿Por qué se llama Trueno el caballo que me ataco?".-Preguntó tomando mi mano.

"Yo estaba muy chica cuando él nació por lo que no lo sé bien, pero mi abuelo me platico que la noche en que la yegua dio a luz, estaba cayendo una tormenta bastante fuerte y justamente en el momento el nació cayo un trueno a unos cuantos metros de ellos; imagínate el estruendo que se armo, y todos pensaban que el potrillo correría a protegerse con su mamá, pero sorprendentemente el pequeño se intento poner de pie y comenzó a relinchar, como retando al trueno".-Recuerdo la primera vez que me contó esa historia mi abuelo, había quedado completamente sorprendido y le había cogido un gran respeto a ese caballo por ser tan valiente desde recién nacido.-"Todos los presentes estaban impactados con la reacción del potrillo, mi abuelo al ver su valentía decidió llamarlo así".-Terminé mi historia.-"Los nombres de todos los caballos tienen una historia detrás".-Expliqué mirándolo a los ojos.

"¿En verdad?".-Preguntó con los ojos abiertos como platos.-"¿Cuál es la historia de Honey?".-Preguntó agachándose para acariciar a la madre quien lo recibió gustosa.

"Es una historia triste".-Comencé a platicar mientras me sentaba al lado de Sasuke y acariciaba a mi yegua favorita.-"Ella tenía solo un par de días de nacida cuando yo llegué aquí, deberías de haberla conocido, era una ternura color miel andando por todo el establo siguiendo a su mamá".-Sonreí al recordar que al verla una sonrisa se me escapo, a pesar de que en ese entonces estaba destrozada por dentro.-"Una noche estábamos mi abuelo y yo dentro de la cabaña cuando empezamos a oír ruidos raros en las caballerizas, mi abuelo me pidió que esperara dentro, pero no lo hice, tenía miedo que algo le pasara a la yegüita; cuando llegamos al establo, vimos a su mamá parada con su bebé atrás de ella completamente asustada, cuando apuntamos con la lámpara hacia la amenaza, nos llevamos un buen susto al ver a una serpiente cascabel siseando viendo fijamente a Vanila, el nombre de su mamá.".-Tomé un respiro antes de continuar.-"La serpiente estaba lista para lanzar una mordida, y cuando lo hizo, Honey se lanzó enfrente de su mamá para que no le pasara nada; pero la mamá sabiendo lo que iba a hacer, la aventó con una patada y dejo que la serpiente la mordiera.".-Tragué en seco al recordar la impotencia de no saber qué hacer.-"Mi abuelo agarro una vara de un árbol y con su encendedor la encendió y la aventó a la víbora, quien soltó a la yegua inmediatamente; pero ya era tarde, el veneno ya corría por la sangre de Vanila".-Mis ojos se arrasaron al recordar la siguiente escena.-"Mi abuelo corrió y de la cabaña sacó un anti-veneno, pero para cuando se lo había inyectado ya estaba muerta".-Me sorbe la nariz notoriamente.-"Yo estaba en shock, no podía entender lo que había pasado, pero lo que paso a continuación me dejo sin aliento; la pequeña se acerco al cuerpo inerte de su mamá, y comenzó a lamer la herida, quitando todo el rastro de sangre".-Limpié rápidamente una lagrima que abandono mis ojos.-"Yo podía sentir lo que ella estaba sintiendo, acababa de perder a su madre, al igual que yo".-Expliqué ganándome una mirada tortuosa de Sasuke.-"Recuerdo que por inercia la abracé y me aferré a ella, dormí con ella esa noche en mi habitación y parecía que ella me entendiera, mi dolor era su dolor pero en lugar de yo estar consolándola a ella, ella era quien me consolaba a mi".-Volví a hacer una pausa.-"Me consoló con tanta dulzura, que podía saborear la miel".-Rodé los ojos al sentirme estúpida por esa comparación.-"Se que suena ridículo, pero así fue como se ganó su nombre, y desde entonces hemos sido inseparables".-Terminé sonriendo pasando mi mano por su cabello blanco.-"¿Sabes? Yo fui la que recibí al potrillo, por mas chistoso que suene, mi abuelo intentaba hacerlo y lo pateaba para alejarlo; solamente quería que lo hiciera yo".-Fue bastante divertido.-"Pero casi me desmayo de ver la sangre".-Comenté.

"Vaya".-Dijo Sasuke en forma de suspiro.-"Hasta los caballos tienen más drama en su vida que yo".-Comentó sonriendo.-"Pero suficiente tengo contigo".-Agregó jalándome para quedar cerca de su cara.-"Y me encanta".-Dijo antes de besarme.

"Tenemos que desayunar".-Comenté separándome de él.-"Mi estomago ha empezado a rugir".-Confesé poniéndome de pie.-"Así que alimenta al potrillo y yo alimentare a Honey".-Di las instrucciones y puse manos a la obra. No es que tratara mal a los demás caballos, los quería bastante; pero Honey era especial para mí, era como si ella entendiera mi vida.

"Listo".-Anunció Sasuke levantándose del suelo.-"¿Qué desayunaremos?".-Preguntó tomando mi mano y llevándome a la cabaña.

"¿Qué se te antoja?".-Cuestione jugando con uno de los mechones que se habían zafado de mi trenza.

"Tu".-Contestó con tono pícaro.

"No tienes remedio".-Respondí sonriendo.

"No quiero tenerlo".-Explicó encogiéndose de hombros.

********** 2 horas después*********

"Si como algo mas".-Comenzó a decir Sasuke.-"Vomitare".-Afirmó.

"Quiero algo dulce".-Dije poniéndome de pie para buscar algo que me sirviera.

"¿Después de todo lo que comimos?".-Preguntó viéndome con los ojos abiertos como platos.-"Sakura, comimos como si no lo hubiéramos hecho en tres meses".-Explicó.

"Si, lo sé".-Concordé con él mientras sacaba una caja de galletas de chocolate de la alacena.-"Pero me falta lo dulce".-Le dije metiéndome una galleta la boca.-"¿Seguro que no quieres?".-Le pregunté ganándome una cara de asco.

"No".-Contestó firmemente.-"¿Qué vamos a hacer hoy?".-Cuestionó mientras levantaba los platos y los llevaba al lavatrastos.

"No lo sé".-Contesté.-"Tenía pensando ir al pueblo y caminar un poco".-Dije encogiéndome de hombros.-"Quizá después podamos ir al lago".-Me encogí de hombros.-"¿Tú tenías alguna idea?".-Pregunté metiéndome otra galleta a la boca.

"No, no tenía nada".-Contestó.-"Me agrada eso de ir al pueblo".-Agregó.

"Bien".-Dije poniéndome de pie.-"Iré a preparar las motos".-Anuncié guardando las galletas.

"¿Motos?".-Preguntó Sasuke.

"Si, el pueblo está demasiado lejos para ir en caballos, pero muy cerca para ir en auto".-Expuse.-"Por lo que motos es la mejor opción".-Dije encaminándome a las motos.

"Pero…pero".-Balbuceo Sasuke.

"Oh, un minuto".-Lo interrumpí.-"¿Sasuke Uchiha tiene miedo?".-Preguntó tratando de encontrar otra explicación más obvia.

"¡No!".-Exclamó rápidamente.-"A Sasuke Uchiha nada le da miedo".-Hizo una pausa tragando notoriamente saliva.-"Mucho menos unas motos indefensas".- Añadió.

"Bien".-Contesté con una sonrisa maliciosa.-"Porque hay dos motos, cada quien irá en la suya".-Dije saliendo de la cabaña.

"Vale, vale".-Gritó corriendo a mi lado.-"La verdad es que las motocicletas me aterran".-Confesó como si se tratara del peor de los crímenes.-"¿No podemos ir en caballo o en carro?".-Me reí bajito ante su inmadurez.

"Uchiha, vamos no seas una niña".-Pedí.-"No de nuevo".-Al decir esto no pude evitar soltar una carcajada.-"Mira, si quieres yo la manejo y tú te vas agarrado de mi cintura".-Sasuke parecía que iba a discutir, pero alguna idea lo hizo cambiar de parecer.

"Muy bien".-Concordó agarrándome la mano.-"Tu manejas, yo solo me aferro a ti".-Solo rodé los ojos al entender su intención.

"Eres como un niño de cinco años".-Lo acusé mientras comenzábamos a caminar hacia las motos.-"Me monto primero yo, y tu vienes después que yo".-Expliqué.

Sasuke me miró con una ceja levantada y una sonrisa picarona.

"¿Haz escuchado lo que acabas de decir?".-Preguntó poniéndose el casco.-"Me monto primero yo, y tu vienes después que yo, Sakura, ¿Qué clase de pervertida eres? Claro, si ya te he encontrado en una sex-shop".-Me sonrojé furiosamente ante su comentario.

"No fue lo que quise decir, Sasuke".-Corregí.-"La oración está bien dicha; el pervertido aquí es otro".-Ataqué montándome en la moto.-"Súbete, pequeña niña que llora (*)".-Le pedí.

"Sakura, tienes que ser muy cuidadosa".-Comenzó con su sermón.-"Sigues siendo una adolescente, y la adrenalina junto con tus hormonas no deben ser…".-No pudo terminar de hablar porque arranqué la moto y comenzamos a correr saliendo de las cabañas.

Por inercia Sasuke rodeó mi cintura con sus trabajados brazos, y para ser sinceros tenía más probabilidades de tener un accidente con semejante adonis aferrado a mi cuerpo, que por solo ir a una alta velocidad.

"Sakura, baja la velocidad".-Rogó Sasuke con su cabeza enterrada en mi espalda.-"Tengo vértigo".-Gritó a los cuatros vientos.

"Sasuke, vértigo es miedo a las alturas".-Expliqué sonriendo.

"Entonces, ¿Cómo se le llama miedo a la velocidad?".-Preguntó.

"¿Miedo a la velocidad?".-Respondí con otra pregunta, y aunque no podía verlo, técnicamente lo vi en mi mente rodando los ojos de esa manera que solo puede hacerlo él.

"Eres increíble".-Murmuró en mi oído haciendo que miles de descargas recorrieran mi cuerpo, haciendo que la moto perdiera un poco el control.

"No hagas eso".-Pedí.-"O harás que nos estrellemos en el árbol más cercano".-Explique una vez que había estabilizado la moto.

En pocos minutos ya estábamos estacionando la moto a las afueras del pueblo, ambos nos bajamos y nos quitamos los cascos.

"Eso fue…".-Comencé a decir.

"Fantástico".-Concluyó el.-"Creo que solo depende de la compañía si me gusta algo o no".-Confesó.-"Y como ya dije antes, contigo haría lo que fuera".-Me jaló un poco para pegar su cuerpo con el mío.

"¿A si?".-Pregunté colocando mis manos en su cabello.-"Y, ¿Qué pasaría si me aviento de un puente?".-Me acerqué a él y roce sus labios suavemente.

"Si te lanzas a un puente, me lanzó al segundo siguiente que tu".-Contestó.-"Lucharía contra las furiosas aguas del río para poder rescatarte, y una vez que estuvieras segura...".-Hizo una ligera pausa para hacer la historia más interesante.-"Te empezaría a gritar todas las maldiciones que existen y te regañaría como nunca nadie lo ha hecho".-Me miró severamente pero después dulcifico su mirada.-"Y para finalizar, te comería a besos diciéndote que no vuelvas a hacer algo así, que si algo te llega a pasar, me muero".-Explicó dándome un beso en mi nariz helada.

"Vaya, a ti sí que te gusta ser el héroe".-Dije antes de besarlo.

"Solo cuando tú seas la damisela en peligro".-Contestó con sus labios pegados a los míos.

"Bien… Tal como debe de ser".- Respondí separándome de él.-"Vamos, el centro del pueblo está a unas cuantas cuadras".-Comenté tomándolo de la mano.

Comenzamos a caminar por el centro del pueblo, era bastante pintoresco y al estilo colonial. Era uno de mis lugares favoritos, porque la gente era muy amable y el ambiente de lugar me llenaba de energía; el pueblo entero estaba rodeado por grandes árboles que le daban sombra y frescura al lugar, había bastantes jardineras llenas de flores de todos los colores, las cuales le daban olor floral al pueblo.

"Esto es hermoso".-Murmuró Sasuke cuando pasamos por un kiosco en donde un par de niños jugaban a las espadas.-"Es como el pueblo de un cuento de hadas".-Comentó viendo fijamente a los niños.-"Itachi y yo solíamos jugar a las espadas".-Dijo sonriendo tiernamente.

"¿Itachi y tu tienen mucho de conocerse?".-Pregunté.

"Toda la vida".-Contestó girándose para quedar enfrente de mi.-"Sakura, Itachi es mi hermano".-Dijo sonriendo.

"¿El baboso es tu hermano?".-Cuestione con los ojos abiertos como platos.-"¿Estas de broma?".-Al ver que se quedaba serio, solo me puse a reír.-"Pensé que solo eran buenos amigos".-Confesé avergonzada.-"Es que no se parecen en nada".-Expliqué.

"Lo sé".-Acordó conmigo.-"Y aunque no lo creas".-Se acercó a mí como si me fuera decir un secreto.-"Itachi es el mayor".-Dijo con una sonrisa ladina.

"No puede ser cierto".-Murmuré.-"¡¿Itachi es mayor?".-Pregunté casi gritando.-"Debe ser una broma".-Susurré.

"Por eso le grite tanto".-Explico mientras comenzábamos a caminar de nuevo.-"Aunque si hubiera sido solo mi amigo, y tu hubiera intentado ahogar probablemente también le hubiera gritado de la misma manera".-Contestó.

"Sobre-reaccionas".-Le espeté sonriendo.

"Y tú eres como un niño, que no se deja querer".-Se defendió.

"¡Hey! Yo si me dejo querer".-Respondí.-"Solo no por pequeñas niñas que lloran".-En cuanto dije eso me eché a correr, temiendo por mi seguridad física.

"Ven acá, pequeña cobarde".-Gritó Sasuke detrás de mí.

"Atrápame si puedes".-Lo reté.

Después de haber corrido unos veinte minutos, me rendí; al aire me faltaba y necesitaba tomar agua. Nos sentamos en una de las jardineras y compramos unos frascos de agua fresca.

Seguimos hablando por otra hora, puras trivialidades. Me sorprendía la manera en la que las cosas con Sasuke podían surgir tan fácilmente, era tan fácil como respirar sin esfuerzos ni nada por el estilo.

"Sakura, mira".-Me señalo con su dedo a una pareja de abuelitos que se encontraban enfrente de nosotros.-"¿No son adorables?".-Preguntó Sasuke al ver que el señor le arrancaba una flor a la jardinera y se lo ponía en la oreja de la mujer, a la que supuse que sería su esposa.

La abuelita sonrió y lo beso dulcemente en los labios. ¡Eran tan tiernos!

Los ojos de ambos brillaban de la ilusión de estar juntos, y se veían tan enamorados que daban ganas de correr y felicitarlos.

Mis ojos, sin que yo supiera porque, se llenaron de lágrimas.

"¿Qué pasa?".-Preguntó Sasuke.-"¿Estás bien?".

"Si, por supuesto".-Me apresuré a contestar.-"Es que son tan tiernos".-Respondí.

Sasuke rió como si estuviera loco, después me abrazo por detrás y recargó su cabeza en mi hombro viendo a la pareja enamorada.

"¿Y yo soy la pequeña niña que llora?".-Cuestionó besando mi barbilla.-"Creo que son espectaculares".-Comentó.-"Muy pocas parejas hay en esa edad que se demuestren el amor de la manera en la que ellos lo hacen".-Explicó.-"Algún día quiero ver que mis padres lleguen a estar así".-Sasuke a estas alturas tenía sus manos en mi vientre formando un candado con ellas.

"Yo espero algún día verme así".-Susurré.

Como si los abuelos me hubieras escuchado giraron su cabeza hacia donde estábamos Sasuke y yo, y nos sonrieron; y como si ambos hubiera leído la mente del otro, se pararon y vinieron ante nosotros.

"Hola".-Saludó el abuelo.-"Mi nombre es Shun, y ella es mi esposa Gina".-La presentó y la mujer sonrió.

"Tú eres Sakura Haruno, ¿No?".-Preguntó la mujer dejándome perpleja.-"Conocemos a tu abuelo".-Explicaron al ver mi cara de susto.-"Siempre presumió que eras una mujer hermosa".-Continuó.-"Pero yo creo que se ha quedado corto".-Añadió haciéndome sonrojar.

"Mucho gusto".-Saludé.-"El es Sasuke Uchiha, mi…".-Hice una pausa para pensar cuál era el adjetivo que quedaba mejor.

"Su novio".-Completó Shun por mí.-"Y si no lo es aún, ¿Qué están esperando? ¡Están más que enamorados!".-Dijo haciendo que los brazos de Sasuke se tensaran.

"¡Shun!".-Lo riño su esposa.-"Lo lamento, mi esposo no tiene pelos en la lengua".-Explicó.

"No se preocupe".-Contestó Sasuke ya que estaba más relajado.

Les hicimos un espacio para que se sentaran en nuestra jardinera, pasamos el resto de la tarde charlando con ellos. ¡Eran fascinantes! Era como si uno complementara al otro, y como si supieran exactamente lo que iba a decir el otro.

Y era tan romántico.

La manera en la que Shun veía a su esposa, con absoluta adoración y también ella lo veía de esa manera, que me hacía sentir un poco de envidia, pero de la buena.

Algún día quisiera llegar a tener una relación como la de ellos.

"Sasuke y Sakura".-Nos llamó Shun.-"Nos tenemos que ir".-Anunció tomando de la mano a Gina.-"Me da gusto conocer a una pareja que tiene amor puro".-Dijo haciendo que Sasuke y yo sonriéramos como los adolescentes que éramos.-"Cuídenlo, porque está en peligro de extinción".-Dijo sonriendo.

"Shun".-Lo llamó Sasuke.-"Disculpe la indiscreción, pero ¿Cómo han hecho que su amor dure tantos años?".-Preguntó con un leve sonrojo en sus mejillas.

"Eso es bastante simple, Sasuke-chan".- Respondió Shun girándose para ver a su esposa.-"Todos los días me levanto y me pregunto… ¿Qué tengo que hacer para que se enamore de mi?".-Confesó viendo a su esposa con tanta dulzura que quería llorar de la emoción.-"Así que pregúntate eso todos los días, y la tendrás a tu lado por toda la vida".-

"En cuanto a ti, pequeña Sakura".-Añadió Gina.-"Solo déjate querer".-Se rió y me guiño un ojo.-"Ellos hacen la mayoría del trabajo".-Shun rodó los ojos y se puso de pie.-"Nos vemos luego, salúdame a tu abuelo".-Pidió.

"Por supuesto".-Aseguré diciendo adiós con la mano.-"Creo que tenemos que irnos".-Dije a Sasuke.

"Si, vamos".-Acordó.

Ya de vuelta en la cabaña decidimos que haríamos un picnic en el lago, y de ahí nos iríamos de regreso a la casa, porque teníamos demasiadas cosas que hacer; probablemente Anita y Hinata estarían al borde del colapso, al igual que los papeles de Sasuke.

Solo espero que no le hayan dicho nada a mi abuelo; con suerte Akira les invento algo para tranquilizarlas.

"¿Puedo montar a Trueno?".-Preguntó Sasuke.

"Claro".-Contesté metiendo un par de emparedados a la canasta.-"Yo llevaré a Honey, tiene bastante sin correr, no le hará mal un poco de ejercicio".-Comenté.

"Pero, ¿El potrillo?".-Preguntó preocupado.

"Sasuke, tranquilo".-Pedí riéndome.-"Serán solo un par de horas".-Añadí.-"No le pasará nada".

"Está bien".-Aceptó a regañadientes.-"¿No lo podemos traer?".-Preguntó entusiasmado.

"No lo creo Sasuke".-Contesté sonriendo.-"El potrillo es demasiado pequeño, se puede perder afuera de las caballerizas, no quiero arriesgarme".-Añadí.

Salimos y tomamos nuestros caballos, Sasuke se veía extremadamente sensual montado en el caballo. Se veía poderoso, fuerte y decidido; su cabello se movía con el viento, haciéndolo ondear sus fuertes brazos se marcaban por el esfuerzo que hacía al mover las riendas.

Decidí dejar de mirarlo porque si no lo hacía probablemente perdería el equilibrio. En una mano llevaba la canasta con la comida y con la otra manejaba a Honey.

Estuvimos corriendo un buen rato antes de llegar al lago, fue bastante divertido; porque al parecer a Trueno le daban celos de verme con Honey, entonces intentaba acercarse a mí para que le hiciera una caricia o algo así, y cada vez que mi mano se acercaba a la cabeza de Trueno, Honey comenzaba a correr en una dirección diferente.

Así pasamos un buen rato, hasta que vimos el lago y decidimos que ya era hora de comer.

"Trueno".-Lo llamé una vez que estaban los caballos bien amarrados a unos árboles.-"No tienes por qué estar celoso".-Le expliqué mientras acariciaba su cabeza.-"Tu sabes que te quiero".-Añadí dando un beso en su pelaje.

"Y ahora el celoso seré yo".-Comentó Sasuke atrás de mi.

Ambos reímos y nos sentamos a la orilla del lago mientras comíamos y hablábamos de cualquier tontería que se nos cruzara en la mente.

"Sakura".-Me llamó Sasuke.-"Hay algo que quiero preguntarte".-Casi me da un paro cardiaco al escuchar esas palabras.-"Verás, hablando con Shun y Gina me di cuenta que lo que ellos tienen, es lo que yo quiero".-Hizo una pausa para ver mi reacción.-"Quiero que te enamores de mi, todos los días, quiero que tu estés a mi lado en la mañana, quiero que tu cara sea lo primero que mis ojos vean, quiero tantas cosas, pero lo más importante, quiero que tú seas para mi".-Volvió a hacer una pausa y me miro detenidamente.-"Sakura Haruno, ¿Quieres ser mi novia?".-Preguntó con una sonrisa nerviosa en los labios y sus ojos tenían una mirada que lo hacía ver como un demente.

¿En verdad tenía miedo de mi respuesta?

"Por supuesto".-Contesté sonriendo, me lancé hacia él para atrapar sus labios.-"Ya te habías tardado".-Lo acusé.

"Lo lamento".-Se disculpó antes de volverme a besar.-"Sakura, ya tengo un nombre para el potrillo".-Anunció separándose un poco de mi.-"Destiny, ¿Qué te parece?".-Preguntó.

"Me parece perfecto".-Contesté.

*****Mas tarde ese día¨*****

"Vamos Sasuke solo quiero comprar algo de tomar".-Esta era la tercera vez que le pedía que se detuviera en una tienda.-"Prometo no comprar nada de golosinas".

"No Sakura, hemos comido demasiado estos dos días".-Contestó con tono serio.

"Anda".-Volví a pedir.-"Solo quiero un café".-Dije.-"Hinata va a estar esperándome para un interrogatorio, y no quiero dormirme".-Expliqué.

"Está bien".-Aceptó derrotado.-"Pero si compras alguna golosina, te haré tirarla".-Amenazó.

"Si, Sr. Tutor".-Contesté al notar que usaba su tono profesional.

Sasuke solo rodó los ojos, pero sonreía y su mano estaba entrelazada con la mía.

"Ya vengo".-Dije bajándome del auto.-"¿Seguro que no quieres nada?".-Pregunté por cuarta vez.

"No, Haruno".-Contestó.

Me metí corriendo a la tienda y fui directo a la máquina de café y presione al botón de frapuccino de vainilla.

Ya que tenía mi café me dirigí a la caja a pagarlo, y casi me voy de espaldas al ver a un mujer recargada en la ventana de Sasuke; y por mujer, me refiero a alguien que usa minifalda, tacones extremadamente altos y blusas que no dejan nada a la imaginación. Era una mujer de… ¿Cómo decirlo?

Una mujer de moral relajada, una mujer de la vida galante.

"¡Hey tu!".-Grité en cuanto salí de la tienda.-"Si tu".-Le volví a gritar.-"La que tiene necesidad de mostrar su cuerpo para hacer algo de trabajo".-Inmediatamente se levanto de la ventanilla y se giró para encararme.-"No necesitamos tus servicios, así que puedes irte".-Le espeté llegando a su lado.

"Me llamo Ami (*)".-Contestó viéndome de arriba hacia abajo.-"Y esta caballero estaba solo, y yo solo le ofrecí un poco de…cariño".-El tono en el que dijo esa última palabra hizo que me dieran ganas de lanzármele encima y quitarle uno por uno sus cabellos.

"Poco me interesa cómo te llamas, y mucho menos tus intenciones con MI novio".-Hice una énfasis especial en MI novio, para que le quedara en claro a quién pertenecía.

"Pues el no parece pensar lo mismo".-Contestó jalándose un mechón de su cabello.

"Eres un vil zorra".-Espeté antes de lanzarle el café en su cara.

"¡Sakura!".-Gritó Sasuke desde al carro.-"Súbete al auto, ¡Ya!".-Ordenó.

"¡Eres una estúpida!".-Gritó la mujerzuela antes de aventarme haciéndome caer en el suelo.-"Tú no tienes idea con quien te estás metiendo".-Chilló.

"Si lo sé".-Contesté poniéndome de pie.-"¡Con una zorra!".-Grité lo más fuerte que pude.

"¡Ya basta!".-Gritó Sasuke una vez que se había salido del auto.-"Sakura, ¡Al auto! Y usted, ¡Ya lárguese!".-Sonreí al ver cómo le gritaba a esa tipa.-"Tu no te rías y sube al coche".-La sonrisa se borró de mis labios y como una niña recién castigada metí mi trasero al auto.

"No puedo creer que te pusieras a discutir con una prostituta".-Dijo Sasuke ya que se había metido al auto.

"¡Y yo no puedo creer que estuvieras hablando con una!".-Chillé cruzando mis brazos.

"Pensé que quería la hora".-Contestó encogiéndose de hombros.

"¡Ay por favor! ¿Vestida de esa manera?".-Rodé los ojos y le di la espalda.-"No eres tan idiota".-Susurré.

"Sakura".-Me llamó Sasuke pero no conteste.-"Sakura, confía en mí.".-Pidió.-"No imagine que fuera una prostituta".-Explicó.-"Sakura, por favor no quiero estar peleado contigo".-Volvió a pedir.-"Sakura".-Tomo mi mano e hizo que me girara.-"Escúchame, te quiero a ti, eres todo lo que siempre pedí".-Comenzó a decir.-"¿Por qué querría hablar con una mujer como ella, si te tengo a ti?".-Cuestionó mirándome a los ojos.-"Haruno, por favor no seas terca".-Pidió.

No pude evitar sonreír, y besarlo

"Sasuke, lo lamento".-Me disculpé.-"Pero me da pavor que exista alguien a quien tu prefieras".-Confesé sintiéndome patética.

"Sakura, estas siendo completamente irracional".-Respondió tomando mi cara con sus manos.-"¿Cómo podría haber alguien más en este mundo? Para mí, no hay nadie más que tu.".-Solo pude sonreír como una idiota al ver que era verdad todo lo que Sasuke sentía.

Estacionamos afuera de la casa, y vimos un coche desconocido para mí, decidí ignorarlo ya que tenía que enfrentar a Anita y a Hinata, y tendríamos que darles buenas explicaciones.

"¿Lista?".-Preguntó Sasuke tomando mi mano.

"Nunca".-Contesté riendo nerviosamente. Abrimos la puerta y todas las luces estaban encendidas; en la sala vimos a Anita paraba al lado del sillón principal, junto con Hinata las dos estaban serias, pero no nos veían a nosotros, había alguien más sentando enfrente ellas.

Era la silueta de un hombre sentado cómodamente en el sillón, viendo fijamente a Anita.

Esto estaba extraño.

"¿Nana?".-La llamé ganándome la atención de ambas y me vieron con cara de espanto.-"¿Todo en orden?".-Por una extraña razón me entro miedo, nunca había visto a Anita con esa cara.

"Sakura, te has tardado en llegar".-No puede ser, no esa voz. Por inercia pegué mi cuerpo al de Sasuke, ya que me sentía desvanecer.

"¿Papá?".-Pregunté con la voz cortada al ver que el hombre se paraba y se daba la vuelta.

Takeshi.

Tantos recuerdos, tantas lágrimas me golpearon, y me sentí desfallecer.

"Sasuke".-Murmuré antes de ver todo negro.


Continuara…

¿Quién quiere ser una persona sensual? Si quieres serlo recuerda siempre esto, una persona sensual es aquella que deja un valioso y erótico revienw XD Na! Enserio chicas/os considérenlo un pago de las personas que se encuentran detrás del ordenador. Espero y les haya gustado este resumen, cualquier queja o sugerencia no olviden en avisar. Bye

Mordiskitos

Betsy Uchiha o Cereciito17