Kiara y Kovu, de la película El rey león 2, pertenecen a Disney. Los utilizo con fines de ocio.


Capítulo 3: Surge el amor

Estoy teniendo un sueño maravilloso, en él Kovu y yo estamos en un hermosísimo lugar con mucha vegetación, un gran lago, en el cual él y yo nos acariciamos abrazamos amorosamente, sin cansarnos nunca.

Repentinamente, una ráfaga de frío entra en nuestro refugio y me despierta de sopetón, al tiempo que cada vez tengo más y más frío. Intento dormirme con lágrimas en los ojos, envidiando la melena de Kovu y pensando que ojalá él se echara a mi lado, me calentara y me acariciara la cabeza con la suya.

Entonces, me ocurre algo curioso: mi corazón se convierte en un horno, pero descubro que no sólo están mis sentimientos, sino los de alguien muy especial para mí… ¡Kovu! ¡Son sus sentimientos, estoy segura!. Me ama, increíble, pero ¿será cierto?

—¿Tienes mucho frío, Kiara? —me pregunta con su inconfundible voz, esta vez en un tono cálido

—Sí, un poco —le respondo tímidamente— ya se me pasará

Pero él se tumba a mi lado, envolviéndome abrazándome con una de sus patas y acariciando suavemente su cabeza contra la mía, haciéndome entrar en calor. Mis ojos están todavía húmedos por mi pequeña llantina, así que trato de ocultárselos, pero sin éxito:

—¿Por qué llorabas? —inquirió mi acompañante

—Por nada, cosas mías —replico, intentando quitarle importancia

Pero con la pata que le queda libre, me coge suavemente por la barbilla, me lame suavemente las lágrimas y me mira con intensidad a los ojos:

—Kiara, es inútil que me ocultes nada, sé que has tenido un maravilloso sueño y que te gustaría hacerlo realidad.

—Y yo sé que me amas —digo pícaramente

—Muy bien —responde con menos seguridad y ruborizándose— entonces, quiero decirte que… te amo y me gustaría que fueras mi pareja.

—Yo también te amo… Kovu. Y sí, quiero ser tu compañera.

Como si estuviera enojado, el viento se intensifica, provocando que tenga más frío. Pero mi recién declarado compañero tumba su poderoso cuerpo sobre el mío, y me besa tiernamente la parte posterior del cuello:

—Tranquila, mi amor, allí fuera hará frío pero este refugio parecerá el corazón de un volcán

Y efectivamente, así es, un volcán cuyo centro es mi corazón lleno de empatía.


En el sueño de Kiara, ella y Kovu parodian la escena de amor entre Simba y Nala de la primera película. Las dos frases finales quizá sugieran un poco de lime o quizá no, lo dejo a vuestra elección. Rewiews please