THE CRYING FOR EDWARD CONTEST

Nombre del Mini-Fic: ¿EL HOMBRE PERFECTO?

Nombre del Autor: Bichito (Susana Minguell)

Nombre del Adaptador: Betsy Uchiha "Song Hyo Woonk"

Categoría: M (soy lemonera, y mi queriada bichito lo es aun mas jaja)

Summary: El era guapo, simpático, elegante y me hacía sentir como una princesa pero...el hombre perfecto no existe...

Nº Total de palabras:2320 (Capítulo 1)

¿EL HOMBRE PERFECTO?

CAPITULO 1

"Mi vida solo cambia si le cambias los recuerdos,

mis ojos no te miran porque yo no miro al suelo,

esfúmate llevándote tu falsa moral,

sí, soy mala,

cariño...lo aprendí de ti..."

-Corre Sakura, date prisa o nos iremos sin ti, cuento hasta diez, 1,2,3,4...-,me gritaba mi amiga Hinata desde el coche a punto de arrancar dejándome en tierra...

-Ya voy impaciente no se porqué tanta prisa si llegamos con tiempo suficiente-, le devolví el grito mientras cogía mi bolso revisando por última vez mi habitación para cerciorarme que había quedado todo recogido antes de salir...

-Ya era hora "bonita", ya sabes que me gusta a llegar al campus antes de entrar a clase para estar un rato con mi Naruto-, me dijo mi amiga Hinata, ahora con voz más calmada viendo que entraba en el coche...

-Si cierta persona no se pasase dos horas en el cuarto de baño arreglándose pues quizás yo llegaría a tiempo cada día-, le respondí con sorna mirándola de reojo mientras ella bufaba y rodaba los ojos arrancando el coche...

-Eso se llama tener "sentido de la moda" algún día deberías dejarme darte unos toques con la varita mágica de mi arte y quedarías sorprendida-, me respondió mi querida amiga totalmente pagada y convencida de si misma...

-Gracias amiga por decirme con otras palabras que soy sosa e insignificante, yo también te quiero-, le respondí sonriendo la verdad es que me encantaba sacar de sus casillas a mi querida amiga pero todo eran bromas porque la quería con locura...

El resto del camino lo pasamos entre risas y fiestas, conozco a mi amiga desde hace tres años y somos inseparables desde el primer día, ambas decidimos alquilar un apartamento que queda a unos 15 minutos de la universidad, entre mi amiga y yo nunca ha habido secretos y más que amigas somos como hermanas...

Cuando llegamos al aparcamiento el "príncipe azul" de mi amiga ya estaba apoyado en su coche esperándola, Naruto era un chico encantador, ambos se conocieron en la biblioteca hace un año y desde entonces son prácticamente solo uno, comparte todos y cada uno de los momentos, se les ve tan felices que a veces siento envidia sana de ella, yo nunca he tenido pareja y tampoco parece que llame mucho la atención entre el grupo masculino así que, resignada, he decidido dedicarme a estudiar historia del arte y olvidarme del amor, mi amiga Hinata para animarme llegó incluso a crear una página mía en Facebook que decía "hola soy Sakura y busco un príncipe azul o de cualquier color", pero la verdad es que no resultó, demasiados "frikis" en la red...

-Escucha Sakura Naruto me está diciendo que esta noche hay una actuación en directo en el "Akatzuki Bar´s" así que ¿te apetece venir?-, me preguntó mi amiga sonriendo mientras Naruto me saludaba con un beso en la mejilla...

-No sé si quiera porqué me preguntas si ya imagino que has decidido que vamos a ir incluso me atrevería a pensar que también has pensado como nos vamos a vestir-, le respondí sonriendo mientras mi amiga me guiñaba un ojo de manera cómplice...

-Ya veo que me conoces a la perfección bueno nos vemos a la salida para organizar-, me dijo dándome un beso para después alejarse agarrada del brazo de su chico camino de clases...

Yo no era una persona de salir mucho, la verdad es que todas las veces que salía siempre era porque Hinata me obligaba, ella decía que debía "soltarme la melena y darle guerra a mi cuerpo", aunque yo no estaba muy convencida de ello, yo creía en ese amor de cuentos donde aparece el perfecto caballero tratándote como a una reina, donde ambos e enamoran y se casan y al final son felices y comen perdices aunque esa noche descubrí algo que me cambiaría mi forma de ser para siempre porque, esa noche, me daría cuenta que el "hombre perfecto" no existe sino el "lobo con piel de cordero"...

Tal y como habíamos quedado mi amiga ya me estaba esperando dentro del coche con la música a todo volumen y el motor en marcha porque eso si tenía mi amiga, antes muerta que discreta...

-Bueno amiga seguro que no admites un no por respuesta, ¿verdad?-, le preguntó con la mínima esperanza de que quizás le apetecería ir sola con Naruto y así yo me quedaría en casa tranquilamente viendo tele y comiendo helado de chocolate...

-Olvídalo amiga, he tirado el helado de chocolate a la basura y soy capaz de desconectar el cable de antena de la televisión si decides quedarte en casa así que no tienes elección-, me respondió mi amiga sonriendo, que bien me conocía la puñetera...

-Vale, aceptamos "pulpo" como animal de compañía entonces dime ¿qué modelito me vas a poner?-, le pregunté totalmente resignada sabiendo de antemano que ya tendría pensado con que martirizar a su "barbie Sakura"...

-Ja, ja, ja así me gusta que no me lleves la contraria ya sabes que lo hago por tu bien a ver si te encontramos un hombre tan maravilloso como Naruto que no me gusta que estés tan sola, un poco de sexo te vendrá de maravilla-, me respondió riendo a carcajadas al darse cuenta de la cara que se me había quedado...

-Pero mira que eres bruta por cierto, no quiero numeritos como el que me montaste la última vez diciéndole a aquel chico que yo era ninfómana y necesitaba un hombre sexualmente activo-, le advertí recordando aquella vez en la que se me acercó un chico invitándome a una copa y Hinata lo espantó montando una de sus películas...

-Vamos Sakura ese chico era feo y soso te hice un favor-, me respondió haciéndome reír recordando el momento la verdad es que esa noche lo pasamos muy bien y me alegré mucho de que lo espantase porque ese chico era horroroso...

Así que cuando llegamos a casa empezó la "transformación" que duró cinco largas e interminables horas, yo, a pesar de conocer a mi amiga desde hace tiempo, siempre lograba sorprenderme cuando empezaba a sacar de su bolso, que yo le decía que era el "bolso de Mary Poppings", gran cantidad de "potingues" que la verdad al final te hacían estar realmente perfecta...

Después de la "tortura al estilo Hinata" miré el resultado en el espejo y quedé gratamente sorprendida, mi amiga lograba que el espejo me devolviese la imagen de una perfecta desconocída, mi pelo rosado había quedado suelto y totalmente liso, mi cara estaba levemente maquillada resaltando mis grandes ojos verde-jades y tapando las pequeñas imperfecciones de mi piel haciendo que ésta pareciese de seda, me vistió con un corsé negro que se amoldaba a mi talle resaltando mis senos con un escote tipo barco, unos pantalones rojos cortos, quizás demasiado para mi gusto, y unas botas altas que llegaban hasta la rodilla haciéndome unos centímetros más alta y esbelta gracias a su tacón, vamos que estaba vestida para matar y conquistar el problema es que mi conquista no resultó ser lo que esperaba pero no me di cuenta hasta el final de que mi príncipe se convertiría tarde o temprano en rana...

Mi amiga terminó de arreglarse empleando menos tiempo del que usé yo quedando realmente espléndida y cuando ya estábamos listas salimos camino del "Akatzuki Bar" que era un local situado en el centro de la ciudad donde solía haber música en vivo y que estaba abarrotado de estudiantes como nosotras...

Cuando llegamos nos dimos cuenta de que estaba a reventar incluso había gente haciendo cola pero como Hinata y yo conocíamos al portero pues entramos sin problema y una vez dentro nos dimos cuenta que Naruto estaba sentado en una de las mesas ubicadas en la zona alta del bar desde donde se divisaba todo el entorno...

-Buenas noches bombones pensé que se retrasarían en venir y por eso llegué antes y cogí una de las mejores mesas, lo mejor para mis reinas-, nos dijo Naruto cuando nos acercamos mientras nos saludaba la verdad es que me agradaba mucho que a mi me tratase igual que a su novia, me mimaba y me transmitía cariño sin hacerme sentir incómoda en ningún momento...

-Cuando yo digo que eres perfecto es que me quedo corta-, añadió Hinata tomando del rostro a su chico para después besarle con intensidad...

-Chicos, chicos, no se debe comer delante de los muertos de hambre-, les dije sonriendo para que dejasen de besarse delante de mi con tanta pasión...

-Tranquila amiga que esta noche vamos a asegurarnos de que comas comida caliente y estilo gourmet porque tendrás el apartamento para ti sola así que lanza la caña y tira del sedal cuando veas un pez interesante-, me respondió Hinata de manera tan directa y en su papel de madame que no pude por más que reírme seguida de Naruto que también estalló en carcajadas ante las ocurrencias de su amada...

Disfrutamos de la actuación en directo que por cierto era muy buena y entre risas y buena conversación empezó a pasar la noche, de repente sentí una intensa mirada clavada en mí, alguien me observaba pero no era capaz de identificar quien era hasta que la voz de mi amiga me sacó de dudas...

-Guau amiga, moreno de ojos azabaches a las doce en punto-, me susurró Hinata al oído provocando que me saliese la sonrisa por lo "especial" que era mi amiga con sus comentarios mientras miraba en la dirección que ella me indicaba...

Mi corazón se saltó dos o tres latidos en cuanto mis ojos se clavaron en los pozos azabaches del moreno que tenía frente a mi, era más o menos de un metro ochenta y complexión fuerte, vestía unos vaqueros negros y una camisa blanca que, con el calor del local, se adhería a su torso dejando ver parte de su maravilloso pecho a través de la fina tela de la camisa y dejando que mi imaginación se volviese loca con el resto...

En cuanto nuestras miradas conectaron enseguida me sonrojé y juro que casi se me caen las bragas cuando levantó levemente su copa en mi dirección regalándome una sonrisa torcida de esas jodidamente sexys y calientes aunque más bien creo que la que estaba caliente era yo, tanto tiempo sin sexo empezaba a pasarme factura...

-Joder amiga que bueno está y te está mirando, a por él loba mía y no me falles, demuéstrale quien es la jefa-, me dijo Hinata al oído para después darme un beso dejándome sola en la mesa...

-Pero Hinata, ¿estás loca? Vuelve aquí ahora mismo no me jo...-, pero no pude terminar la frase porque justo cerca de mi oído alguien con voz suave y linda me susurró...

-Hola hermosa, ¿me puedo sentar?, una Diosa no debe estar nunca sola-, me susurró logrando que mi piel se erizara y mi centro se humedeciera con solo notar el aliento de ese Ángel cerca de mi oído...

Clavé mis ojos en él quedando totalmente hipnotizada dándome cuenta de que me acababa de enamorar la pena es que no me di cuenta antes de desenamorarme...