Disclamer: Los personajes de Naruto no me pertenecen le pertenecen ha Masashi Kishimoto aunque Sasukecubitodehielosexi-kun no dijo anoche cuando salio por mi ventana XD

El trama del ficc no me pertenece repito NO ME PERTENECE le pertenece ala hermosa y grande SisterCullen quien me permitio la adaptacion de su ficc muchas gracias nena te adoro con todo mi corazon :$

D E M O N P R I N C E

CAPITULO PRIMERO.

-¡No seas tonta, Sakura! ¡Pon el dedo en el vaso! Total…¿Qué va a pasar? Venga….anda; ¡Podemos llamar a tu hermana Yami…¿No quieres hablar con ella?

-No.

Sakura miró los rostros de aquellas que se decían amigas.

Una: Ume Adachi, que sonreía con morbosa anticipación a lo que estaba por venir.

La otra: Tamiko Asano, la trataba como si fuera anormal o careciera de mas de una neurona en su cerebro.

Aquella tarde Akemi habia sido generosa, con las nuevas vecinas del pueblo y habia invitado a sus hijas a merendar a su humilde casa.

Tanto ella; como si hija Sakura, hacia varios meses que se habían mudado de Okinawa a aquel pueblecito casi perdido Konoha pero habían dejado a alguien en el camino. Su hermana Yami; la hemana mayor de Sakura.

Un extraño accidente de tráfico se la habia llevado al otro lado y se quedaron inmensas en la negación de lo perdido.

Yami, murió a la tierna de edad de 19 años.

Era tan bella como Akemi; en sus tiempos de juventud; antes que el alcohol hiciera estragos en su cuerpo.

- Venga, Sakura. No seas mojigata. No es nada mas que un juego. Pon el dedo encima del vaso.- Tamiko, miraba a Ume. Y ésta a la vez, le sonreía con malicia.

-Sí. Sakura, concentrémonos.- dijo en un tono tierno Ume.

Sakura asintió débilmente. Y con la mano temblorosa, puso su dedo índice, encima del vaso de café que habían cogido de la cocina.

Tamiko, cerró los ojos y comenzó a hablar en voz alta.

Se habían congregado en la habitación de Sakura.

La rubia,Tamiko habia tenido la genial idea de hacer una sesión de espiritismo.

Convocar a algún espíritu que les pudiera divertir la velada asquerosa y monótona en casa de aquella muchacha insulsa que era Sakura Haruni.

La tabla de oüija, habia sido hecha a mano por Ume,con una carturlina color negro que sobresalía de uno de los papeles amontonados que habia depositado Sakura al hacer sus ejercicios de artes plásticas.

-Quien quiera que esté al otro lado. Presentate. Invoco a cualquier criatura que esté al otro lado.

Un silencio inundó el cuarto de la castaña y una brisa helada, movió el cabello de las tres muchachas.

El vaso comenzó a moverse y las dos ladinas amigas se miraron divertidas.

-¿Quién eres?.- preguntó la insolente amiga de Ume, relamiéndose de ansiedad.

El vaso comenzó a dar vuelta como si estuviera desbocado;sin dar contestación alguna.

-¿Quieres algo de nosotras? Quien quieras que seas.

"No".-* el vaso paró en seco; encima de aquella palabra que yacia en una de las esquinas del carton.

-¿Eres alguna familiar, de alguna de nosotras?-.- preguntó de nuevo Tamiko.

"No"

-¿Podemos preguntarte algo?

Las muchachas se miraban las unas a las otras.

Sakura estaba completamente segura que alguna de aquellas dos chicas era la que movia el vaso.

Se contuvo de no hacerlas marchar de allí, de una manera seca, y les siguió el juego. No le importaba que ellas creyeran que ella podia ser victima de sus burlas el lunes; al llegar a la puerta del instituto.

No le importaba lo mas minimo…

"Si"

-¿Qué preguntamos…?.- Ume, no podia desechar aquella risa malévola de su rostro y miró a Tamiko que estaba tan alucinada como deshinibida.

-¿Existe el demonio?, podemos preguntarlo ¿no?.- Fue Tamiko la que preguntó; completamente transtornadapor la excitación que emergia de la insconciencia de lo tenebroso, de lo no conocido.

El vaso se movió hacia el " si".

Se miraron las unas a las otras, y todo síntoma de alegría o de burla desapareció del rostro.

-Vamos a dejar esto, Tamiko. Estamos en mi casa y esto ya me da miedo.- Sakura, quiso quitar el dedo del vaso; pero Tamiko se lo impidió.

-¿Qué quieres,tonta? ¿Qué se vengue de nosotras? Ya que hemos llamado a esta entidad; quien quiera que sea, tenemos que hacerle participe de nuestros miedos y preguntar. Y luego despedirla en paz.

Sakura bajó los ojos mirando el tablero.

Aquello la estaba intimidando de verdad.

-Su nombre; queremos el nombre del demonio. No saldrá de nuestros labios. Dilo; quien quiera que seas.

El vaso no se movia .

El trio; a la vez estuvo tentada de quitar el dedo del vaso y salir disparadas de aquella habitación.

Pero comenzó a moverse muy rápidamente.

"y" "o" "s" " o" "y" "e" "l"

-¿Qué ha marcado?.-Preguntó Sakura, con el miedo reflejado en sus ojos.

-"Yo soy él".- repitió Tamiko, queriendo salir despavorida de aquella habitación, inmediatamente.

-Hay que seguir chicas, debemos preguntar y despedirlo. Asi lo manda la tradición y asi lo que tenemos que hacer. Una pregunta cada una. Simple….

Tamiko estaba sin sido Ume la que habia dicho esto ultimo.

-Esta bien.- zanjó Sakura- Yo empiezo. Carraspeó.- ¿Con quien me voy a casar?

Aquella pregunta hizo que Ume y Tamiko se miraran y taparan sus bocas con la mano disponible….Sakura Haruno no podría casarse en su vida. Era fea y desastrosa.

El vaso comenzó a moverse.

"S" "A""S""U""K""E"

-¿Sasuke?.- Ume se carcajeó.- ¿Quién se puede llamar asi? ¿Un viejo? ¿Un imbécil?

A Sakura se le llenaron los ojos de lágrimas y comenzó a hiperventilar.

Su asma, habia tardado demasiado en aparecer.

Las emociones y las constares burlas. Habian hecho mella en ella.

Algo pasó. El vaso se precipitó en la pared.

Ume y Tamiko huyeron despavoridas.

Y Sakura se desmayó. Dejando su cuerpo inerte y sin respiración a un lado de el carton; donde habían practicado la sesión espiritista.

Continuará...