Disclaimer: Soul Eater no me pertenece, es de Atsushi Okubo. Los nombres de Fem!Soul, Male!Maka y demás genderbending de la serie son míos hasta ahora. Favor de no usar para fines malvados(?).

Título: Celos.

Palabra: Congelados.

Pairing: Male!MakaxFem!Soul

Advertencias: Genderbending. Uso de los nombres femeninos de Black Star (Sunshine) y Soul (Soun). Uso de los hombres masculinos de Maka (Mark) y Blair (Salem).

Recientemente comencé a enamorarme de el Male!MakaxFem!Soul, y decidí escribir un mini-fic de estos dos a base de palabras. Serán pequeños capítulos que se conectarán en el último. Y sí, por primera vez es un fic Fluff sin muertes ni nada(?). Espero y les guste, un review se agradece :3

Nota: Los nombres que les di a Soul, Maka, Black Star y demases son míos. Okubo no ha dado nombres oficiales y el fandom no les ha puesto uno. Si quieren utilizarlos, avísenme, please.


. How to Love .

. Amar es enamorarse de la misma persona todos los días, sin hacer antigüedad, evitando la monotonía .


I: Celos.

Estornudó, para luego limpiarse la nariz con su pequeño y fino pañuelo rosa.

No pudo evitar sentir que sobraba en aquel lugar al ver que todos los demás se divertían, menos ella. Es que, ¿qué tenía de emocionante tirarse en la nieve y hacer ángeles de esta? ¿O lanzarse bolas de esa cosa blanca? Lo único que conseguirían sería un terrible catarro al otro día. Y aquello no sería cool ni agradable.

— ¡Hey, Soun! — volteó a ver a la persona que le hablaba. Mark tenía los cabellos revueltos y llenos de copos de nieve, al igual que las orejas y la nariz rojas a causa del frío. Sí él estaba así, no quería imaginarse como estaría ella —. Vamos a patinar, ¿vienes?

— ¿Y tener que hacer el ridículo frente a todos si me caigo? No, gracias — dijo ella, acurrucándose más dentro de su chaqueta.

Él hizo un mohín, algo aburrido.

— Bien, tú te lo pierdes — farfulló él, dándose la vuelta y haciendo un gesto con las manos para indicarle a los demás que ella se quedaría sentada en la banca.

La albina, por su parte, se acomodó más la bufanda y miró como su Técnico se alejaba para ir al estúpido lago congelado. Idiota, pensó, algo triste y molesta. El único motivo por el cual había accedido a ir al parque en pleno invierno en vez de quedarse en casa bajo el refugio de sus sábanas calientitas había sido el rubio. Ella se había imaginado que cuando dijo "salir un rato" sólo se refería a ellos dos, y aunque no le agradase del todo admitirlo, pensó en una caminata romántica bajo la pequeña lluvia de copos de nieve, agarrados de las manos o abrazándose para tener algo de calor…

Sin embargo, cuando llegaron al lugar, se enteró que aquella "salida" en realidad significaba pasar un tiempo con los amigos. Me hubiera quedado en casa, siguió diciendo en su cabeza. Mark no le había prestado atención desde que llegaron, y aquello realmente le enfadaba. ¡Se supone que sólo debía de tener ojos para ella, no para Sunshine!

Sintió un ronroneo en sus piernas, y al bajar la mirada se encontró con Salem, quien se le acurrucaba en el regazo en busca de calor. Una ligera sonrisa creció en sus labios, mientras que cubría al minino con lo que sobraba de su bufanda.

Al menos, no se la pasaría tan sola ese día.