Aclaratoria: En la presente novela se presentará algunos de los personajes de la serie animada Zenki además de varios de los personajes del manga, esta historia no sigue una línea literal de alguna de las dos versiones (Anime y Manga), solo se continua lo que paso años después en líneas generales, es por ello que se nombrará tanto aliados como villanos en el contexto como se explicó anteriormente, si desean pensar que esta historia sigue alguna de las dos versiones, están en su libre albedrio. Con esto no se pretende obtener algún beneficio monetario ni violar las leyes de legalidad y autoría del creador original de la serie. Solo se pretende otorgar un entretenimiento al público lector.

Solo es de mi autoría las narraciones imaginarias que conforman dicho relato y algunos de los personas ficticios que aparecen aquí y que fueron inventados por mí, pero de resto como se especificó en letras superiores solo se pretender brindar un entretenimiento al público en general-

¡De resto que disfruten del fanfic!

Capitulo 1

"El problema de la Amistad"

Han pasado los años después de la pelea con el dragón maligno, Ryuuma oh mikado, la paz reinaba felizmente en la tierra nipón, aquella chica que una vez salvó a los humanos ahora era una mujer de 22 años cursante de una carrera universitaria en la ciudad de Tokio, ya no vivía en el pueblo de shikigami-sho junto con su familia y sus guerreros guardianes. Esa época ya había pasado.

Chiaki Enno vive tranquilamente en un departamento que adquirió gracias al dinero que obtenía por su fama de "La Gran Sacerdotisa" la gloria arraigada en el poder que corre por su sangre le ha traído muchos beneficios, como también desaciertos que le han costado muchas lagrimas, lagrimas que lograron cerrar el corazón de la joven hechicera. También reside junto con ella su eterna amiga Sayaka, como ambas estudian en el mismo instituto decidieron compartir los gastos del departamento y vivir cómodamente como dos personas normales, ya los antiguos romances de niñas quinceañeras habían quedado atrás, ahora lo más importante era las marcas de ropa y zapatos, la comida, el dinero, los estudios y los chicos lindos de la universidad.

Una mañana como cualquiera Sayaka se encontraba haciendo el desayuno como siempre lo hacía (leche con cereales, jugo y pan tostado) mientras Chiaki se daba una buena ducha fría, estuvo en una fiesta durante toda la noche disfrutando y apenas tuvo 3 horas para dormir, levantarse, darse un baño, y salir corriendo para enfrentarse a la ciudad que habitualmente se encontraba estancada a esa hora.

-¡Chiakiii! ¡Ya es hora de irnos, no te va a dar tiempo de desayunaaaar!- Sayaka ya estaba lavando los platos después de haber desayunado, su amiga, no respondía a los gritos que daban desde la cocina; ya la vecina de arriba estaba haciendo su rutina de ejercicios.

-¡Chiakiiiiii!... ¡Vamos ya es hora de irnos!- ella corrió hasta la habitación de su amiga, toco la puerta pero no escucho nada adentro, despacio abrió la puerta y se asomo un poco solo bastaron 2 minutos para que la cerrara y se devolviera callada hasta la cocina, saco un cuaderno y escribió una nota, después de eso tomo su cartera y se fue a sus clases que comenzaban en una hora.

Chiaki aún se encontraba en la ducha, estaba tan divina, tan fría, tan refrescante, aliviaba sus pensamientos y le quitaba ese frustrante dolor de cabeza, toda la noche bailó junto con ese chico que le encantaba, estudiaba en la misma universidad y era el más popular del instituto, deportista al extremo y un gran galán entre las chicas, aun se sentía feliz de que él la hubiera elegido a ella como su novia, ahora seria la envidia de todas las chicas que se burlaban por ser "pueblerina", ya no, ahora era ella la que tenía toda la popularidad. Al salir lo vio aún acostado, recordaba esa noche de pasión que vivió por primera vez, el era un experto en hacerla sentir deseada, querida, sexy.

En la universidad, Sayaka caminaba con la cabeza en otro lugar, ni siquiera se dio de cuenta de la chica que venía corriendo por el otro pasillo directamente hacia ella. -¡Sayakaaaaaa! ¡Sayakaaaaa espera!- la chica de cabello negro vestida de roquera frenó al llegar al lado de la chica despistada. –Hello Sayaka ¿aún sigues ahí?...Holaaaaaa- su mano se batía frente a ella hasta que por fin se despertó de su sueño en las nubes.

-Ah, hola Ayame… ¿Qué me decías?-

-¿Que Venus termino con Marte y ahora quiere ser "Miss Campus"?….holaaaa has estado en la luna desde que llegaste, ni siquiera me viste llegar y mucho menos me esperaste cuando me quede hablando con Ako…..apuesto a que tampoco escuchaste cuando nos pidió vernos en el cafetín…- Ayame cruzo sus brazos y se le quedo mirando a Sayaka que lanzo un suspiro. -Lo siento amiga es que he estado preocupada por Chiaki, durante estos días a estado saliendo con ese chico engreído, hace poco lo vi en el cuarto de ella y creo que…- Sayaka bajo la mirada un sutil recuerdo se reflejaba en su cara, un suceso que lamentablemente condeno el corazón de Chiaki.

-Si lo sé, anoche estábamos ella, Ako y yo en el club "Diva's" disfrutando de los chicos que estaban ahí y de repente nos encontramos con Soichiro, pareciera que el idiota ese la persiguiera, y si vieras como se transformo Chiaki cuando lo vio, enseguida se fue con él y ni siquiera se despidió de nosotras- Ayame igualmente suspiro en señal de resignación. -Tenemos que hacer algo Ayame, no me parece normal que ese chico este detrás de Chiaki, ¿no te parece extraño que un chico tan popular, con casi la mitad de las chicas del instituto a sus pies, incluyendo las porristas, venga a buscar una chica sencilla y humilde?-

-Si es extraño, ¿no será por la fama que tiene Chiaki de ser "la Gran Sacerdotisa"?, cualquier persona que busca popularidad corre donde la pueda tener y en este caso si se hace novio de nuestra amiga ganaría bastante fama fuera de la universidad- En ese instante que Sayaka le respondería a su amiga, se quedo sin palabras al ver por detrás de Ayame a su amiga Chiaki abrazada con Soichiro, ella llevaba un top morado que permitía ver parte de su cadera y un pequeño colgante que salía de su ombligo, una minifalda con unas mallas negras por debajo, y unas zapatillas negras que llamaron mucho su atención. Sayaka se acerco a Chiaki aun impresionada con lo que acababa de ver, su amiga nunca se vestía de esa forma, y por culpa de este hombre ahora ella aparentaba algo que no era. -Chiaki, ¿Por qué vienes vestida de esa forma? ¿Y esas no son mis zapatillas?- ella señalo los zapatos que cargaba su compañera- Pues estoy vestida a la moda Sayaka, gracias a que Soichiro me dio algunos consejos de cómo le gustaría verme ahora me veo mas cool….y si, son tus zapatillas las tome prestadas por qué me quedaban perfectas con las mallas-

El sonido de la campana marcaba la hora de entrada a las clases y en ese momento Sayaka vio como su amiga entraba al salón de clases aun si soltar el brazo de su compañero, ella no podía creer lo que le habían hecho a su mejor amiga y sabia las consecuencias de lo que ocurriría después de eso, no iba a permitir que la lastimaran otra vez. Después de clases, Ako, Ayame, y Sayaka se reunieron en el cafetín a dialogar la situación preocupante de su amiga Chiaki, sabían que ella no se sentaría con ella a comer el almuerzo por que la acababan de ver sentada en la mesa de los populares, se notaba que las chicas sentadas a su alrededor la trataban con una hipocresía bien disimulada.

-Chicas no me gusta esta situación que está ocurriendo con Chiaki, mírenla, se ve que apenas está intentando encajar con esa gente- comenzó hablando Ayame con los brazos cruzados mirando al grupo que estaba sentado al frente. -algo deben de estar tramando el grupo de Soichiro, porque me parece demasiado extraño que se fijara en Chiaki, no es que este diciendo que ella no sea bonita, pero no es el tipo de chica que un tipo como él se fije- Ako tomo un pedacito de la galleta de avena que tenia para dársela a un pajarito que se encontraba cerca picoteando.

Sayaka pensaba en cómo hacer reaccionar a su amiga, y para eso tenía que buscar pruebas que verificaran la hipótesis que tenía en mente.-Tengo el presentimiento de que le quieren hacer una mala jugada a Chiaki-finalizo mirando a sus amigas. -¿Una mala jugada? Pensándolo bien eso suena coherente pero hay un problema, Chiaki no nos va a creer por el simple hecho de que ella esta ilusionada con su querido Soichiro – Ayame junto sus manos haciendo la típica expresión de chica enamorada- ¿Cómo le vamos hacer para buscar evidencias para que nos crea?-

-Es muy difícil pedirle a uno de ellos que nos diga los planes de Soichiro, al menos que le paguemos una buena suma de dinero, no será nada fácil recibir noticias directas-

-Pues tendremos que colarnos con ellos, Ako, Ayame, es la única manera de saber que realmente quiere hacer Soichiro con nuestra amiga- Ayame se acerco a la cara de las chicas. -pues hay esta el otro problema Ayame, ellos ya nos conocen y seguramente sabrán lo que estamos planeando, tenemos que mandar a alguien que no conozcan y que quiera salvar a Chiaki de ellos….- Todas se quedaron pensativas buscando al individuo adecuado para la misión de espía, hasta un rostro se reflejo en la mente de las tres chicas.

-¡Akira!- dijeron al unísono- ¡Akira es el perfecto conoce a Chiaki y estoy cien por ciento segura de que no va a permitir que a ella le hagan daño, y aquí nadie lo conoce!- El rostro de Sayaka se ilumino enseguida, sabía que ahora Akira se había transformado en un chico apuesto, educado y era el indicado para "rescatar" a Chiaki de las garras del malvado de Soichiro. Después de haber confirmado el plan, Sayaka se comprometió en llamar a Akira en la tarde, sabía que ahora vivía junto con Kasue en la ciudad y que sería fácil ubicarlo. En la tarde, Sayaka se encontraba sentada en el cojín buscando el teléfono de Akira en la libreta de direcciones, cuando encontró el numero tomo el teléfono y marco las teclas del único que podía ayudarla.

-¿Alo?

-Alo buenas tardes, habla Sayaka ¿se encuentra Akira?-

-Hola Sayaka, habla el profesor Kuwahori, Akira no se encuentra en este momento, salió en una expedición junto con Kasue en Hokkaido, para investigar evidencias paranormales en los pueblos de Nayoro-

-¿Y no sabe cuando vuelven de su expedición?-

-Creo que regresan dentro de dos o tres meses, ¿ha ocurrido algo Sayaka?-

-No, no tranquilo profesor era para invitar a Akira a salir pero está bien, muchas gracias por la información-

-De nada Sayaka si Akira llega a regresar antes yo te aviso, hasta luego-

-Gracias profesor Kuwahori, hasta luego-

Al colgar una sensación de decepción se hacía presente en su rostro ¿Ahora a quien buscaría para que la ayudara a rescatar a Chiaki? En su mente ningún chico se hacía presente, y la mayoría de sus amigas se encontraban estudiando o trabajando y seguramente no tendrían tiempo para venir a socorrerla. Solo le quedaba una opción, una última alternativa que seguramente si Chiaki se entera, enterrara su amistad en lo más profundo de los abismos de la ignorancia y el despotismo, y le hará la cruz de la enemistad por siempre. "Todo lo que una amiga debe hacer para salvar la reputación de su mejor amiga" eran las palabras que revoloteaban en la cabeza de Sayaka mientras marcaba el numero "prohibido" tachado en rojo de la libreta.