Todos nuestros personajes fueron creados por la Sra. Stephenie Meyer. Estos personajes son y seran nuestra fuente de inspiración para estas creaciones, pero cada trama es originalmente de nuestra autoría.-

EPILOGO

DESPEDIDAS

Bella POV

Cuando Edward subió al auto y finalmente pude abrazarlo, todo lo que sentía me era imposible ponerlo en palabras. Solo deseaba sentir sus gélidos brazos a mi alrededor y la tranquilidad que solo el puede darme.

No pude aguantar y los sollozos se escaparon de mi pecho. Habíamos pasado por demasiadas situaciones difíciles y el solo saber que este era el fin del camino me generaba un gran alivio. Y ese alivio me llevaba a liberar toda esa carga que guardaba.

En realidad, todo esto se había suscitado por mi culpa. Porque mi nueva familia había salido en mi defensa y se había involucrado con esta gentuza. Me sentía en deuda y por demás agradecida.

Poco me importaba que hubiera sucedido con ellos. Lo único que deseaba era que estuviéramos juntos, lejos de todo esto y en paz.

Estacionamos en la puerta de la tienda de Ángela. Ellos muy valientes, habían reabierto el local y estaban atentos tras el mostrador.

Al cruzar la puerta, Ángela salio corriendo a mi encuentro para abrazarnos. Era poco el tiempo que habíamos compartido pero la sentía una verdadera amiga.

-Bella! Que feliz me hace verte!

-Ángela! Ustedes están bien? – y Ben se acerco también a saludarme

-Si, estamos bien. Pero que sucedió? Quienes eran esos hombres?

-De la gente de mi padrastro...

-Y como es que te dejaron ir? Como...

-Les dimos dinero para que no nos molestaran y los dejamos bebiendo y festejando. Que puedes esperar de gente así? – dijo Edward, salvando el bache.

-Hicieron un trato o ...

-Edward y su padre le entregaron dinero y acordaron que nos iríamos y ya no sabrían de nosotros. Mi padrastro no me quiere cerca pues teme que lo acuse de la muerte de mi madre. Ahora que seré mayor, ya puedo actuar por mi misma. – eso vino a mi cabeza y me alegre poder inventar algo tan convincente.

-Oh, cuanto lo siento! – dijo Ángela.

-Será mucho pedir que si alguien viene aquí a preguntar sobre esto ustedes harán como que no saben nada? – pregunto Edward

-Para nosotros, solo se trataron de ladrones que trataron de refugiarse en la casa del Sr.O'Mailey y aquí también. No sabemos quienes son y no nos hicieron daño. En realidad, es la verdad! – dijo Ben. Y nos saco una sonrisa.

-Es cierto! – dijo Ángela – Veo que ya están listos para irse...

-Si, así es. – contesto Edward y nosotras nos miramos con tristeza

-Por favor, aguarden un momento.

Ella entro al depósito y volvió al minuto con una gran cesta. Muy amablemente nos había preparado un termo con café, sándwiches, manzanas y galletitas para el viaje. Realmente eran muy amables y extrañare mis paseos hasta aquí.

-Es para el viaje. Por si les da hambre. No es mucho pero alcanzara para unas cuantas millas. Siendo ustedes cinco, supongo que se convertirá en un snack – y sonreímos.

-Eres muy amable! Amor, es hora... – dijo Edward y me sonrió

-Ángela, te extrañare! - Y nos abrazamos.

-Yo también! Por favor, escríbeme de vez en cuando – nos separamos y pase mi brazo por la cintura de Edward.

Edward me dejo un beso en la mejilla y se despidió de ellos con una sonrisa y un "Adiós". Yo volví a dejar un beso sobre la mejilla de Ben y otro sobre la de Ángela. Eran muy buenas personas y lamentaba no poder incluirlas en nuestras vidas.

A partir de ahora me esperaba la ardua tarea de prepararme para el gran cambio. Aunque previamente debería organizar una boda. Estaba segura que mi nueva madre y mi futura hermana me ayudarían y todo saldría perfecto.

Subimos al auto, Edward viajo conmigo en la parte de atrás y Rosalie siguió a Carlisle por la calle, para salir de la ciudad y así alcanzar la carretera que me llevaría a mi nuevo hogar.

Lamentable era que debíamos tomar obligadamente por la zona del puerto para salir de Chicago y fue entonces cuando lo vi. El edificio del bar ardía entre enormes llamas, como el infierno que siempre fue.

El techo se había derrumbado y solo se veían las huecas y humeantes ventanas sin vidrios. Dos camiones de bomberos trabajaban en el lugar.

Me abrace a Edward y cerré los ojos. Ya no quería saber una sola palabra de ellos, como tampoco que había pasado... Eran parte de un pasado que ya no quería volver a recordar.

El dulce e hipnótico aroma de Edward me invadía y sus brazos me hacían sentir segura. Levante la cabeza para mirarlo a los ojos y me observaba preocupado. Acaricie su mejilla y el cerro sus ojos, aceptando mi caricia como siempre.

-Lamento que se vieran involucrados en todo esto! – y sonrió afectuoso.

-Ya no importa! Lo único que si importa es que estas aquí conmigo, y que estas bien! – y nos besamos dulcemente. -Te das cuenta que ya no puedes deshacerte de mi?

-Y eso no hace mas que hacerme sumamente feliz!

Nos besamos nuevamente con todo el amor que podíamos demostrar. Fue cuando escuche una tos que quebró nuestra burbuja.

-Hermanos, por favor... Compórtense! Tendrán tiempo para eso por siglos! Y además, yo no tengo a quien abrazar ni a quien besar, así que... por favor! – y nos reímos

-Estoy segura que hay alguien esperando por ti, Rosalie! Alguien especial! – respondí

-Se imaginan lo paciente que deberá ser? – y los tres nos reímos a todo pulmón.

Alcanzamos la carretera y empecé a tener sueño. Las luces del atardecer ya se habían perdido y una hermosa luna llena se vislumbraba, dejando sobre el paisaje una luz plateada. Las copas de los árboles se recortaban poniéndole marco a un cielo estrellado. Me acomode sobre Edward y me dormí con suma tranquilidad.

El amanecer me sorprendió envuelta en mi abrigo, con una suave caricia sobre mi espalda. Llegábamos a una gasolinera y Edward me despertó para ver si deseaba ir al baño o comer algo. Y me di cuenta que necesitaba ambas cosas. Al subir nuevamente al auto tome la canasta de Ángela, me serví café y comí un par de sándwiches. Estaba hambrienta! Edward sonreía mientras me miraba comer con tanta prisa.

-Hey, despacio! Te va a hacer mal. – y se rió.

-Estoy muerta de hambre. Donde estamos?

-Estamos en una ciudad llamada Caledonia en Minnesota. Hemos avanzado bastante pero aun tenemos un largo camino a casa.

-Que bueno suena eso! Y viviremos todos juntos? – y Edward puso cara como de sorpresa

-Pues por ahora... En realidad no lo había pensado. En general, en nuestra especie, las familias conviven porque consiste en una mejor forma de ayudarse y protegerse. Te disgusta la idea?

-No, al contrario. Nunca tuve una familia grande. Pero... – y baje la voz – no se supone que nuestro oído nos permite escuchar... todo? – y el se rió porque entendió mi pregunta.

-Bueno, si... Lo he experimentado. Aunque nunca estuve yo "ocupado" al mismo tiempo que ellos. Usualmente me iba de la casa a caminar por ahí.

-Oh! – respondí – Bueno, ya veremos como nos arreglamos, no?

-Eres tan adorable! Y tan ocurrente! – el tomo mi rostro entre sus manos y me beso tiernamente.

Seguimos viaje por tres días, día y noche. Solo nos detuvimos a cargar gasolina y para que yo pudiera higienizarme e ir al baño. Nunca había viajado en auto por la carretera y menos tanto tiempo. Realmente era divertido y la pasamos muy bien.

Estos días me habían servido para tener un pantallazo de lo que seria nuestra vida juntos. En el atardecer del segundo día acampamos para estirar las piernas y para que ellos pudieran cazar. Pregunte si podía observar y todos al mismo tiempo gritaron: ¡NO!

Edward tendió una manta bajo un árbol y nos acomodamos allí mientras ellos se perdían en el bosque. Me recordó la conversación que ya una vez tuvimos y ahora realmente entendí la gravedad de mi petición.

Mientras el sol se perdía tras la silueta del bosque pasamos un rato memorable solos, besándonos, mientras comenzaban a salir las estrellas.

Cuando fue su turno, la familia se quedo conmigo y me contaron anécdotas de cuando Edward iba al Instituto o a la Universidad y de cómo las chicas lo seguían y el les escapaba. Al principio me puso un poco celosa y luego me alegre que fuera yo la elegida.

En cuanto el volvió y yo comí alguno de los sándwiches que habíamos comprado en la ultima parada seguimos viaje.

Sabía que mañana por la tarde llegaríamos a casa y ya estaba ansiosa. Me costo mucho dormirme. Pero Edward cuando noto que no hablaba de otra cosa empezó a cantarme la nana y así me dormí.

Amanecí tarde y la ultima parada por gasolina la hicimos en un lugar llamado Port Ángeles. Era muy lindo, y enseguida seguimos camino.

La carretera estaba rodeada de verdes bosques y en nuestro camino cruzamos puentes de hierro, arroyos, ríos y lagos. Todo era muy verde.

Cuando llegamos a Aberdeen, nos quedaban 20 minutos más. Me sentí que tenía 5 años otra vez y estaba ansiosa por abrir un regalo en Navidad. Edward sonreía y estaba relajado viendo mi entusiasmo.

El camino a la casa era sinuoso y a pesar que era en subida, sorteaba árboles y árboles muy verdes. El bosque olía maravillosamente.

Finalmente se abrió un claro y una casa de dos plantas, de estilo victoriano se presento ante nosotros. Tenía techos negros, paredes amarillas con puertas y ventanas blancas, y sus jardines estaban llenos de flores. Edward también la observaba pues ellos se habían mudado después que el se fue, cuando Rosalie llego a la familia.

Pero de pronto, el auto clavo los frenos, lo mismo que el de Carlisle. Edward me sujeto de los brazos y me dijo muy serio: "Bajo ningún concepto abandones el auto hasta que yo te lo diga, has entendido?" y asentí asustada.

En el porche de la casa, sentados en la hermosa galería, había una pareja joven. Rosalie se paro en el sextante del auto en guardia esperando una señal. Edward de pie junto a Carlisle intercambiaba miradas severas.

Ellos se pusieron de pie y avanzaron lentamente hacia nosotros. Edward nos hizo señas para que nos acercáramos, lo que quería decir que era seguro para mí.

Eran muy bellos. La muchacha era pequeña, con cabello oscuro y corto, con un extraño corte, una palidez sin igual y ojos dorados. Era un pequeño duendecillo que estaba inquieto e impaciente. El mostraba una gran serenidad. Era alto y rubio, esbelto y tenía una postura singular, parecía un soldado en guardia y sus ojos también eran dorados. Ambos sonrieron y quedamos todos frente a frente. Edward paso una mano por mi cintura y me conservo tras el.

-Buenas tardes! Perdón, pero quienes son ustedes?

-Soy tu nueva hermana! – respondió ella atropelladamente y sonrió dulcemente. El la miro, al principio sorprendido, pero luego respondió a su sonrisa de igual manera. – Sabia que llegaban hoy, los hemos estado esperando. Somos Alice y Jasper, los nuevos integrantes de la familia Cullen!

The End?

Hola a todos!

Sorprendidos? Creen que Phil y Jessica han recibido el castigo merecido? Nosotras consideramos que si... Ahora nuestros tortolos afrontan el camino hacia un futuro lleno de proyectos y tranquilidad. Y la familia Cullen se agranda nuevamente: Alice y Jasper han llegado sorpresivamente! Cuanto queda por delante, no?

... Y este es el fin de la primera parte. Esperamos no se sientas desilusionados. Imagino que muchos querrian que se solucione todo, pero preferimos dividirlo para hacer una lectura mas dinamica. Y aprovecharemos para tomarnos un breve descanso hasta Enero 2012.

Queremos dedicar este capitulo muy especialmente a una de nuestras escritoras favoritas, e imaginamos que la suya tambien: FELIZ CUMPLEAÑOS STEPHENIE MEYER! Eternamente agradecidas por introducirnos al maravilloso mundo de la Saga Twilight y por permitir que podamos escribir sobre tus maravillosos personajes que han trascendido los textos y la pantalla grande!

Tambien se lo dedicamos especialmente a Diario Twilight por publicar nuestras historias y por acompañarnos este año! Mil gracias! Y gracias por mantenernos siempre actualizadas!

A todos ustedes, sin los que no tendriamos motivación para escribir decirles gracias es poco. Para los lectores de siempre y a los nuevos, a los que empezaron esta historia pero que luego fueron a leer nuestro primer fir, a los invisibles, a los que adhirieron a los alertas y especialmente a los que dejaron sus reviews... A todos, por dedicar su tiempo a leernos... GRACIAS DESDE EL FONDO DE NUESTRO CORAZON!

Para Aliapr-peke, GabitaRP, isa-21, janalez, Jenny Hatake, Jhessy123, joyce7787, Nipachi, Pingunilla, Silerey, tagore86, Vane-24-03, Adarosa, Alada1998, ale-cullen4, AleCullenn, AlexandraSwan-Cullen, aliizz, Alinita28, almadegreiff, anaaponte25, Andrea Aurora, andreita correa, Andy Cullen Bellamy, Andy Cullen de Salvatore, anekka, Angel Uchiha-11, AnithaPattzCullenPacker, ANTAREZ, Aredhel , Isile, aribosch, asetcba, Bambi Cullen, Bella Rocio, bellarozacullen, Black Angel Lilith, CaamiFerreyra, , camypg, carly7love, carolaebr, Celina C Cullen, ChayPattinson, chica vampiro 92, CindyLis, Clau Vale, DanielaPltz, Dannielle-Cullen, Dina-verita, Ejsam, Eli Cullen, Elizabeth Bennet D, elizabeth1485, .Cullen, Ermia, Esmeraldy, eva sanz diaz, flooorr, florfigu92, FS -Twilight-gianivani, GiBethCullen, Ginegine, giovairam, Guadi-fics, Haunted CuLLen, Heart on winter, Hermione-Malfoy35, I am waiting for you, Ice Owl, Ily-papo99, Inkdestiny, Inmans, Isabella de Milke'Cullen, Isis Janet, Jessica Salvatore, kardan, kariito, kat-RPtzz, keepcalmandshoplouboutins, Lakentsb, LauraECS, LeidaJim, liduvina, Liizs Masen, O'Shea, .Pxa, LolaCullenPattinson, LOLISGOF, LooRee, Lucy Masen, Lulii , Lunita-9, M.L., madaswan, marchu aizlin, maria mok, Marianixcr, maribel hernandez cullen, Maricoles, Marytwilight22, MELI8114, mepi, Micky67, mirylon, missju, MnM9-Nika, monikcullen009, Monilizz, Mrcdz Cullen Pattison, nadiarc22, Naemii, Natyu, Nayuri80, nini18, noelhia, noimporta, Nora Bells, Paauuu Cullen Swan, Pam Malfoy Black, Patchmila Cullen Mellark, PATSS, PattyxCullen, pauly cullen, Quiin94, robsessedpatt, RoMarasca, sabrina2010, SabrinaCullenBlack, saku hyuuga, Sally Bella Tonks Eyre, , sarydark, Selena My Dream, sophia18, sory78, Starlight'sEclipse, Superanonimo, sweet0girl, SweetDreamLove, tamara1986, tayloves, TereCullen, terra2012, TheDC1809, TheYos16, titania marie rogue, vampireprincess20, , VaNeSaErK, VerOo Pattinson, vicky140, VictoriaMasenCullenVulturi, VivianCullen94, yenliz, ZAVACULLEN, y zujeyane... GRACIAS TOTALES

LOS QUEREMOS!

Besos y Abrazos desde Buenos Aires, Argentina

Micky y Alice

The Cullen's Girls


Pensaban que esto se terminaba….mmmm… Se equivocaron…

Cada vez falta menos