Disclaimer: "Los personajes nombrados en esta historia son propieda de la Srta. Naoko Takeuchi, está historia es escrita solo por entretención sin fin de lucro"

Mi primer Fic!

Ojala disfruten esta inocente historia, basada un poco en la vida que lleve con mi fallecida hermana hace un mes, con la cual amábamos mucho Sailor Moon y siempre jugábamos a ser Serena y Mina, fuimos hermanas, mejores amigas, muchas veces madre e hija...hoy ella es un Ángel en mi vida. "Hermanita de las dos tú eras la que tenías este don de escribir solo quise hacer mi mejor esfuerzo solo para decirte que a diario te recuerdo en cada lectura que hago de los maravillosos fics que leí acá, lastima encontré este espacio tarde y no lo pudiste disfrutar, te amo y te extraño...hasta la eternidad"

Se aceptan consejos, criticas lo que sea, es algo que se lo debía a mi hermana. Ahora disfruten.

CAPITULO I

¿Quieres ser mi amiga?

Hoy es el primer día de clases de mi pequeña Serena, hoy inicia su segundo año en la primaria y espero que nuevamente haga muchas amigas…pero pobrecita siempre ha sido tan buena para dormir.

-Serena hija despierta, hoy comienzas las clases y debemos apurarnos para no llegar tarde. ¡Serena vamos hoy te encontrarás con tus amigas!

-Mamá tengo sueño, dame un ratito más, además tengo un poco de miedo.

-Pero hija ¿Cómo que tienes miedo? Si conoces a todas tus amigas, son las misma del año pasado, ya apurémonos será mejor.

Mi pequeña Serena tan tierna e ingenua, mejor me apuro en ayudarla a vestirla.

–Bien, hija quedaste muy bella ahora vamos por unos hot cakes y una rica leche de chocolate, para que se te quite toda esa pereza- me encanta como se ve con estos dos chonguitos, mientras baja a tomar su desayuna iré por Samy.

–Vamos hija, llego la hora de volver al estudiar- Bien acá vamos para su primer día de clases en compañía de su pequeño hermano, al menos salimos con el tiempo justo para alcance a reencontrarse con sus compañeras del año anterior. Serena, eres un hija muy tierna y pura, se que tu vida estará llena de buenas amistades. Ay, no ya llegamos, la verdad que siempre me da pena dejarla, mi corazón de madre se oprime al separarme de mi pequeña, pero este año ya no estaré sola en casa, pues el pequeño Samy ya está con nosotros nació justo para el mes de navidad el año pasado.

-Bien Serena espero tengas un excelente día, nos vemos a la salida, dile adiós Samy.

-Nos vemos más tarde Mamá, Samy. Espero encontrar alguna amiga del año pasado, ojala venga a clases Molly- Bien me iré a formar donde se encuentra la Srta. Mónica.

-Buenos días alumnos espero este nuevo año escolar este colmado grandes y nuevos aprendizajes para todos ustedes…

¡Ay, Que tengo sueño!, además creo que otra vez tengo hambre, definitivamente debí hacerme la enferma para quedarme en casa junto a mi mamá y mi hermanito, eeeh pero si es mi amiga Molly pensé que hoy no vendría.

-¡Hola Molly! ¿Cómo estás?

-¡sssshu! Serena nos van a retar, yo estoy bien y ¿tú?

-Pues yo tengo mucho sueño

-¡Señoritas Silencio!

-Siii disculpe Srta. Mónica- jajaja nos salió a coro.

Otra vez retaron a esa niña, de las coletas, no recuerdo bien su nombre solo sé que era con S, Sakura, no Seleny… mmm no ese no era tampoco, bueno cuando entremos a clases y pasen la lista lo recordaré, la verdad es que si me gustaría ser su amiga.

-Hola Mina ¿cómo estás?

-Bien gracias por preguntar Akane. Pero guardemos silencio que la Srta. Mónica ya reto a nuestras compañeras.

Bien acá comienza otro año, nos me queda otra que ser la mejor o si no mamá me castigará como me lo dijo si fallaba. Espero encontrar una buena amiga.

-Bien alumnos pueden ingresar a sus salones, espero tengan un buen día y un excelente año académico.

-Gracias…

Ya llevamos dos meses de clases, está mañana después del buenos días que nuestro director da a diario, llegamos al salón nuestra profesora nos hizo esperar afuera de la sala porque nos iría acomodando en nuestros nuevos asientos antes de entrar a la sala de clases. Yo lo único que quería era quedarme junto a mí amiga Molly, pero ella fue llamada y le toco con kelvin.

-Serena Tsukino.

Ahí está mi nombre… por favor que me toque con una niña buena, que no me moleste por mi peinado o por el color de mi cabello, por favor por favor por favor…

-aquí estoy señorita.

-Muy Bien ocupara el último asiento de la fila de al medio pasa a sentarte.

Y así lo estoy haciendo, voy viendo y son pocas las que quedan para sentarse, ojala no me toque con las niñas del años pasado, tuve muchos problemas por esa amistad y este año le prometí a mamá ser la mejor alumna, no del curso si no para ella. Cuando me senté en mi lugar, sentía ansiedad de saber quién sería mi próxima amiga y justo allí escuche a la Srta. Mónica nombrar a una niña, que no recuerdo haber compartido con ella el año pasado. Caminaba cabizbaja su cabello era de un rubio muy lindo y largo como el mío pero peinado en una media cola, tenía bonito rostro, al parecer es una buena niña, pero sus ojos tenía mucha pena. Y eso me entristeció mucho, sin mirarme se sentó a mi lado.

-¡Hola, soy Serena Tsukino! Tengo 7 años y seremos compañeras de asientos.

-Hola Serena- y no me va a decir el suyo

-Y tú ¿Cómo te llamas?

-Disculpa se me olvido- fue la primera vez que vi una tímida sonrisa en sus labios y un lindo brillo en sus ojos – mi nombre es Mina Aino, mucho gusto.

Le regale la mejor sonrisa que tengo y cuando baje mi mirada, note un moretón alargado en su pierna izquierda, no puede aguantar mi curiosidad y le pregunte - ¿Qué te sucedió?-

-eeeh- su voz comenzó a sonar apenada – mi mamá me pego porque me saque una mala nota- sentí un escalofríos por mi piel y a la vez un pena porque no me gusta que le peguen a mis amigas, menos una mamá, cuando ellas solo nos dan amor… ¡hey, alto! Aun no le he pedido que sea mi amiga.

-Señoritas Tsukino y Aino por favor guarden silencio que vamos a comenzar con la clase- me asuste en cuanto sentí a la maestra llamarnos la atención, recién y nos estamos conociendo y por mi culpa la retaron.

-Los sentimos- dijimos las dos al mismo tiempo – Discúlpame por mi culpa te retaron- ella me miro y me sonrió, comprendí que no se había molestado.

Desde que la vi el primer día de clases quería ser amiga de ella, pero siempre estaba rodeada de muchos de nuestros compañeros, además me parece que es muy cálida, espero seamos amigas, claro solo espero evitar hablar mucho porque si no pueden llamar a mi mamá.

¡Ay, que estoy aburrida! Además ni entiendo el ejercicio, mmm pero Mina si porque está escribiendo y haciendo las sumatorias mucho más rápido que yo, le pediré que me muestre las que no alcance a escribir….siii al fin sonó la campana.

-Mina, ¿almorzamos juntas?- que diga que sí, que diga que si, por favor.

-Por supuesto Serena- creo que al fin encontré una nueva amiga.

Vaya que tengo hambre espero que Mina quiera compartir su almuerzo, porque me encanta probar comidas nuevas, además me gustaría pedirle una cosa.

-Serena porque no nos sentamos en este lugar, me parece bonito, ¿claro si quieres?

-Por supuesto que si Mina, me gusta mucho este lugar nunca había venido antes acá, ni sabía que existía.

-Pues yo suelo venir siempre porque acá tienes una vista de todo el patio y el frontis de la primaria.

-Vaya ¿? Si es muy bello, oye Mina…

-Sí, dime

-¿Puedo probar de tu comida?, claro tu igual puedes comer de la mía.

-jajaja claro Serena mi mamá me envió lo suficiente, intercambiemos los almuerzos y comamos la mitad de cada una para probar que tal cocinan nuestras mamas ¿te parece?

-Si jajaja…

Vaya todo estuvo delicioso, de verdad que me agrada mucho tener a Mina como mi compañera, me pregunto si quisiera ser mi amiga.

Hace tanto tiempo que no lo pasaba tan bien, Serena es muy buena conmigo, nadie se sentaba a almorzar conmigo, porque siempre me molestaban por mi cabellera, que dicen que soy una niña rica, pero a ella nada le ha importado, además las dos tenemos el mismo color de cabellos, si no fuera por sus dos coletas pensaría que es como una hermana perdida. Me pregunto si quisiera ser mi amiga.

-Mina…

-Serena…

-tú primero…

-no tú primero….

-Mina ¿quieres ser mi amiga?

-¡oh, Serena! Yo te iba a preguntar lo mismo, por supuesto que sí quiero ser tu amiga.

Sé que seremos grandes amiga, lo siento en mi corazón, seré la mejor amiga que Mina pueda tener, es más de ahora en adelante le diré a mi mamá que me envié más comida para nuestros recreos.

Serena, espero que lleguemos a ser las mejores amigas, eres la única que no me ha criticado, ni se ha burlado, seré la mejor amiga que puedas tener. ¡Ay noo el timbre!

-Serena corre o la Srta. Mónica no nos dejará entrar a clases

-jajaja lo siento Mina vamos toma mi mano.

Gracias por acompañerme en esta pequeña historia y en mi primera.