Disclaimer: los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de knicnort3, yo solo la traduzco.

Bueno, aquí os dejo el punto de vista de Edward, para que veais lo que pasaba por su mente en ese momento.

~ Capítulo 10 – Confianza rota ~

EPOV

"Por lo tanto, papá vendrá la próxima semana para conseguir sus accesorios para el esmoquin, y voy a hacer una gran barbacoa. Tú y Bella vais a estar allí ¿verdad?", Emmett me preguntó durante el almuerzo. Por lo general almorzaba con Isabella, pero ella tenía que trabajar durante el almuerzo ese día, así que en lugar de tener una hora pacífica y productiva, fui invadido por mi pseudo hermano mayor.

"¿Realmente vas a ponerle a Charlie un traje?". Pregunté con una sonrisa incrédula.

"Diablos, sí, lleva un esmoquin. Es mi boda, y esta es la única vez que tendrá que hacerlo".

"Bueno, básicamente Rose insistió", dije con conocimiento de causa.

"Sí, básicamente", reconoció.

"Estás tan jodidamente batido".

"Que te jodan. ¿Tienes algo de lo que hablar? Veo cómo estás con Bella, la chica te dice: 'ladra como un perro', y tú de forma automática te pones a cuatro patas".

"Emmett, me estás confundiendo con tus propias acciones. Yo me controlo cuando estoy con mi novia", le dije gallito.

"De acuerdo. ¿Está el teléfono sonando?"

"Oh, mierda", le dije preocupado por si colgaban. Abrí el teléfono y en la pantalla ponía 'Isabella', y yo no pude dejar de sonreír. "Hey, cariño".

"Oye, lo siento, no he podido ir a almorzar hoy".

"No pasa nada, Em está aquí haciéndome compañía", le dije, y miré hacia arriba para ver a Emmett haciendo como que se tiraba a mi perchero. "Eres un idiota de mierda".

"¿Qué?". Isabella me preguntó ofendida.

"No, cariño, tú no. Estaba hablando con Emmett. Es muy difícil hablar cuando hay un hombre de gran tamaño con un uniforme de un policía, tirándose a un perchero de mierda".

"Sí, me he dado cuenta de que es difícil", rió. Me encantaba el sonido de su risa, de hecho, me encantaba todo acerca de ella. Pero cuanto más me enamoraba de ella, más preocupado estaba de que todo se desmoronara. El universo sólo tenía cierta felicidad para ofrecer a la gente, y yo estaba seguro de que tenía más de mi ración en las últimas semanas.

Sabía que era mejor no pensar que esta relación iba a durar. Yo era un cínico de mierda después de todo, sabía con qué facilidad la gente se podía alejar, así que traté de mantener a Isabella con el brazo extendido. Pero yo sólo estaba engañándome a mí mismo. Sabía que estaba enamorado de ella, y sabía que me iba a doler muchísimo cuando termináramos. Y acabaría algún día, todo termina.

"Bueno, te he llamado para ver cómo te iba el almuerzo, nos vemos en casa", dijo con la voz más increíble. Odiaba el trabajo, porque yo odiaba no estar con ella, me habría gustado pasar toda mi vida en casa envuelto en ella.

"Vale, te echo de menos", le dije sin pensar.

Pude oír la sonrisa en su voz cuando dijo: "Yo también te echo de menos".

Cuando colgué el teléfono, poco a poco alcé mis ojos para ver la expresión de molestia de Emmett. Su rostro estaba torcido y se parecía a un personaje de dibujos animados enfermo de amor, y él estaba sosteniendo un lápiz en sus manos, como si fuera una flor, mientras que movía sus ojos.

"Oh Edward, fóllame por teléfono, te quiero tanto, me quiero casar contigo y tener diez de tus bebés". Emmett giró hacia mí como una hada bailando, y se puso en mi escritorio, empujando su pecho hacia mí. "Oh cariño, ven y tómame ahora mismo".

"¿Qué coño te pasa?". Le pregunté. "Vete al infierno antes de que te obligue a detenerme por asalto a un oficial".

"¿Es una amenaza, Sr. Masen?", preguntó con su voz oficial.

"Pues sí, oficial Swan, creo que lo es. Por favor, arrésteme y sáqueme de mi miseria".

"Debería arrestarte. Una noche en la cárcel te vendría bien. Tú estás tan jodidamente enamorado de Bella que tal vez necesites un par de noches lejos de ella antes de que te lo admitas a ti mismo. Ya sabes lo que dicen 'la ausencia hace crecer el cariño' ".

"¿Ese es tu problema? ¿Acaso no he estado pasando suficiente tiempo contigo y ahora estás muriéndote de hambre por mi atención? ¿Es por eso que has venido aquí a molestarme esta tarde?"

"No, yo sólo quería decir 'te lo dije'.

"¿Me dijiste el qué?"

"Te dije que te enamorarías y que no importaría como sería la mujer, la amarías sin importar su cuerpo".

"Bueno, el cuerpo de Isabella es perfecto. Es muy fácil sentirse atraído por ella".

"Recuerdo que hace tiempo dijiste que sus pechos eran demasiado pequeños, y que preferías rubias llenas de maquillaje".

"¿Qué? Yo nunca he dicho eso... vale, he mencionado algo acerca de las rubias, pero sólo era una tontería. No me gusta cuando las mujeres llevan demasiado maquillaje, es desagradable y llega a toda mi ropa".

"Y los pechos", me dijo.

"No, yo dije eso antes de ver a Isabella desnuda. Su cuerpo es perfecto, y sus pechos están adecuadamente proporcionados a su pequeño cuerpo. Además, prefiero no ver pechos a esos plásticos rígidos de Tanya".

"Ahí, ahí", coincidió Emmett. "Me gusta este nuevo Edward. Bella es buena para ti, realmente espero que no metas la pata y la pierdas. De hecho, ¿por qué no te casas con ella de inmediato para asegurarte de que no se despierta una mañana y se da cuenta de tu tendencia a joder las cosas?"

"¿Casarme con ella? Hemos estado juntos menos de dos meses".

"¿Ya les has dicho que la quieres?"

"No, yo no estoy listo para verbalizar ese hecho todavía. Además, podría pensar que estoy loco, que no hemos estado juntos el tiempo suficiente como para sentir toda esa mierda".

"Oh, realmente no creo que haya que preocuparse por si piensa que estás loco. Esa mujer pierde la cabeza por ti. Dile cómo te sientes, yo sé que ella siente lo mismo, pero no quiere ser la primero en decirlo".

"Simplemente no quiero joder esto. Realmente no sé lo que haría si le asustara por decírselo muy pronto".

"No la asustarás, confía en mí".

Yo realmente esperaba no hacerlo.

Pensé en mi conversación con Emmett durante el resto del día. ¿Isabella y yo estábamos realmente listos para la charla sobre el amor? No lo sabía, pero de cualquier manera lo sentía y estaba muerto de miedo de perderla. Decidí salir un poco temprano y pasar por su trabajo. Odiaba no verla en el almuerzo, así que ni siquiera quería esperar el par de horas que faltaban antes de que llegara a casa. Sin embargo, cuando llegué allí, su asistenta me dijo que ya se había ido. Pensé que era extraño, pero me encogí de hombros y esperaba que ella estuviera en casa.

Cuando entré en el apartamento, sonreí al ver sus llaves en el recipiente donde yo guardaba las mías, así que puse mis llaves con las de ella, y comencé a mirar alrededor. No tuve que buscar mucho. La encontré durmiendo en el dormitorio, así que pensé que no se sentía bien, pero no me importaba, yo con mucho gusto cogería un resfriado o la gripe con tal de poder darle un beso.

Le acaricié suavemente la cara y pasé mis dedos por su pelo un poco enredado, y no pude dejar de sentirme afortunado. Después de ser un culo horrible con su hermano hacía tantos años, me preguntaba qué podía haber hecho bien para merecer tenerla en mi cama.

Hermosa.

Ella comenzó a agitarse y luego sus párpados se abrieron para revelar sus ojos de un color chocolate profundo. "Hey, ¿qué pasa?", murmuré. "He ido a tu trabajo, pero han dicho que te habías ido ya".

"Sólo abrázame", dijo en voz baja, lo que me preocupó. No parecía enferma, pero había algo que definitivamente le molestaba, y de repente tuve una desesperada necesidad de protegerla de cualquiera que fuera el infierno por el que había pasado.

"Si algo te sucediera me lo tendrías que decir".

"No ha pasado nada, sólo te necesito ahora mismo". Yo no entendía lo que estaba mal, pero confiaba en ella completamente y estaba seguro de que ella me lo diría si alguien le hacía daño.

La atraje hacia mí y sólo la abracé, tratando de calmarla por eso que la molestaba. "Te quiero".

No estaba pensando en decírselo, sólo salió. Odiaba verla en ese estado, y necesitaba que ella supiera cómo me sentía para que supiera que no había nada que yo no haría por ella. Emmett tenía razón, yo la amaba, y no había nada que pudiera cambiar eso.

Ella me miró y pareció un poco sorprendida por mi confesión, así que decidí explicarme con más detalle. "Yo nunca se lo he dicho a nadie antes, porque nunca me había sentido así antes. Por más que me asusta esta mierda, sólo necesitaba que lo supieras. Realmente no puedo recordar mi vida antes de ti, y tampoco quiero hacerlo. Realmente no tengo ni idea de lo que haría si te perdiera".

Ella comenzó a llorar, y mi primer pensamiento fue… mierda.

Lo último que quería era hacerla llorar, pero luego lo entendí. "Yo también te quiero, más que a nada", susurró entre lágrimas.

No me esperaba oírle decir eso, yo no había confesado mis sentimientos con la esperanza de que me correspondiera, pero lo hizo y fue la sensación más increíble del mundo. Nunca había sido grande en las relaciones, salía con Tanya de vez en cuando y luego apareció Gianna, pero nunca parecía sentir lo que tenía que sentir por ninguna de ellas. Siempre pensé que era una cosa rara el amar a alguien y que esa persona sintiera la misma fuerza sobre ti. La historia estaba llena de amor no correspondido, y pensé que era lo más común, pero tal vez me equivoqué. Tal vez era posible tener un amor mutuo y retenerlo a lo largo de toda la vida. Tal vez esto no terminaría en dolor. Tal vez.

No era posible tener un intercambio de esa manera, sin mostrar lo mucho que yo quería decirle. Habíamos estado haciendo el amor durante semanas, pero después de decir las palabras en voz alta el acto fue mucho más intenso, ya que ninguno de nosotros tenía una duda acerca de los sentimientos del otro en ese punto. Yo la amaba y ella me amaba, no había nada más importante que ese hecho.

Después se quedó dormida en mis brazos, yo sabía que iba amarla por el resto de mi vida. Tal vez Emmett estaba diciéndome algo cuando me dijo que me casara con ella de inmediato. La gente salía porque no estaban seguros de si querían pasar el resto de su vida con esa persona, y una vez que estaban seguros, se casaban. Estaba seguro de que no había nada que alguna vez me alejara de ella y no había nadie a quien yo quisiera más, así que, ¿por qué esperar? Todo el miedo que tenía sobre el amor y el compromiso se había ido completamente. Yo estaba listo para hacerle frente y nunca mirar hacia atrás. Por primera vez en mi vida, me había emocionado en ese futuro para mí.

Desde que la tenía en mi cama, no tenía ya ningún problema de sueño. Yo la necesitaba para dormir y estaba encantado de no estar ya preocupado por perderla. Me desperté a la mañana siguiente con su bello rostro mirándome, y no había manera de que no pudiera sonreír a eso.

Nos dimos los buenos días y estaría mintiendo si dijera que no me esperaba un poco de sexo por la mañana, pero ella saltó de la cama, se vistió y prácticamente corrió a la cocina. Casi parecía ansiosa por alejarse de mí, pero rápidamente aparté ese pensamiento. Yo no estaba dispuesto a permitir que mi lado cínico y paranoico volviera a salir y pensar que algo estaba mal. Los dos acabábamos de admitir que nos amábamos, nada podría estar mal después de eso.

"¡Mierda!", gritó de repente después de cortarse la mano con el rallador de queso. Por supuesto mi lado sobreprotector salió y tuve una reacción exagerada, pero después de estar seguro de que sólo necesitaba una curita, rápidamente conseguí una venda y la envolví alrededor de su corte. Me encantaban sus manos. Eran pequeñas y femeninas, y tenían uno de los pocos placeres mayores de la vida, unos perfectos dedos para besar. No pude evitarlo, era más que una necesidad, tenía que besar cada dedo. Cuando terminé con la mano herida, me fui a por la otra y comencé a besarla igual.

"Eww, ¿qué estás haciendo?", ella se rió mientras yo le lamía uno de sus dedos.

"Me encantan tus manos".

"¿En serio? Bueno, apuesto a que sólo te gusta la loción que uso".

"No es la loción, eres tú. Cada parte de ti sabe bien", le dije con sinceridad. Quería cogerla y llevarla de regreso a la habitación para poder probar más de ella, pero pensé que si salíamos de la cocina, probablemente acabaríamos quemando el lugar.

"¿A cuántas de tus novias anteriores le has dicho eso?", bromeó.

"A ninguna, sólo a ti, cariño". Levanté la mano para estudiarla por un momento con toda la intención de asegurarme de que no me dejaba ni un centímetro de ella por besar, cuando me di cuenta de algo que casi hizo que mi corazón dejara de latir.

"¿Qué?", preguntó ella, porque yo estaba bastante seguro de que no respiraba en ese momento.

"¿Qué demonios hay en tu mano?". Le pregunté mirándola a los ojos, esperando que no hubiera realmente una delgada cicatriz en la palma de su mano. Pero no había duda, era una cicatriz. Pensé en la cicatriz de mi mano, y en el día que me la hice, y mi mente comenzó a correr conmigo. Sin duda, era sólo una coincidencia, sin duda había una explicación lógica de su cicatriz. Tal vez se cortó mientras cocinaba, sólo al ver cómo se acababa de lesionar en la cocina, ella podría haber sido torpe. En ese caso, tendría que vigilarla todo el tiempo que estuviera en la cocina a partir de entonces, yo odiaba que estuviera herida.

Pero mi instinto no dejaba de marearme, y yo estaba aterrorizado de saber por qué.

"¿Por qué demonios tienes una cicatriz ahí?"

Cualquier explicación sería mejor que lo que estaba pensando, nada de lo que dijera sería un alivio, porque mi mente estaba gritándome la respuesta, pero me negué a creerla a menos que ella realmente dijera las palabras.

"Edward, tengo que decirte algo", dijo en voz baja.

"Sólo dime cómo te hiciste esa cicatriz", insistí.

"Estoy intentándolo. Cuando yo tenía once años... estaba corriendo por el bosque, y mi amigo se cayó..."

No, Dios, por favor no.

"¿De qué demonios estás hablando?". Le dije airadamente.

"Edward, yo quería decírtelo antes... pero no sabía cómo hacerlo"... "Sólo necesito que entiendas que siempre te he querido, y que eres la última persona a la que he querido hacer daño".

¿Cómo diablos podía estar pasando esto? ¿Cómo podía haber cambiado todo de manera tan drástica? Yo estaba pensando que todo era posible, pero en ese reino de la posibilidad, nunca había considerado esto.

O quizá sí, quizá muy en el fondo, siempre supe que era verdad. Llevó su mano hacia mí, pero eso me molestó, no había manera de que pudiera manejar que su mano estuviera cerca de mí en ese momento. Yo apenas podía mantener la cordura, y con cualquier contacto físico estaba seguro de que me enviaría por encima del borde.

"No seas críptica, no ahora. Dime la verdad, dímelo en voz alta". Realmente no necesitaba oírselo decir, porque yo ya lo sabía. Pero tal vez me aferraba a la más mínima posibilidad de que yo no la estuviera entendiendo.

"Yo no soy la hermana de Ben, y Ben no murió".

No podía creerlo. Ella en realidad, era Ben.

Me sentí mal, sentí que todo mi mundo se derrumbaba sólo para hacerme añicos contra el suelo. Yo no sabía qué pensar o qué sentir, nunca había estado más perdido en toda mi vida.

"Edward, lo siento mucho. Nunca quise mentirte. Te quiero, siempre..."

¿Estaba diciéndolo jodidamente en serio? Empecé echar humo.

"¿Me quieres? ¿Cómo puedes... cómo puedes decir eso después de todo? Ni siquiera te conozco, ¿quién demonios eres?"

"Tú me conoces. Yo soy la misma persona que siempre he sido..."

"¿Y quién es esa persona? Ben, Isabella, Bella, ¿quién? Porque no tengo ni idea de esa mierda".

"Yo soy la persona que siempre te ha amado".

Yo no podía estar allí y escuchar sus sandeces. Ella había estado mintiéndome durante los últimos dos meses, y no había manera de que fuera capaz de creer cualquier cosa que tuviera que decir en ese momento.

Yo no podía pensar con claridad, estaba tan enfadado y disgustado que no sabía si debía matarla, o ir a lavar mi cuerpo y tratar de lavar los restos de mis aventuras con una transexual. Tal vez debería ir a la iglesia más cercana y pedir un bautismo improvisado. Tal vez, antes que nada, tenía que vomitar todo en el suelo y luego quemar todas las sábanas y mantas.

"Nunca tuve la intención de que esto sucediera, me besaste y yo...", ella dijo, sólo molestándome aún más. ¿Estaba realmente culpándome a mí por todo esto?

"¡Yo no te besé, yo le di un beso a alguien que pensaba que era una mujer!".

"Yo soy una mujer".

Más mentiras. Aunque se cortara un…miembro, no cambiaba lo que era, al menos no en mi mente.

"No, tú eres un niño un poco confundido con serios problemas mentales, y yo no soy gay. El hecho de que me engañaras con algo como esto, es enfermo".

"¿Edward, te escuchas a ti mismo? Tú sabes que yo no soy un niño. Tuvimos sexo, has tenido tu boca sobre mí ahí abajo".

"No sé el tipo de cirugías de mierda que hay en estos días. Es jodidamente asqueroso. Si yo no quería que me besaras cuando éramos niños, entonces ¿por qué creíste que ahora me metería en esto? La cirugía no cambia nada. Tú no tienes derecho a... "

"¡Nunca me he hecho una cirugía! Yo nací siendo una niña, mi madre le dijo a Charlie que yo era un niño, pero no era cierto. Yo nunca fui un niño. Te besé en ese entonces porque estaba enamorada de ti, pero yo no era gay. Yo no soy un transexual, soy por fin lo que tenía que haber sido siempre".

Eran tantas mentiras. Era difícil saber cuál era la verdad, incluso cuando me estaba mirando a la cara. Por supuesto que ella era realmente una mujer, a pesar de mis pensamientos irracionales, yo lo sabía. Yo no era un completo idiota, sabía que no tenía pechos falsos, de hecho, yo había estado hablando con Emmett al respecto. Lo sabía antes de que ella me dijera que siempre había sido una mujer, ¿pero qué demonios tenía eso que ver con Ben?

Los últimos meses no habían sido una mentira, la mentira real había comenzado años atrás, cuando éramos niños. Pero entonces todo tenía sentido, y sin embargo, nada tenía sentido. Toda mi vida había sido moldeada por mi infancia y mi infancia estuvo centrada en Ben, quien en realidad nunca existió. Si Ben no existió, entonces ¿quién diablos era yo? Pensaba que éramos más cercanos que cualquier otra cosa, pensaba que Ben era la única persona en la que podía confiar. Pero no lo era, y entonces supe que no había absolutamente nadie en el mundo que fuera digno de confianza. ¿Cuál era el punto de mierda de eso?

"Edward, di algo".

¿Qué coño quería que dijera? Mi universo entero estaba fuera de control y yo no tenía ni idea de cómo detenerlo. Me desperté esa mañana pensando que sabía el camino de mi vida, pude ver mi futuro, el cual era increíble, y no había nada que yo quisiera más. Pero ahora yo estaba frío, amargo y molesto. Eso había sido como un puñetazo en el estómago, no podía respirar bien y mi mente no podía concentrarse en nada más que en el dolor.

Tenía que escapar. Necesitaba un lugar para esconderme de la tortura insoportable que sentía. El dolor era peor que cualquier cosa que jamás hubiera experimentado antes, y no tenía ni idea de cómo iba a sobrevivir. Pero lo que sabía era que nunca sería el mismo. Yo estaba en lo cierto, no tenía que haber confiado en nadie. Los seres humanos como especie eran crueles e intrigantes por naturaleza. Lo mejor que podría hacer era construir un muro de piedra alrededor de mí mismo, y asegurarme de que nadie era capaz de pasar a través de él de nuevo.

Me sentía perdido, sin tener ni idea de a dónde ir. Conduje durante horas y fue un milagro que no me estrellara con el coche, porque no estaba prestando atención a la carretera. No quería estar con nadie, así que no iba a ir a un bar, pero no podía soportar la idea de respirar el mismo aire que IsaBen, así que no podía ir a casa. Conduje toda la noche, pero por la mañana, me di cuenta de que no había ido realmente a ningún lugar.

Lo siguiente que supe fue que era por la tarde y estaba en el garaje de mi casa y parecía que acababa de despertarme. No me acordaba de haber conciliado el sueño, o incluso de haber conducido a casa, pero no podía quedarme allí para siempre, así que salí aturdido y caminé hasta el apartamento.

No estaba preparado para enfrentarme a ella, pero una parte de mí esperaba que todavía estuviera allí. Una parte muy pequeña. Yo estaba muy furioso y me sentía muy traicionado, pero al mismo tiempo, todavía me preocupaba por ella. Yo la quería siendo Ben y siendo Isabella, por lo que no era posible dejar de amarla porque ella fuera una persona en lugar de dos. Pero, ¿cómo podría olvidar lo que había pasado? La respuesta era fácil, no podía. Nunca iba a olvidar las mentiras, y nunca la perdonaría tampoco. Yo no era una persona que perdonaba, y sabía que el fuego furioso dentro de mí nunca se extinguiría.

Poco a poco entré en casa y estuve aliviado y un poco preocupado a la vez cuando me di cuenta de que estaba vacía. Miré con más atención y me di cuenta de que sus cosas habían desaparecido, y eso, por alguna razón, sólo me molestó aún más. Sabía que era irracional, dado mi ira y todo el odio hacia ella, pero de repente me sentí abandonado por encima de todo lo demás. Yo sabía que era yo el que me había ido, pero había vuelto, y era obvio que ella no tenía planes de volver de nuevo.

Bueno, que le jodan.

De todos modos no la necesitaba, yo no necesitaba a nadie...

... ...

"Eric", dijo Mike.

"Jacob", dijo Ben.

"¿Qué demonios, Ben?". Le pregunté herido. Mike y Ben eran los capitanes y estaban turnándose para escoger sus equipos de béisbol. Naturalmente pensé que Ben me cogería en primer lugar, pero él había escogido a ese morenito de piel.

"Tyler", dijo Mike.

"Edward", me llamó Ben. Cogí de mala gana mi guante y pateé la tierra mientras caminaba con Ben y Jacob. Mike y Ben continuaron llamando a los jugadores, pero yo estaba tan enfadado, que no me importó quien estuviera en nuestro equipo.

"¿Qué diablos te pasa?". Ben me preguntó mientras me sentaba de mal humor en nuestro banco, esperando mi turno para batear.

"¿Por qué demonios has escogido a Jacob antes que a mí?"

"¿Qué diferencia hay? Estamos en el mismo equipo".

"Hay una diferencia, porque se suponía que éramos los mejores amigos".

"Somos los mejores amigos, ¿por qué estás tan enfadado?"

"Yo debería haber sido la primera elección, no ese perro".

"Mira, Jake es el mejor bateador, yo sólo quería cogerlo antes de que Mike tuviera la oportunidad de hacerlo".

"Mike tenía la oportunidad, ha elegido el primero. Pero ha elegido a Eric porque Eric es su mejor amigo".

"Edward, yo sabía que estarías en mi equipo, no entiendo por qué estás tan enfadado".

"¡Estoy cabreado porque deberías haberme elegido a mí en primer lugar!". Cogí mi guante y salí fuera del campo. Si él no me quería cerca, yo desde luego tampoco quería estar cerca de él.

"Edward, espera, ¿a dónde vas?"

"Como si te importara".

"Me importa. Vale, lo siento, elegí a Jake primero, no lo volveré a hacer".

"Maldita sea, no lo harás porque ya no somos amigos y ya no voy a volver a jugar a ese juego estúpido".

"Bien, si no vas a jugar, entonces yo tampoco".

No miré hacia atrás, no dejé de caminar. A pesar de que me negué a mirarle, pude oír el crujido de sus pies en la arena detrás de mí, ya que ambos caminábamos con enfado fuera del campo. Pero no importaba que yo estuviera enfadado con él, o si él pensaba que yo estaba siendo un crío, porque siempre confiaba en que él iba a estar ahí cuando me diera la vuelta. Él siempre estaba ahí, esa era el tipo de amistad que teníamos. Podríamos enfadarnos el uno con el otro, pero al fin y al cabo, éramos los mejores amigos y nada iba a cambiar eso.

Excepto que al final todo cambia.

... ...

Abrí el armario de las bebidas, y saqué el whisky. Yo no había bebido mucho desde que Isabella se había venido a vivir conmigo, nunca había sentido la necesidad de hacerlo, pero definitivamente esta ocasión pedía un trago. Me senté en la sala de estar y bebí hasta que estuve insensible tanto física como emocionalmente, y luego bebí un poco más. Cuando terminé el whisky, me fui al brandy, y luego a otro whisky. Estaba seguro de que la mitad estaba derramado en el suelo porque no podía ver con la claridad suficiente como para verterlo en el vaso correctamente, pero no me importaba.

Al final me desmayé. No tenía ni idea de cuánto tiempo estuve inconsciente, pero cuando me desperté, me levanté a orinar, y luego bebí un poco más hasta que me desmayé de nuevo.

No oí los golpes en la puerta, y no tenía ni idea de que Emmett había entrado en mi apartamento. Era como si acabara de aparecer, y de inmediato empezara a gritarme.

"¿Qué coño te pasa?", me rugió mientras veía mi estado de embriaguez.

"No me pasa nada, estoy exactamente donde siempre debería haber estado", dije arrastrando las palabras.

"¿Tú y Bella habéis roto o algo así?", supuso, obviamente Mr. Ben no le había hecho una visita. Realmente pensé que habría ido allí después de salir de mi casa, pero por otra parte, Ben era un cobarde y mentiroso de mierda, y dudaba de que jamás tuviera la intención de decirles a su hermano y su padre que estaba vivo.

"¿Qué mierda te ha pasado con Isabella?". Me dijo con amargura y trató de conseguir la botella de tequila.

"Hombre, yo no te he visto así desde después de que Ben muriera". Cogió la botella y la dejó a un lado fuera de mi alcance. Puto idiota.

"¿Ben? ¿Ben? Déjame decirte algo acerca de Ben. Ben era un mariquita". Y entonces me eché a reír por mi doble sentido. Mi cerebro estaba nublado y no podía pensar, pero estaba encontrando la conversación terriblemente divertida.

"Mira, no me importa una mierda lo que ha pasado entre tú y Bella, pero no empieces a hablar mierdas de Ben. Él no se merece eso, sobre todo de ti".

Me puse serio por un minuto, porque no había manera de que 'Ben' mereciera la defensa de Emmett. "¿Sabes qué? Estoy cansado de follar con Ben...", y luego me eché a reír sin control otra vez. "Follar con Ben", repetí riéndome.

"Eres un loco de mierda", dijo Emmett preocupado. "En serio, creo que necesitas ayuda mental".

¿Sí? Sí, probablemente sí, pero no había manera en el infierno de que se lo admitiera.

"Yo no soy el que tiene problemas mentales por aquí ¿Quieres hablar con alguien loco? Ves a buscar a Bella. Estoy seguro de que te puede dar suficiente información como para completar una novela de mierda". Le dije ya sin reírme, ya no podía sentir los efectos del alcohol adormecerme lo suficiente. Ya estaba decidido, tenía que marcharme de nuevo, y esta vez para siempre.

"¿A dónde demonios te vas?", me preguntó mientras empezaba a tirar mi ropa en una maleta.

"A cualquier sitio menos a este", le dije sin emociones.

"¿Por cuánto tiempo?"

"Indefinidamente".

"No te puedes ir, tienes que trabajar... y mi boda se acerca".

"Mira, lo siento por lo de tu boda, pero no voy a ser capaz de hacerlo".

"¿Qué? Eres mi mejor hombre, ¿qué coño quieres decir con que no serás capaz de hacerlo?"

"Emmett, yo no voy a volver, y tú necesitas encontrar un hombre diferente".

"Vale, eso no va a suceder. Ahora tienes que decirme qué narices ha pasado", dijo con severidad.

"No importa, sólo tengo que dejarlo todo atrás. Tengo que olvidarme de todo, de Bella, de mi trabajo, de esta ciudad de mierda, de Ben, e incluso de ti".

"No te he hecho ninguna mierda, así que ¿por qué diablos quieres que me aleje de tu vida?"

"Sólo necesito volver a empezar en otro lugar. Necesito una nueva vida, y la necesito ahora". Lancé un par de cosas más en mi maleta, pero no tenía intención de llevar mucho. Yo no quería ningún recuerdo de lo que estaba dejando atrás, y eso incluía la ropa. Sólo necesitaba un poco de lo básico, lo suficiente como para que me durara hasta que llegara a donde fuera y luego lo tirara también.

"¿Quieres dejar de empaquetar y decirme qué coño ha pasado?", preguntó Emmett preocupado. Odiaba ser tan rastrero y dejar a Emmett sin una explicación adecuada, pero la verdad era que no era mi asunto contarle todo y tener esa carga. Cómo y cuando mi amigo Ben querría decirle a Emmett y a Charlie la verdad, no era de mi incumbencia. Me preocupaba por Emmett y por Charlie inmensamente, pero no era mi problema, y a pesar de mis sentimientos, yo no podía soltar ese tipo de bomba, merecía ser contada por el mismo Ben.

"¿Quieres una explicación?, pregúntale a Bella".

"Te lo estoy preguntando a ti".

"Pero yo no puedo contestarte. Tú me salvaste la vida hace tantos años, Emmett, realmente lo hiciste. Y por eso, siempre voy a estarte agradecido. Me gustaría que me dejaras matarme a mí mismo".

"¿Qué ha pasado?, voy a ayudarte con ello. No te limites a alejarte de mí. No puedo perder a otro hermano", dijo casi en estado de pánico.

"Sin embargo, nunca hemos sido hermanos", dije en voz baja.

"Te has convertido en mi hermano después de que Ben muriera".

"Para empezar, no puedo reemplazar algo que nunca fue real".

"¿Qué significa eso?"

"Vas a saberlo muy pronto".

"Edward, no voy a dejar que te hieras de nuevo".

"¿Qué vas a hacer, Em? ¿Encerrarme en tu apartamento una vez más, vigilándome las veinticuatro horas del día? ¿Cómo diablos crees que Rose se sentirá al respecto?"

"Ella lo entenderá".

Suspiré. "Yo no voy a matarme a mí mismo, Emmett, te lo juro. Sólo tengo que empezar de nuevo en otro lugar, en algún lugar sin los constantes recordatorios. Por favor, sólo confía en mí y déjame ir".

Sacudió la cabeza, pero yo sabía que no iba a pelear más.

"Realmente eres el mejor amigo que he tenido, y tengo en cuenta eso. Lo siento, no puedo ser un mejor amigo para ti". Le dije en voz baja, y luego me alejé de él.

Yo supe desde la primera vez que besé a Isabella que no sobreviviría a perderla, y tuve toda la razón. Yo no podría sobrevivir más en esta vida, tenía que esconderme en algún lugar hasta que el dolor terminara, y luego empezar de nuevo. Yo siempre echaría de menos a Emmett, pero tenía que dejar de lado a todo el mundo y todo lo que tuviera algo que ver con Isabella, o con Ben.

... ...

Muchas gracias por comentarme y seguirme en esta historia:

MCullenMustang, beakis, ludgardita, Nurysh, elena robsten, joli cullen, Pamrodriguez, Mary de Cullen, Cla aw HPTFMA, EdithCullen71283, Agui, Marianixcr, miri5, black, lizco 2, Cullen Vigo, gbyaln, Ginegine, Patchmila Cullen Mellark, Pamelita, Gine, deandramari, Sayuri1980, Lakentsb, MaxiPau, Pamelita, Alblurs, RoxCM, almassofi, yasmin-cullen, ROSAMASENCULLEN, and cullen, Tutzy Cullen, Ely Cullen M, karito CullenMasen, Dra. Laly, dioda, villalona, akako cullen, brigitte, si me dejo a alguien avisadme por privado, gracias ;)