Disclamer: Los personajes de Naruto no me pertenecen le pertenecen a Masashi Kishimoto aunque Sasukecubitodehielosexi-kun no dijo anoche cuando salió por mi ventana XD

El trama del ficc no me pertenece repito NO ME PERTENECE le pertenece ala hermosa y grande SisterCullen quien me permitió la adaptación de su ficc muchas gracias nena te adoro con todo mi corazón :))*.

.

..

.

..

.

.

..

...

Advertencias: OoC, Lenguaje Vulgar y Obseno. Raking "M" Si eres menor de edad ; no lo leas y si lo haces; siempre será bajo tu responsabilidad.


ENEMIGO NATURAL.

Hundió su boca en el triangulo de sus rizos y de un bocado arrancó algunos pelos de su vello intimo.

Ella se quejó y dió dos pasos hacia atrás, temblorosa.

Aquello complació mucho más a Sasuke; que la agarró por los muslos y los abrió para tener mucho mas acceso a su intimidad.

Salvaje y poseído por el olor de su humedad pegó la boca al sexo de ella y apretó entre sus dientes la almendrita de su coño, rosada y brillante. Quiso apretar hasta arrancarla; pero cerró los ojos y babeó al tenerla entre sus labios.

Sacó la lengua y la paseó rápidamente por ella. Haciendo que la muchacha buscara apoyo en algo, para aguantar aquel placer….

….

Sakura sintió el caliente músculo húmedo de la lengua del hombre, fraguar con su cuerpo aquella absoluta perversión.

Su lengua se precipitaba contra su clítoris una y otra vez y embestía con furia el centro de su intimidad con una clara posesividad.

Las manos de él, apresaron sus frágiles muslos, haciéndola jadear; también de dolor.

Atrapada por él. Apoyada en la pared de aquella habitación de pesadilla.

Las piernas le temblaban por todo aquello que aquel hombre le estaba haciendo sentir:

-Miedo.

-Dolor.

-Repugnancia….y placer.

Sentía como su mente, era independiente de su cuerpo; ya que éste comenzaba a gozar con las aberrantes caricias a las que se estaba viendo sometida por aquel individuo.

Al apretar con sus dientes fieros su chorreante clítoris. Sasuke quiso arrancarle aquella membrana y masticarla de puro gozo.

Aquella mujercita lo hacía sentirse jodidamente victorioso.

Paseó la lengua a través del canal húmedo de su coño y subió por sus rizos hasta su vientre y costillas. Una vez allí recorrió con una velocidad de vértigo, los pezones de aquellas tetas. No demasiado grandes, pero tampoco demasiado pequeñas. Eran del tamaño ideal para albergar entre sus manos.

Tiró de ellos con fiereza y buscó la cresta llameante con sus dientes y lengua.

La sintió gemir y su ego creció hasta sentirse un Dios, un Dios de las cavernas y primitivo.

-Espera gatita. Ahora vuelvo.- Su propia orden, le hizo reír. ¿Dónde coño iba a marcharse? Estaba completamente maniatada y por mucho que quisiese menear su espectacular culo; no podría, se daría con los morros en el suelo al intentar dar un paso.

Agarró los pantalones del piso y quitó de sus presillas el cinturón de cuero negro.

Fue hacia ella y estuvo tentando de quitarle la suave cinta blanca de satén.

Ver sus ojos vidriosos y expectantes seria un dulce premio para su alma de patán.

Utilizó la hebilla del pantalón como un demente.

Paseándola por su coño maldito.

Ella era perfecta. Sasuke suspiró.

Las preferencias eran claras.

Aquella putita, tenía que haberle costado a Jiro un ojo de la cara. Porque entre sus fantasías, también se encontraba follarse a una mujer virgen. Y él ya estaba completamente seguro que aquella chica lo sería.

Siseó entre dientes una maldición.

Su polla se había movido sola y había escupido líquido pre seminal: blanco, espeso y hambriento.

El frio objeto que sintió Sakura en sus partes íntimas; la dejó sin convulsiones unos segundos.

Era frio. Un contraste preciso, después de la pira de llamas en la que se había convertido su cuerpo.

No podía saber lo que era en realidad aquel objeto; pero sentía sus contornos redondos y algo que le pinchaba cada vez que lo hacía rodar.

¡Una hebilla de un cinturón!

La sensación de pánico; que se había dormido entre sus jadeos involuntarios; despertó y sintió el duro cuero de repente atizar en su centro con fuerza.

-El dolor es necesario; para culminarlo con el placer. Gatita.- La voz de él sonaba ronca y contenida.- Pero no puedo más. Te voy a tomar ahora mismo de pie y contra la pared.

Las manos de él, duras. Viajaron hasta su coño y arremetió con un dedo con brusquedad.

Sakura dejó caer la cabeza hacia atrás y se dio con la pared en ella.

De pronto ya no era un dedo, la que la estaba hostigando; si no dos y a una velocidad hiriente, buscando rincones donde encontrar su punto g; hasta ahora inutilizado.

Lo encontró y sintió como la fina tela de satén que cubría sus labios se empapaba de su baba y aliento, al experimentar aquella sensación que la elevaba a alturas imposibles de describir.

Lo oyó reír.

Y volvió a sentir las manos de él entre sus senos, reparando así, que los dedos de su mano derecha estaba húmedos.

Con un movimiento brusco abrió sus piernas y las alzó sobre las caderas de él.

Sintió su pene fuerte; levemente inclinado sobre su pubis y apreció como su cuerpo necesitaba el duro falo del hombre para colmarla de placer.

Él gimió.

Ella notó su centro empaparse de nuevo ante tal sonido.

Se dio asco a ella misma y sus pezones se volvieron duros.

Sus pechos colmados parecieron llenarse más y la piel blanca de su cuerpo rogaba por una caricia de aquellas manos, que habían cincelado como un martillo de fuego su coño hasta hacerlo reventar de placer.

-Voy a rozar la punta de mi capullo contra tu rajita, preciosa. Tu pequeña y virgen rajita. Apuesto a que Jiro ha pagado mucho por ti. – Rió como un maldito.- Estoy tan inflamado que no me veo los cojones.- volvió a reír y carraspeó.- Mira….siénteme antes de follarte. Porque cuando te meta la polla en tu dulce coñito se te va a olvidar hasta respirar.

Sakura notó la punta roma sobre sus clitoris y jadeó. Lo quería, quería aquello. Lo necesitaba.

Abierta de piernas, enganchada a un culo fantástico y con la polla dura e hiriente de él paseándose por su yaga. No necesitaba eso. Necesitaba más.

Él pareció escuchar sus pensamientos e embistió con fuerza aquella dura vara entre su vaina llameante y babosa.

Pero el dolor hizo acto de presencia. Ella gritó.

Él no se detuvo; tan solo embistió más fuerte. Abriéndose pasó. Ignorando los gritos amortiguados por ella misma y la banda que cubría su boca.

El cuchillo caliente de su verga la hería y la consumía.

"Tu primera vez, con un repugnante desconocido que te trata como una puta e ignora tu dolor; Sakura. Esa ha sido tu vida. ¿De qué te asombras"?

Se dejó hacer y odió al hombre con todas sus fuerzas.

Odió sus jadeos.

Sus manos.

Su piel pegada a la de ella; sudorosa y correosa.

Notó como la verga se convulsionaba dentro de ella y él emitía un grito fiero, animal, ronco.

Desechó automáticamente la palabra sensual…..

…..aunque lo era.

Sasuke abrazó con fuerza y la llevó caminando hacia la cama; sin abandonar ni por un segundo su vaina de ella; llena de semen.

Sakura sintió las frías sabanas de raso en su espalda y trasero.

Él la dejó vacía de su miembro y oyó sus pasos.

Seguidamente el sonido de la ducha y la presencia del hombre delante de ella.

-Quiero ducharte gatita. Estas empapada. Tu sangre de virgencita y mi semen; te han ensuciado el coñito ese, tan estrecho y dulce. Ven. Te voy a quitar las cintas de los tobillos y las manos. ¿ok? El juego se ha acabado. Ahora quiero que me tomes tú. Que me acaricies, necesito mi polla en tu boca como el respirar. Ha sido fantástico gatita. ¿Tú no quieres más? ¿O el pago era solo por una primera ronda?

Sakura sintió sus ojos arder de nuevo; pero esperó a que él desligara sus manos y sus pies.

Los desligó acariciando con suaves toques aquel contacto.

Unos fuertes golpes en la puerta hicieron que su corazón cabalgara como un loco.

Rezó para que aquella pesadilla acabase.

-No te muevas.- le dijo él. Ahora vuelvo.- Le acarició el rostro con su mano fría y oyó sus pasos abandonando la habitación.

Sakura tiró de la banda que cubría sus ojos y con las manos temblorosas buscó algo que ponerse: Un albornoz, un camisón …algo.

Sasuke cubrió su cuerpo con una bata color borgoña.

Se ató firmemente el cinturón y abrió la puerta con brusquedad siseando maldiciones entre dientes.

-¿Señor Uchiha?

Sasuke parpadeó un par de veces.

Parada en el umbral de la puerta, había una mujer que a leguas se veía que tenía ganas de guerra.

¿Otra guarra?

-Soy …..- ella bajó sus gafas de pasta sin cristales hasta la punta de la nariz y sonrió paseando lentamente su lengua por el labio superior.- …Su regalo.

Sasuke se quedó estático y le cerró a la prostituta la puerta en las narices.

Buscó a la muchacha que había poseído como un cavernícola por la habitación, el lavabo ….su vista se clavó en la puerta del pequeño balcón que daba al exterior. Estaba abierta.

Corrió hacia ella y buscó a la ojijade con desesperación.

No habia nadie. La muchacha habia desaparecido…..desnuda…

Continuará…..