You Let The Wrong go In

Se encerró en el baño de la biblioteca. Miró con asco las paredes rayadas, pero no pudo evitar leer los mensajes que estas decían. Sacó un cigarrillo, aunque sabía que estaba prohibido fumar ahí realmente no le importaba. Miró su reloj: faltaban solo catorce minutos para las siete, ya estaba oscuro y lo impropio de aquél número le dio un pésimo presentimiento. No podía ser doce o quince; catorce, era como revolver una cifra para dejarla en un número difícil de recordar, como aprenderse de memoria el número dieciséis millones ciento treinta y siete mil ochocientos cuarenta y uno. Tal vez algo saldría mal esa tarde, quizás debería retirarse y analizar a su objetivo con mayor cuidado.

"Mejor pollo frito en la mano que polla fría en el ano"

No pudo evitar esbozar una sonrisa. Cuando era un niño el leer aquellas cosas simplemente le hubiera causado una vaga indiferencia, pero ahora que era un hombre le parecía estúpido y gracioso en partes iguales.

Desde que se marchara, Blackeberg se había empequeñecido, aunque lo cierto era que la gente había aumentado. Pero al menos la biblioteca del centro seguía siendo la misma. Inevitablemente se preguntó si es que alguien más estaría en su posición, idea que desechó de inmediato.

Nada violento había ocurrido en su antigua ciudad desde que encontraran a un hombre descompuesto y desangrado al lado del departamento en el cual vivía con su madre. Siguió el caso minuciosamente; el hombre resultó estar involucrado con una mujer que días atrás había ardido en el hospital. Era realmente escalofriante, y los detalles del caso hicieron volar la imaginación de la prensa. Pero eso fue lo último. Al pasar los primeros meses, sin más noticias de su hogar simplemente lo olvido.

Encendió su cigarrillo y se centró en la relajada luz que este emitía, volvió a las tres noches anteriores, a su última víctima. Había asaltado al viejo en su casa. Le resultó tan idiota la forma en la cual había caído que sintió lástima, casi dejó de lado su misión y eso era algo que le ocurría demasiado a menudo últimamente, sentía que en cualquier momento le descubrirían y se inventaba excusas para no hacer nada, pero finalmente imperó su misión; Eli contaba con é se acercó al departamento y golpeó la puerta, era una suerte que el pobre sufriera de insomnio, lo que le hacía especialmente adecuado para atacarlo a las dos de la madrugada, era una de las razones por las cuales Oskar le había elegido. Cuando este se asomó, siquiera se inmutó al disparar el dardo tranquilizador que lo arrastro al suelo, cogiéndolo antes de que lo tocara, lo arrastró dentro de su hogar.


Años atrás cuando recién comenzara sus cacerías. Eli le había explicado como trabajaba su padre o el hombre que se hacía pasar por su padre. Así mismo Oskar recordó todos los detalles que aquél hombre había dejado tras de sí y le pareció casi un milagro el que la policía no hubiera dado antes con él. Incluso cuando recortaba las noticias que mostraban los asesinatos extraños que "El Asesino del Ritual" realizaba, existían demasiadas coincidencias como para ser llanamente casos aislados. El problema, al parecer, no era de la policía, si no de la sociedad; nadie en su país estaba acostumbrado a tal brutalidad. Así que cuando, finalmente el padre de Eli, había caído todo resultó ser parte de un tremendo suceso lleno de la más inaudita suerte.

Pero Oskar no se confiaba, era absurdo hacerlo.

Así que cuando atacó al viejo, procuró seguirlo cuatro días, el tiempo que siempre se tomaba para investigar a sus víctimas. No podía tardarse más, hacerlo significaba matar a Eli de hambre. Y desde hace tiempo que ella ya no aceptaba su sangre.

En su momento había pensado en que ella le mordería… pero estaba esa enfermedad, la que ella le contagiaría si es que llegaba a tocarlo. Así que en sus primeros años, antes de que Oskar matara por primera vez, subsistía de esa manera, le hacía cortes precisos que le drenaban casi un litro de sangre, lo suficiente para que recuperara fuerzas y fuera a cazar por las de ella.

En un principio no se atrevía a seguirla, pero con el pasar los meses se le hizo necesario, exclusivamente por curiosidad o morbo, le gustaba calificarlo de la primera manera pero sabía que se trataba de la segunda. Tanto tiempo leer sobre asesinatos y realmente nunca había visto uno.

"Mentira, Eli mató a Lacke, frente a mi"

Pero simplemente ya no se le hacía satisfactorio el solo imaginar cómo es que ocurría. Sabía y quería que llegara el momento en que él fuera quién cuidara de ella, en que él se encargara de todo. Solo bastaba esperar un par de años, solo un par de años…


Su primera vez fue con una chica de dieciséis años, se coló en una fiesta mientras que Eli le esperaba fuera, en aquella ocasión no había seguido a la muchacha, por lo que se armó un gran revuelo cuando su cuerpo apareció en una de las habitaciones de la casa. De hecho ella estaba borracha y Oskar solo se había dejado conducir por ella. Incluso podría decirse que le había faltado el valor para cuando ella debió de haber estado lista y lo cierto es que no había atrevido a cortar su cuello. Finalmente fue Eli quién se deslizo a la habitación y mientras Oskar sujetaba a la muchacha, ella la bebía.

Esa noche se había besado y tocado hasta que ella se fue a descansar.

Pensar en esa primera vez siempre lo calentaba. Ya que en esos años no había mucha diferencia entre ambos. Pero ahora era diferente, ya no podía besar o tocar a Eli, era ridículo podía matar tranquilamente pero no podía tocar a la chica.

Y el viejo… ¡oh si el viejo! Pues en realidad no había pasado mucho. Lo colgó tal cual lo había hecho el padre de Eli y lo desangró. Con el tiempo limitado para trabajar cortó sus dedos y le sacó los dientes, mientras que desmenuzó el cuerpo parte por parte, para hacer más fácil el traslado. Era en esos momentos en los cuales debía de corresponder a los límites, pasadas un par de horas, con el frío la sangre simplemente se congelaba y ya era inservible. Pero hace mucho que Oskar había dejado de ser aquél niño débil y patético que necesitaba que lo defendieran, entre las constantes mudanzas de un lado a otro, así como el arrastre de cuerpo y sus propias necesidades de hacerse más fuerte había logrado obtener la compleción necesaria para realizar todo aquello sin cansarse. Era quizás una de las cosas de las que realmente se sentía orgulloso.

Se había vuelto fuerte, extremadamente fuerte. Siempre cargaba los cuerpos en una de esas gigantescas mochilas de expedición, además una persona muerta, le parecía, pesaba mucho más de lo que se veía a primera vista.

Una vez hubo empacado todo, se felicitó ante la pulcritud que estaba logrando en su trabajo, realmente en aquella ocasión no había dejado una sola mancha. Sin embargo no se confió. Fue a la cocina del viejo y sacó sus propios trastos de limpieza; con cuidado pasó desinfectante por la esquina de una alta biblioteca, que le había servido para tensar la cuerda con la cual colgara al viejo de cabeza. También limpió el resistente candelabro que había servido de soporte final, pasó un trapeador por el suelo sobre el que había colocado el embudo y luego volvió a dejar la alfombra tal cual estaba.

La parte más agotadora del trabajo la realizó en el baño y a medida que cortaba y cercenaba, para aprovechar el tiempo, limpiaba. Al entrar se había puesto bolsas en las botas ya que de niño había leído sobre un caso, en el que al asesino lo identificaron por las marcas de su calzado y él no estaba dispuesto a correr ese riesgo.


Pronto serían las seis; estaba acomodando sus propios utensilios, ya que como en otras ocasiones, el viejo había acaparado más espacio del que había calculado. Fue cuando sintió una insistente molestia cobre él, como si le miraran con demasiada fijeza. Nuevamente sus paranoias lo estaba atacando, a veces creía que se trataba de los fantasmas de sus víctimas quienes, obviamente, enfadados se dedicaban a molestar, y de hecho, aquella idea se estaba haciendo un espacio en su cabeza, que tal vez era la culpable de sus tempranos remordimientos.

Al fin de cuentas si Eli, que era un personaje de "ficción" existía ¿Cómo podría él negar la existencia de los fantasmas?

Pero cuando alzó la vista, el departamento seguía tan silencioso como lo había estado toda esa noche. Entonces notó la agenda, podría decirse que la había visto durante toda la noche, pero que solo en aquél momento tomaba un verdadero significado, parecido al de esos catorce minutos que faltaban para cumplir las siete. Era una señal de que algo no saldría bien, así que tenía que deshacerse de ella; la cogió e inmediatamente decidió que la quemaría junto a los dedos y a los dientes del viejo.


Cuando salió del departamento, no había nadie. Ya casi daban las seis, hora a la que usualmente se levantaban los que comenzaban su día más temprano, sin embargo no se topó con nadie. Se acostumbró a no usar los caminos usuales, así que cada vez que asaltaba a una víctima, tomaba los senderos en los que fácilmente se podría borrar su huella, en ocasiones el mismo se dedicaba a hacerlo. Pero esa vez dividió el camino en dos, cuando llegó a la avenida principal cruzó hacia un supermercado y a pesar de sentir hambre no compró nada, su cabello y cara lo hacían demasiado reconocible. Una vez pasó el lugar siguió a un grupo de trabajadores a través de un bosque llano que daba a la autopista, ahí los recogía el bus de una empresa y bueno eso él ya lo sabía.

La treta le sirvió para pasar como un trabajador más de cualquier otra empresa. Nadie le había hablado, así que no importaba si se acordaban de su cara o no, muchas, tal vez cientos de personas hacían aquél recorrido hacia la carretera.


No fue él quien se interesó en esa agenda, fue Eli. A la tarde siguiente, ella encontró los datos del viejo. Nombre… nunca buscaba aprenderse los nombres, había leído que humanizaban a las personas y él no quería saber nada de eso. Fue de la agenda de donde acaeció algo parecido al desastre.

Sin duda era la hija del viejo y lo más probable es que fuera un par de años menor que él o lo sería si es que estuviera viva. Ya que, al menos, la foto indicaba que había muerto ese mismo año.

¿Había asesinado él a una muchacha como ella?

No podía recordarlo. Se quedó largo rato observando sus ojos y sus facciones y no pudo llegar a otra conclusión más que, no solo le parecía linda sino hermosa.

¿Había asesinado él a una muchacha como ella?

No lo sabía. Quizás a cuantas chicas bellas para sus novios, padres y hermanos había eliminado. Pero no era hora de lamentarse, Eli contaba con él, Eli era la mujer más hermosa para él. Sin embargo un hecho evidente e irrefutable los estaba separando, siendo incluso más potente que la costumbre y el secreto terrible que ambos guardaban. Pero lo mejor era actuar como si en verdad nada de ello ocurriera. En ocasiones el cuerpo parecía gritarle, ya no sentía nada cuando Eli le tocaba y sentía asco de besarla.

¿Qué le estaba pasando?

¿Había asesinado él a una muchacha como esa?

¿Y si antes de matar las violaba?

No se veía con muchas opciones en ese sentido. Tener una relación con una muchacha normal era imposible ¿Quizás conseguir mujeres? pero Eli lo notaría. ¡Ja! Como si ella no se hubiera dado cuenta de su lejanía.

Pero Eli no decía nada, no hacía nada. O eso pensaba hasta que encontró la foto.

Lo cierto es que Oskar, había estado dispuesto a quemarla junto con los dientes y dedos de su padre. Pero por algún motivo que no entendió y que no quiso explicarse, no lo hizo.

¿Había asesinado él a una muchacha como esa?

No podía recordarlo y ahora estaba ahí en el baño de la biblioteca esperando a que una niña fuera ayudarle con su actual "problema". Si no podía excitarse con ella, jamás lo lograría con Eli.

Pero cuando la niña entró a su cubículo, sintió nuevamente asco. Le entregó el dinero y se marchó.

¿Por qué todo tan de pronto se había vuelto una mierda? ¿O es que lo había sido siempre y él no lo había notado?


N/A:

Hola!

Quizás a muchos le resulte chocante ver a Oskar en una situación como aquella, pero me pareció casi poético el colocarlo en los mismos problemas que tenía Hakän cuando se trataba de "soltar" su frustración.

Si nos guiamos por la pelicula, quizás este cometiendo una especie de asesinato del personaje principal que es una victima. Pero realmente siendo una fan del libro no podía dejar de lado toda la información que sale en este y que la pelicula suprime.

Así que a menos de que quieran entender el por que, les aviso que de aquí en adelante HAY SPOILER del libro.

1.- Pues bien, Hakän acude a esa misma biblioteca con el fin de tener sexo con niño, si es un pedofilo y al menos en el libro Eli se aprovecha de esa circunstancia para lograr que él case por ella, seduciéndolo y bueno ofreciéndole favores a cambio de la sangre que le provea.

Realmente ese sería el único spoiler. Ya que el resto lo deduzco por como se dan las cosas en el libro.

En cierta ocasión leí que la razón por la cual Eli se acerca a Oskar, fuera de que el muchacho termina gustándole se trata de que siendo un niño, ya mantiene pensamientos de odio hacia quienes abusan de él y cargando su cuchillo se "divierte" imaginando que cuando apuñala a los árboles en verdad lo hace a sus enemigos.

Entonces, ella sabe que tiene a alguien que en un futuro podrá ser capaz de matar, cuando en diez años más ella siga siendo una niña y Hakän un anciano. Es por ello que ella deja "entrar" a Oskar, ya que como reza el titulo, se trata de dejar entrar a su vida al correcto y Oskar antes de conocerla es un futuro asesino en serie. Solo que al cimetar su "amor/amistad" ella logra que Oskar se marche con ella.

Así que finalmente es cuando comienzan los problemas entre ellos, por que Oskar crece y sería absurdo pensar que se mantendría solo para ella, ya que Eli siempre será una NIÑA, mientras que él se convertirá en hombre. Cuando Oskar entiende que no se siente atraído por Niñas, ya que a diferencia de Hakán él no tiene instintos pedofilos, lo que en cierto sentido lo adecenta dentro de esta, mi historia.

Bueno, no me extiendo más o esta explicación será más larga que la historia en si XD. Bueno, daré uno o dos espisodios más. Espero lo hallan disfrutado y obviamente un review se agradecerá.

Atte,.-

Brujhah.-

PD: POR CIERTO, RECOMIENDO MUCHO, PERO MUCHO CLIMBING UP THE WALLS DE RADIOHEAD PARA LA LECTURA Y SI QUIEREN VER EL FAN VIDEO QUE HICE DE LA PELICULA ACÁ LES DEJÓ EL LINK

http:/ www. youtube. com / watch?v= 0fVBpYpD4B4