Hola! Gracias a todas y cada una de ustedes por leerme todo este tiempo… saben que les respondo via inbox y cuando no tienen me cuesta trabajo porque no se como agradecerles.. por eso a todas y cada una de ustedes gracias por leerme y dejarme reviews… cuatro capítulos más y se termina esta historia…. Nos leeemos


VIGESIMA SEXTA PARTE. SE FELIZ

Albert trato de acercarse lo más que pudo para ver quien era la persona que se aproximaba Candy pero sin que ella se diera cuenta… escucho lo que hablaban…

- ¿Finalmente eres feliz Candy?

- Me has espantado… lo soy… mucho más como nunca lo pensé… mira…

- ¡Por los dioses! Es una joya magnifica…

- Es verdad pero no tanto como Albert…

- Lo amas mucho… ¿No es así?

- Desde luego… como no puedo describirlo…

El rubio estaba intrigado… ¿Quién era con quien hablaba? Seguramente era alguien conocido porque le hablaba con mucha confianza pero al estar encapuchado no lograba ver quien era… se sentía mal por hacer lo que hacía pero necesitaba saber…

- Se nota en tu semblante, en tu actitud… William Albert Andrew estaba destinado para ti…

- Yo no soy creyente del destino… pero creo que en este caso así es…

- Soy muy feliz por ti…

- Lo sé… muchas gracias… y ojala un día puedes sentirte como yo ahora…

- Gracias Candy pero esa felicidad no esta destinada para todos…

- Desde luego que sí… cada quien decida como y que tan feliz es…

- No siempre y sabes a que me refiero… si así hubiera sido te aseguro que no serías ahora la prometida de Albert…

- Lo que paso tenía que pasar… tú mismo dijiste que Albert me estaba destinado… si las cosas son así… el destino ya había decidido que tu y yo no podríamos ser pareja nunca…

- Tienes razón has madurado tanto…

- La vida no valdría la pena vivirla si no maduráramos un poco…

Albert estaba cada vez más intrigado… ¿Quién era la persona con la que dialogaba? La curiosidad del ojiazul se vio satisfecha cuando la persona con la que conversaba Candy se quito la capucha…

- ¿Por qué te has quitado la capucha?

- Candy a esta hora ni un alma pasa por aquí…

- Agradezco que te hayas mantenido escondido todo este tiempo…

- Vamos es lo mínimo que puedo hacer por ti…

- Terry muchas gracias… creo que es momento de despedirnos…

El ojiazul no podía creer lo que veía y menos lo que escuchaba… nada menos que Terry Grandchester viajaba con ellos de regreso America, no solo eso ya se habían visto y ninguno se lo había dicho… ¿Por qué? Albert se sintió más mal de lo que ya se sentía por violar así la privacidad de Candy, contra todos sus principios, su educación siguió escuchando necesitaba saber…

- Vamos solo espero que si Albert llega a saber esto no se enfade…

- En realidad no se cual sería su reacción… pero prefiero que no lo sepa nunca… todos tenemos secretos… él mismo los tiene…

- ¿Lo crees de veras? Siempre he creído que es un hombre muy transparente…

- Lo creo y en verdad es muy transparente… pero hay muchas cosas que esconde…

- ¿Cómo que?

- Bueno no habla de sus padres, de su hermana, de su infancia… de sus amores…

Terry rio… ¿una novia queriendo saber de los amores de su prometido? Tenía gracia…

- ¿Qué es tan gracioso?

- Candy eres la primera mujer que quiere saber de los amores de su novio…

- Bueno no me refería a eso… quiero decir no me interesa saber detalles estoy segura que un hombre como Albert tiene su experiencia pero jamás ha mencionado si ha tenido alguna novia o algo así… te repito que no quiero nombres, ni detalles pero vamos verlo un poco mas terrenal…

- Tarzan creo que tienes razón es necesario que Albert se ve como un hombre… creo que entiendo tu punto… pero vamos no tenemos mucho tiempo y seguramente no volveremos a vernos…

- Terry…

- Creo que es mejor así…

- No se que decir…

- Déjame hablar a mí si quieres… yo esperado esto mucho tiempo y agradezco poder despedirme de ti…

- Esta bien Terry te escucho…

- Candy… tu no sabes como sufrí al saber que te había perdido para siempre… al saber que todo este amor que yo tenía guardado para ti nunca podría ser entregado a su destinatario… me reproche muchísimas veces el no haber luchado por ti por nuestro amor… me dije a mi mismo que serías feliz sin mi aunque yo no lo fuera sin ti… yo no soy creyente y tu lo sabes… pero rece tantas y tantas noches por poder tener una despedida sin Susana es su habitación de hospital, sin lágrimas, ni promesas… hasta que el tiempo me trajo cierta resignación… me he dedicado a actuar y a dar todo mi amor a ese arte… el verte a ti con todos los Andrew el primer día me sentí tan feliz porque al fin podría despedirme de ti… claro yo sabía que tenía que ser a escondidas de Albert… sabía yo que era tu novio, que no le gustaría que su novia viera a su expareja…

El actor se detuvo… necesitaba tomar aire… entonces Candy intervino…

- Terry no te voy a negar que para mi también fue muy doloroso… sentía que perdería mi corazón… llore tantas veces hasta estuve mal de salud… te reproche a ti, a mi misma el no haber luchado por lo que sentíamos… pero sabía muy bien que no podría con la sombra de Susana… era y es tu deber moral estar con ella… yo también anhelaba poder despedirme de ti con un animo más sereno… cuando dejaste la carta en mi camorote casi me voy de espaldas… ¿Cómo sabes que Albert era mi novio?

- Subestimas a la realeza Candy… no olvides que tu prometido es un noble muy importante en Bretaña… tan poderoso como mi padre… o quizás más no lo sé… aunque estaban ustedes en Glasgow y a pesar de que el Duque Andrew no convive con los miembros de la realeza también lo es que hacía muchísimos años que no se aparecía por el ducado algún miembro Andrew… causo gran revuelo en la realeza de Bretaña al saberse cerca del círculo de la más alta realeza que el Duque Andrew en persona estaba en sus tierras… fue cuando me entere que Albert y el Duque Andrew eran la misma persona… has de saber que me he reconciliado con mi padre, me ha devuelto mis derechos de primogenitura, me ha permitido el teatro… he convivido mucho con él… el me contó a groso modo la historia de los Andrew… me mostro una foto donde aparece mi padre, el padre de Albert y otros nobles… al ver al Duque Andrew de entonces me sorprendí… Albert se parece muchísimo a su padre… así supe quien era él realmente… luego pues verás el mundo es un pañuelo… mi padre es muy amigo de Sir Arthur O´Hara…

- ¿De Sir Arthur? ¿Del tío de Albert? –dijo ella interrumpiéndole-

- ¿Sir Arthur es tío de Albert? Mi padre no lo dijo… solo que era muy cercano a los Andrew

- Lo es, es algo que muchos saben pero no lo mencionan por cosas que no vale la pena contar…

- De acuerdo… además tu y yo no tenemos mucho tempo como para dialogar sobre eso… pero te decía que al hablar con mi padre supe de los Andrew… una vez mi padre se encontró con Sir Arthur por los caminos de Edimburgo mi padre es demasiado… demasiado inglés pero en Edimburgo tiene ciertos negocios ahí yo fui con él… me presento a dicho caballero y pues… nos dijo que pronto el ducado tendría una nueva duquesa…

- ¿Cómo supiste que era yo precisamente?

- Toda la realeza sabe como rechazo a mi buena amiga Edaín…

- ¿Qué dices?

- Que toda la realeza sabe como rechazo a mi buena amiga Edaín…

- ¿Eres amigo de Edaín Callaghan?

- Tanto como amigo no… la conozco y toda la realeza la conoce… su belleza es legendaria además sus ojos verdes también son de llamar la atención…

- Eso tampoco justifica que creyeras que yo era su novia…

- Sir Arthur dijo algo así cuando mi padre le preguntó como era la novia del Duque… "Richard esos Andrew no se pueden resistir a las rubias de ojos verdes… como la madre del Duque la novia y me atrevería a afirmar la futura esposa del Duque Andrew es una preciosidad rubia de ojos verdes tan cálidos y rebosantes de amor que no se como Edaín Callaghan pretendía competir con ella" fue como lo supe…

- Sir Arthur fue muy amable al decir eso de mí…

- Pecosa siempre tan modesta…

- Terry…

- Pero entonces nyo deduje que eras tú porque ninguna Andrew que yo sepa o conozca tiene los ojos verdes más que tú… y de verdad me alegre porque tienes derecho a ser feliz…

- Gracias yo deseo que seas igual de feliz… además recuerda que es una promesa que nos hicimos mutuamente…

- Tienes toda la razón… se que ambos cumpliremos…

- Estoy segura de ello Terry…

- Vamos Candy creo que Albert no puedo encontrar mejor esposa que tú… te lo digo de corazón…

- Yo se que sí…

- Como sabes Candy el tiempo se agota…

- Es verdad Albert podría buscarme en cualquier momento…

El aludido seguía escondido… de verdad a pesar de que sabía que lo que hacía no era lo correcto necesitaba saber… pero se dio cuenta que tanto como su ahora prometido y aquel que fue su gran amor necesitaban despedirse como era debido…. Y a solas… todos tenemos derecho a la intimidad… porque independientemente de ser pareja eran personas… Candy tenía razón al decir que él guardaba celosamente sus cosas… aunque no lo dijo en esa palabras pero era lo que quería decir… decidió retirarse a tomar mejor una copa… la despedida que estaban a punto de darse era algo que debía acaecer solo entre ellos… con eso en su pensamiento se retiro al bar del hotel.. mientras Candy y Terry seguían dialogando…

- Lo sé… quiero que leas esto por favor… (Ofreciéndole un sobre cerrado)

- ¿Qué es? (Tomando el sobre)

- Una carta de Susana….

- ¿De Susana?

- Si es de sorprenderse… pero creo que de alguna forma ella sabía que nos volveríamos a encontrar algún día… me la dio el día que fui a ver a mi padre a Inglaterra…

Candy abrió el sobre que contenía la carta de Susana…

- Terry dice que la lea en voz alta, para que escuches tú… ¿deseas que sea así?

- Como desees tú…

- Leeré entonces…

Candy:

Quiero darte las gracias por aceptar leer esto que proviene de mí… de mí que fui artífice de mucho dolor y tristeza para ti…

Candy quiero darte las gracias por el enorme sacrificio que hiciste por mí… porque realmente el sacrificio fue por mi no por Terry… lo dejaste a mi lado para que yo fuera feliz aunque tú tuvieras el corazón despedazado… también le agradezco a él que haya renunciado a ti por mi…

Ni tú ni Terry que ahora me escucha sabe lo mucho que me reproche a mi misma lo que hice… aclaro que no me arrepiento de haberle salvado… no… me reprocho el chantaje hecho para que se quedara conmigo… me disculpo por eso con ambos… pero es que mi amor por él es demasiado grande… tan grande que mi amor basta para los dos…

Se muy bien que tú como él cumplirán las promesas hechas a mi persona… pero ahora que ha pasado tiempo veo que fui una egoísta porque quien realmente ama no hace lo que yo hice…. Esto que voy a expresar ahora Terry ya lo sabe pero tú no Candy…. He liberado a Terry de su promesa porque precisamente le amo tanto que deseo que sea feliz… aunque por lo que sé de ti Candy se que contigo no será porque aunque tú sigas amándole tu nobleza es tal que no podrías vivir con la sombra de lo que paso…

Candy todo eso que estoy haciéndole lo hice viendo tu ejemplo… me enseñaste como demostrar verdadero amor a alguien… y se muy bien que aunque Terry se casara conmigo jamás sería feliz conmigo ni podría amarme nunca porque yo destruí la felicidad que pudo obtener contigo…

Candy probablemente que yo te escribe te cause extrañeza, dolor, coraje resentimiento… mezcla de sentimientos o no lo sé… de verdad que yo no seré un estorbo para la vida de los dos y al menos ya no tendrás noticias mías…

Se por los diarios que eres miembro de la familia Andrew una familia de mucho abolengo y posición… que si tu deseo hubiera sido hacerme sentir tu desprecio lo habrías hecho con los recursos que tienes…

Candy de verdad muchas gracias por todo lo que me has permitido aprender de ti… claro sin tu saberlo… porque en todo esto existe una verdad… mi amor por Terry no se desvanecerá así como tampoco se esfumará mi aprecio y agradecimiento eterno por lo que hiciste desinteresadamente por una mujer que no conocías…

Deseo Candy que seas muy feliz… como bien se lo desee a Terry en su momento… es una promesa que me hago a mi misma… a ti… a Terry seré feliz y me superare…

Te deseo todos los parabienes del mundo… disculpa cualquier incomodidad que te pudiera haber causado todo esto… pero quería que lo supieras….

Lo mejor hoy y siempre…

Susana Marlowe.

Candy se recargó en la barandilla después de leer en voz alta la carta de Susana… el actor se llevó las manos a la cara… no tenía ni idea que Susana podría decir lo que manifestó en la carta recién leída…

- Terry… ¿Sabías el contenido de esta carta?

- No… nunca la abrí porque no era correcto… no es correcto leer lo que no es dirigido a uno

- Perdóname por dudar de ti…

- No hay problema… pero jamás en mis sueños más locos hubiera podido imaginar que Susana pensara así…

- ¿Por qué no me dijiste que eras libre?

- No tenía caso decírtelo… tú tienes a Albert mi libertad llegó demasiado tarde…

- Vamos Terry nunca es demasiado tarde…. Te dejo libre porque te ama… como yo te ame… no hagas inútil el sacrificio que yo hice en mi día y el que Susana hace ahora… tienes que ser feliz…. Lo tienes a tu alance…. Eres un actor exitoso, tienes a tus padres juntos…

- Sí… pero no tengo aquello que tú si… el amor…

- Lo tienes Terry… quizás no de pareja, a tus padres, el de Susana el mío como amiga… llegará el que tú quieres pero primero debes de amar lo que tienes…

- Mi mona pecas… has madurado muchísimo me da mucho gusto…

- Terry…

- No digas nada porque no hay nada más que decir… solo quiero decirte que le agradezco mucho a la vida, a Dios a las circunstancias que te haya puesto en mi vida… fue una experiencia maravillosa y deliciosa… de verdad que fue maravilloso el haberte conocido… no me arrepiento ni siquiera de lo que paso con Susana…

Y el actor calló… pero Candy creyó notar en su rostro un esbozo de una sonrisa como cuando eran adolescentes… hasta le pareció que se veía más atractivo… en todo este tiempo que la rubia teniendo viendo a Terry a escondidas era realmente la primera vez que podía ver su rostro en forma detallada… su cabello ahora lo llevaba un poco más corto… sus ojos azules como el mar siguiendo delatando su naturaleza rebelde y aguerrida… su nariz de perfecto perfil…. tenía que reconocer que Terry era un hombre muy atractivo…

- ¿Candy?

- Perdona Terry… contemplaba el mar (mintiendo desde luego)

- ¿Qué tienes que decir a lo que te dije?

- Terry que si bien alguna vez maldije el haberte conocido… también es cierto que ahora lo bendigo… haberte conocido fue maravilloso, esplendoroso aprendí mucho de ti y de la situación que hemos vivido y de verdad que no deseo otra cosa que sientas la dicha inmensa que siento ahora…

- Yo se que es así Candy pero creo que primero tengo que empezar por aceptar las cosas como son y así iniciará mi felicidad…

- Lo creo…

En un instinto contenido Candy abrazó al actor, que recibió con sorpresa pero también con alegría después de todo él estaba deseando hacer lo mismo desde hace tiempo… despegándose de su abrazo él le dijo…

- Candy no creo que volvamos a vernos después de esto…

Al escuchar las palabras del actor Candy sintió una leve punzada y un escalofrío que le recorría el cuerpo… ¿Por qué diantre tendría que dejar de verle? Podían ser amigos si él lo quería…

- ¿De verdad no deseas volver a verme jamás?

- No, Candy no es eso… más bien yo creía que tú no quería verme…

- no, Terry no creas eso…

- Entonces no nos veamos hasta que yo haya superado todo esto y pueda volver a sonreír como ahora lo haces tú…

- Me parece muy bien porque tú no eres así…. depresivo, triste…

- Tienes razón pecosa… tengo que recuperar quién era yo antes de esto…

- Me gusta escucharte hablar así…solo quiero reiterarte que de todas estas conversaciones acaecidas en este buque cuando Albert no debe de saberlo nunca…

- Descuida Candy no lo sabrá nunca… cuando nos volvamos a ver… fingiremos que es la primera vez que nos vemos después de lo que paso con Susana…

- Terry antes despedirnos quiero preguntarte algo… ¿puedo?

- Claro…

- ¿Intentaste alguna vez enamorarte de Susana?

La interrogante que la rubia acababa de hacerle a Terry nunca pensó contestársela a Candy mucho menos a ella de la que él suponía ella no querría hablar nunca pero había olvidado que ahora para Candy era la cosa más natural del mundo… él era su pasado en el sentido amoroso de amante había pasado a ser amigo…

- La verdad es que no… me recordaba todo aquello que perdí…

- No te niego que yo también llegue a verla de ese modo… pero con su carta creo que ahora es más madura… toda esta experiencia nos sirvió a todos…

- Terry he pasado demasiado rato aquí contigo y ha sido genial pero creo que es hora de retirarme…

- Tienes toda la razón del mundo… prometo que la próxima vez que nos veamos habré cumplida aquella que te hice aquel día de la tormenta de nieve… seré feliz como lo eres tú ahora… como creo que Susana lo es también…

Entonces la rubia se acercó de nuevo al actor para apretarse fuerte contra su pecho… no sabía en cuanto tiempo volvería a verlo esta vez la despedida no iba a ser como aquella vez de la tormenta de nieve… en medio de mucho dolor y tristeza… esta era una despedida era una llena de esperanza… el actor no rechazo el abrazo que le daban y apretó también fuertemente a la rubia…

- Cuídate mucho Terry…

- Tú también pecosa… vete tú primero… yo me quedare aquí…

- Esta bien…

La pecosa se fue alejando poco a apoco de aquel lugar mientras el actor ingles se había vuelto a encapuchar para que ella no le viera llorar… no sabía porque el llanto cubría sus ojos… pero no podía contenerse… no sabía si era tristeza, melancolía, alegría… o una mezcla de todo aquello… pero mientras lloraba sentía liberase su alma de aquel peso terrible y al haber podido expresarse con ella como quería.

Mientras tanto ella también se sentía liberada… tenía que admitir que siempre había querido despedirse de él de buena manera sin guardar rencores… y hasta de Susana que demostraba mucha madurez en su carta… hasta había sido capaz de dejar a Terry por su felicidad… parecía que la vida los había llevado a tomar rumbos distintos a todos ellos… aunque seguramente cada uno encontrando la felicidad por su lado.

Mientras Candy se encaminaba a su camarote… su prometido estaba en el bar de hotel tomando una copa para relajarse… sabía que lo que había hecho de escuchar una conversación que no era de su incumbencia no era correcto… Candy debía tener su privacidad como él la tenía… si se lo había ocultado sus razones había tenido… además tenía que reconocer que despedirse con tranquilidad, sin presiones ambos se lo merecían… antes de empezar un nuevo círculo no es bueno dejar nada inconcluso… William Albert Andrew estaba absorto en sus pensamientos cuando escucho la voz de Candy…

- ¿Interrumpo algo señor Andrew?

- Candy…

- ¿Cómo sabías que estaba yo aquí?

- No lo sabía... simplemente te busque… este anillo es precioso…

- No tanto como tú… así como están entrelazadas estas piedras… así deben de permanecer nuestras almas, nuestros cuerpos, nuestros corazones…

- Haremos todo lo posible porque así sea…

El par de enamorados estaba a punto de darse un gran beso pero fueron interrumpidos por la llegada a aquel lugar de Archie y George…

- Así que aquí estaban tórtolos…

- Aquí estábamos… supusimos que ambos querían tiempo para ustedes también…

- Sí Candy como no mas bien creo que eso lo dices por ustedes…

El cuarteto rió… lo que decía Archie era verdad…

- William de un momento a otro llegaremos a América…

- Bueno tanto como que de un momento a otro no… George no seas alarmista… yo creo que nos quedan como tres o cuatro días de travesía…

- Realmente tío este viaje se me ha hecho muy rápido y la ¡verdad siento que no hayamos tenido comunicación con la tía en este tiempo…

- Yo también lo siento de verdad Archie… pero ella esta consciente que teníamos que arreglar cosas…

- Ahora que mencionas eso yo tampoco me he comunicado con Annie…

- No te preocupes Candy seguramente ella lo entendera…

- Eso espero Albert…

- Por cierto Archie necesito saber que has decidido… me llamarás tío o Albert?

- No creo que sea momento de hablar de eso….

- Yo creo lo contrario…

- Será Albert… no soporto haber perdido al amigo porque eres mi tío…

- Archie, Archie… ¿Por qué nunca lo expresaste? Si decirme tío te causaba tanto conflicto porque sentías haber perdido que me honra que hayas encontrado en mí… lo hubieras dicho desde el principio yo se que para todos fue un golpe muy fuerte saber quien era yo en realidad… porque para mi mismo lo fue… yo se que la tía abuela tiene otras ideas pero debemos tratar de comprenderla ella fue educada de otra manera… así que puedo ser Albert para ti porque eso no significa que no me tengas respeto…

- Albert…

Y unas cuantas lágrimas se desprendieron de los ojos de Archie… de verdad para él era todo un conflicto decirle "tío" a alguien que había conocido como un amigo sincero… al ver lo conmovido que estaba Archie, Albert lo abrazo….

- Yo entiendo tu conflicto pero ya esta todo solucionado… yo me encargare de la tía…

- Gracias Albert…

- Bueno creo ya basta de lágrimas… creo todos deberíamos ser felices porque como sabemos es tan efímera que tenemos que disfrutarla al ciento por ciento…

- Tienes toda la razón del mundo William… en un rato habrá una cena baile… creo que deberíamos prepararnos…

- ¡Estupendo! Albert creo que esto de los bailes ya es costumbre…

Como en la mayor parte de la travesía rieron ante un simple comentario que ahora había hecho Candy… estaban relajados y realmente contentos hasta Geroge que ahora se mostraba que era un ser humano como todos…

- Bueno creo que estamos de acuerdo…. nos vemos a las nueve en el salón…

Archie, Geroge y Candy respondieron que si al unísono, los dos primero se fueron rumbo a sus habitaciones… Albert acompaño a su camerino a Candy después de dejarla se dirigió al suyo… Mientras tanto Geroge Johnson en su camerino escribió otra misiva a Elroy Andrew…

Señora Andrew:

Antes que nada permítame decirle que le escribo a escondidas de William… él esta tan pero tan contento que creo que su felicidad le ha borrado que prometió ponerla al tanto de lo que pasará… todo salió a pedir de boca y como seguramente la Señorita Britter estará con usted comparta con ella la noticia que todos nuestros esfuerzos han dado el resultado esperado… William y la señorita Candy se han confesado su mutuo amor y no solo eso… la señorita regresa como la futura esposa de William… si madame… la señorita Candy porta un precioso anillo de compromiso… claro que deben de sorprenderse cunado lo sepan de sus bocas… calculo que unos cuatro días llegamos a Chicago… recuerde que debe sorprenderse de todo… hágaselo saber a la señorita Britter…

Hasta pronto

Geroge Johnson

Geroge dobló la hoja de papel para poder enviarla el día de mañana… Finalmente la hora pactada llego y los cuatro se encontraron en el lugar donde acordaron… El baile se llevo sin ningún contratiempo; bailaron y rieron mucho hasta muye entrada la madrugada… era el último baile de la travesía y con mayor razón lo disfrutaron aun más que las anteriores…

Con el alba por llegar la travesía también esta por terminar… el puerto de Chicago ya no estaba tan lejano mientras que los cuatro viajeros habían prometido ser felices… al igual que aquella vieja promesa que recién había sido renovada por Candy y Terry…